100.000 mujeres y niñas polacas fueron violadas por soldados del Ejército Rojo

The Guardian blanquea al ejército soviético que invadió Polonia y masacró a los polacos

La semana pasada, el diario izquierdista británico The Guardian publicó una noticia que parece sacada de las páginas del Pravda, el periódico oficial del Partido Comunista de la Federación Rusa.

Katyn: 75 años de mentiras y de negacionismo comunista sobre la masacre de 22.000 polacos
Así fue la ‘liberación’ de Polonia por el Ejército Rojo: la violación en masa de niñas y mujeres

The Guardian habla de pintadas inexistentes en Legnica

“Muchos polacos recuerdan a los soldados soviéticos que los salvaron de la ocupación nazi, afirma el diario, y añade: “Pero un número creciente rechaza esa narrativa y los monumentos que la acompañan”. El diario británico empieza la noticia hablando de unos nacionalistas polacos que hicieron una pintada en el llamado “monumento de la gratitud” de Legnica, que representa a un soldado polaco, acompañado por una niña pequeña, estrechando la mano a un soldado soviético. The Guardian afirma: “En su base, garabatearon el símbolo del Campamento Nacional Radical, un movimiento fascista de la preguerra polaco que resucitó después de la caída del comunismo”. El diario británico afirma que hubo un detenido por esa pintada. Sin embargo, las imágenes de la prensa polaca no muestran pintada alguna. Sí que muestran pancartas en el monumento, pero no pintadas. El detenido al que se refiere The Guardian, Piotr Borodacz, fue condenado a tres días de prisión por encender pirotecnia sin permiso, y no por hacer pintadas.

El emblema de la resistencia polaca contra el nazismo, prohibido por los comunistas

La foto que encabeza la noticia de The Guardian, que según se dice al final del texto fue tomada en Varsovia. El texto de la noticia da la impresión de que en el monumento aparecen pintados símbolos fascistas, pero no es así. Lo que aparece pintado en la base del monumento es la “kotwica”, creada en 1942 como emblema del Armia Krajowa, la principal organización de la resistencia polaca contra la ocupación alemana. El autor de la noticia es Matthew Luxmoore, un reportero residente en Moscú. Tal vez allí, en Rusia, aún son incapaces de distinguir el significado de ese símbolo, porque la dictadura comunista implantada por Stalin en Polonia prohibió la kotwica, ya que representaba a un movimiento democrático que luchó por la independencia de Polonia. En todo el texto de la noticia de The Guardian no hay ni una sola referencia a ese emblema ni a su prohibición por los comunistas.

The Guardian dice que la URSS “liberó a Polonia” instaurando “un orden totalitario”

La redacción de la noticia incurre en sorprendentes contradicciones. Por ejemplo, en el sexto párrafo, Luxmoore escribe lo siguiente: “La Unión Soviética liberó a Polonia de los nazis, abriendo las puertas de los campos de concentración y liberando a miles de judíos”. Y a continuación añade: Pero trajo consigo un sistema comunista que aplastó a toda la oposición interna, ejecutó a los líderes de la resistencia durante la guerra e impuso un orden totalitario destinado a adoctrinar generaciones sucesivas con una gratitud incondicional hacia la URSS”. ¿Esto último es lo que The Guardian entiende por “liberar”? Si la primera afirmación es cierta, la segunda tendría que ser falsa. Pero no lo es. Es históricamente irrefutable que la URSS instauró una dictadura comunista en Polonia, un régimen títere que prometió una “amnistía” a los miembros de la resistencia polaca que habían combatido contra los alemanes -como si eso los convirtiese en unos criminales-, para después perseguirles, encarcelarles e incluso ejecutarles. Héroes polacos que combatieron al nazismo como Witold Pilecki, el oficial del Armia Krajowa que se infiltró en Auschwitz para informar sobre el Holocausto, acabaron ejecutados por los comunistas. Curiosa “liberación”.

