No se debe marginar la defensa de los más inocentes en aras del ecologismo

La Iglesia Católica debe seguir el ejemplo de San Juan Pablo II y no el de Greta Thunberg

Ayer el Papa Francisco hizo un anuncio que me ha provocado una enorme extrañeza, más que nada por la confusión que está sembrando sobre el contenido del Catecismo de la Iglesia Católica.

San Juan Pablo II: diez claves de su pensamiento para un mundo mejor
¿Los comunistas piensan como los cristianos? Esto dijo un Papa que padeció el comunismo

El Catecismo ya habla sobre la protección de la naturaleza

Ayer, en el XX Congreso Internacional de la Asociación de Derecho Penal, Francisco pronunció estas palabras: «Estamos pensando en introducir en el Catecismo de la Iglesia Católica el pecado ecológico, el pecado contra el hogar común». Yo no soy un gran teólogo, pero he tenido una educación católica y me considero bien informado en lo que a la doctrina de la Iglesia se refiere. Por eso me ha dejado perplejo leer esa declaración del Papa. El actual Catecismo de la Iglesia Católica, aprobado en 1997 por el Papa San Juan Pablo II, incluye los siguientes puntos en su artículo dedicado al séptimo mandamiento:

El respeto de la integridad de la creación

2415 El séptimo mandamiento exige el respeto de la integridad de la creación. Los animales, como las plantas y los seres inanimados, están naturalmente destinados al bien común de la humanidad pasada, presente y futura (cf Gn 1, 28-31). El uso de los recursos minerales, vegetales y animales del universo no puede ser separado del respeto a las exigencias morales. El dominio concedido por el Creador al hombre sobre los seres inanimados y los seres vivos no es absoluto; está regulado por el cuidado de la calidad de la vida del prójimo incluyendo la de las generaciones venideras; exige un respeto religioso de la integridad de la creación (cf CA 37-38).

2416 Los animales son criaturas de Dios, que los rodea de su solicitud providencial (cf Mt 6, 16). Por su simple existencia, lo bendicen y le dan gloria (cf Dn 3, 57-58). También los hombres les deben aprecio. Recuérdese con qué delicadeza trataban a los animales san Francisco de Asís o san Felipe Neri.

2417 Dios confió los animales a la administración del que fue creado por él a su imagen (cf Gn 2, 19-20; 9, 1-4). Por tanto, es legítimo servirse de los animales para el alimento y la confección de vestidos. Se los puede domesticar para que ayuden al hombre en sus trabajos y en sus ocios. Los experimentos médicos y científicos en animales son prácticas moralmente aceptables, si se mantienen en límites razonables y contribuyen a cuidar o salvar vidas humanas.

2418 Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos.

Así pues, con su declaración de ayer, el Papa Francisco dio la impresión de que había tenido una ocurrencia que no se le había pasado por la cabeza a ningún Papa, como si la Iglesia hubiese sido históricamente indiferente al cuidado de la creación. Pero resulta que no es así: el «pecado ecológico» (por llamarlo de algún modo) ya existía. Y con sus palabras de ayer, Francisco ha dado la impresión de no haberse leído siquiera esa parte del Catecismo.

El apoyo del Papa Francisco a la campaña ecologista de Greta Thunberg…

Por supuesto, los citados puntos no son un programa ecologista ni animalista. Tal vez en ese detalle debamos encontrar alguna explicación a la declaración de Francisco. Hace poco, el Papa animó a la niña ecologista Greta Thunberg a seguir «adelante». Francisco dijo a la niña: «gracias por defender el clima y decir la verdad. Significa mucho». ¿Decir la verdad? Lo que Thunberg está haciendo es extender un mensaje político de catastrofismo ecologista, incluso está impulsando una campaña contra los vuelos en avión. Y lo está haciendo a costa de dejar aparcados sus estudios. Que el Papa la anime a hacer eso me parece algo sorprendente.

… y su olvido de los católicos chilenos y de los cristianos perseguidos

Pero lo que más me deja perplejo de la declaración del Papa es lo que no ha dicho. En Chile la extrema izquierda está incendiando iglesias, como ya lo hizo en España hace ocho décadas, pero el Papa no ha hecho ninguna declaración de apoyo a los católicos chilenos. De hecho, en su intervención de ayer Francisco criticó los discursos de odio y citó entre las víctimas a «los judíos, los gitanos o las personas de orientación homosexual» (lo cual me parece muy bien), pero olvidó citar a los cristianos, a pesar de que 3 de cada 4 personas perseguidas por su fe en el mundo sufren esa situación por seguir a Cristo. Esta omisión es realmente incomprensible.

Las personas son la parte más valiosa de la creación

Por otra parte, hay que recordar que la parte más valiosa de la creación es la humanidad, pues Dios hizo al hombre a Su imagen y semejanza. El propio Catecismo (356) señala: «De todas las criaturas visibles sólo el hombre es «capaz de conocer y amar a su Creador» (GS 12,3); es la «única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma» (GS 24,3); sólo él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad». Entre los muchos atentados contra la humanidad que se están produciendo hoy en día, el más horrendo por su cobardía y vileza y por la cantidad de víctimas es el aborto: cada año se mata en el mundo a unos 56 millones de niños por nacer. Es, sin duda alguna, el mayor genocidio de la historia. El año pasado, Francisco comparó el aborto con lo que hacían los nazis, y no le falta razón, pues en ambos casos de trata del exterminio masivo de seres humanos. Algo así debería tener una relevancia enorme en la agenda del Papa, por ser el líder espiritual de la Iglesia Católica.

Seis meses sin ocuparse del aborto pero no deja de hablar de ecología

Sin embargo, he buscado en Vatican News (el servicio oficial de noticias de la Santa Sede) y la última declaración del Papa sobre el aborto fue en una entrevista hace seis meses. Ayer mismo, en ese congreso de penalistas, que era el lugar ideal para sacar a colación ese tema, habló de ecología pero no del aborto, según la nota de Vatican News. Creo, sinceramente, que la Iglesia tiene que preocuparse más por esos inocentes y menos por sumarse al carro del ecologismo político, sobre todo teniendo en cuenta que desde las filas de ese ecologismo se están lanzando a menudo mensajes neomaltusianos que apoyan políticas abortistas. Más San Juan Pablo II y menos Greta Thunberg, por favor.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    En InfoCatólica, no sé cuántas noticias van ya, donde se habla de Francisco, en las que aparece debajo: «Esta noticia no admite comentarios».
    Y no me extraña ni lo más mínimo.

  2. No se ganan nuevos feligreses bajando el listón y acomodándose a las corrientes mayoritarias, sino al contrario. Es algo que la Iglesia, con dos mil años de experiencia, debería ya de tener claro.

  3. Luis Recinos

    Con referencia al contenido de esta entrada, sugiero leer un par de trabajos del filósofo argentino Gabriel Zanotti, del Instituto Acton. Uno se titula «La devaluación del magisterio pontificio» del 12 de Abril del 2016. El otro, «El magisterio pontificio y su dificil evolución», el 23 de agosto del 2016. No son lectura fácil, pero apuntan justamente al fondo del asunto de la deriva del pensamiento del Vaticano hacia la izquierda.

  4. Andrés, ¿acaso he dicho yo lo contrario? Por supuesto que el Papa ha hablado más de una vez del aborto. Lo que yo no entiendo es que esté hablando más de ecologismo que de esa matanza de inocentes.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.