Iglesias aplica su 155 a Podemos Cataluña tras rechazar el 155 en el Senado

El separatismo no consigue romper España pero está logrando que se rompa Podemos

Tras juntarse con los partidos separatistas para rechazar en el Senado la aplicación del Artículo 155 en Cataluña, el líder de Podemos dio ayer una pasmosa muestra de escasa coherencia.

Cataluña: Pablo Iglesias está haciendo lo que sus colegas iraníes esperaban de él
Demoledora carta de despedida de un catalán de Podemos por su apoyo al golpe separatista

El apoyo de Podemos a los separatistas provoca una crisis en el partido

Los hechos ocurridos en los últimos días han dejado claro que España no se rompe, pero Podemos está saltando por los aires a causa de su servilismo hacia el separatismo en el marco de una estrategia política diseñada para desestabilizar nuestra democracia. La cosa ya viene de lejos y no se limita a la comunidad autónoma catalana. Recordemos que en el verano de 2015 Podemos ofreció al separatista Beiras la ruptura de España como pago por su apoyo electoral, durante unas negociaciones dirigidas en Galicia por el diputado Íñigo Errejón. Estas últimas semanas las críticas internas se han multiplicado y han comenzado las bajas a causa de la deriva separatista del partido. A comienzos de octubre las alarmas saltaron en la cúpula de Podemos ante las primeras encuestas que señalaban un desplome del partido, que pasaría a ser cuarta fuerza por detrás de Ciudadanos. El pasado miércoles la diputada gallega Carolina Bescansa lamentaba que Podemos no tenga un “proyecto para España”, y señalaba: “A mí me gustaría un Podemos que le hablase más a España y a los españoles y no solo a los independentistas”.

Intentan remediar la crisis recurriendo una retórica patriótica

Algunos dirigentes de Podemos han intentado arreglar mediante la retórica el estropicio causado por sus posicionamientos políticos. El pasado miércoles el parlamentario madrileño Ramón Espinar afirmaba que Podemos “es una fuerza política patriótica que apuesta por la unidad de España”. Ese mismo día Pablo Iglesias proponía “conectar España”, a la que se refería como “patria digna”. Pero esta retórica patriótica que usa Podemos esporádicamente cuadra muy mal con los hechos. Estos hechos empiezan por el terreno simbólico: el partido de ultraizquierda es incapaz de usar la bandera que nos representa a todos los españoles, una bandera aprobada en referéndum en 1978, pues su diseño figura en el Artículo 4 de la Constitución. Pero además, el escaso patriotismo de Podemos quedaba patente en el Parlamento catalán y en el Senado el viernes, en dos escenas que han reflejado casi todos los medios.

Los hechos tiran por la borda esa retórica patriótica

Por una parte, los diputados de Podemos participaron en la votación ilegal del Parlamento catalán sobre la secesión de esa comunidad, apoyando así con su voto un acto abiertamente contrario a la legalidad constitucional. Para más inri, Àngels Martínez Castells, la diputada podemita que retiró las banderas españolas el 6 de septiembre, provocando una avalancha de críticas contra su partido, se refería el sábado a Puigdemont como “el Presidente de la República Catalana”, rechazando la publicación en el BOE de la destitución del hoy ya expresidente de la Generalidad. Por si no bastase con eso, ante el golpe separatista que amenazaba con secuestrar la soberanía nacional y arrebatarle a los españoles una parte de su territorio, Podemos votaba junto a los partidos separatistas contra la aplicación del Artículo 155 de la Constitución, tirando así por la borda toda su retórica patriótica de los días previos.

