Gádor Joya ofrecía ecografías a madres que estaban pensando en abortar

El mundo al revés: el PP y la extrema izquierda atacan a una diputada de Vox por salvar vidas

La ideología progre se parece cada vez más al IngSoc de la novela «1984» de Orwell, un régimen totalitario cuyo lema era «La guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es la fuerza».

Ambulancia Vida: una iniciativa para salvar a bebés del aborto mostrándoselos a sus mamás
La excelente defensa de los más débiles por Rocío Monasterio y las mentiras de Díaz Ayuso

Una ambulancia que ofrecía ecografías con los permisos oportunos

Ayer el Grupo Parlamentario de Más Madrid, el partido de extrema izquierda creado por el comunista Íñigo Errejón, anunció la presentación de una pregunta al gobierno de la Comunidad de Madrid para que dé explicaciones de por qué se permite realizar ecografías en plena calle en una furgoneta a mujeres embarazadas antes de abortar. La pregunta se refiere a una iniciativa en la que tomó parte la hoy diputada de Vox Gádor Joya, que es doctora en Medicina y especialista en Pediatría, cuando era portavoz de la plataforma Derecho a Vivir. La Consejería de Sanidad de Madrid ya ha señalado que la ambulancia en cuestión «cuenta con la autorización oportuna».

La izquierda no quiere que las mujeres conozcan la verdad sobre el aborto

Gádoy Joya ya ha señalado que ese servicio, denominado Ambulancia Vida, ofrecía información sobre el embarazo, y concretamente la posibilidad de hacerse una ecografía, a mujeres que acudían a abortar. Las mujeres que aceptaban hacerse la ecografía lo hacían de forma voluntaria y atendidas por personal médico. ¿Qué problema hay? ¿Quizá lo que le molesta a la ultraizquierda es que las madres reciban información y se salven vidas inocentes? Durante muchos años que la izquierda ha enarbolado la defensa del crimen del aborto con el cínico reclamo del «derecho a elegir», como si al hijo por nacer le permitiesen elegir si le dejan vivir o si le matan. Sin embargo, hace ya tiempo que la izquierda viene dejando claro que no quiere que las mujeres sepan la verdad sobre el aborto, un acto que consiste -descrito en términos estrictamente científicos- en acabar con una vida humana en sus inicios. Es más: la izquierda lleva años votando contra las ayudas a las madres embarazadas sin recursos para que no se vean empujadas a abortar. En esta cuestión, la izquierda actúa como si fuese accionista mayoritaria de los abortorios: es como si les sentase mal que una madre cambie de idea y decida dar a luz.

Díaz Ayuso (PP) cree que ofrecer esa información a las madres es acosar

Hay que decir que esa perversa actitud ante la monstruosidad del aborto ya no es exclusiva de la izquierda. Ayer la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (del PP), consideró que esa labor de Gádor Joya salvando vidas era una forma de acoso y consideró «innecesario» el debate del aborto. Es decir, que la dirigente pepera no quiere que cuestionemos las tesis abortistas de su partido (que en esto ya defiende lo mismo que la izquierda). Mire, doña Isabel: acoso es que el PP nos obligue a todos los contribuyentes a pagar los abortos, una obligación establecida por la ley del aborto de 2010, esa ley que el PP no quiso derogar cuando tuvo mayoría absoluta, mientras las administraciones ofrecen unas ayudas ridículas a las madres embarazadas. Eso sí que es acosar a las mujeres para forzarlas a abortar, y no el hecho de que una doctora te ofrezca hacer una ecografía para mostrarte al hijo que llevas en el vientre.

