La automutilación también está buscando el amparo de la corrección política

‘Transcapacidad’: ¿acabarán persiguiendo al que diga que lo normal es tener dos piernas?

Las cada vez más disparatadas tendencias surgidas al abrigo de la ideología de género y de la corrección política pueden acabar pareciendo algo de lo más nimio al lado del tema de esta entrada.

Cinco consejos prácticos para liberarte del candado ideológico de la izquierda
Neolengua: 5 métodos de manipular palabras que se usan para que no te atrevas a discrepar

Ser sordo, ciego, amputado o parapléjico por elección

Hace tres años, un diario canadiense, el National Post, publicó un reportaje sobre los «transabled», palabra que en español podríamos traducir como «transcapacitados». El artículo se refería a algunas personas que se sienten como «impostores en sus cuerpos, sus brazos y piernas en pleno funcionamiento», y que eligen convertirse en discapacitados… automutilándose. El periódico canadiense cita concretamente a Alexandre Baril, un profesor de la Universidad de Ottawa especializado en «diversidad» que investiga el movimiento feminista, queer y transexual. «Definimos la transcapacidad como el deseo o la necesidad de que una persona identificada como físicamente capacitada por otras personas de transformar su cuerpo para obtener un impedimento físico«, afirma Barik. ¿Y en qué consiste eso? Así es como lo explica este profesor: «La persona podría querer ser sordo, ciego, amputado, parapléjico. Es un deseo muy, muy fuerte».

El paralelismo entre la transcapacidad y la transexualidad

El National Post citaba un estudio elaborado por Clive Baldwin, de la St. Thomas University de Fredericton, con 37 personas de varios países que se identifican como transcapacitados. «La mayoría de ellos son hombres. Cerca de la mitad están en Alemania y Suiza», comenta el diario canadiense. «La mayoría ansia una amputación o parálisis, aunque ha entrevistado a una persona que quiere que le extirpen el pene. Otro quiere ser ciego«. El artículo habla de casos como el de un individuo que se hace llamar One Hand Jason (es decir, Jason Una Mano), que organizan «accidentes» para ayudar a lograr ese objetivo. «Uno dejó caer un bloque de hormigón increíblemente pesado en sus piernas, un intento de lastimarse a sí mismo tan grave que una amputación sería necesaria. Pero los médicos salvaron la pierna. Cojea, pero no es la discapacidad que quería». El periódico señala que algunos de los participantes en ese estudio «tienen un paralelismo con la experiencia que muchas personas transexuales expresan de no sentirse como si estuvieran en el cuerpo correcto«.

Intentan equiparar la automutilación con la cirugía estética

Llegados a este punto, muchos se estarán llevando las manos a la cabeza. Sin embargo, el relativismo moral, la ideología de género y la corrección política han ido derribando sucesivos diques de racionalidad hasta el punto de que mucha gente estará dispuesta a aceptar la «transcapacidad» como una elección individual totalmente respetable: ya está ideológicamente abonada para ello y para cosas aún peores. El propio Clive Baldwin, autor del citado estudio, manifestó los parecidos entre esa tendencia y la transexualidad e incluso la equiparó con la cirugía estética. El National Post incluso cita el caso de un médico escocés, el doctor Robert Smith, que en la década de 1990 aceptó amputarles las piernas a dos pacientes a petición de éstos. He encontrado una referencia a aquellos casos en una noticia publicada en el año 2000 por la BBC. Un diputado independiente del Parlamento de Escocia, Dennis Canavan, manifestó entonces que le parecía «increíble» que un médico aceptase amputar piernas sanas, pero el Gobierno autónomo escocés rechazó abrir una investigación sobre lo ocurrido.

¿Decir que lo normal es tener dos piernas también será un «delito de odio»?

Teniendo en cuenta que el progresismo ha dado pasos como llamar «derecho» a matar y descuartizar a hijos por nacer, y ahora está enfrascado en cuestiones como la eutanasia y el suicidio asistido, ¿qué reparos le puede poner la izquierda a la automutilación? Una vez ha tirado por la borda el sentido común, ninguno. Tampoco le importará que ese afán por convertirse en discapacidado sea un trastorno que figura en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS, en la sección ICD-11, concretamente el apartado 6C21, titulado «Disforia de integridad corporal». A fin de cuentas, la transexualidad figura en el apartado F64.0 del ICD-10, y no sólo la están intentando normalizar social y legalmente (en España las operaciones de cambio de sexo están financiadas por el Estado, pero no las operaciones de miopia o las ortodoncias), sino que incluso ya hay políticos que consideran ilegal afirmar que cada sexo tiene órganos genitales distintos. Visto lo visto, y si no hacemos nada por evitarlo, ¿cuánto tardaremos en ser acusados de un «delito de odio» por afirmar que lo normal es tener dos piernas y dos brazos?

(Foto original: hd-wallpapersdownload.com)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Vincentius

    Enfermos mentales que necesitan tratamiento. Y los que apoyan esto, otros enfermos pero más lights.
    Si es que la realidad supera a la ficción.

  2. Diego

    Pues nada, dentro de poco todos a celebrar el Día del Orgullo Cojo (propongo el aniversario del nacimiento de Goebbels), el Día del Despertar Manco (en el cumpleaños de Valle-Inclán, que Cervantes está muy visto y seguro que era de derechas, o al menos eso cree Ada Colau) y la Jornada de la Exaltación Tuerta (aprovechando la onomástica de la Princesa de Éboli)…

    O ¡qué demonios! ¡Tres por el precio de uno!, usemos el aniversario del insigne Blas de Lezo que devino en cojo, manco y tuerto, aunque no sé en que orden.

  3. Sharovarov

    ¡Cierre de culo libre y gratuito ya!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.