En la denuncia Podemos dice cosas que no coinciden con las pruebas publicadas

Los detalles que no cuadran en la denuncia de Podemos por el ataque a su sede en Cartagena

En las últimas horas se han hecho muchas especulaciones sobre el ataque a la sede de Podemos en Cartagena. Por mi parte, me voy a remitir a los hechos.

Vox da una lección de democracia a Podemos, que no condena ninguna agresión contra Vox
Las cifras que arrojan dos años de violencia mafiosa de la extrema izquierda contra Vox

Las carpetas, las cortinas, los árboles y el bosque

Parto de una premisa en esta entrada: no presuponer nada sobre lo ocurrido. Algunos internautas hablan de un montaje, y han señalado, por ejemplo, que en el vídeo del ataque desaparecían carpetas de una mesa. Sin embargo, esa supuesta desaparición de las carpetas se debe, simplemente, a que la cámara instalada en el interior de la sede de Podemos graba en luz infrarroja cuando hay poca luz. Cualquiera que tenga una cámara con luz infrarroja sabe que no se comporta como una cámara normal: ciertos objetos pasan inadvertidos a la luz infrarroja porque no la reflejan como la luz visible. Por eso en el vídeo parece que desaparecen las carpetas al pasar de la luz infrarroja a la normal.

Otros también han apuntado el hecho de que las cortinas estuviesen recogidas. Pero si esa sede tiene instaladas cámaras de seguridad porque había sufrido ataques antes, sería absurdo dejar las cortinas cerradas, ya que no se podría grabar a cualquier posible atacante. A eso hay que añadir que, como mostraba ayer Maldita.es, la sede tiene una cámara exterior que captó a la persona que hizo las pintadas desde fuera. Así pues, la dos cámaras interiores (porque hay dos) no fueron las únicas que grabaron los hechos. Lo irónico es que estas teorías sobre las carpetas y las cortinas han pasado por alto detalles más obvios que veremos en esta entrada. El típico caso de los árboles que no dejan ver el bosque.

Las copias de la denuncia presentada por Podemos ante la Policía Nacional

Además de las grabaciones, hay un documento que me ha parecido muy interesante sobre este ataque. Lo publicó Maldita.es en su entrada de ayer. Se trata de la denuncia presentada por Podemos ante la Policía Nacional. Aquí la primera página (pulsa sobre la imagen para verla ampliada):

Y aquí la segunda página (pulsa sobre la imagen para verla ampliada):

Los hechos ocurrieron un día antes de que Podemos los hiciese públicos

En la denuncia se observa que los hechos ocurrieron en la noche del miércoles 31 de marzo al jueves 1 de abril, a las 02:15 horas. Podemos no lo hizo público hasta un día después. Como se ve en la denuncia, en Podemos Cartagena se debieron enterar de lo ocurrido porque en la mañana de este viernes recibieron la “llamada de un vecino además de un mensaje con una foto en la que le mostraba lo ocurrido en dicha sede”. Los hechos ocurrieron al comienzo de un puente festivo, así que es lógico que nadie se pasase por la sede.

Podemos afirma que las tres pintadas se hicieron «en una pared»: no es cierto

El primer dato que me ha llamado la atención es que en la denuncia se indica que se hicieron tres pintadas “en una pared”. En la segunda página, en la relación de daños, se insiste: “Pintadas en la pared lateral de la sede”. Pero no fue así. En estas dos imágenes podemos ver la ubicación de las tres pintadas. La primera de las fotos fue tomada por Marcial Guillén (de la agencia Efe), la he encontrado en Infobae:

La segunda foto está tomada del tercer vídeo del ataque publicado ayer por Maldita.es:

Como vemos, las pintadas fueron hechas en las lunas de cristal de la sede, no en las paredes. ¿Por qué entonces Podemos afirma que se hicieron “en una pared”, y más teniendo en cuenta que la propia denuncia indica que la Policía se personó en el lugar y que pudo comprobar la ubicación de las pintadas? De hecho, lo llamativo es precisamente que sólo se hicieron pintadas en los cristales, donde es muy fácil borrarlas. Teniendo en cuenta que la sede de Podemos tiene una pared pintada con el color corporativo del partido, es extraño que no se hiciesen pintadas en las paredes, en las que habría que pintar para poder quitarlas.

