Eurielle: “Lúthien’s Lament”, una excelente canción para el más bello cuento de Tolkien

Llevo muchos años recopilando música relacionada con la obra de mi escritor favorito y ya rara vez me impresiona mucho una canción. Hoy puedo decir que he dado con una que me ha emocionado.

Música tradicional y moderna inspirada en las obras de Tolkien
“Mi voz subió y cantó en el cielo”: descansa en paz, Christopher Lee

Buscando música sobre la obra de Tolkien en Spotify he encontrado la obra de una cantautora británica a la que no conocía: Eurielle (arriba, en la foto). Su música recuerda mucho a la de Enya y, como la cantante irlandesa, tiene varios temas relacionados con las historias de Tolkien. El tema que me lleva a escribir esta entrada se publicó el pasado mes de agosto y se titula “Lúthien’s Lament” (El lamento de Lúthien). En esta canción, Eurielle pone voz a la más bella de las doncellas élficas que conoció la Tierra Media: Lúthien Tinúviel, hija del rey Thingol y de Melian la maia, cuya historia aparece en “El Silmarillion” y a la que está dedicada un libro que será publicado dentro de unos meses, editado por el ya anciano (tiene 93 años) tercer hijo del célebre escritor británico, Christopher Tolkien, recopilando textos escritos por su padre.

Pero volvamos a la canción: Lúthien comparece ante las Estancias de Mandos, el más inflexible de los Valar, encargado de hacer justicia con los muertos y el único, además de Eru, que conoce el destino que él reserva para los hombres. La princesa élfica acude a Mandos para suplicar por Beren, el hombre del que estaba enamorada -literalmente- hasta más allá de las barreras de la muerte. Contaba Tolkien que sólo ella, que también logró hechizar a alguien tan perverso como Morgoth, fue capaz de conmover a Mandos. Al escribir y poner voz a esta canción, Eurielle asumía un reto enorme: ¿cómo acercarse siquiera al encanto de las palabras de Lúthien? Pero la verdad es que escuchándola uno se imagina bien ese momento y el motivo por el que Mandos se sintió apenado al escuchar a esa doncella. Podéis escuchar la canción en este vídeo que ha publicado el canal de Youtube de Eurielle (dispone de subtítulos en castellano; si no los tenéis activados, pulsad el botón rectangular que aparece bajo el vídeo, a la izquierda de la rueda dentada):

Si os ha gustado, podéis comprar la canción en Amazon, en Google Play y en iTunes.

Os pongo aquí la letra en inglés:

Oh great Mandos,
High among Valar
I come to you in sorrow
And with a broken heart.

Long has been my journey
That led me to these halls,
But now I kneel before thee
As grief my spirit calls.

I seek a man named Beren.
Whom I bid await me here.
I pledged that I would find him
Before he leaves this sphere.

This man of whom I speak
He gave his life for me,
But thence my soul grew weak,
And at last it too broke free.

So borne upon an urgent breeze,
I travelled to this place,
Where only one thing could appease
The torment I now face.

Oh tell me I am not too late
To see my love once more,
For that would be too cruel a fate,
I beg him be restored.

That we may take a little time
To bid our last farewell,
And remember all we shared erstwhile
Such joy no one could quell.

For never was a greater love
Than that within our hearts.
Once born, forever binding us,
E’en though through death we part.

Once born, forever binding us,
E’en though through death we part!

Y aquí la traducción el español, hecha por elanillounico.com:

Oh, gran Mandos,
alto entre los Valar,
vengo a ti con pena
y con un corazón roto.

Largo ha sido el viaje
que me ha guiado a estos salones,
pero ahora me arrodillo ante ti
con el espíritu lleno de aflición.

Busco a un hombre llamado Beren,
a quien ofrecí que me esperara aquí,
prometí que lo encontraría
antes de que dejara esta esfera.

Este hombre del que hablo
dio su vida por mí,
pero desde entonces mi alma se debilitó,
y al fin también se liberó.

Llevada sobre una brisa urgente,
he viajado a este lugar,
donde solo una cosa podría apaciguar
el tormento que ahora afronto.

Oh, dime que no llego demasiado tarde
para ver a mi amor una vez más,
pues sería un destino demasiado cruel,
suplico que sea recuperado.

Así podríamos tener un poco de tiempo
para nuestra última despedida,
y recordar todo lo que compartimos en otra época,
tal alegría nadie podría sofocar.

Porque nunca hubo un amor mayor
que aquel que albergamos en nuestros corazones.
Una vez nacido, nos unió para siempre,
incluso aunque la muerte nos separe.

Una vez nacido, ¡nos unió para siempre,
incluso aunque la muerte nos separe!

Foto: Kadrina Duffey – Eurielle.com.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. jam, bcn

    Simplemente bellísima, Elentir. Gracias por dármela a conocer.

  2. Teresa de Jesús

    Qué hermoso poema hecho canción, es súblime

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]