Denuncia que recibe mensajes en los que piden que la violen a ella y a sus hijos

Los brutales ataques que está sufriendo Lidia Bedman por ser la mujer de Abascal

Hasta ahora no he hablado nunca en este blog sobre Lidia Bedman, porque aquí abordo cuestiones políticas, y no la vida privada de los políticos. Unos graves hechos me obligan a hablar hoy de ella.

Tezanos alimenta la violencia contra Vox con una declaración que trivializa el terror nazi
El infame comentario de una candidata del PSOE a la agresión proetarra a Nerea Alzola

Anoche Bedman publicó un mensaje en su cuenta de Instagram en el que relata las brutales amenazas y también las represalias profesionales que está sufriendo por ser la mujer de Santiago Abascal. Por su interés lo reproduzco completo a continuación, no sin antes manifestar mi apoyo y mi solidaridad a Lidia, a sus hijos y a Santiago (las negritas son mías):

«Ojalá te violen, ojalá violen a tus hijos, puta, guarra, gora ETA …» estos son algunos de los mensajes que he recibido.

Gracias a Dios he recibido cientos de mensajes muy bonitos de gente educada, algunos de los cuales no son votantes de mi marido pero estaban con los pelos de punta por ese odio hacia mi familia.

La educación y el respeto es algo que algunos nunca aprendieron, ni son capaces de aprender. ¿cómo llamamos a este linchamiento? ¿Violencia feminista? Porque la gran mayoría que me insulta con ese odio son mujeres.

Se les llena la boca de tolerancia, respeto y libertad y actúan como energúmenos llenos de bilis y odio. Me llaman facha, dibujan monstruos y los únicos que desean monstruosidades son ellos, incluso para los niños.

Llevo trabajando desde los 16 años. Yo sí sé lo que es que se me excluya de contratos profesionales por ser “mujer de” y no Lidia Bedman. Pero esto no es machista, ¿verdad ?

Tengo suerte de tener amigos allá donde voy, de mi colegio, instituto, universidad y de mis dos másters, del trabajo, de instagram …Todos votan de todos los colores. Son respetuosos y muchísimos ayer me felicitaron públicamente en mi foto. Tuve que decirles que no lo hicieran puesto que les iban a linchar, y por desgracia así fue lo que sucedió.

Hablan de libertad pero sólo contemplan la suya. Hablan de tolerancia pero tratan de destruir al que piensa diferente. Hablan de feminismo pero atacan a una mujer y a sus hijos porque no les gusta lo que dice su marido.

Me pregunto cuántas feministas van a mostrar su apoyo a esta mujer por las infamias que están dirigiendo contra ella. ¿O el hecho de que una mujer sufra estos brutales ataques por ser esposa de un rival político es algo que les importa un pimiento?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    ¿Feministas para apoyarla? Un montonazo, empezando por Cristina Fallarás.
    (Ironía: OFF)

  2. Luis Carlos

    Nos dicen que debemos recordar el pasado aunque duela para no cometer los mismos errores y barbaridades, sin embargo se está usando la Historia propagandística para manipular mediante el complejo de culpa y la vergüenza a unos mientras se guarda un indignante silencio sobre las barbaridades cometidas por otros.

    Nietzsche decía que quien luchara con monstruos que se cuidara de no convertirse en uno de ellos. Esto es muy cierto en los antifascistas que cada vez se parecen más a lo que dicen combatir. Y es que han olvidado algo muy importante y es que sin el respeto a la dignidad humana, la base de nuestros derechos, la lucha contra la injusticia y la opresión es puro teatro, hipocresía, porque el que se rebela contra la autoridad una vez en el poder se convierte en un nuevo tirano, a veces peor que el anterior.

    Su concepto de la libertad es que ellos pueden hacer lo que les de la gana y nosotros tenemos que hacer lo que ellos dicten. Se ponen en evidencia en que no confían en la sensatez y responsabilidad de los demás cuando usamos nuestra libertad de una forma distinta a su voluntad, y tratan de arreglarlo todo no promoviendo valores morales y concienciando, sino a base de nuevas normas, leyes y regulaciones.

