Las primeras referencias a su patronazgo sobre nuestra Nación datan del S.VIII

Así es como Santiago, el ‘Hijo del Trueno’, se convirtió en el santo patrón de España

El 25 de julio es el día de Santiago el Mayor, patrón de España y particularmente de Galicia, la región española en cuya capital, Santiago de Compostela, están sepultados sus restos.

El Milagro de Empel: así llegó la Inmaculada Concepción a erigirse en patrona de España
Las 20 ofensivas islámicas que sufrieron los territorios cristianos antes de las Cruzadas

Un pescador de Galilea y discípulo predilecto de Jesús

Lo que se sabe sobre Santiago es que era hijo de Zebedeo y de Salomé, y era pescador como su hermano Juan. Toda la familia vivía en Betsaida, en Galilea, a orillas del lago Tiberíades. Antes de ser discípulo de Jesús, Santiago ya conocía a Pedro porque era socio de su padre. Tanto Santiago como su hermano Juan y Pedro se convirtieron en los tres discípulos predilectos de Jesús: estuvieron con Él cuando obró la mayoría de sus milagros, y le acompañaban en el Huerto de Getsemaní en la noche en la que fue arrestado. Debido a su fuerte temperamento, tanto Santiago como su hermano Juan fueron apodados por Cristo como «Hijos del Trueno».

El santo que introdujo el Cristianismo en España

Después de la muerte, resurrección y ascensión de Cristo, Santiago viajó hasta lo que entonces se llamaba Hispania. Así pues, fue él quien introdujo el Cristianismo en el actual territorio de España, reuniendo aquí algunos discípulos que continuarían con su labor. Según la tradición, la Virgen se le apareció a Santiago sobre una columna de piedra, en la actual Zaragoza en el año 40, antes de la asunción de María. Es el origen de la actual advocación de la Virgen del Pilar que se venera en la Basílica de la capital aragonesa. Después de esa aparición, Santiago regresó a Palestina en busca de María. Conocedor de su presencia allí y de que era uno de los más importantes apóstoles de Cristo, el rey Herodes Agripa I -nieto del rey Herodes que ordenó la matanza de inocentes en Belén- ordenó que le mataran, falleciendo decapitado en torno al año 44. Así pues, Santiago fue el primer Apóstol de Cristo que sufrió el martirio por razón de su fe.

El Rey Alfonso II de Asturias fue el primer peregrino a la tumba de Santiago en el siglo IX, tras su hallazgo. También fue el que le nombró patrón de toda Hispania (imagen: Xacopedia.com)

El hallazgo de su tumba y el primer peregrino: un Rey

Tras el martirio de Santiago, varios de sus discípulos trasladaron su cuerpo por vía marítima hasta la Gallaecia romana, la actual región española de Galicia. Allí los enterraron cerca de Iria Flavia (la actual localidad de Padrón), en el bosque de Libredón. Allí la sepultura quedó olvidada durante los siglos que transcurrieron desde la caída del Imperio Romano hasta la llegada de los Suevos a Galicia y la posterior llegada de los visigodos. En el año 813, un ermitaño llamado Pelayo que vivía en el bosque de Libredón acudió al obispo de Iria Flavia para darle noticia de la aparición de una estrella señalando un lugar del bosque. Una vez que acudieron allí hallaron tres sepulcros de piedra romanos. Uno de los sepulcros contenía un cadáver decapitado. Los tres cuerpos enterrados fueron identificados como los de Santiago y sus discípulos Teodoro y Atanasio. La noticia se extendió por todo el Reino de Asturias, hasta el punto de que el Rey Alfonso II el Casto visitó los sepulcros, ordenando erigir una iglesia en el lugar del hallazgo. Alfonso II fue el primero de una larga lista de peregrinos que desde entonces acudirían la tumba del Apóstol, convertida en uno de los mayores centros de peregrinación de la Cristiandad, en la ciudad que hoy lleva su nombre: Santiago de Compostela, un topónimo que algunos atribuyen a la forma latina «Campus Stellae», Campo de la Estrella.

Imagen de Santiago Apóstol en lo alto de la fachada de la nave central de la Catedral de Santiago de Compostela, vista desde la Plaza del Obradoiro.

El histórico papel de Santiago como patrón de España

Pero antes del hallazgo de sus restos, un himno litúrgico de finales del siglo VIII, «O Dei verbum», atribuido al Beato de Liébana, (se puede ver aquí la versión original en latín), fue el primero en citar al hijo de Zebedeo como patrón de España:

«O vere digne sanctior Apostole
Caput refulgens aureum Hispaniae!
Tutorque nobis, et patronus vernulus,
Vitando pestem, esto salus coelitus:
Omnino pelle morbum, ulcus, facinus.»

