A 2.000 metros de altura, entre la niebla y en un sitio de difícil aterrizaje

Así es como los agentes de la Guardia Civil arriesgan su vida para salvar a montañeros

El pasado miércoles la Guardia Civil dio un nuevo ejemplo de hasta dónde son capaces de llegar sus agentes para salvar las vidas de sus compatriotas, aunque esto no siempre es noticia en los medios.

Un documental sobre el origen y el presente de la Guardia Civil, “guarda fiel de España entera”
Una espectacular demostración marítima, aérea y terrestre de la Guardia Civil en Vigo

Ese día por la tarde, el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil de Potes, en Cantabria y la Unidad de Helicópteros (UHEL) de la Guardia Civil de Asturias, con base en Lugo de Llanera, rescataron a una pareja de senderistas belgas “que quedaron enriscados en el paraje conocido como Canal del Vidrio, en el Macizo Central de los Picos de Europa”, según ha comunicado la Benemérita. La pareja había empezado su ruta montañera el miércoles por la mañana, “bordeando Peña Vieja para descender por la Canal del Vidrio”, un lugar que es “difícil de interpretar al no estar señalizado”, por lo que “los montañeros comenzaron a descender por un punto equivocado, lo que provocó que quedaran enriscados, sin posibilidad de ascender o descender”.

A las 15:00 horas los montañeros avisaron a la Guardia Civil y facilitaron las coordenadas de su ubicación. La Benemérita movilizó entonces a uno de sus helicópteros para una evacuación más rápida. “La patrulla del GREIM de Potes se desplazó hasta la estación inferior del teleférico de Fuente Dé, donde fue recogida por la aeronave, para seguidamente sobrevolar la canal en busca de los montañeros”, señala la Guardia Civil. Los montañeros belgas fueron localizados a unos 2.000 metros de altitud, en un sitio donde es difícil posar un helicóptero. A pesar de ello, “se buscó un punto de apoyo para la evacuación segura de los enriscados. La operación de rescate requirió dos viajes e implicó cierta dificultad por la niebla que cubría parcialmente la zona”. A las 17:00 horas se logró trasladar a los senderistas belga ilesos, “pero con síntomas de agotamiento severo”, hasta la estación inferior del teleférico, donde tenían su vehículo particular. Hay que recordar que el Servicio de Montaña de la Guardia Civil hizo 974 rescates en 2018, mayoritariamente de senderistas (454). El 22% de los rescatados el año pasado eran extranjeros.

Podéis ver aquí el vídeo de esta intervención en Cantabria, en el que se observa al viejo helicóptero Bö-105CB durante el rescate (concretamente es el HU.15-79, con numeral 09-109, un aparato comprado en 1982):

Nunca estaremos lo bastante agradecidos a los agentes de la Benemérita por el trabajo que hacen.

¡Viva la Guardia Civil!

Foto: Cuco Asturias GC.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Pues sí: ¡Viva la Guardia Civil!

  2. Luna

    Pienso que en ciertos pasajes de montaña debería ser preceptiva la presentación ante la Guardia Civil para obtener autorización de marcha. El rescate fue bien, gracias a Dios y a la preparación que tienen, pero ¿y si no hubiera sido posible?.

    En este caso incumplían algo que es muy básico: No ir nunca menos de tres personas, si una de ellas resulta herida o inmovilizada hace falta otra que cuide de ella y una tercera que vaya a buscar auxilio o lo que sea necesario. Y opino que habrían de ser al menos cuatro, porque este que al final queda solo corre también peligro.

    Felicito a la Guardia Civil por este rescate y por tantos como hace a lo largo del año ¡Ay que ver, 974!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.