Algunos ejemplos de los mensajes contradictorios de su agenda izquierdista

El autozasca de la ONU: sin darse cuenta está derribando mitos ideológicos que aún apoya

El organismo internacional, creado en 1945 para evitar nuevas guerras y proteger los derechos humanos, lleva años promoviendo mitos que nada tienen que ver ni con la paz ni con esos derechos.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU: 68 condenas a Israel y ninguna a Venezuela
El grupo islamista que la ONU rehusó condenar dispara a una embarazada y asesina a su bebé

Un enorme organismo burocrático que se esfuerza por justificar su propia existecia

Para empezar, debemos pararnos un momento a pensar de qué hablamos cuando nos referimos a la ONU. Cuando algunos hablan de ese organismo lo hacen como si representase a todos los países y a todas las formas de pensar. No es así. La ONU es uno de los mayores organismos burocráticos del mundo, y como tal está llena de burócratas que a menudo no tienen otra preocupación que justificar la existencia de ese carísimo organismo. Para que nos hagamos una idea, su presupuesto para 2018-2019 es de 5.396 millones de dólares. Ya solo en su secretaría trabajan 37.505 funcionarios. Según sus propios datos, la sección de la ONU con más funcionarios es el Departamento de la Asamblea General y de Gestión de Conferencias (DAGGC), con 2.464 empleados. En comparación, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DOMP) tiene 495.

Ni paz ni derechos humanos: los grandes fracasos de la ONU

Por otra parte, la ONU no parece haber tenido mucho éxito en el fomento de la paz. Si sólo contamos lo ocurrido en el siglo XX, antes de la creación de la ONU hubo 46 conflictos bélicos, y después ha habido 90. La ONU tampoco parece haber tenido mucho éxito en la defensa de los derechos humanos. Al fin y al cabo, la mayor dictadura del mundo, China, forma parte del Consejo de la ONU con derecho de veto. Por otra parte, difícilmente este organismo puede ofrecer una salvaguarda creíble de los derechos individuales teniendo en cuenta que en los últimos años han sido miembros de su Consejo de Derechos Humanos dictaduras como China, Cuba, Venezuela y Vietnam y monarquías absolutas como Arabia Saudí y Qatar.

Tras criticar el exceso de suelo agrícola ahora nos pide comer menos carne

Ayer el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), cuyos miembros no son independientes sino que son designados por los gobiernos miembros, publicó una nota de prensa que ha tenido un gran eco mediático. La nota empieza con una frase que revela el creciente antihumanismo de la ONU: “La tierra ya se encuentra sujeta a una presión creciente del ser humano, que el cambio climático acentúa”. La nota recomienda “un crecimiento demográfico reducido” y recomienda “dietas equilibradas basadas en alimentos de origen vegetal (como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras) y alimentos de origen animal producidos de forma sostenible en sistemas que generan pocas emisiones de gases de efecto invernadero”. Tras la nota del IPCC, los medios ya se han lanzado a decir que tenemos que comer menos carne para salvar al planeta. ¿Y cuál es la alternativa? Recordemos que hace dos años la ONU alertó de la deforestación a causa de “la enorme demanda por tierras agrícolas”. ¿Y ahora nos pide que comamos más verduras?

El hambre se reduce por el capitalismo pero la ONU sólo felicita a Cuba

Estas recomendaciones de la ONU llegan en un momento nunca visto en la historia: la erradicación mundial del hambre está más próxima que nunca, y el precio de los alimentos se ha reducido considerablemente en el último medio siglo, aunque el precio del pescado y de la carne ha subido. Por supuesto, es un logro que no podemos agradecer a la ONU, sino a la economía de mercado, que ha alcanzado su mayor extensión en las últimas décadas, tras la progresiva caída de la mayor parte de las dictaduras comunistas. Incluso China ha acabado adoptando el capitalismo tras las colosales hambrunas vividas durante el régimen de Mao. Los datos estadísticos que muestran la reducción del hambre en el mundo contrastan con los mensajes del organismo internacional. El año pasado la ONU aseguraba que “el hambre en el mundo sigue aumentando”. Esta declaración resulta especialmente indignante si tenemos en cuenta que en 2014 la ONU felicitó a Cuba por “haber erradicado el hambre”. Cinco años después de las palmaditas de la ONU a esa dictadura comunista, en la isla siguen teniendo que hacer largas colas para comprar productos básicos.