«¡Oh apóstol santísimo y digno de alabanza,
cabeza refulgente y dorada de España!
Defensor nuestro y patrono nacional
sé nuestra salvación celeste contra la peste
y aleja de nosotros toda enfermedad, llaga y maldad.»

Tras el hallazgo de su tumba, el Rey Alfonso II de Asturias (760-842) nombró a Santiago «patronus et dominus» de toda Hispania, siendo el primero en darle ese reconocimiento a nivel oficial. Durante el reinado de Ordoño I de Asturias (821-866), Santiago es mencionado como «noster et tocius Hispanie patronus» (nuestro patrono y de toda España), según cita Adeline Rucquoi en «Adversus Elipandum. El reino de Oviedo y el culto a Santiago». A finales del siglo XV, los Reyes Católicos reafirmaron ese patronazgo del «bien aventurado apostol señor Santiago luz e patron de las Españas cabdillo e guiador de los Reyes dellas e de los otros santos e sanctas de la corte celestial».

La tradición milenaria de la ofrenda nacional al Apóstol

Otra tradición española remarca el patronazgo del Apóstol: el «Voto de Santiago», instaurado por Ramiro I de Asturias (790-850) en el siglo IX, que consistía en una ofrenda anual a Santiago en el templo donde está sepultado. El voto perduró durante cientos de años, hasta que fue abolido por las Cortes de Cádiz en 1812, lo que causó un gran disgusto a nivel popular. El rey Fernando VII lo recuperó, pero volvió a ser anulado por la Revolución de 1869. Ese voto fue recuperado en 1937 por Francisco Franco, que estableció el 25 de julio como fiesta nacional y la jornada en la que se llevaría a cabo esa ofrenda nacional, que durante el franquismo fue personalmente presentada por el Jefe del Estado o por los jefes de la VIII Región Militar y del Departamento Marítimo de Ferrol. Actualmente la lleva a cabo anualmente el Rey de España, ya en persona o -más habitualmente- a través de un delegado regio (el presidente de la Xunta de Galicia o el alcalde de Santiago, generalmente). Con la llegada de la democracia, el 25 de julio dejó de ser fiesta nacional, aunque se sigue celebrando en tierras gallegas como día de Galicia.

Representación artística de Santiago Apóstol a caballo que se conserva en la Catedral de Moyobamba, Perú.

El origen de su patronazgo sobre la Caballería española

Además de la asociación entre Santiago y la peregrinación iniciada por el Rey Alfonso II (y que hoy se plasma habitualmente en la iconografía del santo como un peregrino), el primo y sucesor de ese monarca inició una asociación aún más curiosa. Y es que durante el reinado de Ramiro I de Asturias tuvo lugar la Batalla de Clavijo (844). Según la leyenda, Santiago se le apareció en sueños al Rey, animándole a negarse a ofrecer el tributo al Emirato de Córdoba que hasta entonces pagaba el Reino de Asturias como muestra de vasallaje, y animando al Rey a invocar su nombre en batalla. Los asturianos así lo hicieron, e invocando a Santiago lograron vencer a los moros en Clavijo. La leyenda acabó derivando en la aparición en plena batalla de Santiago montado en un caballo blanco y portando un estandarte blanco, contribuyendo así a la victoria de los cristianos contra los musulmanes. Se inició así otra de las representaciones iconográficas más habituales del Apóstol: la de Santiago Matamoros. El lema de «Santiago y cierra España» (la orden de «cerrar», en caballería, significa trabar batalla, acometer al enemigo) se convirtió en el grito de guerra de los cristianos durante la Reconquista. El hijo de Zebedeo se convirtió en un azicate para la lucha por la liberación para los cristianos de la Península Ibérica, que había sido conquistada en casi su totalidad por los musulmanes en el siglo VIII.

Santiago de convirtió así en patrón del Arma de Caballería del Ejército español, un patronazgo que fue ratificado por la Real Orden de 20 de julio de 1892. De hecho, en la actualidad el himno de ese arma termina con el grito de guerra de «Santiago y cierra España» que los jinetes españoles exclamaron durante siglos.

La evolución de la famosa cruz de la Orden de Santiago desde su fundación en el siglo XII (Fuente: Forjadores del Tiempo).

