Pedro J. Ramírez, que ensalzó a Zapatero en 2016, difama a los votantes de Vox

Las burdas trampas de ‘El Español’ para manipular una encuesta y atacar a Vox

Este sábado 5 de enero el digital “El Español”, que dirige Pedro J. Ramírez, inició la publicación de una serie de noticias claramente tendenciosas contra Vox, basadas en una encuesta de SocioMétrica.

El diario de Pedro J. apoya a un pirado que equipara a Vox y a los católicos con el ISIS
Tras defender el Corán, el digital ‘El Español’ de Pedro J. Ramírez arremete contra la Biblia

Sobre esa encuesta, claramente “cocinada”, “El Español” ya ha publicado tres noticias con los siguientes titulares:

Es ya típico que ciertos medios de comunicación encarguen encuestas para presionar a un partido, a un político o a un gobierno con el propósito de hacer una determinada cosa. Esta encuesta va en esa línea, y en ella se han utilizado trucos muy burdos y que son fáciles de detectar.

‘El Español’ diseñó las preguntas para presentar a Vox como una amenaza

En la primera noticia, “El Español” pregunta a los encuestados lo siguiente: “¿Cree usted que VOX es una amenaza para la democracia constitucional en España?” La propia pregunta está hecha para predisponer a los encuestados. De hecho, la manipulación en la pregunta o la propia elaboración de la encuesta ha dado lugar a un dato absurdo, y es que según “El Español”, el 1,8% de los votantes de Vox piensan que el partido al que apoyan es una amenaza para la democracia. De risa.

En los resultados de la encuesta se observa una gran división en las respuestas. La amplia mayoría de los votantes del PP (84%) y Ciudadanos (73,3%) no consideran a Vox una amenaza. Ocurre lo contrario con la izquierda: el 66,8% de los votantes del PSOE y el 80,3% de los votantes de Podemos se sienten amenazados por Vox. En vez de resaltar esa división en su titular, “El Español” eligió una redacción acorde con los deseos de su director, sobre los que hablaré más abajo.

El intento de Pedro J. de presentar a Vox como una amenaza para la democracia se traduce en un titular en el que, como he señalado, lo presenta como una amenaza mayor que Podemos. ¿Y cómo consiguió “El Español” esa conclusión? Pues nuevamente haciendo una pregunta que predispone a los encuestados: “¿Cree usted que Vox es una amenaza para nuestro modelo de sociedad mayor o menor que Podemos?” Obsérvese que contestar a esta engañosa pregunta implica afirmar, sí o sí, que Vox es una amenaza: no se dan otras opciones. Una pregunta tramposa.

La manipulación de ‘El Español’ sobre la ley andaluza de violencia de género

En la segunda noticia, “El Español” pregunta por “la condición de Vox sobre violencia de género” (así lo afirma el titular). Sin embargo, la pregunta hecha a los encuestados versaba sobre algo que no pedía Vox: “¿Cree que PP y Cs deben aceptar la condición de Vox de retirar las ayudas a la Ley de Violencia de Género?” Con esta pregunta, “El Español” condiciona a los encuestados haciéndoles creer que Vox quiere retirar las “ayudas” a las mujeres maltratadas, algo que es totalmente falso. Por eso precisamente el digital ha preguntado por las “ayudas” y no por los “fondos”.

En realidad, lo que ha reclamado Vox es “atender a todas las víctimas de la violencia intrafamiliar: mujeres y hombres, niños y ancianos”. Pero además, sobre la norma en cuestión, Vox no pretende retirar los fondos a esa ley, sino derogar esa ley y sustituirla por “una ley contra la violencia intrafamiliar”. Esto es lo que habría reflejado “El Español” en su encuesta si hubiese hecho periodismo, pero en lugar de eso ha optado por la propaganda y la manipulación.

Lo que se oculta tras estas manipulaciones: un mentiroso editorial contra Vox

El propio Pedro J. Ramírez se ha encargado de revelar lo que se esconde detrás de estas burdas manipulaciones: hoy arremete contra Vox en un editorial por dos grandes razones: no integrarse en el PP de Casado y atreverse a contradecir al feminismo progre. Para ello, Pedro J. no duda en mentir, por ejemplo, para acusar a Vox de “ambición” afirmando que “reclaman una cuota de poder propia”, a pesar de que Vox ya anunció hace días que no entrará en el Gobierno andaluz formado por PP y Cs. Para adornar ese ataque al partido de Abascal por no plegarse a los dictados de la progresía y a los deseos de Génova 13, Pedro J. descalifica a Vox tachándolo de “extrema derecha chauvinista, antieuropea y xenófoba que combate el multilateralismo y abdica de la protección de las mujeres frente a la violencia machista”. Sólo le ha faltado acusar a Vox de comer niños y de odiar la felicidad para acabar de insultar la inteligencia de sus lectores.

