Navantia compite en concursos para vender fragatas a Canadá, EEUU y Australia

Momento histórico para las fragatas hechas en España: ya navegan en Australia y en Noruega

El proyecto de las nuevas fragatas F-110 va viento en popa, a la espera de la orden de ejecución de las cinco que podría encargar la Armada para sustituir a las unidades de la clase Santa María.

A bordo de una de las fragatas F-100: así son los ‘destructores’ de la Armada Española
Vídeo: un día de adiestramiento en la fragata F-104 Méndez Núñez

España, en el selecto club de constructores de portaaeronaves

La industria militar española vive un buen momento, que sin duda alguna tiene carácter histórico en lo que respecta a su variante naval. La construcción en España de los portaaeronaves “Príncipe de Asturias” y “Juan Carlos I” ya situó a nuestro país entre la élite mundial de las escasas naciones que disponen de este tipo de barcos, y en el club aún más selecto de las que se pueden permitir construirlos. Recordemos que Bazán entregó un buque gemelo del “Príncipe de Asturias” a Tailandia, el HTMS Chakri Naruebet (que aún está en servicio en ese país asiático), y ya como Bazán sirvió dos buques gemelos del “Juan Carlos I” a Australia, el HMAS Adelaide y el HMAS Canberra.


Dos de las fragatas de la clase F-100, la “Álvaro de Bazán” F-101 y la “Almirante Juan de Borbón” F-102 de la Armada Española, en una visita a Vigo en mayo de 2017.

El éxito de las fragatas de la clase F-100

La buena marcha de la construcción naval española se plasma también en el éxito de las cinco fragatas de la clase F-100, que fueron las primeras fragatas diseñadas íntegramente en España. Una variante de estos buques, las fragatas de la clase Fridtjof Nansen, fue adquirida por Noruega, con cinco unidades en total: la KNM Fridtjof Nansen, la KNM Roald Amundsen, la KNM Otto Sverdrup, la KNM Helge Ingstad y la KNM Thor Heyerdahl, la primera de ellas entregada en 2006 y la última en 2011. Otra variante de las F-100 es la clase Hobart de la Real Armada Australiana. Estos buques son los más parecidos a las F-100 españolas, aunque en el país oceánico son clasificados como destructores. Hasta el momento se ha entregado una unidad, el HMAS Hobart (2017), y próximamente se entregarán otras dos, el HMAS Brisbane (2018) y el HMAS Sydney (2019). Estas tres clases destacan por su brillante integración del sistema de combate AEGIS, del que actualmente sólo disponen seis armadas en todo el mundo: las de EEUU, Japón y Corea del Sur, además de las de España, Australia y Noruega gracias a los buques de las tres citadas clases. La clase F-100 fue dotada de una construcción que mejora las capacidades del AEGIS respecto de los destructores estadounideneses de la clase Arleigh Burke, al situar las cuatro antenas de radar de barrido electrónico activo (AESA) sobre el puente de mando en lugar de debajo de él. España es actualmente la nación puntera en la exportación de buques de guerra con el sistema AEGIS.


Las antenas AESA del sistema de combate AEGIS van montadas sobre el puente de mando en las fragatas de la clase F-100.

Navantia opta a vender fragatas a Canadá, EEUU y Australia

Anteayer Navantia informaba de que esta empresa española es la única empresa naval del mundo que compite en tres programas internacionales de fragatas, los de Estados Unidos, Canadá y Australia, lo que demuestra el “gran éxito de las F-100”. Hasta ahora ha sido el buque militar de mayor éxito de los construidos por la empresa española. Ahora mismo, en el programa SEA 5000 australiano Navantia compite contra la italiana Fincantieri y contra la británica BAE Systems. Son dos rivales poderosos, pero la empresa española tiene la ventaja de que sus destructores de la clase Hobart y sus portaaeronaves de la clase Canberra ya han sido adquiridos por Australia, con muy buen resultado. Además, el Buque de Aprovisionamiento de Combate “Cantabria” dejó tan contentos a los australianos en el tiempo que pasó integrado con su Armada (febrero-noviembre de 2013) que han pedido dos buques de este tipo.

El proyecto Canadian Surface Combatant de la Real Armada Canadiense cuenta también con tres contrincantes: la fragata Tipo 26 británica de Lockheed Martin y BAE Systems y la holandesa de la clase De Zeven Provinciën de Alion Canada y Damen Group (ninguna de las dos tiene el sistema AEGIS) y la F-100 de Navantia, que sí tiene ese sistema de combate. En el caso de Canadá, Navantia tiene la amarga experiencia de la opción frustrada de la venta de dos buques como el BAC “Cantabria” a la Real Armada Canadiense. En 2010 d¡el país norteamericano pidió un diseño que adaptase ese buque español a sus necesidades, pero dos años más tarde se descartó el proyecto ya que superaba el coste fijado por Canadá.

Finalmente, el proyecto estadounidense FFGX tiene cinco competidores, la mayoría de ellos estadounidenses. En este concurso Navantia se presenta junto a una empresa estadounidense, General Dynamics, que precisamente fue la constructora de los actuales destructores de la clase Arleigh Burke. El proyecto presentado por Navantia es el de las F-100 españolas, que van avaladas por su éxito internacional. Está previsto que la opción ganadora sea anunciada en 2019.

Precisamente anteayer Navantia publicó en su canal de Youtube este excelente vídeo sobre el éxito de las fragatas F-100:

(Foto principal: Flickr Armada Española)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]