La Orden de Santiago y el origen de la famosa Cruz de Santiago

En 1158, bajo el reinado de Alfonso VIII de Castilla (1155-1214), se fundó en Cáceres la Orden de Caballería de Santiago, que recibió la aprobación pontificia en 1175 del Papa Alejandro III (1100-1181). Fue una de las órdenes militares españolas fundadas durante la Reconquista para contribuir al esfuerzo bélico contra los musulmanes y para defender los territorios cristianos. Se trataba de una orden a la vez religiosa y militar, pero con una diferencia respecto de otras órdenes como el Temple: sus caballeros podían contraer matrimonio. Su historia está tan ligada a la Reconquista que una vez terminada ésta en 1492 y tras fallecer su último Gran Maestre, Alonso de Cárdenas, en 1493, el maestrazgo pasó a los Reyes de España, que lo han ido heredadando desde entonces. Actualmente el Gran Maestre es S.M. el Rey Felipe VI.

El origen de la famosa cruz que sirve de distintivo a la orden se remonta a un lema usado por estos caballeros: «Rubet ensis sanguine arabum» (La espada que se enrojece con la sangre de los árabes). No obstante, en sus inicios la orden usaba una cruz distinta de la que conocemos hoy en día (puedes ver su evolución sobre estas líneas, y encontrarás más datos en esta interesante conferencia publicada por el canal de Youtube de Forjadores del Tiempo).

«Defiende a tus discípulos queridos, protege a tu Nación»

En este día de Santiago quiero una vez más dirigir a nuestro santo patrón las palabras que le dedica el himno al Apóstol que se canta en la Catedral de Santiago cuando vuela el botafumeiro:

«Santo Adalid, Patrón de las Españas,
Amigo del Señor:
defiende a tus discípulos queridos,
protege a tu Nación.»

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. José Manuel Hernandez Dorta

    CONTANDO ESTRELAS.
    Elentirvigo.
    Excelente articulo sobre el patrón, nuestro patrón , de España y los españoles. Aun cuando, condensado y breve,ha expuesto la trayectoria del Apóstol desde la evangelización de España y las consiguientes creaciones de órdenes religiosas y de Caballería. Es uno de los grandes iconos de nuestra patria.
    Muchas gracias por la redacción y difusión de este articulo tan interesante.
    Reciban cordiales saludos.
    J.Manuel Hdez.

  2. Jandro

    Muy interesante y completa historia de la tradición que nos lleva hasta Santiago Apóstol.

    Y felicidades a todos los Santiagos.

  3. Luna

    Feliz día del Santo Patrón a todos.
    En mi familia, dos Jaimes, dos Santiagos y un Yago.

  4. Luis Carlos

    Si algún mequetrefe quiere soltaros alguna chorrada del tipo código da Vinci mi sugerencia es decir que lo que se lleva ahora es haber leído la vida de Jesús según las visiones de Maria Valtorta antes de que alguien se anime a adaptarlo a la pantalla. Esta es algo así como un quinto evangelio, o de lo más parecido a un quinto evangelio, pero sin, que yo sepa, diga nada en contra de los dogmas de la iglesia. Tiene algunos puntos de teología cuya profundidad le da mil patada a todos esos guionistas de Hollywood que se la dan de intelectuales pero lo suyo es sólo propaganda. No es una lectura comercial, no se preocupa de mantener el interés del lector con un adecuado ritmo narrativo ni nada de eso, pero a veces te encuentras algunas perlas, y después de eso, creo que bastantes se acaban inmunizando contra la propaganda anticristiana.

    Me pregunto si toda esta basura de propaganda anti-española es para provocar algo parecido a un niño superdotado que tiene un grandísimo potencial, pero sufre acoso escolar a causa del síndrome de altas amapolas, la hostilidad contra el que destaca por encima de los demás por parte de envidiosos o rivales, y se le acaba causando un trauma porque para los demás él es visto por sus defectos y ningún mérito por sus cualidades, con lo que pierde la fe en si mismo y desarrolla lo que en psicología se denomina «indefensión aprendida», la creencia de que no es capaz de arreglar la situación (un trauma así es como el miedo a volar de M.A. en el equipo A, la teleserie de los 80, y eso que era valiente cuando había que repartir tortazos o liarse a tiros).

  5. pacococo

    Quiero resaltar esto:

    Ordoño I de Asturias (821-866), Santiago es mencionado como “noster et tocius Hispanie patronus” (nuestro patrono y de toda España),

    Es decir que siempre se consideró España, que no vengan con tonterías los separatistas esos.

    Y felicidades a todos, porque de todos es le patrón. Especialmente a los santiagos, claro.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.