La Armada Noruega prefiere un nuevo buque y abre la puerta a que sean varios

Las sorpresas del informe oficial que aconsejó no reparar la fragata noruega Helge Ingstad

Ayer se conoció que el Gobierno de Noruega ha descartado la reparación de la fragata KNM Helge Ingstad, que resultó gravemente dañada en noviembre tras colisionar con un petrolero.

El vídeo en directo de la reflotación de la fragata noruega KNM Helge Ingstad
La impresionante detonación de los torpedos de la fragata noruega KNM Helge Ingstad

Las conclusiones del resumen del informe oficial publicado por Noruega

Según informó ayer el diario noruego Norway Today, el Gobierno de ese país nórdico se ha inclinado por adquirir una nueva fragata que por reparar la dañada, después de conocer las conclusiones del informe elaborado por la Agencia de Materiales de Defensa de Noruega, que fue publicado el 13 de mayo. He podido localizar ese informe: se puede leer pulsando aquí (ver PDF). Un resumen del informe fue publicado por la web del Ministerio de Defensa el 15 de mayo (se puede ver aquí). El resumen del informe señala lo siguiente:

  • El daño a KNM «Helge Ingstad» se considera aproximadamente total. Sería un trabajo muy extenso y costoso, pero técnicamente es posible reparar el barco“.
  • Una reparación ascendería a 12-14 mil millones de coronas [entre 1.241 y y 1.448 millones de euros] y duraría más de cinco años”.
  • La construcción de un buque equivalente al KNM “Helge Ingstad” se estima en 11-13 mil millones de coronas [entre 1.138 y y 1.345 millones de euros] con un tiempo de finalización de poco más de cinco años”.
  • El riesgo técnico, económico y temporal es menor para las construcciones nuevas en comparación con la reparación del barco”.
  • Cualquier desguace del buque está destinado a costar 50-100 millones. [entre 5,17 y y 10,34 millones de euros] Este es el costo neto cuando se deduce el valor de ventas de metal y otros materiales que pueden recuperarse”.
  • Algunas piezas pueden reutilizarse después de una revisión y reparación, pero no reducen significativamente los costos de reparación. Las partes se consideran más relevantes como piezas de repuesto para otras fragatas“.
  • El valor de las piezas se estima en 100-400 millones de coronas, [entre 10,34 y y 41,38 millones de euros] sujeto a las inspecciones y reparaciones necesarias”.
La fragata KNM Helge Ingstad cuando aún estaba como nueva. El accidente que llevó a su hundimiento se produjo cuando el buque aún no había cumplido los diez años de servicio (Foto: Ministerio de Defensa de Noruega).

Los detalles del informe oficial que no aparecen en el resumen

El informe (ver PDF) se extiende más en detalles. En su apartado 2 señala lo siguiente: “La construcción del buque se remonta a principios de la década de 2000. El desarrollo tecnológico significa que muchos sistemas deben ser reemplazados durante una reparación, ya que los sistemas ya no están disponibles en versiones anteriores. Por lo tanto, una reparación significará que la KNM Helge Ingstad recibiría otros sistemas distintos a los que se encuentran a bordo de las otras cuatro fragatas, lo que conllevará costos operativos adicionales y desafíos relacionados con la competencia. Por lo tanto, cualquier reparación debe verse en el contexto de una actualización de mediana edad (MLU) general de la clase Nansen para garantizar la mayor estandarización entre los buques”.

El informe de Navantia señaló que todos los sistemas técnicos deben ser reemplazados

El apartado 2.1 del informe aborda el alcance de los daños en el buque. En esta parte se indica que, a petición de la Agencia de Materiales de Defensa de Noruega, Navantia ha preparado un informe de daños para los sistemas técnicos de la nave. Navantia, que construyó las fragatas, es la que se considera que tiene la mejor experiencia. Su conclusión es que esencialmente todos los sistemas técnicos de los barcos deben ser reemplazados. Algunos sistemas serán reutilizables”. Así mismo, la citada agencia apunta que “ha evaluado la magnitud del daño a los sistemas de tecnología de armas, sensores y conexiones. Todos los sistemas de tecnología de sensores y conexiones han sufrido tantos daños que deben ser reemplazados. También se deben reemplazar los componentes electrónicos y eléctricos asociados con los sistemas de armas. Los componentes mecánicos de los sistemas de armas pueden reutilizarse hasta cierto punto”.

La KNM Helge Ingstad tras su hundimiento. Aunque tardó varios días en hundirse, su tripulación evacuó tan rápidamente el buque que se dejó izada la bandera naval de Noruega (Foto: Cornelius Poppe / NTB scanpix).

