El diario progre ataca un derecho amparado por seis tratados internacionales

Surrealista: El País acusa a Vox de ‘censura’ porque defiende un derecho constitucional

La capacidad de la izquierda política y mediática para manipular las palabras y retorcer su significado está llegando ya a unos extremos orwellianos. Hoy tenemos un nuevo ejemplo de ello.

La colosal infamia de El País sobre Abascal y el acoso criminal al que le sometió ETA
El País lanza contra Vox un adjetivo que sólo aplicó al separatismo para hablar de asesinos

El País y su manipulación puramente orwelliana del lenguaje

Un medio que lleva décadas apoyando al PSOE y sus atropellos contra las libertades, el diario El País, publica hoy un cínico editorial titulado «Respetar a los docentes». El texto acusa a Vox de llevar a cabo una «ofensiva» para «convertir los colegios en un escenario de pugna ideológica». Recordemos que en todos los años que llevamos de democracia, y con la puntual excepción de la LOMCE (PP), en España han estado en vigor sucesivas leyes educativas del PSOE (la LODE, la LOGSE y la LOE) que no sólo han ido deteriorando la calidad de la enseñanza, sino que además han abierto las puertas de los colegios al adoctrinamiento ideológico, tanto al de la izquierda como al de los separatistas. El País no sólo no puso el grito en el cielo por ello, sino que incluso ha negado los casos de adoctrinamiento más evidentes, que son los que quedan plasmados en los libros de texto. Y ahora resulta que el verdadero problema es Vox. Pero ¿qué pide este partido?

El diario progre considera polémico que los padres elijan la educación que desean para sus hijos

El editorial de El País afirma que Vox defiende «dos propuestas muy polémicas: la implantación del cheque escolar y el llamado Pin parental, que otorga a los padres el derecho a decidir la asistencia de sus hijos a las actividades escolares complementarias>». Según el diario socialista, la iniciativa de Vox es «muy irresponsable, pues abre la puerta a un cuestionamiento general por razones ideológicas de las actividades docentes«. El País habla de esas actividades como si fuesen dogmas incuestionables, pero ¿lo son acaso? Según el periódico de PRISA, Vox sostiene «la idea de que tratar cuestiones de género, de orientación sexual o hablar de la diversidad de familias es adoctrinamiento», y El País tacha de «censura» la pretensión de Vox. Lo que hace el diario es manipular. Para empezar, no dice la verdad sobre los verdaderos contenidos de esas charlas ideológicas: no se limitan a «tratar» cuestiones polémicas (muchas asignaturas las han tratado hasta ahora, empezando por la filosofía, sin que nadie protestase). Antes bien, lo que esas actividades llevan a cabo es imponer a los niños unas tesis ideológicas sobre las que la izquierda no tolera ninguna discusión.

Lo que las leyes de género están imponiendo y lo que defiende Vox

Para conocer qué contenidos se les imponen a los niños en los colegios basta con repasar las leyes de género aprobadas en varias regiones (ya las repasé aquí), unas leyes que asumen las tesis de la ideología de género y las imponen en las escuelas. Hay que recordar que si está ocurriendo esto no es sólo por culpa de partidos como el PSOE y Podemos: el PP y Ciudadanos también han apoyado esas leyes liberticidas. Frente a ese consenso progre asumido por esos cuatro partidos, lo que Vox pide es que se respete la libertad de las familias, tal y como recoge su propuesta de cheque escolar en su programa (ver PDF), presentado tal día como hoy hace un año, por ejemplo en el punto 61: «Implantar el sistema de cheque escolar. Devolver a los padres una auténtica libertad para elegir la educación de sus hijos, empezando por la elección del colegio«. Es decir, que para el diario socialista lo polémico no es que los políticos decidan por los padres: para El País lo polémico es que los padres puedan elegir el colegio al que quieren llevar a sus hijos.

Vox defiende un derecho amparado por la Constitución y por seis tratados internacionales

Por otra parte, el punto 63 de ese programa afirmaba: «Instaurar el PIN Parental y Autorización Expresa con objeto que se necesite consentimiento expreso de los padres para cualquier actividad con contenidos de valores éticos, sociales, cívicos morales o sexuales«. Lo que ha hecho la izquierda en esta cuestión es decirles a las familias que no tienen nada que decidir al respecto, y que los políticos progres ya deciden por ellas. Sin embargo, esto es lo que dice la Constitución en su Artículo 27.3: «Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea también recoge ese derecho en su Artículo 14.3: «Se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas«.