Ecografías: un arma de destrucción masiva contra las mentiras abortistas

Por supuesto, si este asunto genera polémica (ayer los medios progres se escandalizaban de que Gádor Joya se dedicase a salvar vidas de esa forma) es, en el fondo, porque las ecografías son un arma de destrucción masiva contra las mentiras del lobby del aborto. Por eso les resultan tan incómodas. Hace tres años el doctor Jesús Poveda afirmó que «si el vientre de la mujer fuera de cristal no habría aborto». Eso no es así, y por eso los abortistas se dedican a afirmar, sin ningún pudor, cosas como que el hijo por nacer no es un ser humano o que el aborto no significa matar a un ser vivo, unas mentiras que llevan repitiendo como loros desde hace años. Las ecografías consiguen hacer visible al hijo por nacer, por eso incomodan a los abortistas. Por mi parte, felicito a Gádor por la labor que ha hecho durante años salvando vidas humanas. Ella tiene motivos de sobra para sentirse orgullosa por ello. Lo que debería darles vergüenza a algunos, si la tuviesen, es estar defendiendo una pena de muerte para seres humanos inocentes e indefensos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    En los próximos años se hablará de la ectogénesis, la tecnología médica que permita una matriz artificial donde se desarrolle un embrión, sea un animal en peligro de extinción, o puede que un ser humano. En este último caso se producirá el debate de cuándo empieza a ser humano con derecho a la vida.

    Le tienen un miedo atroz al movimiento provida porque la revolución sexual de los 60, uno de los principales ganchos de la izquierda para captar nuevos adeptos, no se habría extendido tanto sin el aborto. Si ahora el aborto se acaba rechazando, se viene abajo uno de los pilares de la ideología progre. No sólo se quedan sin «nuevos clientes» sino que pasarán a ser vistos como responsables de más muertes de niños inocentes que todas las guerras durante la edad media.

    ¿Habéis visto que los principales medios de comunicación no se atreven a hablar sobre el tema? Porque saben que tienen las de perder. Aquí convence quien sabe dar argumentos, o lanzar preguntas incómodas para hacer pensar y provocar dudas, no a limitarse a denigrar al que piensa distinto.

  2. Jandro

    Lo que les debería dar vergüenza no es ya solo defender el aborto, que por supuesto debería, sino también los patéticos argumentos que pretenden usar y que les ponen en evidencia. Son como el trilero que se enfada si le hacen usar vasos transparentes. Ridículo. Si no hay nada que esconder, no debería haber nada de malo en que una mujer embarazada pueda ver su ecografía.

    Pero, claro, su modelo se basa en ocultar la realidad, cosificando al ser humano al que se destruye en un aborto. En el momento en el que se impide esta ocultación, se viene abajo todo el negocio.

  3. De acuerdo en todo. Hay un error gramatical en la última frase, sin embargo. Lo correcto: «debería darLES vergüenza a algunos»

  4. Felipe

    Susana Díaz reconoce que en los abortos se mata a niños y se queda tan pancha: ¿Qué le van a poner el latido del niño? ¿Le van a poner el latido del niño para presionarlas, para coaccionarlas? (Min. 40:25 http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-desayunos-de-tve/desayunos-151119-0830/5444457/)

  5. Luis Recinos

    A ver, Elentir. En esta misma entrada, en la columa a la derecha, bajo el título de «Lo más leído», aparecen otras dos entradas, una, que se titula «Lenin, datos e imágenes de los crímenes del primer dictador comunista», y la otra cuyo título se refiere a «Los más de cien millones de muertos que causó el comunismo…». Entonces, ¿por qué sorprenderse de la postura del «comunista Iñigo Errejón», si la izquierda «progresista», (comunista) siempre ha estado del lado de la muerte y de la destrucción? Aprovecho para recordar las palabras del Dr. Praeger de los U.S.A., quien afirma que «el izquierdismo todo lo destruye». De esta suerte, y si a ello le sumamos la postura clásica de Simone de Beauvoir y otros pensadores de la misma lína de pensamiento, la destrucción de la vida es O.K. Lo sorprendente es que el PP haya hecho suya también dicha postura. O quien sabe, tal vez y para estas alturas tampoco de eso hay que sorprenderse.

  6. Felipe

    He visto una errata en el artículo; en el siguiente texto sobra el «no»: «la izquierda lleva años votando contra las ayudas a las madres embarazadas sin recursos para que se vean empujadas a abortar».

  7. Felipe, no es una errata. Con ese «para qye no se vean empujadas a abortar» me refiero a las ayudas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.