Doble discurso de la 'Mesa pola Normalización Lingüística', grupo afín al BNG

Separatistas rechazan el bilingüismo en el sector público pero se lo exigen al privado

Este lunes se han publicado nuevas pruebas del doble discurso del separatismo gallego en el terreno lingüístico, concretamente la Mesa pola Normalización Lingüística, una entidad afín al BNG.

Un grupo nacionalista quiere que se prohíba hablar español en el pleno municipal de Vigo
Un grupo nacionalista gallego admite, sin querer, que practica el ‘racismo lingüístico’

Acusa a Génesis de saltarse la ley por no ofrecer pólizas en gallego…

En su web, la Mesa publica una denuncia contra la aseguradora Génesis por no facilitar pólizas en lengua gallega. Este hecho es considerado por dicha organización nacionalista como un pisoteo de “los derechos de los gallegos y gallegas”, y acusan a la aseguradora de vulnerar la Directiva 92/96 de la Unión Europea y la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro.

… pero quiere que las administraciones excluyan ilegalmente el español

Curiosamente, el digital separatista vasco Naziogintza publicaba ayer una entrevista a Marcos Maceira, presidente de la Mesa. La entrevista, que seguramente se hizo en español (el idioma común de entrevistador y entrevistado) sólo se ha publicado en vascuence e inglés, lo cual ya resulta cómico. Pero atentos a lo que dice el señor Maceira:

La afinidad lingüística entre las dos lenguas habladas en Galicia debería jugar a favor del uso exclusivo de nuestra lengua en la administración, ya que nadie puede reclamar ignorancia sobre ella, menos aún en el lenguaje escrito. Sin embargo, necesitaría voluntad política para eso, y no hay ninguna en Galicia.”

Es decir, que el mismo personaje que exige derechos lingüísticos al sector privado, quiere negárselos a los hispanohablantes en el sector público, que pagamos gallegohablantes e hispanohablantes por igual. Y lo hace manejando un argumento boomerang: que el gallego y el español son lenguas parecidas. A ver si entiendo el argumento del señor Maceira: ¿el gallego y el español se parecen a la hora de elaborar impresos sobre impuestos, multas o análisis clínicos, pero ya no son tan parecidos a la hora de hacer pólizas de seguros? Se da además la circunstancia de que una administración pública monolingüe es contraria a la Constitución y al Estatuto de Galicia, cuyo Art. 5º establece que el gallego y el castellano son los idiomas de Galicia, y añade: “Los poderes públicos de Galicia garantizarán el uso normal y oficial de los dos idiomas”, señalando, además: “Nadie podrá ser discriminado por razón de la lengua”. De hecho, la jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia ya ha señalado como ilegal que una administración pública gallega excluya a una de las dos lenguas. Seguramente el señor Maceira aún no se ha enterado.

La rabieta de la Mesa en 2016 cuando Vigo aprobó usar el español en los plenos

No es la primera vez que la Mesa deja al descubierto su doble discurso en materia lingüística. En junio de 2016 el Ayuntamiento de Vigo modificó su ordenanza lingüística para admitir el uso de español en los plenos municipales, algo que es de sentido común en un territorio en el que coexisten dos idiomas oficiales, pero más todavía en el caso de Vigo, pues es una ciudad con mayoría de hispanohablantes, y la segunda con mayor porcentaje del uso del español en Galicia, después de Ferrol (algo que no deja de generar gestos de desprecio hacia los vigueses por parte de los nacionalistas gallegos, por cierto). Pues bien: la Mesa arremetió contra la nueva ordenanza, y lo hizo usando otro argumento boomerang, esta vez en forma de pregunta: “¿Cómo se puede representar a un pueblo desconociendo y despreciando su lengua?” Para empezar, resulta que este pueblo tiene dos lenguas oficiales, no una, pero es que además, insisto, el español es la lengua mayoritaria de los vigueses. Dicho sea de otra forma: los mismos que se llenan la boca hablando de “dereitos lingüísticos” para los gallegohablantes, querían prohibir que en el pleno de Vigo se hablase la lengua mayoritaria de los vigueses. Una fascistada como ésa es lo que en las escuelas sudafricanas impuso el régimen racista del Apartheid, por cierto.

¿Hablar en gallego te hace pertenecer a una raza distinta?

Dicho sea de paso, en su entrevista en el citado digital vasco, el señor Maceira no disimula su hispanofobia, pero nuevamente le sale el tiro por la culata: “En España, el racismo lingüístico hunde a fondo sus raíces”, afirma. Y esto lo dice sobre Galicia, como si hablar una lengua u otra fuese una cuestión racial y como si en esta tierra hubiese dos razas: los gallegohablantes y los hispanohablantes. De locos. Señor Maceira, si usted quiere encontrar racistas, sólo tiene que comprarse un espejo. Y es que sólo a un perfecto racista se le ocurre identificar el uso de la lengua gallega con una cuestión racial. Hágaselo mirar, por favor.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. atraval

    Si permite esto el Estado Español, es para darle de bofetadas por imbécil.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]