El partido de Abascal está captando unos votos inalcanzables para PP y Cs

Vox, el voto de izquierdas y la pasmosa miopía de algunos medios de derechas

Hace unos días ya analicé aquí algunas de las reacciones mediáticas que se están produciendo, sobre todo de izquierdas, tras el éxito de público de Vox hace una semana en Vistalegre.

El País se lleva una histórica bronca de sus lectores por sus manipulaciones contra Vox
El divertido fenómeno que está ocurriendo en medios que están cargando contra Vox

Otra vez quieren apostarlo todo al voto del miedo

Tras la psicosis de los medios progres, que insistían en tachar a Vox de «extrema derecha», llegó la paranoia de los medios de derechas (por llamarlos de algún modo). El martes analicé el caso del diario Abc, que ha culpado a Vox de que Carmena gobierne en Madrid, cuando en realidad fue el PSOE el que dio la alcaldía a la candidata comunista presentada por la marca electoral podemita Ahora Madrid. La manipulación del diario monárquico se enmarca en la estrategia que han decidido seguir otros medios y periodistas de derechas, una estrategia vieja, por cierto: culpar con antelación a Vox de que la izquierda pueda ganar las elecciones. Es la reedición del viejo voto del miedo fomentado por el PP, un voto del miedo que consiste en exigir al votante su apoyo sin ofrecerle nada a cambio, e incluso habiéndole ya sometido a engaños como los del gobierno de Rajoy, que tras prometer un «cambio» en 2011, dejó intactas casi todas las leyes instauradas por el PSOE durante el mandato de Zapatero: aborto, violencia de género, memoria histórica…

¿Vox empezó a subir en las encuestas gracias a Sánchez?

En los últimos días, y con absoluta desfachatez, una parte de la derecha mediática ha ido elaborando una nueva variante de esa estrategia del miedo. El primero fue Eduardo Inda, que hace una semana afirmaba que Vox era una creación del PSOE, y eso semanas después de que Vox presentase una querella por plagio contra Pedro Sánchez, que es precisamente el secretario general del Partido Socialista. Hoy uno de los mayores hinchas mediáticos del PP, la Cadena COPE, insiste en esa teoría, con una noticia que lleva este título: «La cuidada estrategia de Pedro Sánchez para catapultar en las encuestas a Vox». En el artículo, Narciso Michavila, de la consultora GAD3, abona esa teoría de la conspiración con la siguiente afirmación: «Vox no empieza a subir en las encuestas hasta que Sánchez no llega al gobierno». Una afirmación totalmente falsa.

Vox lleva casi un año subiendo en los sondeos electorales

Tras las Elecciones Generales de junio de 2016, la primera encuesta que apuntó el ascenso de Vox la publicó El Español el 6 de noviembre de 2017, situando al partido de Abascal con un 2% de votos. La causa, según ese digital, sería la crisis catalana, que Vox ha afrontado con una valiente ofensiva judicial. El 6 de enero de 2018 un nuevo sondeo de El Español daba a Vox el 1,7% de votos y un escaño. El 2 de abril, El Español volvía a pronosticar un escaño para Vox, pero esta vez con un 1,5% de los votos. Una semana después, el mismo medio confirmaba la tendencia al alza de Vox con un 1,7% de votos en Madrid, pero sin obtener representación en el ayuntamiento de la Villa y Corte. El 25 junio, El Español daba ya para Vox un 2,1% de votos y 2 escaños. Para que nos hagamos una idea, esto significa que Vox obtendría más votos que partidos que ya tienen presencia parlamentaria, como Bildu, el PNV y Coalición Canaria.

Sin embargo, durante el verano el CIS -ya con el PSOE en el poder- siguió ocultando la posible irrupción de Vox en el Congreso. Pero Vox seguía oculto en los pronósticos de resultados, a pesar de que el barómetro de julio ya le daba un 0,5% de estimación de voto directo, un porcentaje que aumentó al 0,9% en septiembre, cuando por fin el CIS reconoció que Vox podría obtener representación… ocho meses más tarde que El Español. Esto a la COPE le parece un intento de beneficiar a Vox. A mí lo que me parece es que el CIS estuvo ocultando el voto a Vox hasta que ya se hizo demasiado cantoso.

