El chavismo también usó las subidas del salario mínimo para hacer propaganda

El PSOE y Podemos copiaron al chavismo su atraco a autónomos: ¿qué puede salir mal?

Anteayer os conté uno de los efectos que tendrá la subida del 22,3% del salario mínimo pactada por el PSOE y Podemos: cada autónomo tendrá que pagar 35 euros más al mes en cotizaciones.

Atraco del PSOE y Podemos a los autónomos: pagarán al mes 313,95 euros en vez de 278,78
Pablo Iglesias mintió: 7 de cada 10 autónomos pagarán la sanidad de los inmigrantes ilegales

Perjudicarán a 1,7 millones de autónomos para beneficiar a 533.000 asalariados y a los dirigentes de Podemos

Como ya indiqué el jueves, este atraco fiscal afectará a 1,7 millones de autónomos que pagan la cuota mínima, pues el cálculo de esta cuota depende del Salario Mínimo Interprofesiona (SMI). Si llega a aprobarse la medida, a partir del 1 de enero de 2019 pagarán al mes 313,95 euros en vez de 278,78 actuales. Obvia decir que para muchos autónomos estos costes serán insostenibles. Al colectivo en general se le plantearán alternativas: tendrán que asumir una reducción de ingresos, subir los precios o cesar la actividad. En cualquier caso se verá perjudicada su capacidad de ahorro. Cabe preguntarse en qué han pensado PSOE y Podemos a la hora de anunciar esta medida. Los posibles beneficiarios del aumento del SMI serían 533.000 trabajadores, es decir, menos de la tercera parte del número de autónomos que saldrán perjudicados. Pero los mayores beneficiados no van a ser esos asalariados, sino algunos de los promotores de la medida. Podemos establece para sus cargos públicos un tope salarial de tres veces el SMI, así que esos cargos verán aumentadas sus pagas considerablemente. Por poner un ejemplo concreto, Pablo Iglesias pasará a ganar casi 7.000 euros anuales más que ahora.

Subir el SMI equivale a forzar por ley un aumento de la productividad

Pero ¿y cuáles serían los posibles efectos de una subida tan fuerte del SMI en nuestra economía y en el mercado laboral? Hay que señalar que subir el salario mínimo equivale a forzar por ley un aumento de la productividad. Los trabajadores que hasta ahora percibían 735,90 euros al mes tendrán que aumentar su rendimiento para justificar el aumento de sus ingresos hasta los 900 euros. Los que no rindan lo suficiente, podrían acabar en la calle. Pero eso, claro, en el caso en que la empresa pueda permitirse el aumento de salarios. Según datos de la EPA, los sueldos más modestos se dan en las pequeñas empresas con menos de 11 empleados: muchas de ellas tendrán que subir los precios o despedir a empleados, pues aunque el PSOE y Podemos tomen una decisión política de un aumentar un 22,3% el SMI, los ingresos de una empresa no aumentan como por arte de magia por mucho que lo diga un político.

Jóvenes, mujeres, comercio y hostelería se llevarán la peor parte

Por otra parte, los sectores más afectados serán el pequeño comercio y la hostelería, y entre los trabajadores se verán muy perjudicados los jóvenes de hasta 24 años y las mujeres, ya que son los segmentos de la población que concentran un mayor número de perceptores del SMI. Así mismo, se verán especialmente perjudicados los trabajadores menos cualificados y menos productivos: son los que más posibilidades tienen de perder su empleo. En último caso, esa medida podría conducir a un aumento de la precariedad laboral y de la temporalidad: muchas empresas que tienen empleados a tiempo completo podrían cambiarlos por contratos a tiempo parcial al no poder hacer frente al nuevo SMI de 900 euros. Y por supuesto, eso no significa que muchos trabajadores vayan a trabajar menos horas. Todos sabemos lo que ocurre en muchas empresas que hacen contratos a tiempo parcial, pero acaban exigiendo trabajo a tiempo completo (con el consabido “o lo tomas o lo dejas”). Amenazar a esas empresas con inspecciones es inútil: son más de 3 millones.

Captar votos a costa de dañar la economía: copiando al chavismo

Teniendo en cuenta estos datos, cabe preguntarse: ¿de dónde sacaron el PSOE y Podemos esta ocurrencia? Habría que preguntárselo concretamente a Pablo Iglesias y sus colegas, en vista de sus amistades internacionales. Recordemos que antes de crear Podemos, Pablo Iglesias estuvo asesorando al régimen chavista venezolano. Y precisamente aumentar los salarios mínimos de una forma tan irresponsable es lo que hizo el chavismo, con fines propagandísticos. La imagen que se vendía a la población era la de un régimen benefactor que obligaba a los malvados patronos a pagar más a sus empleados. Podemos pretende hacer algo parecido: usar este aumento con fines propagandísticos para las elecciones locales, autonómicas y europeas de 2019, usándolo para captar votos antes de que los efectos de la medida empiecen a percibirse con fuerza en las cifras del paro. En Venezuela los aumentos del salario mínimo han sido sorprendentes, como se puede ver en el informe publicado por Notilogía en agosto.

