La reunificación incluyó la fusión de los ejércitos de las dos Alemanias

Así se disolvió el ejército de la Alemania comunista tras la caída del Muro de Berlín

Este sábado se ha celebrado el 30º aniversario de la caída del Muro de Berlín. La unificación de las dos Alemanias tuvo lugar el 3 de octubre de 1990. Pero ¿qué es lo pasó con sus ejércitos?

El mito de las cargas de la caballería polaca contra los tanques en septiembre de 1939
Jānis Pīnups: un soldado letón para el que la Segunda Guerra Mundial acabó en 1995

La unificación de Alemania y la absorción del NVA por la Bundeswehr

Las fuerzas armadas de la Alemania comunista se denominaban oficialmente Nationale Volksarmee (NVA, Ejército Popular Nacional) y se dividían en cuatro ramas: las Fuerzas de Tierra (Landstreitkräfte), la Marina Popular (Volksmarine), las Fuerzas Aéreas (Luftstreitkräfte) y las Tropas Fronterizas (Grenztruppen). Antes de la reunificación, Alemania Oriental abandonó el Pacto de Varsovia (la alianza de la URSS y sus países satélites) el 24 de septiembre de 1990 (el Pacto se disolvió definitivamente el 1 de julio de 1991). El NVA fue disuelto la víspera de la unificación, el 2 de octubre de 1990. En el momento de su desaparición tenía más de 176.000 militares, la mitad de ellos profesionales.

Aunque hoy se conoce al proceso de unión de las dos Alemanias como «unificación», en realidad lo que se produjo entre ambas fue una absorción de la Alemania comunista por la Alemania libre. Ocurrió lo mismo con sus ejércitos. El NVA fue absorvido por a la Bundeswehr (Defensa Federal, nombre que recibían entonces y siguen recibiendo hoy en día las fuerzas armadas de la Alemania libre). En el momento de la disolución del NVA, todos sus medios, materiales e instalaciones pasaron a pertenecer a la Bundeswehr. No obstante, todos aquellos recursos eran excesivos para la nueva Alemania unificada, de modo que casi todas las antiguas instalaciones del NVA fueron clausuradas, y la mayor parte de su material fue vendido o desguazado.

El destino de los abundantes materiales del ejército de la Alemania comunista

El material que no fue conservado por la Budeswehr incluía 767 aeronaves, 208 embarcaciones de diverso tipo, más de 2.199 piezas de artillería, 2.761 carros de combate, 9.467 vehículos blindados, 133.900 vehículos de ruedas, 1,3 millones de armas de fuego y más de 300.000 toneladas de munición. El material desguazado, vendido o entregado a museos incluyó la totalidad de los 549 tanques T-72 que pasaron a la Bundeswehr. Una parte de todos los sistemas de armas que poseía Alemania Oriental fue transferida a los Estados Unidos para su análisis.

El desguace de antiguos carros de combate T-55 del ejército de Alemania Oriental, tras la reunificación alemana (Imagen: Budeswehr).

La mayor joya de todo el material militar que pasó de la NVA a la Budeswehr eran los 24 cazas Mikoyan-Gurevich MiG-29 «Fulcrum» recién estrenados por Alemania Oriental (entre 1988 y 1989 este país había recibido 20 monoplazas MiG-29A y 4 entrenadores biplazas MiG-29UB). Estos aviones eran muy avanzados para la época, y volaron durante algunos años con los emblemas de la Luftwaffe. Finalmente, de los 24 aviones uno fue desguazado, otro (un monoplaza) fue enviado al Museo Militar de Berlín, donde se conserva en la actualidad, y los 22 restantes fueron vendidos en 2004 a Polonia por la cantidad simbólica de 1 euro (a la Fuerza Aérea Polaca, que todavía conserva estos aviones, le costó 43 millones de euros modernizarlos).

Uno de los antiguos cazas MiG-29 de las Luftstreitkräfte de la Alemania comunista volando con los emblemas de la Luftwaffe tras la reunificación (Foto: Budeswehr).

La Luftwaffe también recibió 251 MiG-21 de Alemania Oriental: 24 MiG-21SPS, 21 MiG-21SPS-K, 56 MiG-21M, 47 MiG-21MF, 14 MiG-21bis LASUR, 27 MiG-21bis SAU, 13 MiG-21U, 13 MiG-21US y MiG-2136 UM. En 1992 muchos de ellos empezaron a ser desguazados, otros fueron vendidos y algunos acabaron en museos.

Un antiguo MiG-21SPS de Alemania Oriental, bautizado como «Der weisse Hai» (El Tiburón Blanco), con los emblemas de la Luftwaffe en febrero de 2014 (Foto: Rob Schleiffert).

En cuanto a la Marina Popular, muchos de sus barcos -la mayoría de ellos cazaminas, pequeños buques lanzamisiles y embarcaciones menores- fueron vendidos a diversos países y otros fueron desguazados, ya que la Bundeswehr no tuvo especial interés en conservar toda esa flota. Algunos de los barcos fueron conservados en museos. Entre los países que adquirieron antiguo material de la Volksmarine estuvo España, que en 1992 compró uno de los siete buques de transporte de la clase Darss que habían pertenecido a Alemania Oriental, concretamente el «Jasmund», botado en 1982. Fue comprado literalmente «al peso», pagando 24 euros por tonelada, y fue rebautizado como «Alerta» A-111 y hoy en día es un buque de guerra electrónica, con equipamiento secreto y que se dedica, entre otros cometidos, a misiones de inteligencia. Es, sin duda, uno de los buques menos conocidos de la Armada Española.