Promovió el mito de la superpoblación y acabó generando un declive demográfico

Durante años la ONU ha sido uno de los organismos internacionales que más ha extendido el mito de la superpoblación. La tesis alarmista de la “bomba demográfica” llevó a la ONU a promover el aborto a través de su Fondo de Población (UNPFA), y con ello ha ayudado a provocar un invierno demográfico que en muchos países amenaza con echar al traste sus economías. De hecho, la ONU llegó tan lejos en la promoción de ese mito que el UNPFA incluso financió los abortos forzados y las esterilizaciones involuntarias en China, motivo por el cual el presidente Trump ordenó retirar la financiación estadounidense a ese organismo hace dos años. De hecho, la propia China se ha visto inmersa en un envejecimiento demográfico que llevó a la dictadura comunista a acabar con su política de hijos únicos. Se da la circunstancia, además, de que ese país sufre un colosal desequilibrio demográfico: en el año 2000 nacieron 116 niños por cada 100 niñas.

Fomenta el aborto y a la vez pide más inmigración para solucionar la crisis demográfica

Para resolver el desaguisado demográfico que ella misma ayudó a provocar, el año pasado la ONU promovió un Pacto Mundial sobre Migración basado en la siguiente tesis: “La demografía sugiere que, si quieren mantener su nivel económico actual o incluso hacer crecer la economía, tendrán que recibir a extranjeros bien formados que cumplan con la demanda del mercado laboral del país”. El pacto fue rechazado por Estados Unidos, Austria, Hungría, Polonia, Estonia, Bulgaria, República Checa, Israel, Australia y la República Dominicana. Es grotesco que la misma ONU que ha promovido el aborto, incluso el forzado, ahora diga que necesitamos inmigrantes debido a la falta de niños, pero a la vez insista en decir que necesitamos “un crecimiento demográfico reducido”. Al final, lo que parece ocurrir es que la ONU se ha expandido de tal forma que sus distintas agencias son capaces de proponer una cosa y la contraria, pero siempre sin salirse de los cánones ideológicos izquierdistas, según los cuales la natalidad es mala y lo bueno es empujar a millones de personas a abandonar los países más pobres, dejándolos sin capital humano para prosperar, para que en Occidente podamos tener los recursos que nos faltan por culpa de las políticas antinatalistas de los progres. ¿La ONU tiene previsto reconocer sus errores y contradicciones alguna vez?

Foto: Patrick Gruban. La Asamblea General de la ONU en Nueva York.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Qué cúmulo de despropósitos

  2. Maqui

    España debería replantearse su permanencia en la ONU y pensar en salir de ella definitivamente. Todo lo que tú has descrito es absolutamente real.

  3. Cos

    No solo se pormociona el aborto desde la ONU, Amparo Medina ha denunciado como presionan a las naciones concicionando programas de ayuda a que lo incluyan en la legislación.
    http://www.youtube.com/watch?v=zK4CH9BLvCw

    http://www.youtube.com/watch?v=Dc388WkBgqk

  4. Luis Carlos

    Todavía muchos se creen que son bohemios librepensadores pero en realidad son manipulados con demasiada facilidad mediante la apelación a sentimientos y pasiones como el orgullo, el miedo, el rencor, el deseo, la envidia o la vergüenza.

    No se enteran de que el fascismo consiste en darle al estado un absoluto poder de control con la excusa de proteger al pueblo de sus enemigos. Los verdaderos antifascistas no son los que odian al capitalismo, sino los que avisamos del peligro de que el estado monopolice la economía, de forma que no se preocupe en ser competitivo porque ningún rival le va a quitar clientes, ni en sufrir en sus carnes las consecuencias de sus errores porque los demás seremos los que debemos pagar por los platos rotos.

    La ONU necesita una seria reforma, y no es sólo la hipocresía e incoherencia de los miembros de su mesa de derechos humanos, sino del peligro que imponga su voluntad a gobiernos elegidos democráticamente, aunque sea contra el deseo de millones de votantes.

    No hay exceso de población ni escasez de recursos, sino mala gestión por parte de gobiernos corruptos e incompetentes, y para evitar esto hay que limitar el poder del estado a lo mínimo, para cosas necesarias como hacer las normas de seguridad laboral o calidad de alimentos, pero poco más. Como dijo Ayn Rand “si un hombre de negocios comete un error, sufre las consecuencias, si un burócrata comete un error, tú sufres las consecuencias”.

    El día en que la tecnología médica permita la ectogénesis, criar embriones, incluso de seres humanos, en matrices artificiales, ¿cuándo sería antiético matar a un no-nato? El día en que se rechace por fin el aborto, será el fin de la revolución sexual, uno de los ganchos de la izquierda para captar nuevos adeptos.

    Los inmigrantes deben ser tratados con respeto y dignidad, pero no podemos abrir las puertas a desconocidos. Tiene que haber un filtro y unas normas, porque se ve que varios de los que vienen nos desprecian, e incluso son una amenaza potencial para otros extranjeros que sí quieren ganarse la vida honradamente y respetando las normas.

  5. Sharovarov

    Hay que hacer concentraciones de progras y progres a las puertas de los supermercados criminalizando a la gente que compre carne, ¡YA!

  6. Sharovarov

    Y a las puertas de las tiendas de comestibles, por supuesto, que todavía hay.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.