Katyn y la invasión soviética de 1939, escondidos en el párrafo 21

En esta noticia, The Guardian dedica dedica nueve párrafos a hablar de la labor de una asociación, llamada Kursk, que restaura los monumentos soviéticos en Polonia. Explica el apoyo que esa asociación recibe de la Federación Rusa y cita las palabras que uno de sus miembros a los diplomáticos rusos que asistieron a un acto de homenaje a los soldados soviéticos que “liberaron” Polonia: su gente, a costa de su sangre, devolvió a nuestro país, Polonia, al mapa y devolvió al territorio polaco las tierras en las que nos encontramos hoy”. Curiosamente, hasta el párrafo 21, The Guardian no cita la URSS ayudó a la Alemania de Hitler a borrar a Polonia del mapa en septiembre de 1939: “un estado polaco desmembrado por una doble invasión de las dos potencias totalitarias de acuerdo con un protocolo secreto del pacto nazi-soviético de 1939”. También hay que esperar a ese mismo párrafo para leer una referencia a la matanza de Katyn, en la que el NKVD soviético asesinó a 22.000 oficiales polacos capturados tras la invasión soviética de la parte oriental de Polonia. Una franja del país que la URSS no devolvió a los polacos.

The Guardian dice que los soviéticos violaban “a veces”: 100.000 veces en Polonia

De igual forma, hay que esperar al párrafo 20 de la noticia para encontrar una referencia al hecho de que los monumentos de “gratitud” al Ejército Rojo en Polonia no mencionen la violación y el saqueo que a veces acompañaron su avance hacia el oeste o el sometimiento de posguerra de los países que liberó”. Lo de “a veces” suena muy suave, si tenemos en cuenta que unas 100.000 mujeres y niñas polacas, de los 4 a los 80 años, fueron violadas -y muchas de ellas también asesinadas- por soldados soviéticos. Esta cifra no aparece por ninguna parte en la noticia del diario británico.

La doble vara de medir de The Guardian para Polonia y para España

Mientras The Guardian olvida buena parte de las atrocidades cometidas por los soviéticos en Polonia y se lamenta de que el actual Gobierno polaco se quiera desvincular del pasado comunista del país, el diario británico apoya que España haga memoria del “cruel legado de Franco” (no busquéis ese adjetivo, “cruel”, en la noticia de The Guardian sobre Polonia: no aparece) y no ha hecho comentarios críticos a los planes del Gobierno socialista de Sánchez sobre el Valle de los Caídos, el monumento que reúne a decenas de miles de combatientes de los dos bandos de la Guerra Civil, con la cruz más grande del mundo en su cima. Hay que recordar que el comunismo provocó en Polonia unos 235.000 muertos, 150.000 de ellos a causa de la ocupación soviética entre 1939 y 1941. A eso hay que sumar 320.000 polacos deportados por los soviéticos a Siberia. Son cifras mucho peores que las provocadas por la represión en España después de la Guerra Civil, pero The Guardian, como diario de izquierdas, se muestra más indulgente con la dictadura comunista en Polonia que con la dictadura de Franco en España.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Angel

    El mismo periódico que inventó el término “campos de exterminio polacos”, provocando la enérgica protesta del embajador polaco en el Reino Unido, y que tras una clamorosa falta de respuesta por parte del periódico y del ministerio de asuntos exteriores británico, dio pie a la aprobación en el parlamento polaco de la Ley Anti-Difamación.

  2. pacococo

    No hay doble vara de medir, se trata que lo que hagan los comunistas está bien y lo que hagan sus contrarios está mal.

    Y la verdad de la Historia es irrelevante.

  3. Pedro Rodríguez trelles Astruga

    Vaya lección de historia más buena! Lo triste es que todo esto y más es sabido desde hace 80 años. Y aún hay quien habla del paraíso comunista!!! Felicidades por el artículo. Muy bueno! Tatuarselo en la frente a algunos parasitos incultos intelectuales de barra de bar sindicalista…

  4. Fernando Vera

    Polonia es el mejor ejemplo de lo destructivo que son las derechas e izquierdas radicales. El maniqueísmo y la ignorancia ahogarán la Verdad…pero tarde o temprano, saldrá a flote como un cadáver del que sólo los justos hablarán.

  5. Kyle

    Pero si los Nazis y comunistas son los dos de Izquierdas, uno nacional socialista y otro comunista, Polonia es el mayor ejemplo de lo destructiva que es la izquierda en todas sus manifestaciones.

  6. Fernando Vera

    “Se dice que nunca hay ratas y ratones en el mismo sitio, pero los hay cuando la comida basta para los dos.” G. Orwell

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.