Un fan de Zapatero que se erige en vigía de las esencias liberal-conservadoras

Lo más gracioso es que Pedro J. afirma que “Vox ha sustituido su primer alma liberal-conservadora” por un “alma integrista”. El caso es que Vox sigue defendiendo planteamientos netamente liberal-conservadores mejor y con más firmeza de lo que nunca lo ha hecho el PP. Por eso muchos que tenemos esa línea de pensamiento nos sentimos esperanzados con Vox. El problema es que Pedro J. nunca ha creído en un discurso liberal-conservador: es un “progre de derechas”, un tipo empeñado en que la derecha parlamentaria se someta a los dictados ideológicos de la izquierda. Es precisamente eso lo que lleva haciendo desde hace muchos años, antes como director de El Mundo y ahora con su nuevo digital. Recordemos, sin ir más lejos, que en 2016 Pedro J. declaró que “Zapatero es el mejor ser humano que ha pasado por La Moncloa”, en referencia al presidente que impulsó la discriminatoria Ley de Violencia de Género. Recordemos, también, que en 2009 Ramírez apoyó incluso el proyecto socialista para cerrar webs sin pasar por los Juzgados. Está don Pedro como para presumir de liberal después de retratarse de esa forma.

La miserable difamación de Pedro J. contra los votantes de Vox

Obvia decir que el rechazo de Vox a la ideología de género y a las leyes que violan la igualdad legal de hombres y mujeres conecta plenamente con los postulados liberal-conservadores. Por el contrario, en su defensa de la desigualdad consagrada por la Ley de Violencia de Género, Pedro J. incluso difama de forma miserable a los votantes de Vox, de los que afirma que “se sienten perjudicados o amenazados, no por las denuncias falsas u otros abusos de la ley, sino por la intrusión que su propia vigencia supone en una sociología atávica que alberga mecanismos de dominación, resortes de autoafirmación y prácticas compensatorias de frustraciones varias”. Es el mismo discurso del feminismo radical sobre los malvados hombres opresores que quieren dominar a las mujeres. Un discurso izquierdista al 100%. Está este señor como para disertar sobre lo que nos convence o nos deja de convencer a los liberal-conservadores… Ya para terminar, me pregunto: ¿cuántos de los difamados por Pedro J. son suscriptores o accionistas de su digital?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.600

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Dardo

    A estas alturas, mucha gente sabe “los juegos” que se trae este periodista; que guiado por su vanidad y autosobrevalorada ponderación, se encuentra “fetén” en su papel de muñidor de todas las “componendas políticas de altura” que se le antojan.

  2. Sharovarov

    No tenía que haber preguntado “¿Cree usted que Vox es una amenaza para nuestro modelo de sociedad mayor o menor que Podemos?”, porque da por hecho que Podemos también es una amenaza, ¡y eso, por supuesto, es completamente imposible! En su lugar tenía que haber preguntado: “¿Cómo cree usted que es la amenaza que supone Vox para nuestro modelo de sociedad, alta o altísima?” ¡Jajaja!

  3. Elentir. Der Spiegel (revista alemana) trae hoy un buen articulo, bastante largo de lo que ellos llaman la amenaza europea de la extrema derecha. Pronostican que en las elecciones europeas habra un 20% de parlamentarios de esta ideologia. Tiene un mapa de todos los partidos en Europa. Sorpresa. VOX no aparece.

  4. Sharovarov

    Lo de Der Spiegel es terrible. Pedro, ¡llámales inmediatamente para que lo incluyan!

  5. Liuva

    Hombre, oír hablar a Pedro J de mecanismos de dominación… Ufff, parece que de eso sabe un poco.

  6. Alph

    ¿Han visto ustedes la casualidad en la elección de los colores para el gráfico de última entrega?
    (https://www.elespanol.com/espana/20190107/solo-favor-referendum-autodeterminacion-apoya-nuevo-estatuto/366463807_0.html)

  7. Lorenzo

    La buena noticia es que los lectores de El Español están en contra del editorial (al menos en los primeros comentarios). Tiene su gracia.

