Pablo Casado zanja su fiasco electoral descalificando a los exvotantes del PP

Tener principios no es ser de extrema derecha: carecer de ellos te convierte en extrema veleta

El pasado domingo fui uno de los 2,6 millones de españoles que votaron a Vox. Lo hice con la tranquilidad que da votar a un partido que defiende mis principios sin avergonzarse de ellos.

Éstos son mis principios y no tengo otros: un pequeño manifiesto de un español cualquiera
Neolengua: 5 métodos de manipular palabras que se usan para que no te atrevas a discrepar

Pablo Casado les compra el discurso a los políticos y medios progres

Como votante de Vox, me doy por aludido ante la penosa declaración hecha ayer por Pablo Casado llamando “extrema derecha” al partido por el que voté. Digo “penosa” porque me produce conmiseración ver a un dirigente político del que cabía esperar algo más y mejor, o al menos eso parecía, comprándole el discurso a los políticos y medios progres. A Casado sólo le ha faltado llamarnos “fachas” a los votantes de Vox, para que así en su próxima entrevista en La Sexta o en El País le puedan dar una palmadita en la espalda por ser tan obediente.

Por supuesto, las descalificaciones de Casado me resbalan tanto como las de socialistas, separatistas y comunistas. A día de hoy, ya tenemos un partido como Vox, que no se echa a temblar ni mancha los pantalones en cuanto un progre le lanza palabras-policía. Al contrario: como dijo Abascal en Vistalegre el pasado mes de octubre, se las cuelgan como si fuesen medallas. Y es que a diferencia del PP, los principios de Vox son lo bastante sólidos como para que encojan al contacto con anatemas progres. Los que deberían reflexionar seriamente, y espero contribuir a ello con esta entrada, son los que han decidido seguir apoyando al PP, entre quienes hay muchas buenas personas que creen que ese partido tiene por objeto defenderles.

Vox es un partido liberal-conservador, y el PP ¿qué es?

Vox defiende la unidad y la soberanía de España, la Constitución, el derecho a la vida, la libertad de educación, la propiedad y el libre mercado. En este sentido, Vox es un proyecto genuinamente liberal-conservador. Y el PP, ¿qué es? En Madrid te habla de la unidad de España y en Galicia asume ideas nacionalistas. En su programa para las elecciones generales reivindicó cosas que Feijóo está incumpliendo abiertamente. En los últimos años, como he venido denunciando desde estas páginas, el PP no ha tenido reparos en votar junto al PSOE y Podemos a favor de leyes que lesionan derechos constitucionales como la libertad de educación, la libertad de expresión y de información, la libertad religiosa e incluso el derecho a la presunción de inocencia, pero luego va presumiendo de “constitucionalista”. Es el mismo PP que asegura que defiende la unidad de España, pero un mes antes de las elecciones ya ofrecía pactos a los separatistas del PNV.

La dirección del PP se avergüenza de sus votantes

La culpa del batacazo electoral que se llevó el PP el pasado domingo no es de Vox ni de quienes le votamos. La culpa de las desdichas del PP la tiene el propio PP, por su incoherencia y por traicionar sus compromisos, dando gato por liebre a sus votantes una y otra vez, en la confianza de que tanto engaño le saldría gratis porque no había un partido capaz de capitalizar el descontento de los traicionados. Pero resulta que ahora lo hay. Con su declaración de ayer, lo que Casado demuestra es que se avergüenza de sus votantes, porque a fin de cuentas, los principios que defiende Vox son compartidos por muchos electores que siguen apoyando al PP. Como tantas otras veces, parece que a la cúpula del PP le gustaría más tener los votantes del PSOE: al fin y al cabo, cuando tuvo mayoría absoluta el PP dejó intactas las leyes ideológicas socialistas, en una forma de gobernar que parecía empeñada en complacer al electorado del PSOE antes que al suyo.

Una empresa política que ya no tiene más principios que el poder

Obvia decir que como partido democrático y de corte liberal-conservador, Vox está tan alejado del fascismo como del comunismo. Y en ese sentido, es de agradecer que sus dirigentes tengan las ideas tan claras al respecto. Por el contrario, el PP no ha tenido reparos en asumir tesis marxistas como la ideología de género; en el terreno económico ha acabado implementando recetas socialdemócratas (tal vez sea por eso que no es capaz de asumir un entorno de libre competencia ni tan siquiera en el ámbito de la política); y en diversos aspectos, está sumido en el pensamiento único progre. A estas alturas el PP no sólo ha renunciado a dar la batalla de las ideas contra la izquierda, sino que ha cubierto su vacío ideológico a base de asumir dogmas izquierdistas. Pero eso sí, cuando llegan las elecciones le quitan el polvo a la palabra mágica “derecha”, para intentar que sus votantes de toda la vida vuelvan a darles su voto. El PP ya no tiene más principios que el poder. Es una empresa política en la que los principios sobran y estorban: un partido de extrema veleta, en el que no hay reparo alguno a cambiar de discurso como quien cambia de chaqueta. Si en el PP se enfadan con Vox es porque el contraste entre uno y otro partido está dejando al PP en evidencia: es el contraste entre lo auténtico y lo postizo, la convicción y el oportunismo.

