Una sentencia contradice a un sistema legal que permite eliminar a inocentes

Si “la Constitución no ampara los atentados a la dignidad humana”, ¿por qué es legal el aborto?

Hace unos días se conoció la condena del periodista Eulogio López a seis meses de prisión por decir que “homosexualidad, es decir, sodomía y pedofilia y pederastia son dos ramas del mismo tronco”.

Argumentos científicos en contra del aborto
Así serían hoy los 2,1 millones de vidas que el aborto ha destrozado en España

Los defensores de Valtonyc callan ante el caso de Eulogio López

Ésas y otras afirmaciones parecidas fueron pronunciadas por López en un vídeo publicado en 2015. El periodista ya había sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 16 de Madrid. Tras recurrir, la Audiencia Provincial ha confirmado la condena al periodista. Esto se ha conocido precisamente en un momento en el que en España existe un encendido debate sobre la libertad de expresión tras la condena a prisión del rapero Valtonyc por amenazas de muerte, injurias a la Corona y apología del terrorismo. Muchos que han salido en defensa del rapero han guardado un silencio absoluto en relación al caso de Eulogio López, que no pronunció ninguna amenaza ni llevó a cabo ninguna afirmación que pueda calificarse de apología del terrorismo.

La sentencia habla del amparo constitucional a la dignidad humana

Sobre la homosexualidad, no estoy de acuerdo con Eulogio. Como católico que soy me remito a lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica al respecto en su punto 2358 sobre los homosexuales: “Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza”. Lo que sí me ha llamado la atención es que la sentencia afirma lo siguiente: “la Constitución no ampara los atentados a la dignidad humana”. Me da una gran alegría leer esto en una sentencia judicial, pues creo que una sociedad civilizada debe ser activa en el amparo a la dignidad humana, esto es, el valor y los derechos inherentes a cada ser humano por el hecho de serlo. Si no reconocemos el concepto de la dignidad humana es imposible que reconozcamos la existencia de derechos humanos. La dignidad humana es la base de nuestras libertades y derechos individuales, empezando por el más básico de todos: el derecho a vivir.

Si esa dignidad está amparada, ¿por qué desamparan a los hijos por nacer?

Es precisamente en este punto en el que observo algo que no me cuadra. Y es que si la dignidad humana está amparada por la Constitución, entonces ¿por qué sigue siendo legal el aborto en España? Es más: si equiparar a los homosexuales con pederastas es violar la dignidad humana, como ha señalado la Audiencia Provincial de Madrid, entonces ¿por qué es legal apoyar que se mate a ciertos seres humanos inocentes e indefensos? ¿Y por qué es legal afirmar que esos seres humanos, según algunos, ni siquiera son humanos, si la ciencia demuestra sobradamente que lo son? Las opiniones de Eulogio López sobre la homosexualidad han sido menos graves que las afirmaciones que los abortistas hacen habitualmente sobre las víctimas del aborto -el periodista no estaba pidiendo que fuese legal matar a nadie-, y sin embargo ningún abortista ha sido condenado por apoyar la eliminación de otros seres humanos. ¿Cómo se explica esta doble vara de medir?

Si hacer afirmaciones dudosamente científicas es delito, ¿por qué los abortistas tienen barra libre?

En su sentencia, la Audiencia Provincial de Madrid también ha reprochado a Eulogio López que se refiera a imprecisas estadísticas sobre el porcentaje de homosexuales que serían pedófilos, estadísticas que la sentencia considera datos carentes de todo contraste científico, tan desmesurados como insostenibles, afirmando cifras porcentuales que tan sólo pueden ser fruto de una consciente e intencionada temeridad”. Teniendo en cuenta esto que dice la sentencia, me surgen más preguntas. ¿Dónde estaban los jueces cuando en 2009 la entonces Ministra de Igualdad afirmó que “un feto de 13 semanas no es un ser humano”, como si las mujeres concibiesen seres no humanos? ¿Dónde estaban los jueces cuando en 2010 el Gobierno de Zapatero afirmó en sede parlamentaria que “abortar no supone acabar con una vida humana”, lo que en términos médicos es una mentira colosal? ¿Dónde estaban los jueces cuando Manuela Carmena dijo que los hijos por nacer “no son personas”, cuando el término “persona” designa precisamente a los individuos de la especie humana, según la Real Academia Española?

Ocho años esperando por el TC: ¿qué clase de amparo es éste?

Además de lo que la ciencia demuestra en relación al comienzo de la vida humana, debemos recordar que en su sentencia 53/1985, el Tribunal Constitucional afirmó que “la vida humana es un devenir, un proceso que comienza con la gestación, en el curso de la cual una realidad biológica va tomando corpórea y sensitivamente configuración humana, y que termina en la muerte”. Entonces, ¿por qué ese mismo Tribunal lleva casi ocho años sin emitir sentencia sobre el recurso presentado por el PP en 2010 contra una ley que legaliza la eliminación de hijos por nacer, contradiciendo claramente la citada jurisprudencia constitucional y permitiendo, con ello, la muerte de decenas de miles de inocentes cada año? ¿Qué clase de protección de la dignidad humana es ésta, señores jueces?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    Con la Constitución tenemos u problema humano: Lo que no puede garantizar es la ausencia de interpretaciones aberráticas que sobre ella se hagan, eso va más allá de sus propias capacidades. Y esto tendríamos que tenerlo mucho más claro y presente de lo que habitualmente se considera porque encierra parte de la moralidad común.