El precio de una nueva fragata es una estimación noruega que no vincula a Navantia

El apartado 2.2 del informe analiza el alcance, costos y tiempo para una reparación, empezando con el siguiente párrafo: Se considera técnicamente factible reparar el casco, así como devolver el rendimiento y las capacidades del buque. Sin embargo, el daño a la embarcación se puede considerar aproximadamente total“. Sobre las estimaciones del coste de una posible reparación que hemos visto más arriba (entre 12.000 y 14.000 millones de coronas), el informe indica esto: “Las estimaciones que se han realizado están sujetas a incertidumbre ya que no se han obtenido ofertas vinculantes contractuales, pero las estimaciones se basan en los precios obtenidos de, entre otros, Navantia y la Marina de los Estados Unidos“. Es decir, que en caso de que Navantia construya una nueva fragata para sustituir a la accidentada, los importes indicados en el informe oficial noruego no son vinculantes para la empresa española, sólo son orientativos.

El informe señala que “el precio será significativamente menor si se solicita una serie”

Además, esta parte del informe añade que tanto si el barco se hubiese reparado como si se compra uno nuevo, no será igual a la KNM Helge Ingstad y podría salir más caro que la fragata original: “Independientemente de la reparación o construcción nueva, el barco tendrá una configuración diferente a la actual. El costo de una sola vez es alto y, por lo tanto, el precio será significativamente menor si se solicita una serie. Los costos se evalúan según la información preliminar de Navantia y lo que otros países pagan por embarcaciones similares. Se estima que se necesitarán poco más de cinco años para construir una nueva fragata. Materiales de Defensa considera que existe un riesgo técnico, económico y temporal menor asociado con una nueva construcción. Hay varias razones por las que una nueva construcción parece tener un costo algo más bajo que una reparación, incluida la necesidad de desmantelar partes del casco y la adaptación de nuevos equipos a una configuración más antigua”.

La fragata KNM Helge Ingstad poco después de ser reflotada por los buques grúas “Gulliver”, con bandera de Luxemburgo, “Rambiz”, con bandera de Bélgica (Foto: Ministerio de Defensa de Noruega).

“Algunas de las piezas de KNM Helge Ingstad pueden reutilizarse después de una verificación de la condición”, añade el informe, “pero no tendrán ninguna importancia significativa para reducir los costos totales asociados con una reparación. Las partes se consideran más apropiadas para usar como piezas de repuesto para las fragatas existentes. Se estima que el valor de estos componentes asciende a 100-400 millones de coronas condicionados a las inspecciones y reparaciones necesarias que se realicen”.

El importe indicado para el desguace tampoco es vinculante

El apartado 2.3 también reconoce posibles cambios en el coste del desguace de la fragata accidentada: La estimación está gravada con incertidumbre, entre otras cosas, por los costos asociados con el manejo de muchos materiales peligrosos que deben manejarse por separado. Dado que hay varios factores que requieren una evaluación más detallada, solo se dispondrá de una estimación más calificada cuando Materiales de Defensa hayan obtenido ofertas vinculantes de proveedores relevantes”.

El informe abre la puerta a la posibilidad de pedir más fragatas

El apartado 3, dedicado a las conclusiones, también añade un matiz que no se incluye en el resumen del informe publicado por el Ministerio de Defensa noruego. Lo indico aquí en negrita: “La construcción de una nueva fragata se estima en 11-13 mil millones de coronas y toma casi al mismo tiempo. El costo unitario es alto y habrá un precio más bajo por fragata cuando se construyan varias en serie. Materiales de Defensa considera que existe un riesgo técnico, económico y temporalmente menor asociado con una nueva construcción”. De esto cabe deducir que la Armada Real de Noruega se estaría planteando encargar más fragatas como la nueva que sustituya a la KNM Helge Ingstad. A Navantia esto le vendría de perlas, puesto que la empresa española sería la más indicada para la construcción de los nuevos buques, pues se ha convertido en puntera en la exportación de buques de guerra con el sistema AEGIS como el de la fragata accidentada. Recordemos que sólo seis países tienen buques de guerra con el sistema de combate AEGIS: EEUU, Japón, Corea del Sur, España, Australia y Noruega, y los tres últimos lo tienen con buques construidos por Navantia.

La fragata KNM Helge Ingstad después de ser reflotada. La brecha que se produjo en su lado de estribor aparecer tapada parcialmente con paneles, pero eso no impide apreciar claramente la amplitud de los daños que se produjeron tras su colisión con el petrolero maltés Sola TS (Foto: Ministerio de Defensa de Noruega).

Foto principal: Ministerio de Defensa de Noruega.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sergio

    Pues menos mal que la brecha era una pequeña porción. Se extiende a lo largo media eslora.

  2. Nordes

    La colaboración entre Navantia y las Armadas Española y Noruega es excelente. Sería beneficioso para ambos países realizar las F-110 adaptándolas a las necesidades de ambos países.
    Los noruegos nos han exigido mucho y gracias a ello somos mejores constructores.

  3. DAGM

    Unirse al programa F-110 creo que sería lo mejor para Noruega.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.