Algunos ejemplos de pintadas que sí se hicieron en paredes

Por poner un ejemplo, en 2017, cuando unos nazis atacaron la sede de Vox en Granada, pintaron también la pared:

En julio de 2018, la sede de Vox en Cieza fue atacada con pintadas amenazantes en su pared:

En marzo de 2021, la sede de Vox Tarragona también sufrió pintadas en cristales y paredes:

Lo mismo ocurrió en el ataque a la sede de Vox en Lanzarote el mes pasado:

La persona atacante tampoco rompió ningún cristal de la sede de Podemos

Otro dato llamativo es que la persona que atacó la sede de Podemos en Cartagena no rompió ningún cristal. Recordemos que ese partido ha tachado lo ocurrido como “terrorismo”, pero el terrorista en cuestión no sólo respetó la pared principal pintada de morado, sino que ni siquiera rompió ningún cristal (tal vez porque no tenía ningún objeto contundente para hacerlo: un terrorista imprevisor). Por el contrario, en febrero de 2019 un ataque a la sede de Vox en Castellón sí acabó con cristales rotos:

Lo mismo ocurrió en un ataque a la sede de Vox en Valladolid en marzo de 2019:

Y también en la sede de Vox en Oviedo en mayo de 2019:

La sede de Vox en Lugo fue atacada de la misma forma poco después de su inauguración en agosto de 2020:

Por supuesto, que los daños en la sede de Podemos no sean mayores no significa que ese ataque sea un montaje del propio partido. En todo caso, lo que resulta curioso es que Podemos no condenó ninguno de los ataques a sedes de Vox que acabamos de repasar, pero ahora utiliza duros calificativos cuando la atacada es una de sus sedes, y atribuye el ataque a la “extrema derecha”.

¿En qué se basa Podemos para atribuir el ataque a la «extrema derecha»?

En este punto llegamos a otra cosa que no cuadra de la denuncia de Podemos. Según este partido, las pintadas hechas en su sede contenían los siguientes textos: “hijos de puta”, “escoria corrupta” y “no al terrorismo de estado”. Las dos primeras pintadas no responden a expresiones que sean características o exclusivas de una determinada ideología. En cuanto a la expresión “terrorismo de estado”, Vox no la ha usado nunca en su Twitter ni en su web, pero Podemos sí, y en fechas recientes, en su Twitter y hasta ocho veces en su web. ¿En qué se basa Podemos entonces para atribuir ese ataque a la “extrema derecha” o al “terrorismo fascista”? ¿Se trata de una mera especulación?

Podemos atribuye el ataque a «un varón»: ¿en qué basa esa afirmación?

En la denuncia de Podemos también se afirma que al repasar el vídeo de seguridad ha visto como “un varón realiza las pintadas y quema diversos objetos delante de su sede”. Acto seguido, la persona denunciante afirma que “al salir del local ha observado al propietario del local de enfrente llamado “ESCAPE”, el cual coincide físicamente con la persona que se observa en el vídeo, no pudiendo asegurar que fuera el mismo que ha causado los daños al local”. Estas afirmaciones me parecen tan apuradas como la que ha hecho Podemos asignando el ataque a la “extrema derecha”. Veamos algunas imágenes del atacante tomadas de los vídeos que publica Maldita.es:

Yo no me atrevería a asegurar que es un varón, y mucho menos a decir que se parece físicamente a alguien, teniendo en cuenta que la persona en cuestión vestía de negro, iba encapuchada y llevaba una mascarilla que le tapaba la cara. A decir verdad, por las caderas parece más una mujer que un varón. De hecho, en el primer vídeo, cuando la persona atacante se gira mientras hace la pintada, como si algún ruido le hubiese puesto en alerta, estira los brazos de una forma típicamente femenina:

En ese mismo vídeo se observa que el abrigo que lleva incluso parece entallado, un estilo propio de prendas femeninas de ese tipo:

Siguiendo el argumentario de Podemos, el hecho de atribuir esto a un varón incluso podría ser tachado de “transfóbico”, ya que el partido de extrema izquierda está asociando una determinada forma corporal con el “género” masculino. Incluso suponiendo que la persona atacante sea biológicamente un varón, ¿quién les dice que no es una mujer con pene, una persona de género neutro o de género fluido? Tanta “transfobia” apesta, caray.

