Repaso a algunos héroes de Galicia de los que los tópicos nunca se acuerdan

Cuando te digan que los gallegos son indecisos, acuérdate de estos gallegos

Hace ya tiempo que quería escribir sobre un falso tópico que aparece con mucha frecuencia: el que afirma que los gallegos somos indecisos, como si no quisiésemos comprometernos a nada.

Gente de varias ciudades de Galicia apoya en la calle a la Policía y a la Guardia Civil
Vigo: banderas de España, Galicia y Cataluña en defensa de la unidad y de la Constitución

Como gallego reconozco que es un tópico que me molesta mucho, especialmente cada vez que lo leo referido a cuestiones políticas. Hay un político gallego indeciso y ya nos cuelgan el sambenito a todos sus paisanos. Yo no sé si algunos se dan cuenta de lo injusto y molesto que puede llegar a resultar esto. Porque sí: es injusto y molesto juzgar a la población de toda una región por las cosas criticables que hacen algunos de sus paisanos. Si los tópicos se alimentan de la ignorancia, en este caso, además, lo hacen de la mala fe. Porque ya puesto a ser tan atrevido como para juzgar de lo que son capaces las gentes de un lugar, fíjate al menos en sus más ilustres paisanos. A mí no se me ocurriría despreciar a los vascos sabiendo que esa tierra ha tenido hijos tan ilustres como Blas de Lezo y Cosme Damián Churruca. Y lo mismo podríamos decir de los paisanos del castellano Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid; de los andaluces Gonzalo Fernández de Córdoba y Álvaro de Bazán; del cántabro Pedro Velarde; y de tantos otros héroes de todas las regiones españolas. La mía no es una excepción. Para que te acuerdes de ellos la próxima vez que alguien te diga que los gallegos somos indecisos, aquí te pongo algunos ejemplos:

  • Gallega era María Pita, que no dudó en tomar las armas para contraatacar al invasor inglés que acababa de matar a su marido en 1589, convirtiéndose en la gran heroína de La Coruña.
  • Gallegos eran muchos de los defensores del Castillo del Castro en Vigo en 1719, que no dudaron en resistir a una fuerza inglesa muy superior en número, dirigida por el Mariscal de Campo Richard Temple, resistiendo una semana a un brutal bombardeo -recibieron 3.500 disparos de mortero-, sin comer y sin apenas poder dormir. Cuando capitularon, ya exhaustos y sin esperanzas de recibir refuerzos, los ingleses reconocieron su valor presentando armas a la salida de lo que quedaba de la guarnición, que marchó desfilando hacia Redondela.
  • Gallego era Bernardo González del Valle, “Cachamuiña”, que en la reconquista de Vigo a los franceses no dudó en arriesgar su vida destrozando a hachazos la puerta de Gamboa, encabezando en 1809 un alzamiento popular que convirtió a Vigo en la primera ciudad de Europa que logró expulsar a los franceses de una plaza ya conquistada, motivo por el cual el Rey Fernando VII concedió a esta ciudad el título de “fiel, leal y valerosa”.
  • Gallegos eran los 1.200 estudiantes de Batallón Literario Compostelano que pudiendo haberse refugiado en su universidad, no dudaron en tomar las armas en 1808 contra el invasor francés, sufriendo tal número de bajas que en julio de 1809 ya apenas quedaban vivos poco más de 100.
  • Gallegos eran los millares de españoles que convirtieron Galicia en un infierno para el ejército de Napoleón en 1809, hostigando sin cesar a los invasores. De los 53.000 soldados franceses que llegaron a Galicia a comienzos de ese año, 26.000 encontraron la muerte aquí, batiéndose los demás en retirada, de tal forma que Galicia fue una de las regiones españolas que más rápidamente expulsó a los invasores. Admirado por la valentía de mis paisanos, Arthur C. Wellesley, duque de Wellington, escribió: “Españoles: Dedicaos a imitar a los inimitables gallegos, distinguidos sean hasta el fin de los siglos por haber llegado en su denuedo hasta donde nunca nadie llegó.”
  • Gallego era Casto Méndez Núñez, héroe de El Callao, que en dicha batalla no dudó en permanecer en su puesto, recibiendo hasta ocho heridas de gravedad, hasta que la pérdida de sangre le hizo perder la consciencia. A él se debe una de las frases más célebres de la Armada Española: “Más vale honra sin barcos que barcos sin honra”.
  • Gallegos eran Javier López, Rodrigo Maseda y José Antonio Villamor, agentes de la Policía Nacional que el 27 de enero del 2011 no dudaron en lanzarse al mar en La Coruña para intentar rescatar al estudiante eslovaco Tomas Velicky. Encontraron la muerte en el intento. Hoy les recordamos como los Héroes del Orzán.
  • Gallega, de Pontevedra, era Vanessa María Lage Carreira, agente de la Policía Nacional, que no dudó en arriesgar su vida para proteger la de sus vecinos, muriendo asesinada en Vigo el 28 de octubre de 2014. Hoy una calle de mi ciudad lleva su nombre.
  • También eran gallegos los siguientes militares: Isaac Piñeiro Varela, Antonio Novo Ferreiro, César Barciela González, Daniel Abreu Fernández, José Ángel Martínez Parada, Isaac Calvo Piñeiro, Diego González Blanco, Diego Prado López, Iván Vázquez Niñez, Pedro Manuel Sanmartín Pereira, Pablo Iglesias Sánchez, Jesús Casal Rivera, Gonzalo Casalderrey Nazara, Idoia Rodríguez Buján y Rubén Alonso Ríos (del Ejército de Tierra); José María Pazos Vidal y Vicente Agulló Canda (del Ejército del Aire); Leandro Antonio Rois Pérez (de la Armada); y Jaime Pérez Fortes y Abraham Leoncio Bravo Picallo (de la Guardia Civil), todos ellos fallecidos en misiones internacionales con nuestras Fuerzas Armadas. Como tantos otros gallegos, no dudaron en hacer honor a su compromiso de arriesgar sus vidas por España:

