El diario afín al PP se inventó datos y citas sobre el diputado de Vox y su familia

Iván Espinosa deja en ridículo a La Razón por publicar una noticia falsa sobre Vox

El uso de fuentes anónimas para atacar a una persona o a un partido político es un fenómeno que está convirtiendo el periodismo español en una auténtica fábrica de bulos.

PP y Cs querían hacer pasar a Vox por el aro progre en Murcia: lo que otros no te cuentan
Una manipulación de La Razón contra Vox se vuelve contra el periódico y su director

Un diario afín al PP que se dedica a atacar a Espinosa a base de chismes

El diario La Razón, un medio propiedad del Grupo Planeta y muy conocido por su servilismo al Partido Popular, está cogiendo la costumbre de atacar a Iván Espinosa de los Monteros a base de chismes. El portavoz de Vox en el Congreso se ha convertido en el enemigo público número uno de ciertos medios afines al PP. Tal vez piensan que así serán capaces de doblegarle a base de ataques personales para que así Vox pase por el aro progre del PP y de Cs. El 27 de junio La Razón ya tiró de rumores para publicar esto en una noticia: “Del negociador de Vox, Iván Espinosa, se escucha decir que ha elevado la apuesta porque «no ha conseguido una consejería para su mujer», la líder madrileña del partido, Rocío Monasterio”. Da vergüenza ajena leer algo así, propio de un patio de Marujas, en un periódico. “Se escucha decir”, “hay quien cuenta” y “fuentes bien informadas” son expresiones habituales en el periodismo español para colar como informaciones cosas que no lo son, para convertir artículos de opinión en noticias e incluso para inventarse noticias.

El viernes Abascal ya desmontó una maniobra cizañera de La Razón

El pasado viernes el diario pepero volvía a la carga culpando a Espinosa de tumbar un “pacto que el PP cerró con Abascal en Murcia”, cuando la realidad es que la dirección nacional de Cs torpedeó ese pacto. Ese mismo día, y ante los bulos que estaban lanzando los medios afines al PP sobre lo ocurrido en Murcia, Abascal denunciaba “los embustes del PP y su jauría mediática” y felicitaba “a Iván Espinosa y al equipo de negociación porque han mantenido la decencia y la dignidad en una mesa donde había más de un tahúr. Basta de mentiras y de burdos intentos de división. Somos un equipo”. La mención a los “burdos intentos de división” era una clara de referencia a las maniobras de La Razón y de algún otro medio para sembrar cizaña en Vox a base de mentiras. Con esas palabras, Abascal dejaba por los suelos la maniobra de La Razón. Pero Francisco Marhuenda, el director de ese periódico, parece haber cogido muy malas costumbres después de pasar tanto tiempo en los platós de La Sexta: en vez de rectificar, La Razón lanzó una nueva noticia falsa.

Una noticia sensacionalista que sólo apela a fuentes anónimas

La noticia, en clave sensacionalista, se publicó ayer con este título: “Espinosa de los Monteros ha tomado el control absoluto de Vox”. Apela a fuentes anónimas para atacar al portavoz parlamentario de Vox y a su mujer en la misma entradilla de la noticia: “Miembros de la dirección aseguran que «ha dejado en un segundo plano» a Abascal. Estas voces creen que actúa «como un caudillo» y le bautizan junto a su mujer, Rocío Monasterio, como una «pareja de guillotina»”. La noticia es, de principio a fin, un ataque personal contra Espinosa y su familia. La Razón intenta adornar el bulo con ciertos detalles, como que la madre de Espinosa se dedica a “los sectores del arte, en especial la pintura”. Del diputado de Vox dice: “En su despacho de la Cámara Baja figuran sus sellos personales: algún cuadro de su pinacoteca privada, fotos de Rocío y sus cuatro hijos y una Biblia antigua de gran valor histórico”. También apunta que Iván es “un apasionado del senderismo y de las motos, y procura bañarse en verano en las aguas de Marbella, dónde mantiene muchos amigos”. Además, comenta que Espinosa “lleva la bandera española y algún emblema religioso en su atuendo personal”.

