Dice que Ciudadanos es 'liberal' y propone su fusión con el Partido Popular

Yo no votaría al partido socialdemócrata que propone Cayetana Álvarez de Toledo

Anteayer, El Mundo publicó un artículo de la periodista y exdiputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, en el que propone una fusión “inmediata” entre el Partido Popular y Ciudadanos.

¿No hay espacio a la derecha de quienes firman acuerdos con el comunismo chino?
Por qué no votaré a Ciudadanos

Reconoce que sigue siendo del PP pero que vota a Ciudadanos

En el artículo, titulado “Una papeleta”, Cayetana reconoce que ha votado a Ciudadanos a pesar de que sigue siendo afiliada del PP (algo que no entiendo muy bien: seguir pagando cuota a un partido que no te gusta y votar a otro, ¿lo lógico no sería irse a Ciudadanos?). También habla de la batalla interna en el PP entre Soraya y Cospedal, apuntando: “En ninguna de sus peleas ha asomado nunca la más mínima discrepancia de carácter ideológico o político. No parece que tengan una idea o proyecto de España diferenciado del de su enemiga. Ni tampoco de Rajoy”. Así mismo, de Alberto Núñez Feijóo dice lo siguiente: “Su política lingüística no difiere esencialmente de la de cualquier nacionalista”. Algo que coincide con lo que apunté hace poco aquí. Cayetana también le critica al presidente gallego que “mantiene los impuestos de Patrimonio y Sucesiones”. Esto también es cierto.

Si Vox es ‘lepeniano’, ¿entonces el PP es un partido comunista?

Sin embargo, el artículo de Cayetana descarrila por completo al llegar al siguiente párrafo:

La necesidad de un Rassemblement, en este caso anti-lepeniano, de y para la razón, es evidente. Esa operación podría tener tres vectores. Sin embargo, salvo giro de última hora, Vox es un partido lepeniano. En cambio, Ciudadanos -con todos sus regates retóricos y tácticos, y sus clamorosas limitaciones técnicas- es un partido liberal, europeísta, atlantista y enemigo del populismo y el nacionalismo. Tiene mucho en común con el mejor Partido Popular. Y por eso más que perpetuar su enfrentamiento, lo que deberían hacer Albert Rivera y el próximo líder del PP es sentar las bases para una fusión. Inmediata”.

Para empezar, no entiendo que Cayetana diga que “Vox es un partido lepeniano” simplemente porque ha tenido reuniones con Le Pen, aunque en diversos puntos de su programa tiene diferencias enormes con el Frente Nacional francés. Usando esa misma regla de tres, ¿entonces el PP -al aún que está afiliada Cayetana- es un partido comunista por haber firmado “un Memorándum de entendimiento, intercambio y cooperación” con el Partido Comunista de China? No me lo invento yo, por si algún fan del PP me acusa de mentir sin haberse molestado en comprobar el enlace: lo dice la web del PP. Imaginaos lo que dirían algunos de Vox si el partido de Santi Abascal hubiese firmado algo así con el partido único de un régimen totalitario que tiene a sus espaldas uno de los mayores genocidios de la historia (recordemos que el historiador chino Yu Xiguang ha cifrado en 55 millones de muertos las víctimas del llamado “Gran Salto Adelante” de Mao), un régimen que aún hoy mantiene la versión china del Gulag soviético, el Laogai.

Vox reclama la libertad lingüística, el PP y Cs no: ¿cuál es el liberal?

Me llama especialmente la atención que Cayetana diga que Ciudadanos es liberal. En este punto tengo que recordar que Cs apoya el mismo modelo escolar de trilingüismo que impuso Feijóo en Galicia en 2009, después de traicionar su promesa de libertad lingüística. Recordemos que en ese trilingüismo -o timolingüismo, como decimos algunos-, los políticos siguen decidiendo por los padres. No voy a dictaminar aquí qué es lo más liberal, pues parece que esa etiqueta sirve para todo, pero no entiendo que Cayetana diga que la política lingüística de Feijóo es nacionalista y luego diga que Cs, que apoya el mismo trilingüismo que Feijóo, es liberal. ¿Me lo explica? Dicho sea de paso, y por si Cayetana desconoce este dato, Vox defiende la libertad lingüística en sus mismos estatutos, una propuesta netamente liberal que no defienden ni el PP ni Cs. Por otra parte, coincido con Cayetana cuando dice de que Cs es un partido enemigo del nacionalismo. En lo ideológico lo es. Pero cuando tocó rascarse el bolsillo para sentar a los golpistas en el banquillo, Vox se quedó solo y pidiendo donativos a sus simpatizantes, a pesar de que Cs tenía a su disposición todas las subvenciones que ha recibido por obtener representación. Y en pleno desafío separatista, cuando Puigdemont ya estaba organizando su referéndum ilegal de independencia, Albert Rivera aconsejó al gobierno no aplicar el Artículo 155 de la Constitución. Para ser sincero, a la hora de votar prefiero enemigos del nacionalismo más coherentes que ése.

¿Lo liberal es apoyar a quienes fríen a impuestos a los andaluces?