¿Qué han hecho el PP y Cs para desencantar a muchos votantes de derechas?

Por otra parte, ¿está justificada la preocupación de los medios de derechas de que Vox le reste votantes al PP y a Cs? Pues claro que sí. Lo que deberían preguntarse es por qué motivo muchos votantes del PP están dispuestos a apostar por un partido sin representación. ¿Qué ha pasado para que se produzca ese desencanto entre tantos miles de votantes? Es fácil de observar: el PP y Ciudadanos han asumido la ideología de género de la izquierda, incluso uniéndose al PSOE y a Podemos en sus ataques a la libertad de educación. Ante el golpe separatista en Cataluña, la actuación del PP fue patética, aplicando el Artículo 155 tarde y mal. El resultado ya se vio en las elecciones catalanas de diciembre: el PP perdió casi la mitad de sus votos en esa comunidad, obteniendo menos aún que los ultraizquierdistas de la CUP. Y eso sin que Vox concurriese a esos comicios. En el tema de la inmigración, el PP y Cs se mueven casi con la misma corrección política que la izquierda por miedo a ser tachados de «fachas». En lo que respecta a la oposición al feminismo izquierdista y su actual caza de brujas contra los hombres, el PP y Cs ni están ni se les espera, por miedo a ser tachados de «machistas». El PP y Cs ya ni siquiera pueden ser considerados partidos de derechas: en muchos aspectos han asumido el consenso socialdemócrata y las tesis progres. Eso ha dejado a muchos votantes de derechas políticamente huérfanos.

El «efecto Casado» no logra captar a los desencantados: Vox sí

Usar la política del miedo en materia electoral sólo ha servido, hasta ahora, para que el PP y Cs se desplacen ideológicamente hacia la izquierda, dejando el terreno abonado para la irrupción de un auténtico partido liberal-conservador. La pregunta que hay que hacerse ahora es: ¿el PP sería capaz de captar todos esos votos desencantados? Ése parecía el propósito de Pablo Casado cuando se presentó a las primarias del PP: volver a enganchar a sus votantes de derechas. Pero ha ocurrido una cosa: Casado no da arrancado y su estrategia choca con la inercia de años de tibieza de su partido. Además, para captar a los votantes desencantados harían falta mucha más claridad, valentía y coherencia que la que está demostrando el PP de Casado.

Antes bien, lo que perciben muchos es oportunismo y estrategia, en lugar de firmeza de principios, y esto último es precisamente lo que les atrae de Vox. El partido de Santiago Abascal se atreve a discutir sin complejos todos los dogmas progres, tirándose a la piscina sin miedo mientras al PP se asoma a ella mojando el pie como si el agua fría le fuese a matar. Tengamos en cuenta que el PP obtuvo 10,8 millones de votos en las Elecciones Generales de 2011, y en las de 2015 se quedó en 7,2 millones. Si Cs también captó votos del PSOE, ¿a dónde fueron a parar muchos votantes del PP? Pues a la abstención. Son votantes desencantados. Y Vox parece ahora mismo el único partido capaz de movilizarlos. Si eso le sirve para convertirse en partido bisagra, ya sería un notable avance: los partidos separatistas perderían la llave del poder.

Vox está logrando captar incluso a votantes de izquierdas

Si esos votantes desencantados se siguen quedando en casa la izquierda saldría beneficiada (o incluso a los partidos separatistas, otorgándoles la condición de bisagras). Da la sensación de que algunos medios de derechas prefieren que esos votantes se queden en casa en vez de votar a Vox, lo que sumaría votos a esa cosa amplia que llaman «derecha». Hasta ese punto llega el servilismo de algunos medios hacia el PP. A esto se une otra cuestión que ya he tratado estos últimos días: con temas como la unidad nacional, la oposición a la inmigración ilegal, a la ideología de género y al feminismo progre, Vox está logrando llegar también a votantes de izquierdas que ya están hartos de los dogmas de la corrección política. Esto se observa con claridad en las broncas que se han montado en medios de izquierdas como El País ante las manipulaciones contra Vox.

