Acosos y agresiones a los invitados de los Premios Princesa de Gerona

Nueva jornada de matonismo separatista en Cataluña ante la cobardía de Sánchez

El separatismo y la extrema izquierda siguen ejerciendo la violencia contra las libertades de los demás en Cataluña, con la complicidad del Gobierno regional y ante la inacción de Pedro Sánchez.

La violencia separatista que sufre la Policía en Cataluña ante el cobarde silencio de Sánchez
El PSOE se acobarda ante el golpismo e impone el estado de excepción a unos pacíficos monjes

Esta tarde han sido acosados, insultados y agredidos varios de los los invitados a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, que se celebra esta noche en la Ciudad Condal. Todo ello mientras los Mozos de Escuadra, dependientes del gobierno regional en manos de los separatistas, establecían un cordón policial que se ha demostrado claramente insuficiente para hacer frente a los actos de acoso de los violentos. Podéis ver aquí algunas imágenes del acoso y las agresiones sufridas por los invitados a la ceremonia y también por los propios agentes de la Policía catalana, que se ven agredidos sin responder, seguramente siguiendo órdenes:

Ya estamos en la tercera semana de algarada separatista y el Gobierno del PSOE sigue sin actuar, ni para aplicar el Artículo 116 de la Constitución y declarar el estado de excepción, ni para aplicar el Artículo 155 y suspender la autonomía, ni para aplicar la Ley de Seguridad Nacional. Pedro Sánchez sigue subordinando el orden en Cataluña a los pactos postelectorales del PSOE con los separatistas, de los que sabe que va a depender para poder gobernar a menos que opte por pactar con PP y Cs, un pacto que el presidente en funciones rechazó el pasado viernes.

Es muy alarmante que una región de España esté sufriendo este deterioro de las libertades más básicas -entre ellas la de expresión y la de circulación- a manos de una banda de totalitarios y todo ello por culpa de la cobardía de un Gobierno que exhibe valentía ante unos pacíficos monjes pero no se atreve a actuar contra el separatismo violento. España se merece un Gobierno valiente que se atreva a poner orden en Cataluña, incluso ilegalizando los partidos separatistas como propone Vox. Lo que está claro es que con el PSOE y su política de «moderación» la cosa va de mal en peor.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    Ayer alucinaba viendo cómo en un debate de televisión hablaba un periodista de El país/el PSOE sobre el respeto a los Jefes de estado. Y lo decía completamente en serio, después de haber defendido a ultranza la profanación de la tumba de Francisco franco, Jefe del Estado español que fue. Jugar a las republiquetas tiene varios colores, varios matices y una misma esencia que se nos avecina. Y ante eso debo recordar que llevamos más de 40 años en una de facto, por lo que cuando dicen «república» pretenden vendernos lo que ya tenemos pero sin la figura del Jefe de Estado, no hay más cera que la que arde. Y eso quiere decir exactamente antimonárquicos por el simple hecho de que así ostentan la autoridad y el mando supremos, así que esto conviene a todos los rojos, sean separatistas o lo sean igualmente pero digan que no lo son (La única diferencia actual en el rojerío).

    El PSOE sí ha tomado una medida indiscutible: La de la inacción absoluta para permitir que se den estos hechos y otros más graves, la de la vista gorda desde muy, muy lejos y la de la mentira flagrante… Dicen que no hay novedad, señora baronesa, que en Cataluña todo es rutina y no pasa absolutamente nada… a quien tenga un subfusil en su coche acorazado, claro.

    Un pequeño detallito que puede pasar por alto a quien no identifique a estos políticos escracheados: Reconozco en uno de ellos a un concejal del ayuntamiento apellidado Bou. Los otros no sé muy bien si lo son o no, pero el caso es que no hay Guardia Urbana (la municipal de Barcelona) por ahí. Se
    trata de que el consistorio está formado mayoritariamente por el partido de Inmaculada (alias «Ada») Colau, separatista intermitente y profundamente republicano cuando hay que dárselas de estupendos. O sea que esto es una encerrona política a este concejal, u8n «pues no haber ido» que debería pasar por el Juzgado de Guardia. Y muy seguramente no sea este Sr. Bou un devoto monárquico (no lo sé, pero acude por un sentido del deber de representación de su ciudad y de su Ayuntamiento, cumpliendo con sus funciones y aceptando la Constitución y la unidad, que no se han quebrado por ninguna ley que tenga validez.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.