Una feminista liberal denunció en 1994 el fraude del 'feminismo de género'

Así es como la izquierda robó el feminismo para disfrazar teorías surgidas del marxismo

“Controvertir un punto dudoso, proponiendo las razones, pruebas y fundamentos de una y otra parte. Poner en duda lo afirmado por alguien”. Así es como la RAE define el verbo “cuestionar”.

Feminismo de equidad vs Feminismo de género
Lo que pocos cuentan: el origen ideológico totalitario del actual feminismo de género

Hay un muy sano ejercicio intelectual que consiste en aplicar ese verbo a las ideologías. Todo sistema de ideas debe ser puesto en duda y sometido al contraste con la realidad mediante razones, pruebas y fundamentos, porque de no hacerlo, nos arriesgamos a sostener un montón de falacias sin más recurso que la censura y el insulto contra el que opine lo contrario de nosotros. Curiosamente, uno de los periódicos de mayor audiencia de España, el diario progresista El País, ha decidido que eso de cuestionar una ideología está mal cuando se trata de su ideología.

¿Si cuestionas el feminismo izquierdista eres ‘machista’?

La sección “Verne” del periódico izquierdista publicó ayer una noticia titulada “Un monólogo de un minuto para desmontar la existencia del hembrismo”. La noticia utiliza la palabra “feminismo” para referirse al feminismo izquierdista o feminismo de género, surgido en las décadas de 1960 y 1970 desde las filas marxistas. El segundo párrafo de la noticia empieza así: Las personas que cuestionan el feminismo, es decir, las personas machistas, también manejan su propio catálogo lingüístico.” La afirmación que pongo en negrita responde a una tónica cada vez más habitual en las filas progresistas: a todo el que contradice las tesis ideológicas izquierdistas se le insulta o se le aplican palabras-policía (machista, homófobo, transfóbico, ultraderechista, facha, retrógrado…). Pero ahora ya no sólo insultan al que les contradice: también al que les cuestiona. El País está exigiendo a sus lectores que tengan fe ciega en una ideología. Fanatismo en estado puro.

Fue una feminista la primera que advirtió sobre el feminismo de género

No es la primera vez que El País se columpia así. La semana pasada, en esa misma sección del periódico, intentaron negar la existencia de la ideología de género, atribuyendo ese término a la Iglesia Católica y concretamente al Papa Benedicto XVI. Si El País aparcase su fobia hacia el catolicismo aunque sólo fuese un minuto se daría cuenta de que ese término tiene su origen en un libro publicado por una feminista liberal, Christina Hoff Sommers, Doctora en Filosofía, con el título “¿Quién robó el feminismo?” (1994). La autora justificó la publicación de este libro afirmando que “soy una feminista a la que a no gusta en que se ha convertido el feminismo”. En su obra, Christina Hoff Sommers distinguía entre el feminismo de equidad, el de las pioneras del feminismo, que lucha por la igualdad de oportunidades desde una perspectiva liberal y con el que la autora se siente identificada, y el feminismo de género, que utiliza el victimismo para imponer las tesis de lo “políticamente correcto” y negar el derecho a la discrepancia.

La ideología de género: de Friedrich Engels a Shulamith Firestone

Tres años más tarde, en 1997, la Doctora Dale O’Leary publicó el libro “The Gender Agenda: Redefining Equality”, en el que igual que Christina Hoff Sommers, distinguía entre el feminismo original, que pedía igualdad de derechos para las mujeres, y el feminismo o ideología de género, que considera que las mujeres son una clase oprimida a manos de los hombres. O’Leary exploraba los orígenes de esa teoría en la obra del pensador comunista Friedrich Engels, y señalaba sus inicios en el libro “La dialéctica del sexo” (1970) de la feminista radical Shulamith Firestone, que partiendo de las teorías marxistas afirmaba: así como la meta final de la revolución socialista era no sólo acabar con el privilegio de la clase económica, sino con la distinción misma entre clases económicas, la meta definitiva de la revolución feminista debe ser, a diferencia del primer movimiento feminista, no simplemente acabar con el privilegio masculino, sino con la distinción de sexos misma“. Ya os hablé de ello en un artículo publicado en este blog en 2015.

Están usando el término ‘feminismo’ para disfrazar teorías marxistas

En resumidas cuentas: que como apunta Christina Hoff Sommers, la izquierda ha robado el término “feminismo” para usarlo como tapadera de ideas que nada tienen que ver con la lucha por la igualdad del feminismo original, concretamente ideas surgidas de las filas marxistas y que de otra forma no habrían arraigado en nuestra sociedad. Y ahora, para evitar que nadie cuestione ese robo, para evitar que nadie discrepe y seguramente por falta de argumentos sólidos para sostener racionalmente los disparates de esa ideología de género, la izquierda llama “machista” a todo el que señala el fraude intelectual que está cometiendo. Una forma de discutir propia de movimientos autoritarios que no admiten el libre debate de ideas.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Desde el principio, el marxismo cultural vio un filón en el feminismo y lo adaptó a sus ideas.

  2. Luis Recinos

    Interesante cómo estos movimientos, de género o nacionalistas, ambos extremistas, poco a poco se han ido quedando sin argumentos lógicos y téoricos válidos, de tal suerte que no les ha quedado más recurso que refugiarse en la violencia y en la descalificación del otro. Términos como “machista”, “facha”, “ultraderechista”, “nazi”etc., no aportan nada al argumento; son simplemente adjetivos calificativos que dicen mucho más acerca del pensamiento de quien los utiliza que acerca de las ideas y planteamientos de aquellos asi nombrados.

  3. Gonzálo Fernández Córdoba

    Todo lo que sea igualdad (o feminismo) está bien, pero el hembrismo ya No es igualdad (y también hay mucho).
    En este blog, por ejemplo, también se define el hembrismo (en la Pestaña “Hembrismo”)

    https://feminismoigualista.blogspot.com

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.