Foto: Aida / Wikimedia

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Fletcher Stillman

    Se puede decir más alto, pero no más claro.

  2. bilbaino

    “Con su declaración de ayer, lo que Casado demuestra es que se avergüenza de sus votantes”

    Me recordó a Pablo Iglesias tras las andaluzas llamando fascistas a sus antiguos electores. ¿Alguien escribirá una carta abierta a Casado como la que escribió un médico a Pablo Iglesias?

  3. Dardo

    Estos volantazos histéricos, nos afirman en el hueco de oportunidad que ha sabido ver Vox -conectando con la ciudadanía, que es a la que hay que representar- y en la penosa inconsistencia del PP. Si todavía algunos teníamos dudas en esta segunda vuelta (municipales y europeas), nos las acaba de despejar Casado, que sin solución de continuidad ha pasado de querer incluir a ministros de Vox a estigmatizarlos.

  4. bilbaino

    Casado: “No les importa la gobernabilidad, solo socavar al PP”

    Ninguna autocrítica.

  5. bilbaino

    Casado: “El voto a Vox ha sido un voto inútil”.

    Ha faltado muy poco para el sorpasso de CS, lo que hubiera dejado al PP como el voto inútil.

  6. Vox no tiene nada de lo que le acusan. El programa de VOX, salvo algunos temas es lo que debaria haber hecho Rajoy cuando gano con mayoria absoluta hace 8 años. Lo que ha estad ocurriendo es que todos los del PP que han estado en alguna posicion de poder poco a poco se han separando del centro derecha y se han convertido en centro izquierda (cara a las elecciones). Mientras que el PSOE esta claramente en la ultra izquierda uniendose – antes – con Podemos que es de extrema-izquierda.
    ¡Una cuestion de matematias, querido Watson!

  7. Ahora veremos que pasa. El panorama en el nuevo parlamento es de 3r mundo lleno de grillos.

  8. Sharovarov

    Santiago Abascal no debió decir lo de que “se os está poniendo cara de UCD” cuando se supone que el gran sueño de Vox es, precisamente, sustituir al PP. Hombre, quiero pensar que no es ni mucho menos así, pero, al decir eso, pudiera parecer que Abascal sintiera pena por el PP. Por mi parte, ojalá desaparecieran de verdad como partido, es lo que se merecen.

    Sugerencia como tema para una entrada de Elentir: “El ensanchamiento que pide Feijóo para el PP”, ¡jajaja!

  9. Sharovarov

    ¿Cómo no me voy a reír? Se supone que el ensanchamiento que propone Feijóo sería hacia la izquierda, lógicamente. Pues nada, que a partir de ahora el PP defienda, por ejemplo, la legalización de la prostitución y de los vientres de alquiler. La verdad es que me estoy divirtiendo mucho estos días, sobre todo con el PP, claro. En mi pueblo le ha dado el sorpasso Vox. El PP en mi pueblo es el quinto partido. ¡El tiempo que hace ya desde que les puse en el exterior de su sede: “No diga Rajoy, diga Zapatejoy”!

  10. Jandro

    El batacazo electoral del PP es el que debió darse Rajoy en cuanto traicionó a sus votantes, incluso aunque fuera a costa de que gobernara la izquierda. Ha llegado tarde, pero al menos ha llegado.

    Casado está dejando ver cómo es y lo que veo no me gusta. Parece un tipo carente absolutamente de iniciativa que se dedica a tratar de copiar a otros: en estas elecciones lo intentó queriendo ser VOX; ahora va a tratar de ser C’s.

    Por fin veo por qué presumía de ideas de VOX después de haber pasado muchos años siendo defensor de las de Rajoy: Casado no tiene ideas propias, solo va siguiendo la inercia, viendo cómo puede sacar mejores resultados. Creí que tenía más convicciones que Rajoy, pero parece que no. El PP sigue con el arriolismo hasta el abismo. No ha cambiado nada a pesar de que se fuera Soraya.

    Frente a cambiar mis principios en busca de votos, como hacen PP o C’s, Vox representa una nueva manera de entender la política, totalmente opuesta y que consiste en seguir unos principios siempre, con paciencia hasta que lleguen los resultados. Eso ilusiona, eso es una opción que la ciudadanía va a terminar apoyando en masa porque convence, es un grupo del que te fías. Tardarán más o menos, pero llegarán resultados muy buenos, estoy convencido.

  11. pacococo

    Sharovarov

    El ensanchamiento le conducirá a donde ha estado siempre: en la socialdemocracia.

    Y además, no han engañado a nadie, siempre suspiraron por el centro y el centro es socialdemocracia o así. Fueron sus votantes no que no quisieron ver a quiénes votaban.

    Y ahora que se reparten los votos y con tendencia a perder más, es cuando vienen los llantos y las culpas, por supuesto de los demás.

  12. Sharovarov

    Quizás no me hayas entendido, Pacococo. Cuando digo que el ensanchamiento sería hacia la izquierda no estoy diciendo que estén en la derecha, sino que en todo caso sería aún más en esa dirección. De hecho, para mí el PP está en la izquierda desde hace tiempo: muchas veces le he llamado en mis comentarios “Partido Psocialista”; y a Rajoy, “Zapatejoy”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.