En cuanto a los impuestos de Patrimonio y Sucesiones, Cayetana critica que Feijóo los haya mantenido, pero luego llama “liberal” a Ciudadanos, a pesar de que el partido naranja sostiene al PSOE en la Junta de Andalucía, que aplica el mismo impuesto de patrimonio que Galicia y un impuesto de sucesiones mucho mayor que el gallego. Debe ser que el concepto de lo “liberal” se vuelve difuso a medida que viajas al sur de España, porque de otra forma no me lo explico. Pero además, como ya he señalado, Cayetana asegura que ha votado a Ciudadanos. Se supone que les habrá apoyado en las últimas Elecciones Generales. El caso es que yo no voté a Cs, entre otras cosas, por su programa intervencionista y nada liberal, que incluía medidas tan netamente socialistas como establecer un contrato único y suprimir los contratos temporales, entre otros puntos que mermarían nuestra libertad económica y laboral. Ni el PP ni Cs defienden una reducción tan drástica del tamaño del Estado como la que defiende Vox. En esto, dicho sea de paso, tanto el PP como Cs se acercan mucho más que Vox a la política intervencionista de Le Pen.

La ley liberticida aprobada por PP y Cs junto al PSOE y Podemos

Pero hay que decir que no se acercan por abajo, sino por arriba. Y es que hay cotas de intervencionismo a las que han llegado el PP y Cs, a las que el Frente Nacional francés no se ha aproximado ni por asomo. Y es que en 2016 el PP y Cs se unieron al PSOE y a Podemos para aprobar en Madrid una ley LGTB que lesiona gravemente varios derechos constitucionales, estableciendo sanciones administrativas para delitos de opinión, lo cual supone usurpar funciones que son exclusivas de los jueces, generando una situación de indefensión entre los acusados; recortando la libertad de educación y el derecho de los padres a decidir la formación moral que reciben sus hijos, permitiendo que grupos LGTB vayan a centros educativos a adoctrinar a menores, e incluso estableciendo la inversión de carga de prueba ante acusaciones de discriminación, es decir, que el acusado debe probar que no es culpable, lo cual viola el derecho constitucional a la presunción de inocencia. Todo ello, insisto, con los votos del PP y de Cs… y ante el silencio absoluto de doña Cayetana, que tampoco menciona eso en su último artículo.

¿Ahora el liberalismo consiste en censurar obviedades biológicas?

En la imposición de la ideología de género, una doctrina surgida del marxismo cultural en la década de 1970, PP y Cs se han mostrado tan celosos como el PSOE y Podemos. De hecho, en marzo de 2017, el PP y Cs votaron junto a socialistas y podemitas una proposición no de ley pidiendo represalias contra una plataforma ciudada por decir que “los niños tienen pene y las niñas tienen vulva”. En su defensa de esa proposición, en la Asamblea de Madrid, Tomás Marcos, de Cs, tuvo la tremenda cara de decir que la organización señalada por discrepar “está aniquilando la libertad de estas personas”, un concepto en el que Cs no incluye la libertad de expresión, por lo visto. Ciudadanos también apoyó a Podemos y al PSOE en el Congreso para pedir esas represalias por discrepar. ¿Y éstos son los que Cayetana etiqueta como “liberales”? ¿Son éstos los que nos van a defender de esos populistas con los que se juntan para pisotear la libertad de expresión?

El asunto que olvida citar Cayetana en su artículo

Pero lo más llamativo del artículo de doña Cayetana no es ya lo que dice, sino algo importante de lo que se olvida. El PP y Cs defienden, ya sea por activa o por pasiva, leyes abortistas. Uno ha consolidado la aprobada por Zapatero, y el otro apoya una ley de plazos hasta las 12 semanas. Se trata de leyes que desprotegen el derecho humano más básico en el inicio de la vida. Seguro que Cayetana conoce esas leyes porque en octubre de 2009 estuvo en una marcha de Derecho a Vivir para denunciar la ley con la que el PSOE pretendía desproteger a los más inocentes e indefensos. Pero en julio de 2015, cuando cinco diputados del PP se desmarcaron de la traición de su partido a su promesa de reforzar el derecho a la vida, Cayetana no estaba entre ellos, a pesar de que entonces aún era diputada. Anteayer, en su artículo, proponía “la restauración de la verdad en el centro de la vida pública”. Hace tres años tuvo la oportunidad de defender con su escaño la verdad más importante, una verdad avalada por la ciencia y que permite salvar vidas, y no lo hizo. Y ahora propone con urgencia la fusión de dos partidos socialdemócratas para que, al fin y al cabo, muchas cosas sigan igual: aborto, ideología de género, memoria histórica, timolingüismo… En resumidas cuentas: para que el centro-derecha parlamentario siga yendo a remolque de la izquierda en cuestiones ideológicas. No sé si esa fusión tendrá lugar, pues no soy adivino, pero si llega a darse en los términos que sugiere Cayetana, no contará con mi voto. Prefiero votar a Vox, que tiene las ideas claras y no tiene complejos en defenderlas.

(Foto: Efe)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Lorenzo

    Creo que a Cayetana se le ha olvidado incluir al PSOE en esa fusión. Apenas hay diferencias entre los tres. Ciudadanos aparentemente defiende más a España, pero en realidad lo que le mola es “Uropa”: no se siente españoles, sino españoles y…europeos, ¡faltaría más!

    Al final, unos por secesión y otros por dilución, todos aportan algo para destruir España. Y Cayetana y Losantos, empeñados en convencernos de que Cs es un partido liberal para así no tener que apoyar a Vox. Ay, los “maricomplejines”…

  2. Sharovarov

    Aborto, ideología de género, memoria histórica, timolingüismo, me imagino que también la legalización de los vientres de alquiler…No, si completita es la Cayetana ésta.

  3. Jandro

    Una unión PP-C’s provocaría fuga de votos en C’s, volviendo muchos al PSOE, pero yendo quizá una cantidad nada desdeñable a parar a VOX. Los votantes de C’s que vienen del PSOE, pueden volver como se fueron; los votantes de C’s que vienen del PP son, en general, sin retorno.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]