España ha pedido participar activamente en el proyecto del FCAS francoalemán

El FCAS y el Tempest: así serán los cazas que sustituirán al Eurofighter y al Rafale

Mientras España busca reemplazo para sus ya veteranos EF-18 -se está hablando de adquirir más Typhoons-, Europa ya prepara las líneas maestras de los que serán los cazas de sexta generación.

Un vídeo de 360º con el que serás un piloto de Eurofighter del Ala 11 del Ejército del Aire
Irán presenta un F-5F de hace más de 40 años como su nuevo caza de construcción nacional

Europa pasaría de la cuarta a la sexta generación de cazas

Los cazas europeos de cuarta generación se caracterizaron por las alianzas internacionales para su construcción, primero con el Panavia Tornado en los años 70 (una colaboración entre el Reino Unido, Alemania e Italia) y después con el Eurofighter Typhoon en los 90, que además de esos tres países incorporó a España. Francia afrontó en solitario esos retos, primero con el Mirage 2000 y después con el Rafale, dos buenos cazas de Dassault Aviation. Con la incorporación de cazas de quinta generación como los estadounidenses F-22 Raptor y el F-35 Lightning II, Europa empezó a quedarse atrás, en buena medida a causa del tiempo que costó desarrollar proyectos como el Eurofighter. Es por ello que para la cuarta generación de cazas, Europa ya está planeando sustitutos que se encuadran teóricamente en una sexta generación, que incluiría los últimos recursos tecnológicos, incluida la capacidad de volar sin piloto.

El FCAS: un proyecto entre Francia y Alemania

El primero de los nuevos cazas fue anunciado en abril de 2018 por Dassault Aviation y Airbus, como un proyecto entre Francia y Alemania. Actualmente el proyecto se denomina Future Combat Air System (FCAS, Futuro Sistema de Combate Aéreo). Su objetivo sería reemplazar al Rafale francés y a los Typhoons alemanes. La previsión inicial es que el FCAS entre en servicio en 2040, y para entonces los EF-18 estarían más que obsoletos. Hace una semana Jane’s publicó un vídeo con animaciones hechas a ordenador mostrando cómo sería el FCAS: un avión furtivo que podría controlar remotamente vehículos aéreos no tripulados (UAV) y con mejores capacidades de comunicación con otros sistemas aéreos, terrestres y navales.

Aunque en principio Francia y Alemania querían relegar a España a un papel de mero observador en este proyecto, sin participar en su fase inicial de diseño, con el argumento de agilizar más el proyecto, el pasado mes de diciembre la ministra de Defensa española, Margarita Robles, solicitó que España participe como miembro de pleno derecho, ofreciendo como argumento la necesidad de sustituir a la actual flota de EF-18. Unas previsiones irreales, que implicarían jubilar los Hornets españoles entre 2025 y 2030, con lo que el FCAS no llegaría a tiempo (por ello se está barajando, al mismo tiempo, su sustitución por Typhoons). Por las mismas fechas, el Ministerio de Defensa español confiaba en que los proyectos Tempest -del que hablaré a continuación- y FCAS acaben fusionándose.

El Tempest: un proyecto entre el Reino Unido, Italia y Países Bajos

El segundo de esos nuevos cazas de sexta generación podría ser el británico BAE Systems Tempest, un proyecto con el que colaborarían Italia y Países Bajos (da la casualidad de que son tres de los cinco usuarios europeos del F-35). El objetivo sería empezar a sustituir los Eurofighter británicos e italianos en 2035 con el nuevo caza. El 16 de julio del año pasado el Ministerio de Defensa británico presentó en el festival de Farnborough una maqueta con un diseño conceptual del nuevo avión. Podéis verlo en este vídeo publicado por Jane’s:

El diseño es muy parecido al del F-35, con las mismas líneas características de avión furtivo a los radares. La principal novedad de este avión, que inicialmente sería tripulado, es que también podría volar com un UAV (un avión sin tripulación) de forma remota. También podría servir de plataforma para control de drones. El nuevo modelo dispondría, además, de sistemas de comunicaciones para una mejor coordinación con otros medios aéreos, navales y terrestres. La planta motriz estaría formada por un motor de ciclo adaptativo, que permite variar la configuración del reactor de un modo de alto poder a otro de alta eficiencia, en función de las necesidades del momento, prolongando la autonomía de vuelo del caza hasta en un 35%.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.700

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.