La corriente Anticapitalistas de Podemos apoya la ‘república catalana’

La corriente mayoritaria de Podemos en Cataluña, Anticapitalistas, emitió ayer un comunicado apoyando la “república catalana” creada al amparo de un referéndum ilegal y fraudulento. En la nota, los anticapitalistas no sólo llaman a oponerse a la aplicación del Artículo 155 -un mecanismo constitucional aprobado por abrumadora mayoría en el Senado-, sino que además llama a la desobediencia y sigue la estela de Ada Colau, refiriéndose a los separatistas como “pueblo catalán”, como si los no nacionalistas no fuesen catalanes. Dos dirigentes de esa corriente, la parlamentaria andaluza Teresa Rodríguez y el alcalde de Cádiz José María González “Kichi”, se desmarcaban ayer de esa nota de Anticapitalistas. En su comunicado condenan “con fuerza la represión y el 155 pero no entienden como una solución ignorar al resto de la sociedad catalana que no se incluye entre quienes fueron a votar sí el 1 de octubre”. Es decir, que Anticapitalistas también se rompe.

Tras rechazar el 155 en el Senado, Iglesias aplica su 155 a Podemos Cataluña

Anoche, Carolina Bescansa abordaba lo ocurrido en Cataluña, de forma velada, mediante un mensaje publicado en su cuenta de Twitter: “El programa de Podemos es inequívoco: no apoyamos la independencia ni unilateral ni bilateral. Quien la defienda debe buscarse otro partido“. Las tensiones creadas por la posición de Podemos ante el proceso separatista han puesto al partido al borde de la ruptura. Para evitarla, a última hora y a iniciativa de la ejecutiva que encabeza Pablo Iglesias, el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos ha tomado las riendas de Podem, su marca catalana. Esta medida supone una clara desautorización de Albano Dante Fachin, líder del partido en Cataluña, que el sábado había abierto la puerta a una coalición de Podemos y los partidos separatistas, tanto Junts pel Sí (que integra a los izquierdistas de ERC y a los restos de Convergencia) como a los separatistas radicales de la CUP. Dante Fachin ha sido acusado de estar poniendo a Podemos Cataluña en manos de la CUP, y su relación con Pablo Iglesias lleva ya tiempo rota. El 10 de septiembre, Juan Carlos Monedero, amigo personal de Iglesias, ya había arremetido con dureza contra la línea separatista de Podemos Cataluña, acusando a Dante Fachin de “muchas expulsiones de disidentes” y enseñándole la puerta de salida: “Han desoído la voluntad de las bases de Podem y se han situado, para muchos inscritos e inscritas, fuera de la organización“.

Así pues, la cúpula de Podemos ha incurrido en una pasmosa incoherencia: rechaza aplicar un mecanismo constitucional para impedir la ruptura de España, pero interviene su delegación catalana por desobedecer a la dirección del partido. Cabe preguntarse cómo entenderán esto las bases del partido, pero también cómo se lo van a explicar a sus “confluencias”. Recordemos que entre los socios de Podemos hay formaciones abiertamente partidarias del golpe separatista en Cataluña, como En Marea (Galicia) y Compromís (Comunidad Valenciana).

(Foto: Flickr Podemos)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Esta noticia es terrible, Elentir, mi corazón sangra y no sé si podré parar la hemorragia. Pobre Coleta Morada perdiendo votos a chorros.

    Es consecuencia de las incongruencias y de la incompetencia. No fueron capaces de articular un partido con una ideología clara, se aprovecharon de la corriente de descontento y a regalaron el oído a todos.

    Lo sorprendente es que aún saquen escaños.

  2. Laura

    Esto son estrategias que llegado el momento donde dije digo, digo Diego.
    Tampoco me fio del PSC-PSOE, ni contigo ni sin ti.
    Nos manipulan. No seamos ingenuos.

  3. ARC

    Al final, entre el revivir del orgullo de ser español, las banderas rojigualdas inundando Barcelona y la ruptura de Podemos, Puigdemont va a ser un benefactor de la humanidad.

  4. Pues la cosa se pone aún peor para Podemos. El Mundo, hoy: “Podemos se desploma y pierde casi un tercio de sus votantes”. Se puede ver aquí.

    Es el efecto de actuar como el limpiabotas de los separatistas…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]