El antiguo buque de transporte «Jasmund» de Alemania Oriental, sirviendo en la actualidad con la Armada Española como buque de guerra electrónica con el nombre de «Alerta» A-111 (Foto: Antonio Galán Cees).

La integración de los militares del NVA en la Bundeswehr

En lo que respecta al personal, en el momento de la reunificación Alemania se encontró con unas fuerzas armadas que incluían a casi 600.000 militares, entre los que ya pertenecían a la Budeswehr y los que habían pertenecido al desaparecido NVA. Con la integración se produjo una paradoja: los nuevos compañeros de armas procedían de ejércitos que se habían considerado enemigos, y cuya formación en el caso del NVA incluía una fuerte carga ideológica marxista. A los antiguos soldados del NVA que pasaron a la Bundeswehr se les proporcionaron nuevos uniformes y tuvieron que pasar un periodo de adaptación.

Militares del NVA plegando la bandera de la Alemania comunista por última vez antes de su integración en la Bundeswehr (Imagen: Bundeswehr).

Ya antes de la desaparición del NVA se había empezado a tranferir la formación de sus oficiales a la Budeswehr. El 9 de septiembre de 1990 280 oficiales de las fuerzas aéreas de la NVA se incorporaron a la Escuela de Oficiales de la Luftwaffe para adaptarse a sus futuros cometidos. El 12 de septiembre de 1990, las dos Alemanias, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y la URSS habían firmado un tratado que limitaba a 370.000 los efectivos militares de la futura Alemania unificada. Tras la fusión de las dos fuerzas armadas, la amplia mayoría de los oficiales del NVA fueron licenciados, así como una parte considerable de los suboficiales. Ninguno de los militares de Alemania Oriental con rango superior a Teniente Coronel se incorporó a la Budeswehr. Muchos de los oficiales y suboficiales del NVA que pasaron al Bundeswehr vieron reducida su graduación en hasta dos rangos.

Antiguos soldados de Alemania Oriental estrenando sus nuevos uniformes de la Bundeswehr en 1990 (Imagen: Bundeswehr).

Así mismo, todas las mujeres que servían en el NVA fueron licenciadas, pues por entonces la Budeswehr aún no admitía a mujeres (algo que cambió en 1993). En la actualidad se estima que sólo el 20% de los efectivos de la Bundeswehr procede del NVA. Hasta 2005 se consideraba legalmente que a afectos de historial, los antiguos miembros del ejército de Alemania Oriental procedían de un ejército extranjero, lo que les perjudicaba en materia de pensiones. A diferencia de los veteranos de la Budeswehr, los veteranos del NVA que abandonaron el servicio con la reunificación no tienen permitido indicar su rango con su nombre en la vida civil.

En el caso de las Tropas Fronterizas, fueron disueltas unos días antes que las demás ramas del NVA, el 30 de septiembre de 1990. Sus 15.000 miembros fueron licenciados. A este cuerpo se le atribuyen las muertes de 1.200 personas que intentaron huir a la Alemania libre o al Berlín Occidental, un hecho que había convertido a la Alemania comunista, en la práctica, en una enorme prisión. Tras la reunificación, sólo 4.500 de los antiguos miembros de las Tropas Fronterizas fueron reclutados por la Budeswehr para desmantelar las barreras fronterizas entre las dos Alemanias que ellos mismos habían vigilado.

Desfile de despedida de las tropas rusas en Wuensdorf, Alemania, en junio de 1994 (Foto: Fabrizio Bensch/Reuters).

Los efectivos soviéticos en Alemania en la unificación y su retirada en 1994

Por otra parte, hay que señalar que en 1989 aún había una importante fuerza militar soviética estacionada en Alemania Oriental, una presencia que no había cesado desde la Segunda Guerra Mundial. En total sumaba 337.800 militares, acompañados además por más de 200.000 familiares, entre ellos 90.000 niños. Su repliegue no fue fácil ni rápido, y Alemania tuvo que aportar dinero para el proceso, pero en los últimos días de la URSS y en los primeros de Rusia, esa potencia afrontaba serios problemas económicos.

En el ámbito material, las fuerzas soviéticas en el antiguo territorio de Alemania Oriental incluían 276 cuarteles, 47 bases aéreas, 116 campos de entrenamiento, 4.200 tanques, 8.200 blindados, 3.600 piezas de artillería, 106.000 vehículos de ruedas, 690 aviones, 680 helicópteros, 180 sistemas de misiles y 677.000 toneladas de municiones. El 25 de junio de 1994 la fuerzas rusas hicieron un desfile de despedida en Berlín, y el 31 de agosto de ese año los últimos soldados rusos abandonaron Alemania después de casi medio siglo de presencia militar en ese país.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Alerta A-111, el «rey de los unos» cómo es también conocido.

  2. Sharovarov

    ¿»unos»? Será «hunos»…

    ¡Qué bien estaría un maratón de «películas commies»! Propongo el siguiente: «Good bye Lenin!», «Firefox», «Cortina rasgada» y como guinda final «La vida de los otros».

  3. Sharovarov

    Me ha quedado muy largo: mejor sólo tres. Quito «Good bye Lenin!»

  4. Lo llaman el «rey de los unos» por su numeral: A-111.

  5. Sharovarov

    Ah, vale. Lo siento, creía que era un error ortográfico.

  6. DAGM

    Interesante!!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.