Y a veces un antiguo acosado se une a los acosadores a fin de ser aceptado

La historia se repite: unos imponen cordones sanitarios y otros agreden a los acordonados

Esta mañana, en Zaragoza, miembros de un partido legal y democrático tenían montada una carpa informativa para explicar sus propuestas a los vecinos de esa ciudad. No han podido hacerlo.

Una periodista progre sugiere un crimen de lesa humanidad contra los votantes de Vox
5 motivos por los que muchos han perdido el miedo a que les llamen ‘ultraderechistas’

Antes bastaba con llamar a alguien ‘bruja’, hoy la palabra clave es ‘fascista’

Según se ha anunciado esta misma tarde, unos salvajes han llegado, han destrozado la carpa y han atacado a pedradas a los miembros de ese partido, hiriendo a uno de ellos. En España no cuesta mucho adivinar el signo de unos y otros cuando ocurren cosas como ésta, ya que los agresores casi siempre son los mismos: extremistas de izquierda y separatistas, unos individuos que se creen que tienen derecho a imponer a los demás sus ideas políticas y a pisotear la libertad de expresión de los que no opinan como ellos. Los agredidos suelen ser esos mismos a los que los agresores llaman “fascistas” aunque los agredidos sean mucho más demócratas que ellos. Precisamente los que apestan a fascismo son aquellos que creen que basta con señalar a alguien como “fascista” -como hace siglos bastaba con señalar a una mujer como “bruja”- para que amenazarle, agredirle e incluso cosas peores estén del todo justificadas.

Llaman ‘fascistas’ a demócratas mientras se juntan con golpistas y fans de dictaduras

Sería injusto decir que la escalada de violencia izquierdista y separatista en España es responsabilidad exclusiva de los fanáticos que cometen esas agresiones. Esos fanáticos han llegado a pensar así después de un proceso de lavado de cerebro que tiene muchos responsables, empezando por los medios de comunicación que tachan de “extrema derecha” a cualquier partido democrático simplemente porque sus postulados no se identifican con los del pensamiento único que impone la izquierda. Pero por encima de esos medios de comunicación hay unos responsables aún mayores. Tenemos políticos que no tienen reparos en dictar que un partido democrático sea tratado como un apestado, simplemente porque su programa político no es de su agrado. Curiosamente, esos mismos políticos no ven inconveniente en juntarse y negociar con quienes apoyan a dictaduras como Irán y Venezuela, o con quienes han secundado el golpe separatista en Cataluña, y ni siquiera le hacen ascos a llegar al poder con los votos de quienes aún hoy consideran que el terrorismo de ETA fue necesario y justificado. Es repugnante que políticos así se atrevan a dar lecciones de democracia, mientras van de la mano de quienes no respetan la nuestra.

Un giro habitual: un antiguo acosado acaba uniéndose a los acosadores

En política ocurre un fenómeno muy parecido a lo que se da, lamentablemente, en muchos colegios. No es infrecuente que un grupo de matones se dedique a acosar a un compañero de clase, haciéndole la vida imposible y convirtiendo su infancia en un siniestro recuerdo para el mañana. A veces, los acosadores eligen a otro desdichado y el antes acosado se une al ataque contra la nueva víctima, para así sentirse integrado en el grupo. La propia tolerancia que existe a menudo hacia el acoso propicia ese curioso y triste giro de los acontecimientos. Es algo de lo que muchos, por desgracia, hemos sido testigos, y no sólo en el ámbito escolar. En la política también se dan esos giros: políticos y partidos antes estigmatizados, hoy decretan cordones sanitarios para convertir a otros en víctimas. Creen, en serio, que esto les servirá para dejar de ser el blanco del odio y de los desprecios de quienes antes les acosaban a ellos. En realidad, lo único que consiguen es convertirse en cómplices del acoso. Una complicidad que es especialmente grave, pues si algo se espera del que ha sufrido algo así es un poco de empatía hacia otros que también lo sufren. Pero está claro que algunos son capaces de vender su alma a cambio de ser tratados un poco mejor por medios y políticos que llevan muchos años imponiendo cordones sanitarios.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.600

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Huichilobos

    Resumiendo: que te sigue cayendo bien Inés Arrimadas. Nos pasa à muchos yo creo.

  2. No sé a lo que viene lo de Inés Arrimadas, pero ya que la citas, ha tenido todo el día de hoy para decir algo sobre el acoso y las agresiones que ha sufrido Vox también en su propia comunidad… y no lo ha hecho.

  3. Huichilobos

    A que yo le he hecho cordón sanitario a C’s en tanto se comporte de la forma antidemocrática en que lo ha hecho en Andalucía y que expones en tu artículo, pero como siempre hay líderes que te caen mejor que otros, me da un poco de pena por ella.

  4. Huichilobos

    Lo cojonudo es que todo se resume à no perjudicar las expectativas electorales de un partido en otro país de la UE, y todo apunta a que en ese país de la UE va à entrar la ultraderecha (la de verdad) en cuanto voten.

  5. Luis Recinos

    Con respecto a que “un antiguo acosado acaba uniéndose a los acosadores”, tal vez vale la pena recordar el mecanismo de defensa psicológico llamdo “identificación con el agresor”, el cual es bien conocido en la literatura psiquiátrica y psicológica. En inglés, existe el aforismo “if you cannot fight them, join them”. (Si no puedes pelear contra ellos, ¡unételes!”) Así que, desde esta perspectiva,nada sorprendente. Y con respecto a las diferentes formas de violencia y agresión expresadas contra Vox en varias ocasiones por grupos de “matones, violentos y fanáticos”, recuerdo que Viktor Frankl escribió en alguna ocasión lo sig: “Un Ser humano no se convierte en asesino por degeneración corpóreo anímica sino desde una opción espiritual. Esta opción reza así:Es lícito matar al enemigo”. Lamentablemente, no logré identificar la fuente original.

  6. Drociano

    Tenemos el primitivismo instalado firmemente en la política. Alguien da un grito y la horda acude rauda a la caza o a la lucha contra el enemigo.
    A esto muchos lo llaman progreso porque procede de partidos progres. Solo les falta que en la horda haya paridad hombres-mujeres para que sea totalmente progre.

  7. Huichilobos

    Luis: se llama síndrome de Estocolmo, y es muy posible que buena parte de la derecha española adolezca de él.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.