  8. Luis Recinos

    Reflexionando acerca de las aseveraciones que El Español hace acerca de Vox, una vez más queda en evidencia que la izquierda se ha quedado sin argumentos válidos, ya sean éstos políticos, sociales, económicos o éticos para debatir inteligentemente con sus contrincantes. En su lugar, echan recurso a una larga serie de acusaciones, descalificaciones y lugares comunes perfectamente previsibles derivados de la ideología de género dominante. Interesantemente, el psicólogo social americano Jonathan Haidt le ha dedicado atención a este fenómeno en su libro “The Righteous Mind” (N.Y., Vintage, 2013). Y por supuesto, Jordan Peterson también ha elaborado muchísimo acerca del mismo tema, es decir, refugiarse en la argumentación ad hominem y en la descalificación cuando se pierden los argumentos racionales.

  9. Luna

    Mucho cuidado con las encuestas de tipo tautológico porque se emplean muy a menudo. Aquí tenemos un ejemplo de verdadera antología: Como bien destaca Elentir, la pregunta “Cree usted que Vox entraña mayor o menor peligro para la democracia que Podemos?” no admite un no por respuesta al contenido implícito de que por la cara, tanto Vox como Podemos* son una amenaza para la democracia. Si respondes, sólo puede ser en sentido afirmativo. Pues la mayoría de encuestas encierran una intención preconcebida y casi todas se hacen en espera de unos resultados que de buen principio se “cultivan” con estas trampas del “Si tú eres tú y yo soy yo, ¿Quién es el más tonto de los dos”?.

    *¿A que eso no lo han contado así? Pues es el resultado lógico de esa engañina.

    Toda encuesta de “sí o no” encubre un “no hay peros”, si te preguntan si los caracoles deben llevar zancos para evitar los baches de la carretera puedes encontrar mil alternativas para solucionarlo de manera mejor, pero no contarán cuando la respuesta que admiten es “sí, no, NS/NC”. Ya por ahí, la mayoría de encuestas vienen siendo tautológicas y muy pocas se escapan de este amaño. Pero luego ocurre que jamás te has parado a pensar en lo que puedan hacer los caracoles frente a un bache y que en el fondo te importa bien poco. Da lo mismo, mientras respondas demostrarás un interés y terminará cuantificado como tal en el baremo que le apliquen. Quizá quede en tercer lugar de tus preocupaciones, por encima del desempleo, la inseguridad ciudadana, las pensiones y la sanidad, y por debajo del traslado de los restos de Franco. Así se consigue la mal llamada “opinión pública”, esa que en algún caso te falla en 15 escaños “con un margen de error del +- 2%”. (Léase elecciones andaluzas y Vox).

    Si salgo con papel y lápiz y voy preguntando algunas cosillas como
    -“¿Cree que las asociaciones feministas están demasiado subvencionadas?”
    -¿A qué destinaría Vd. las subvenciones que se dan a las feministas”?
    -¿Cree Vd. que la única forma de violencia que se da en España es la llamada “de género”?

    sacaría unas conclusiones. Si pregunto:
    -“¿Cuántos años de prisión aumentaría Vd. a quien encuentre culpable de violencia de género?”
    -¿”En qué porcentaje cree Vd. que habría que aumentar las subvenciones a las asociaciones feministas?”
    -“¿Qué forma de violencia le parece a Vd. que es la peor?” Me responderán que la de género sin necesidad de que la mencione, mientras que si la encuesta fuera sobre terrorismo de ETA, me responderían que éste.
    Y las conclusiones que obtendría serían diferentes a las de la encuesta anterior.
    Es por este tipo de manipulaciones que desde hace años casi no quiero contestar a encuestas de ningún tipo. Pero me llegó una obligatoria, decían los del Departamento de Estadística de la Generalidad Valenciana que estaba obligado por decreto ley y que de no responder podrían multarme. Aunque respondía que dudaba mucho de que eso fuera aplicable en Cataluña por ser algo entre dos CCAA y por tratarse de algo subcontratado a una empresa privada, se empeñaron en que sí, que de no contestar habría multa. Bueno, por no echar la soga tras el caldero decidí cantar en el ansia, como dijo aquél.
    La encuesta iba sobre aplicación de tecnologías en mi empresa y me encontré con que no tengo NINGUNA, que luzco orgulloso herramientas que proceden del Paleolítico como la raedera, que no empleo ningún software ni hardware ni lechesware, ah, pues eso no figuraba por ninguna parte, parecía que mi empresa no existiera. Y como se suponía que en todo esto mediaba el INE, puse la observación de que hicieran constar estos resultados y al INE me remití al cabo de un tiempo para verificar que los habían tenido en cuenta.

  10. ♑Felipe

    A este chico P.J. le pasan estas cosas por salir de juerga con Mr. Alzheimer.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.