Iván Espinosa desvela que La Razón se inventó datos y citas sobre él

Ayer Espinosa dejó por los suelos la noticia falsa de La Razón en un hilo de Twitter. El dirigente de Vox señala: “no sólo es falso el titular sino que son falsos todos los datos que da sobre mí”, y pone un ejemplo: “ni mi madre (abogada) tiene nada que ver con la pintura, ni mi padre me introdujo en DENAES, ni he frecuentado ni conocí a Rocío en colectivos cubanos”. Espinosa añade: “ni veraneo en Marbella, ni me gusta el senderismo, ni tengo moto, ni una biblia en mi despacho, que tampoco tiene fotos, ni está decorado de forma alguna (me lo acaban de dar tal y como lo dejó el PP), ni tengo una pinacoteca, ni llevo la bandera española ni emblemas religiosos en mi atuendo personal”. El diputado de Vox también niega haber pronunciado las citas que le atribuyen: los entrecomillados que me atribuyen, completamente inventados (jamás digo “me importa un bledo” ni mucho menos “mi conducta me avala””. Iván también comenta que la acusación de “borde” que lanza La Razón contra él, atribuyéndosela a antiguos compañeros del Icade, “ha dado lugar a unas risas en el chat que mantenemos desde hace años los compañeros de clase a los que se atribuye semejante afirmación”.

En 2011 La Razón criticó a medios “mentirosos” que recurren a “fuentes anónimas”

Curiosamente, Francisco Marhuenda borró el tuiteo que publicó difundiendo esa noticia (se podía leer aquí), después de la avalancha de críticas recibidas tras su difusión, pero ni su periódico ni él han rectificado ni han pedido perdón por publicar esas falsedades. Da la casualidad de que en la hemeroteca de su periódico se puede encontrar una noticia publicada en 2011 en la que hablaba del “desprestigio” de periódicos “amarillos, mentirosos y sensacionalistas”. Por entonces Marhuenda ya llevaba tres años al frente de La Razón. La noticia hablaba de tabloides británicos a los describía como “una mezcla peligrosa que se retroalimenta de exclusivas, fuentes anónimas, poder y dinero, mucho dinero”. El mismo periódico, ocho años después, tira de fuentes anónimas para atacar a un rival político del PP, el partido que parece marcar día a día la línea editorial de ese medio, y que ahora depende de Vox para seguir gobernando en la Comunidad de Madrid, de la que La Razón ha recibido importantes ingresos en forma de publicidad institucional. Pues sí, don Francisco: “fuentes anónimas, poder y dinero, mucho dinero”.

Foto: Efe. Francisco Marhuenda, director del diario La Razón.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alvaro

    Offtopic solo a medias, ya que no va de Paco MALhuenda pero sí de antiperiodismo progre con discurso de odio para la criminalización de Vox.

    Y es que la capacidad de la izquierda para dar asco cada vez que vomita su propaganda no tiene límites. Lo último, un artículo en Diario de Cádiz con un título tan neutro, objetivo y comedido como “Vox mata”.

    https://m.diariodecadiz.es/opinion/analisis/Vox-mata_0_1370863137.html

    Un saludo.

  2. Jandro

    Definitivamente, a Marhuenda parece que se le ha ido del todo. Siempre ha sido un mercenario, pero esto ya es de un periodismo estilo Público, a la desesperada.

    Por cierto, increíble lo de Público. Ejemplo:
    https://tinyurl.com/y2oju9cp

    Aún parece este un grado de miseria inalcanzable para La Razón, pero todo se andará. Solo hay que decirle a Marhuenda: “supera esto”.

  3. Blanca

    Hay que tener en cuenta que Marhuenda está vendido al PP en cuerpo y alma, y por tanto no es de fiar en absoluto. Carece totalmente de objetividad, y va a peor.

  4. Sharovarov

    Error: “27 de julio”.

  5. Huichi Lobos

    Pues yo juraría que no es nada más que envidia.

  6. Blanca

    Así es, Huichi. En este país no se puede tener buena pinta y ser hijo de buena familia. Eso aumenta el odio hacia Vox.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.