    Siguen sin enterarse que el fascismo italiano y el nazismo alemán hunden sus raíces en el socialismo. Fascismo es soñar con un estado que como un hada madrina que con sus superpoderes te arregla todos tus problemas. El fascismo no se diferencia en nada al anticapitalismo que aspira a un estado que monopolice la economía, a manos de una sinarquía de burócratas que no tienen que preocuparse en ser competentes porque ninguna empresa rival va a quitarle clientela ni en sufrir en sus carnes las consecuencias de sus errores porque los demás seremos quien paguemos por los platos rotos.

    Ellos no defienden nuestros derechos, sino sus propios intereses. Se ponen en evidencia cuando tratan de hundir al pobre que ose llevarle la contraria para forzarnos a que le demos la razón y le sigamos la corriente como a los locos. No tienen una ética en que ellos se exijan respetar los derechos y la dignidad de los que no seamos de su misma cuerda. No ven el pasado como algo de los que ellos también deban avergonzarse y arrepentirse.

    Lo van a pasar muy mal cuando se den cuenta de que la gente se está hartando a los canallas que justifican sus propias fechorías con el rollo de que van a salvarnos del neofranquismo. Vox a venido para dar la cara en la batalla de las ideas, dispuesto a dar palos y recibirlos frente a los que están demasiado acostumbrados a los combates amañados. Se acabaron sus falacias y tratar de manipularnos mediante el orgullo, el miedo, el rencor, el deseo, la envidia o la vergüenza. Conocemos sus trucos y vamos a desmantelar su maquinaria propagandística.

  3. Alvaro

    No es más que la izquierda de siempre, actuando como siempre contra sus víctimas de siempre.

    Mucho ánimo, que cuanto más furiosos se ponen es porque más miedo tienen.

    PD: SÍ. Es violencia feminista (o violencia marxista, que es lo mismo). Como siempre.

    Un saludo.

  4. pacococo

    Los comentarios anteriores ya lo dicen casi todo.

    Quién piense que el leopardo puede mudar sus manchas, vive en el error. Estos han sido así, son así y serán así.Hasta que los echen, como en Bolivia.

    Ellos ni conocen la democracia, ni el respeto ni la decencia y si no matan como en los 30, no es por falta de ganas, es porque en estos tiempos quedaría poco estético.

    Nos habíamos olvidado de la violencia marxista. Esperemos no llegar a conocerla en toda su dimensión.

  5. Luna

    El feminismo empezó atacando a algunos hombres en abstracto y no sin razón, a los violadores o maltratadores, para los que pedía justicia sin hacer mención de nombres (ya que no los había por regla general). Siguió por otros en concreto, que verdaderamente habían cometido alguna agresión o trato injusto, luego añadió una abstracción sobre el tema para que la situación nos alcanzara a todos los hombres como potenciales agresores, subió el nivel de acusación y su intensidad. Llegó al punto en que todos los varones somos culpables y todas las mujeres víctimas, luego dejó de defender a algunas mujeres porque no le convenía, más tarde atacó a otras porque decían que no eran feministas, o no defendió a las de más allá porque les habían atacado musulmanes…

    Y en la actualidad ataca a la mayoría de mujeres, a todas las que no sean feministas o no les interesen. También desprotege a las que no les conviene (aunque sean víctimas de abusos mayores) e incluso ha abandonado la palabra «igualdad», que conformaba el 80% de su vocabulario hace unos años.

    Mi apoyo y mis condolencias a Lidia y a todos los familiares de políticos, sean del signo que sean. Ellos no tienen ninguna culpa de la actuación u opinión de sus parejas, padres o hermanos. Mi total desprecio a esos idiotas envilecidos que hacen estos ataques, no dan para más ni en sus ideas ni como personas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.