    Bien está que partamos de la base de contemplar el máximo posible de dignidad en todos nuestros semejantes, es necesario y justo. Pero lo que no podemos hacer es pervertir la misma dignidad entre prejuicios que no tienen otro objeto que el de justificar plenamente lo necesario para “cuadrar las cuentas en ideología,” con esto desatendemos a la naturaleza de las cosas y a la misma realidad. Los jueces no podrán negar que -pese a que biológicamente pudiera no ser así- la mayoría de casos de pederastia se dan en acciones de homosexualidad y los perpetran homosexuales, se podrá matizar que la inmensa mayoría de homosexuales no son pederastas y me parece perfecto, es la verdad y hay que decirla, pero no se puede olvidar intencionadamente las evidencias cuando convenga, esto no hace ningún bien.

    Estamos encontrando casos de mucha paradoja cuando el pensamiento relativista encuentra colisión de dos dogmas que en principio lo vertebran, aquí tenemos la negación de parte del hecho para diluir el conflicto entre víctimas de la pederastia y homosexualidad sacralizada, la ocultación de lo que se conoce públicamente. No encuentran otra manera de desviar la atención ante algo tan patente. Pero oiga ¿Qué me dice usted de los curas pedófilos?… ¡Huy, eso es otro tema!. Pese a que la inmensa mayoría de sacerdotes no son pederastas, hacia ellos se vuelca la fama y la noticia de que uno de ellos haya hecho algo invade con la intención de figurar que es condición de todos ellos el acostarse con niños. Porque en este mundo de chiste en que vivimos hoy, el cura no es sagrado sino todo lo contrario.
    Para el sacerdote no hay Constitución que valga, ni dignidad, ni realidad siquiera. Es pederasta por imperativo legal y no tiene derecho a ser homosexual,pese a que el infundio común se refiere siempre a niños varones, no vaya a aparecer un resquicio. Esta es la hipocresía que nos rodea.

    La norma más justa deja de serlo cuando se interpreta o aplica indebidamente. La institución estamentaria privilegiada de los homosexuales no tiene razón de ser porque no se instituye en razón a un respeto, sino en allanamiento del resto de respetos.

    En cuanto a lo del aborto, se mueven por una conocida frase en criminalística: “Si no hay muerto, no hay delito” y ocultan el cadáver. Pero el trasfondo es el mismo de la colisión de dogmas.

  2. Jandro

    El Tribunal Constitucional tiene nula credibilidad, y lleva casi ya ocho años prevaricando con esto, siendo las consecuencias mucho peores que lo que se derivase de cosas como el desafío independentista.

  3. Sharovarov

    La dignidad humana es un concepto discutido y discutible…

  4. Karenil

    Vale que la composición del TC ha variado en ocho años y que sus miembros no son exactamente “magistrados”, pero empiezan a pedir una querella por non liquet:

    Artículo 448.

    El Juez o Magistrado que se negase a juzgar, sin alegar causa legal, o so pretexto de oscuridad, insuficiencia o silencio de la Ley, será castigado con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a cuatro años.

    Artículo 449.

    1. En la misma pena señalada en el artículo anterior incurrirá el Juez, Magistrado o Secretario Judicial culpable de retardo malicioso en la Administración de Justicia. Se entenderá por malicioso el retardo provocado para conseguir cualquier finalidad ilegítima.

    2. Cuando el retardo sea imputable a funcionario distinto de los mencionados en el apartado anterior, se le impondrá la pena indicada, en su mitad inferior.

  5. Marian

    La dignidad humana es la primera de las prioridades. El “ser” es un ser, desde el momento en que es un “ser” y lo es y lo será mientras esté vivo. Y matar a un ser
    es matar, aunque esté “creciendo”, que no “formándose”, en el vientre de su madre, porque formado ya está y “es” un “ser”.

  6. Luis Recinos

    Ah bueno, no será que es porque, como lo dijo Orwell, me parece, “unos somos más iguales que otros”? Saludos.

  7. Luna

    Sharovarov, dices:
    “La dignidad humana es un concepto discutido y discutible… ”

    Y es cierto, pero creo que hay que precisar. Es discutido por cuanto no tenemos el vislumbre necesario para fijarlo con toda precisión, no obstante, se discute mucho más allá de lo que resulta necesario, como podemos ver sobre el tema de si el feto tiene o no dignidad. A veces es convertido en cerros de Úbeda por donde salirse.

    “Es discutible”. En efecto, no lo dudo. Discutible por cuanto no tenemos la concepción absoluta de ella. Esto ocurre con todas las verdades y no por eso son relativas. La dignidad humana existe y es innegable como trasunto divino, otra cuestión será su alcance y consecuencias, esa es la parte discutible. Su existencia podrá ser discutida pero no puede evitarse con la simple negación.

  8. Luna

    Karenil: Toda la razón. Para legalizar Bildu como animal acuático sirvieron de Instancia inexistente y pasaron por encima del Supremo, cuando no son estas sus atribuciones. Ahí sí funcionaron como Magistrados y como lo que se quiera, pero lo del aborto se ha convertido en una cuestión tan políticamente intocable que ya viene bien que funcionen así de mal y nadie les va a poner ni siquiera una hojita con cuatro frases en el “buzón de sugerencias” del vestíbulo. El embudo tiene un lado muy estrecho y otro muy ancho, ya se sabe.

  9. Sharovarov

    Debería de haber puesto, debajo del comentario, la aclaración “Pensamiento Progre: OFF”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.