El PP y Cs son incapaces de captar a esos votantes, porque precisamente en temas como la ideología de género, ambos partidos han asumido el discurso progre al 100%. Pero nuevamente, ciertos medios de derechas parecen no querer que Vox sea capaz de captar esos votos. Tal vez porque preferirían que lo hiciese el PP, aunque no va a ser así porque no le da la gana. Insisten en apostarlo todo al PP, aunque este partido -por sus casos de corrupción y por su decepcionante paso por el poder- sea ya incapaz de movilizar a ese electorado. Esos medios sí que le están haciendo un gran favor a la izquierda con su cortedad de miras, igual que se lo hacían cuando miraban hacia otro lado cada vez que el PP afianzaba la hegemonía ideológica progresista asumiendo cosas como el aborto, la ideología de género, la corrección política o la memoria histórica.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Aquí no se trata de defender los altos ideales, ni a la sociedad, ni siquiera a los votantes, se trata de mantener la poltrona que es la forma de dar de comer a la familia y no sólo comer. Y todos ven que vox se puede llevar algunos escaños y que otros vayan a otros partidos. Eso pone de los nervios a cualquiera.

    Esta mañana he visto al Sr Casado prometer que va a recuperar la educación, la sanidad y alguna otra competencia. Eso, en mi pueblo, se llama efecto vox, no sé en el pueblo del Sr Casado.

    Y a medida que pase el tiempo y vayan acumulando disparates y contradicciones, irá aumentando vox, entre otras cosas gracias a la publicidad gratuita de los demás.

    Tendrán que hacer muchos juegos malabares con el ordenador para que vox no saque muchos escaños.

  2. No sólo eso. Hoy en Málaga, en el mitin que ha dado Pablo Casado, los del PP han llevado un montón de banderas españolas y han terminado con el Himno Nacional:
    https://twitter.com/el_pais/status/1051419915066830848

    Me apuesto algo a que Casado se acabará dejando barba… 😄

  3. Jandro

    Pablo Casado es un Abascal wannabe total.

    Y le entiendo perfectamente. VOX es un partido que no es fruto del manejo de los medios y del circo político, sino de la necesidad de la gente de encontrar una respuesta a sus verdaderas preocupaciones, dejándose de complejos e idioteces. Ha sido incluso capaz de empezar a resolver problemas reales que los partidos con representación parlamentaria solo han dilatado y empeorado. En realidad, VOX representa lo que la política tendría que ser, lo que los políticos nos han vendido que eran pero nunca han sido.

    Hombre, si Casado se dejara barba, no habría nada que reprocharle, a menos que fuera para parecerse a Rajoy.

  4. Hristina Asenova

    Bueno, eso, que Vox ha subido en las encuestas después que PSOE de Sanchez llegase a gobernar también es cierto de algún modo. Es que la gente vió de lo que es capáz una izquierda unida a los comunistas de Podemos y por eso ha buscado algún partido de derechas, pero de verdad, y allí está VOX.
    Claro, no es solo esa la razón del exito de VOX, pero el okupa ayudó bastante con su política incompetente, hay que reconozerlo.

  5. ♑Felipe

    Tengamos clara una cosa, ninguno de los últimos presidentes (solo Aznar)se ha preocupado ni de España, ni de los Españoles, solo de sus poltronas y de colocar a los suyos, véanse las cloacas fundadas por Felipe González y puestas a funcionar con ZP y sumamente cuidadas por Rub-al-kaba y toleradas por Rajoy hasta que le pilló el toro. Los Españoles que han reflexionado sobre ello piensan en una idea que respete sus principios y sus ideales y hete aquí que se encuentra con una serie de personas que se agrupan y luchan con ayuda de los tribunales y la justicia contra aquellos que intentan lavarnos el cerebro, creando un clima de odio y intentando dividirnos, ellos son VOX, que resuenan en la misma frecuencia de pensamiento é ideales. Afortunadamente somos muchos los que creemos en el proyecto de VOX y eso al resto de partidos les «JODE» porque se les acaba el «Momio». Un Gobierno con siete ministros y ministras con su presidente al frente, con muy altos indicios de ilegalidades cometidas, no es digno de estar al frente de ESPAÑA. Mi confianza y la de los míos en VOX .

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.