El Convenio Europeo de Derechos Humanos dice esto en su Artículo 2: «El Estado, en el ejercicio de las funciones que asuma en el campo de la educación y de la enseñanza, respetará el derecho de los padres a asegurar esta educación y esta enseñanza conforme a sus convicciones religiosas y filosóficas«.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos recoge ese derecho en su Artículo 18: «Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones«.

En el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ese derecho figura en el Artículo 13.3: «Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de escoger para sus hijos o pupilos escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas, siempre que aquéllas satisfagan las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza, y de hacer que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa o moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones«.

La Convención de la UNESCO relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza ampara ese derecho en su Artículo 5, que afirma «la libertad de los padres o, en su caso, de los tutores legales» de «dar a sus hijos, según las modalidades de aplicación que determine la legislación de cada Estado, la educación religiosa y moral conforme a sus propias convicciones«.

Finalmente, la Declaración Universal de los Derechos Humanos es muy clara en su Artículo 26: «Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos«.

Lo verdaderamente ‘ultra’ es la mentalidad totalitaria de El País

Todo esto que acabamos de leer es lo que hoy El País tacha de «censura» en ese infame y surrealista editorial, simplemente porque en España ya sólo queda un partido con presencia parlamentaria dispuesto a defender ese derecho: Vox. Y luego los progres del diario de PRISA vendrán llamando «ultras» a los miembros y votantes del partido-liberal conservador… Lo que es verdaderamente «ultra» es la mentalidad totalitaria que inspira ese editorial de El País, que retuerce el lenguaje y manipula los conceptos para intentar arrebatarles a los padres un derecho amparado por todos los tratados que acabo de citar.

Foto: El País.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Vamos Vox!!!

  2. Luis Recinos

    Pues si, Elentir, está claro que quien domina el lenguaje, domina el pensamiento. Ya lo afirmó Lacan, para quien «es el mundo de las palabras lo que crea el mundo de las cosas.» Por otro lado, es evidente que al izquierdismo jamás le han interesado ni importado todos eso «derechos» que Ud menciona. ¿Derechos? ¿Cuáles? Para el pensamiento totalitario lo único que cuenta es imponer sus ideas a la fuerza, incluyendo la violencia. Lo que está ocurriendo en España es perfectamente planificado, siguiendo los principios ideologícos ya conocidos. Y por supuesto, en esas circunstancias, a la disidencia hay que silenciarla por cualquier medio posible. Nada nuevo. Todo de acuerdo al plan maestro.

  3. Drociano

    La voz de su amo no tiene voz propia, tiene solo lo que el amo quiere que diga. ¿Cuándo se va a liberar El País de la imposición de sus amos?
    ¿cuándo El País será un medio libre para informar con objetividad, con criterio, etc. sin estar sujeto a lo que diga el amo?

  4. pacococo

    ¿Y que puede decir el Chafardero Indomable?

    Pues lo que le han dicho sus amos. Y a los amos no les gusta vox, qué le vamos a hacer.

    Porque los amos lo que quieren es que el Estado (el Estado omnipotente, el Estado orweliano) lleve a la gente desde la cuna a la tumba y para eos hace falta que la escuela esté dirigida. Lo que pide vox es justo lo contrario. Simplemente un poco de libertad.

  5. bilbaino

    Me alegro de que por fin un partido introduzca el debate del cheque escolar.

    El Pais: El tratar esas u otras cuestiones no es adoctrinamiento, es adoctrinamiento según como las trates. ¿Por qué no se pueden cuestionar las actividades docentes?

  6. Luis Carlos

    Se nota la diferencia entre el que trata de resolver los problemas tratando de convencer, concienciar, fomentar valores morales y el que no confía en la responsabilidad del ciudadano libre y lo quiere arreglar todo a base de nuevas normas, regulaciones y leyes. Se nota la diferencia entre el que sabe y quiere transmitir sus conocimientos aunque a veces llega a parecer un repelente y el que trata de ganar las discusiones a base de forzar a que le den la razón humillando al pobre que ose discrepar y llevarle la contraria.

    Su concepto de la libertad es que los demás tengamos que hacer lo que ellos nos digan, y no se atreven a ofender a los musulmanes. Ya se ha dado el caso de que han tenido que echarse para atrás porque padres musulmanes, con todo el derecho del mundo, han protestado contra esa clase de educación para sus hijos.

    Su rebelión contra la autoridad es un «quítate tú para ponerme yo», porque si se olvida el respeto a la dignidad humana, la base de nuestros derechos, se cumple las palabras de Nietzsche «el que lucha con monstruos que se cuide de no convertirse en uno de ellos».

  7. Jandro

    Está bien que Vox saque el debate del «cheque escolar». Si se puede llamar debate, porque no creo que nadie rechace este útil elemento si aplica un poco de sentido común en vez de una tonelada de demagogia.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.