El portavoz adjunto de Cs amenaza con ignorar el acuerdo entre PP, Cs y Vox

La dirección de Cs torpedea el acuerdo con Vox en Madrid a tres días de la investidura

El acuerdo de investidura alcanzado por PP, Cs y Vox hace diez días corre peligro de romperse sólo tres días antes de que la Asamblea de Madrid vote como presidenta a Isabel Díaz Ayuso.

El Escorial: el PP y Cs ofrecen a Podemos la entrada en el gobierno que le negaron a Vox
Cuatro grandes principios que marcan la diferencia entre Vox y el ‘centrismo’ progre

El líder de Cs Madrid había agradecido la “buena fe” de Vox

El pleno de investidura está previsto para el 13 y el 14 de agosto, por lo que el miércoles sería la fecha indicada para la votación de Díaz Ayuso como nueva presidenta de la Comunidad de Madrid. El acuerdo de investidura fue anunciado por Rocío Monasterio el 1 de agosto. Al día siguiente, el portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, declaró en la Cadena SER que veía “el documento de Vox con buena fe y no es incompatible con el acuerdo de Cs y PP”, e incluso agradeció a Monasterio y a Díaz Ayuso “su predisposición para que hubiera gobierno”. Esa buena disposición de los tres grupos, que hizo posible ese acuerdo, amenaza con romperse ahora desde la dirección nacional de Cs.

El portavoz adjunto de Cs se lanza a torpedear el acuerdo

Esta mañana, la agencia Europa Press ha publicado unas declaraciones de Edmundo Bal, portavoz adjunto de Ciudadanos y miembro de su comité ejecutivo, en las que éste dice que en Vox “no parece que estén muy contentos con el acuerdo”, a pesar de que fue precisamente el partido de Abascal el que lo anunció en una rueda de prensa. Bal señala que “ya puede decir Vox lo que quiera; el caso es que nosotros con el Partido Popular hemos llegado a este acuerdo, vamos a ejecutar estas 155 medidas, nadie va a dudar o puede dudar de que una vez que llegamos a este acuerdo con el Partido Popular nuestra política va a ser ejecutarlo sin absolutamente ningún matiz”.

La dirección nacional de Cs ya torpedeó el acuerdo de Murcia hace un mes

Desde la dirección nacional de Vox y desde Vox Madrid aún no se han pronunciado sobre estas declaraciones. Europa Press sí que señala que la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, “ya ha advertido de que ellos no asumen las 155 medidas de PP y Cs”. La agencia también apunta que ante el riesgo de que PP y Cs no cuenten con la mayoría necesaria para sacar adelante su programa conjunto, Bal ha dicho que en Vox “tendrán que tomar sus decisiones en ese momento de acuerdo con lo que entiendan que le han prometido ellos a sus electores”. Hay que señalar que el pasado 21 de julio, Bal había pedido “responsabilidad” a Vox y que tomase ya una decisión sobre su posible apoyo al acuerdo suscrito por PP y Cs. Lo que está pasando en el partido naranja da la impresión de que la dirección nacional de Cs se dedica a pisotear los acuerdos alcanzados por sus dirigentes a nivel autonómico. Recordemos que a comienzos de julio, la dirección nacional de Cs ya torpedeó una reunión entre PP, Cs y Vox en Murcia.

Cs vuelve a apostar por imponerle a Vox un trágala a cambio de nada

Las declaraciones de Edmundo Bal parecen indicar que la dirección nacional de Cs vuelve a apostar por imponer a Vox un trágala, exigiéndole su apoyo para gobernar a cambio de nada. Este nuevo intento de bloqueo de la cúpula de Cs parece pensado para dinamitar el acuerdo en Madrid a última hora, obligando a Vox a desmarcarse ante un intento descarado de humillarles. Ésta es, precisamente, la actitud prepotente de Cs que retrasó durante semanas los acuerdos en Murcia y en Madrid. En todo caso, si Cs muestra esta actitud humillante contra Vox ya antes de la investidura, ¿qué puede esperarse que ocurra después? Una vez más, el partido naranja está demostrando que es una formación de centro-izquierda, a la que no le interesa respetar ni la libertad de educación ni la libertad de pensamiento, que es uno de los puntos del acuerdo ofrecido por Vox y que, por lo visto, la dirección nacional de Cs no acepta porque el partido naranja está empeñado en imponer la ideología de género con tanto afán como PSOE y Podemos.

Foto: Efe. Albert Rivera con Edmundo Bal en un mitin de Ciudadanos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Fletcher Stillman

    Una vez más, los de Ciudadanos demuestran ser unos veletas muy hipócritas de nuevo. Son como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer.

  2. Lorenzo

    Conclusión: que lo que tenía que haber hecho Vox desde las elecciones andaluzas es haber impuesto su programa en todos los sitios al modo de los nacionalistas vascos.
    Y, además, haber explicado bien que Vox está
    para cambiar programas, no personas. Y que para política de izquierdas, ya están los socialistas.

  3. Coincido totalmente con @Lorenzo. Entiendo que VOX es un partido político (aunque ellos se definan como “un movimiento”), no señores, dejáis de ser “movimiento” y os convertís en partido interesado por los votos cuando cedéis. Sé que no sólo tenéis 24 escaños y no podéis “imponer” todo vuestro programa, pero pienso que los votantes más fieles de VOX lo que queremos es FIRMEZA y si tiene que gobernar la extrema-izquierda, que gobierne, a la próxima que los españoles voten mejor, pero favorecer que gobierne la MAL-LLAMADA-“DERECHA” es prácticamente lo mismo que que gobierne la izquierda. Asi que BASTA YA. Muchos de los votantes de VOX tampoco hemos votado a VOX para que gobierne la izquierda disfrazada de “derecha”.

  4. Alonso Quijano

    Se ve que ha habido llamada atención del tío soros a Alberto

  5. Jandro

    Lo de Cs es de traca ya. Veremos cómo termina el asunto, pero el ninguneo y desprecio hacia Vox y sus votantes no se puede consentir ya más.

    Robert Prieto: que gobierne la mal llamada derecha es bastante peor que un gobierno de izquierdas propiamente dicho: las políticas socialdemócratas de PP y Cs se tratarían de interpretar como medidas de derechas, desplazando el centro político aún más a la izquierda.

  6. Sharovarov

    No creo que se rompa ningún acuerdo. Si los de Cs siguen atacando a Vox es porque saben que les va a salir gratis: o sea, que Vox no se va a echar atrás.

    La frase de Lorenzo “Y que para política de izquierdas, ya están los socialistas” me ha hecho recordar otra frase, en este caso, de Ortega Smith, cuando dijo hace poco: “que la izquierda pierda toda esperanza de gobernar la C. de Madrid”. No me pareció una frase acertada, ya que podría interpretarse, por ejemplo, que para él Cs es de derechas, de modo que le estaría dando la razón al régimen progre cuando éste habla de “las tres derechas” o de “las dos derechas y la extrema derecha”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.