    “Lo demandó el honor y obedecieron,
    los requirió el deber y lo acataron;
    con su sangre la empresa rubricaron,
    con su esfuerzo la Patria engrandecieron.”

  • Y sí, gallegos eran también los millones de paisanos míos que partieron a la emigración, asumiendo con enorme tristeza el alejamiento de sus hogares y de sus familias, a fin de conseguir una vida mejor, sin tener ninguna certeza sobre lo que les esperaría en sus lugares de destino, en los que a menudo tuvieron que afrontar una vida plagada de sacrificios. Esa decisión dura y dolorosa les llevó por todo el mundo, hasta tal punto que en algunos países a los españoles se les conoce genéricamente como “gallegos”.

Acordaos de éstos y de muchos otros que han honrado con su sacrificio a esta preciosa tierra española que es Galicia, especialmente cada vez que alguien os diga que los gallegos somos indecisos y que no nos comprometemos a nada.

(Foto: Jose Luis Cernadas Iglesias / Wikimedia)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    “Quien no se arriesga no cruza el océano”, dice el antiguo refrán. Pues ahí tenemos a los marineros gallegos y vascos. No pueden ser indecisos -la mar nunca lo permitiría- y se han ganado la admiración del mundo entero, ya sea en pequeños barcos de pesca, ya con enormes buques de carga.

    Hay tópicos que sólo nos resuenan a nosotros y fuera de nuestra tierra son poco conocidos. Y este es el caso que aquí presentas, jamás habría pensado que el común de los gallegos no os decidierais. Está el famoso “depende” que tanta chunga ha generado siempre, de acuerdo. Es más: El primer día que puse un pie en Pontevedra salí de la estación, pregunté a un taxista qué me cobraba por llevarme al hotel con los equipajes y me soltó un “depende” de esos que suben y bajan montañas. Trabajo me costó disimular la risa por lo del topicazo, pero entiendo esta muletilla como un querer matizar las cosas hasta el infinito, nunca me lo había tomado como indecisión.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]