Los desastrosos efectos de las subidas de salarios mínimos en los precios en Venezuela

Cuando Hugo Chávez llegó al poder en febrero de 1999 subió el salario mínimo un 20%, de 100.000 a 120.000 bolívares (como se puede ver, el PSOE y Podemos han decidido ir aún más lejos con su 22,3% de aumento). El cambio de la moneda venezolana era entonces de 573,88 bolívares por dólar. El país empezó entonces una endiablada espiral: los precios no dejaron de subir (Venezuela no bajó de, 12% de inflación anual durante el mandato de Chávez, llegando al 56% en 2013) y además de ponerse a imprimir dinero irresponsablemente, el régimen siguió decretando subidas del salario mínimo, incluso cada pocos meses. De hecho, una de las fechas establecidas por Chávez para hacer la actualización del salario mínimo fue el 1 de mayo, para reforzar el carácter propagandístico del anuncio. Eso lo hizo en 2004. Para entonces, los salarios mínimos ya sólo eran la pescadilla que se muerde la cola: sus constantes subidas provocaban alzas de los precios (agravadas por la pérdida de valor de la moneda a causa de la irresponsable política monetaria y económica del régimen) y vuelta a empezar. Es la consecuencia de desligar los salarios de la productividad y de las leyes de mercado, convirtiéndolos en una herramienta de propaganda.

A partir de entonces la cosa no hizo más que agravarse. Para mayo de 2005, el salario mínimo de Venezuela ya era de 405.000 bolívares, pero perdiendo poder adquisitivo, ya que para entonces el cambio ya era de 2.580 bolívares por dólar. Para 2007 el salario mínimo ya era de 614.790 bolívares, pero la moneda se había depreciado de tal forma que a comienzos de ese año el cambio era de 4.350 bolívares por dólar. Fue entonces cuando se creó el bolívar fuerte, con una reconversión que le costó a los venezolanos 0,7 billones de bolívares. La nueva moneda -que en la práctica consistía en quitarle tres ceros al viejo bolívar- entró en vigor el 1 de enero de 2008 con un cambio de 5,35 bolívares fuertes (BSF) por dólar. El salario mínimo quedó establecido en 799,23 BSF. En marzo de 2013, cuando murió Chávez, el salario mínimo ya estaba en 2.047,52 BSF, con un cambio de 22 BSF por dólar. Con Nicolás Maduro la cosa ha ido a más, con una inflación desenfrenada que dio lugar este verano a una nueva reconversión de la moneda. En marzo de 2018 se estableció el salario mínimo en 392.646,46 BSF, con un cambio de 235.998 por dólar. Para que nos hagamos una idea, en mayo de 2018 comprar 12 huevos costaba 526.000 BSF y 1 kilo de pollo, 1,37 millones de BSF.

Podemos se aprovecha de que muchos de sus fans no tienen ni puñetera idea de economía

Así que ahora tenemos al gobierno socialista de España pactando con un antiguo asesor del chavismo venezolano unas medidas electoralistas, con las que pretenden hacer propaganda y demagogia a costa de perjudicar a grandes sectores de la población, aprovechándose de que muchos de sus seguidores no tienen ni puñetera idea de economía (basta con ver las tonterías que están soltando estos días en las redes sociales). Y esas medidas electoralistas son las que los amigos venezolanos de Podemos ya aplicaron en su país, con nefastos resultados. ¿Qué puede salir mal?

Y como colofón, un vídeo publicado en 2013 a modo de propina para quienes desde Podemos ahora se ríen de todo el que les menciona el caso de Venezuela:

(Foto: Fort Apache)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Guillermo Otaño

    Buenos dias, ha desaparecido el boton de conpartir en Google+. Esto es definitivo? Graciss y un saludo

  2. Ante las últimas noticias sobre el cierre de Google Plus he optado por abandonar esa red social, por eso había quitado el botón:
    https://www.redeszone.net/2018/10/08/google-plus-cierra-filtracion-datos/

    No obstante, en atención a ti, Guillermo, acabo de reponer el botón. No imaginaba que seguía siendo útil. 😉

  3. Jose

    Urge aclarar si Podemos ha sido financiado por Irán y Venezuela. Si esto fuera cierto tendríamos en España un peligroso caballo de Troya manejado por dos de las peores dictaduras que hay en este planeta. Sería bueno que VOX se interese por este tema.
    Que después de una tenebrosa moción de censura, un partido como Podemos esté tomando decisiones que afectan a los españoles es un auténtico disparate.

  4. pacococo

    Personalmente pienso que el SMI debe estar alto, pero eso no quiere decir que se se deba hacer por las bravas. Antes de subirlo hay que mirar mucho las consecuencias y en estos momentos una subida así puede ser un desastre.

    En realidad, el número de beneficiarios es pequeño y seguramente en muchos casos supondrá el despido.

    Las administraciones contratan empresas que pagan el SMI, porque son trabajos por horas. Eso también va a suponer un mayor gasto público.

    Pero aquí lo importante es que los votantes de podemos estarán felices y los que voten a otros que se aguanten.

    Jose

    El problema no e ese, pues ya se sabe de sobra, el problema es ningún partido ha pedido explicaciones. Ni siquiera cuando el asunto de las bombas “inteligentes”. Todos calladitos como mujeres públicas. Y entonces la pregunta es ¿que tienen que esconder los otros?

  5. alfonso

    “Los posibles beneficiarios del aumento del SMI serían 533.000 trabajadores, es decir, menos de la tercera parte del número de autónomos que saldrán perjudicados.”
    En realidad sera mucha mas gente, pues en los convenios colectivos los salarios estan a menudo ligados al SMI. Claro que aqui lo de “beneficiar” es relativo, pues habria que ver cuanta gente acaba en la calle al subirse los costes tan de golpe, aparte del tema de la inflacion, que aunque en España al no tener moneda propia no va a llegar a los niveles venezolanos, se notará mucho.
    Pero bueno, seguramente no haya ni presupuestos, si no los bloquea Torra y su camarilla con el rollo del referendúm seguramente la Union Europea les obligue a corregir esto.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.