Podemos dijo que se usó «material explosivo»: ¿qué muestran las pruebas?

Finalmente, hay que recordar que anteayer Podemos afirmó que su sede había sido atacada con “material explosivo”. Sin embargo, en la denuncia no se acredita tal cosa. Antes bien, se afirma que lo que hizo el atacante fue “quemar algún objeto” delante de la sede. En la relación de daños se indica que la pared de la sede que linda con una cafetería ha sido “quemada, además del cristal de la ventana de dicha pared”. En el vídeo publicado anteayer por Podemos Cartagena no se ve ningún resto de artefacto explosivo alguno, y simplemente se indica que el atacante “ha utilizado gasolina con la intención de prenderle fuego”. En los vídeos publicados por Maldita.es se observa que la persona atacante llevaba una botella.

En el tercero de los vídeos parece vertir un líquido en el zócalo de la ventana lateral, llevándose después la botella consigo. Es decir, que ni siquiera se arrojó un cóctel molotov, como han afirmado algunos. Según La Opinión de Murcia, ni siquiera hizo falta que acudiesen los bomberos, pues el fuego “duró apenas unos minutos”. Sin embargo, este diario afirma a continuación que “el artefacto, a falta de su análisis definitivo, no contenía apenas carga explosiva, por lo que no produjo daños de consideración”. ¿En qué quedamos, fue un artefacto explosivo o fue gasolina? Los vídeos aportados por Podemos parecen indicar lo segundo.

Podemos negó sin más las agresiones sufridas por otros: ahora toca ser exigentes con él

Por supuesto, nunca he hecho ningún análisis como éste con otros ataques. Si lo hago en este caso es porque Podemos ha sido lo bastante miserable como para tachar de “bulo” o “noticias falsas” los ataques sufridos por otros. Todos recordamos bien las ruines palabras de Pablo Echenique llamando “kepchup” a la sangre de Rocío de Meer tras ser agredida de una pedrada el año pasado en Sestao. Y a eso hay que añadir, repito, las reiteradas negativas de Podemos a condenar las agresiones contra sus rivales políticos

Con esos precedentes, los demócratas tenemos todo el derecho a ser exigentes a la hora de repasar las pruebas aportadas por Podemos sobre el ataque a su sede en Cartagena, incluso más exigentes que con ataques a otros partidos, pues los demás no han acusado falsamente a otros de inventarse agresiones como sí lo hizo Podemos. Entiendo que ahora les moleste ser acusados por algunos de inventarse una agresión, pero al fin y al cabo, Podemos no hace más que probar su propio jarabe. Así pues, dejen de hacer deducciones aventuradas y aténganse a las pruebas, señores de Podemos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Escarambrujo

    Apuesto a que es la pava de pelo corto rojo que se ve en la puerta con sus dos compañeros. Con una prueba grafologica, mas la coincidencia de estatura y la evidencia de que se mueve inequivocamente femeninamente, cae rápido.

  2. Sharovarov

    ¿Que el hecho de atribuirle esto a un varón podría ser tachado de transfobia? Efectivamente, ¡no sabemos qué se sentirá esa persona! ¿Cómo pueden decir, por ejemplo en el ABC, “El encapuchado”? ¡Hay que decir “Persona con capucha o persona encapuchada”!

  3. Hugo de Coruña

    ¿A ver si va a ser la acción de una mujer despechada? Los hombres son estadísticamente más violentos pero ahí veo un “quiero y no puedo”. Yo me inclino hacia un intento de aprovechar la acción de alguien desquiciado.

