Acusan al magistrado belga de ser "cómplice" de los delitos del prófugo

Vox presenta una querella contra el juez belga que admitió la infame demanda de Puigdemont

Ante la tibia reacción del Gobierno a ese ataque contra nuestra independencia judicial, una vez más ha sido Vox, con sus escasos recursos, el que ha dado un paso al frente en el terreno judicial.

Puigdemont y sus abogados, pillados en una posible estafa procesal contra el juez Llarena
El abogado de Puigdemont propone al Gobierno “desactivar a Vox” para detener la causa judicial

Esta tarde Vox ha presentado en el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional una querella contra el magistrado del Tribunal de Primera Instancia Francófono de Bruselas, “cuya filiación se desconoce en este momento”, que admitió la demanda civil interpuesta por Carles Puigdemont y varios de sus exconsejeros contra Pablo Llarena, el Tribunal Supremo que dirige la causa contra los aforados que están acusados de delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos por su implicación en el golpe separatista de 2017. Recordemos que esa demanda contra Llarena incluye una manipulación de sus declaraciones, por la cual Puigdemont y sus abogados se arriesgan ahora a ser acusados de un posible delito de estafa procesal.

Le consideran autor de un delito contra la independencia de España

Según un comunicado publicado por el partido en su web, la querella de Vox atribuye al juez belga la comisión de presuntos delitos de rebelión, sedición y contra la independencia de España, en calidad de cómplice Vox explica que ha presentado su querella ante el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional “por ser el competente con arreglo a lo dispuesto en el artículo 23.3, apartados a) y c), en relación con el artículo 65.1.e) y artículo 88, todos de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y concordantes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al relatarse hechos presuntamente constitutivos de los delitos contra la paz e independencia del Estado español cometidos desde el territorio nacional belga, de los que sería responsable el juez querellado como autor, y de los delitos de rebelión, o en su caso, sedición, de los que sería responsable como cómplice“.

El vicesecretario jurídico de Vox, Pedro Fernández, ha declarado tras la presentación de la querella: “ante la inacción del Gobierno de España en la defensa de nuestra soberanía judicial, Vox cumple una vez más su compromiso con los españoles al interponer esta querella contra el tribunal belga“. Mi enhorabuena a Santi Abascal y su gente por esta nueva ofensiva judicial. Y de paso, dirijo una pregunta a las cúpulas del PP y de Ciudadanos, partidos con presencia parlamentaria y que, a diferencia de Vox, disponen de subvenciones públicas y de numerosos recursos para financiar acciones judiciales: ¿para qué tantas declaraciones si nunca las plasmáis en hechos?

(Foto: Vox. Imagen del mitin celebrado por Vox en Barcelona el pasado 3 de junio)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    El único juicio al que atienden PP y PSOE es al de la opinión pública, lo único que a ellos les importa verdaderamente en estos hechos. Así, actúan de cara a la galería porque no quieren que el conflicto generado perjudique el juego de poner una vela a Dios y otra al diablo. Llegados ya al riesgo de conflictos judiciales y diplomáticos, toca actuar y se encuentran con esa (hoy muy relativa y cuestionable) división de poderes, en donde la iniciativa del judicial no ha salido como deseaban.

    Lo que no podemos admitir es que el juicio a Puigdemont lo asuman los belgas cuando es delito cometido en España, por un español y contra España. Eso no tiene ningún sentido. Y mucho menos, que con actos tan infames esté pagando el PSOE las ayuditas necesarias para gobernar contra viento, marea y hasta contra España sin estar en condiciones de hacerlo. Que den una muestra de dignidad y hagan ese “acto de pedagogía de la democracia”, como llaman ellos a estas cosas: Que dimita la Ministresa de Justicia y el Presidente del Gobierno pida disculpas como es debido.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.