  4. Ginés Ladrón de Guevara

    Conclusión: una militante de Podemos se disfrazó y pintó sus propios cristales para llamar la atención y potenciar su victimismo de cara a la campaña electoral.

    Y sólo pintó los cristales porque luego es ella misma la que tiene que limpiarlo. Probablemente, cobre por los trabajitos que ha hecho, tanto el de pintar como el de limpiar y se lo paguemos los demás.

  5. Felipe

    Muy buen artículo Elentir.

  6. Jano

    Todo esto es casi tan escalofriante como el “ataque” que sufrió la sede de la CUP hace un par de años. La pintada (en color verde, para más señas), decía lo siguiente:

    “Mujeres… vamos a por vosotras #VivaVox”

    A ver si el autor es el mismo tío con cartucheras.

  7. pacococo

    El otro día dije que podría ser una bandera falsa. Tras el exhaustivo informe que presentas, quito lo de podría.

  8. Ibero

    https://www.burbuja.info/inmobiliaria/threads/crecen-las-voces-que-creen-que-el-ataque-de-la-sede-de-podemos-en-cartagena-es-un-montaje.1529321/page-19#

    SE puede ver con analisis de los distintos foreros como todo parece coincidir en un autoatentado de una dirigente local de Podemos.

  9. Alejandro

    Yo creo que no se puede afirmar con rotundidad, quien ha sido el autor.
    Pero huele a un falso ataque o incluso a que alguien de izquierda, fuese el autor. Recordemos que en la extrema izquierda hay mucha gente descontenta con Pablito.

  10. Luna

    Hubo un Comisario que se tomó el trabajo de estudiar estadísticamente el empleo de fórmulas que se reiterasen en denuncias que habían sido probadas judicialmente como falsas y en otras cuya sentencia judicial pudiera respaldar su veracidad. Y encontró patrones indiciarios que se acercan mucho a lo que la experiencia enseña a los agentes que trabajan tomándolas, en Comisarías.

    En las denuncias falsas se encuentran expresiones como “el indivíduo me atacó por detrás”, “llevaba ropa negra y la cabeza cubierta”, siempre son hombres que acostumbran a perpetrar sin mediar palabra, o hablan una lengua extranjera. Llegan corriendo, delinquen y se van corriendo. Es la eterna cantinela de los casos en que se denuncia para evitar multazos. Y oye, que cuadra mucho con las fotos, los vídeos, el texto de esta denuncia… En fin, nada nuevo bajo el sol.

    Por curiosidad del lector, ¿Cómo son las denuncias de hechos que se supone eran ciertos? Pues el denunciante no está tan atento a cómo contar la cosa, a dejar claro un personaje concreto, no contienen tantos verbos ni adjetivos calificativos. Y hasta hay cosas que no saben decir, que al mentiroso siempre se le ocurre algo.

    Con todo, no digo que la denuncia sea falsa ni tampoco que el/la delincuente sea podemita. No lo hago `porque creo en la justicia y sería injusto culparles de forma gratuita. O porque no estoy yo para eso, que donde haya un juez sobro. Pero si llego a reconocer que ha habido una gamberrada o un atentado, ¿Qué peso tiene? Quizá algo menos del que se le quiera dar cuando este partido ha apoyado a aquellos que incendian las calles, que intentan quemar vivo a un policía municipal dentro de su furgón y un largo etcétera que todos conocemos.

    Equilibrio, señores. Si tanto da ir quemándolo todo y no importa demasiado lo ajeno mientras haya un pretexto, tenemos otras pérdidas más graves que lamentar… O mejor vuelvo a la justicia, donde no veo que otros males causen la inexistencia de este. Sí, es condenable. Y es un atentado. Pero inculpar sin pruebas, publicitar hechos diferentes de los que acontecieron en realidad y hasta cambiarlos de día es mentir, difamar y calumniar. Y eso está mal, salvo para Stalin, que así lo reconoció abiertamente en sus discursos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.