Un lugar 'incómodo' para los adalides de la 'memoria histórica' progre

El Cementerio de los Mártires de Paracuellos de Jarama, en Madrid

El 2 de abril estuve en un lugar que olvidan todos los proyectos de “memoria histórica” de la izquierda. En él descansan los cadáveres de miles de personas asesinadas por el bando republicano en el otoño de 1936. Allí hice estas fotos.

El cementerio está formado por siete zanjas, fosas comunes en las que fueron enterradas las víctimas de esa brutal matanza perpetrada bajo la responsabilidad del dirigente comunista Santiago Carrillo, entonces Consejero de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid, al comienzo de la Guerra Civil Española. Los que descansan en esas fosas fueron asesinados por el mero hecho de ser falangistas, militares, monárquicos, derechistas, empresarios o católicos, especialmente clérigos y religiosos. Todos ellos fueron fusilados o ametrallados, siendo enterrados en las fosas comunes abiertas por vecinos de la zona, vecinos en muchos casos obligados por la fuerza por los mismos criminales que perpetraron esos asesinatos en masa. El principal responsable de estos crímenes de guerra, que todavía vive, nunca ha tenido que enfrentarse ante un tribunal para responder por aquella matanza.

Cada una de las fosas comunes del cementerio están cubiertas por hileras de cruces que recuerdan a los allí enterrados. Entre las cruces aún son visibles los destrozos de la salvaje profanación que sufrió el cementerio en agosto de 2007. La puerta del camposanto da a una rampa que acaba en una capilla. El cementerio está abierto a las visitas de miércoles a domingo en horario de 10:00 a 14:00 horas. Los horarios de culto son a las 12:00 horas los primeros domingos de cada mes -a excepción del mes de agosto-, así como el 7 y el 29 de noviembre.

El cementerio es visible desde el Aeropuerto de Barajas, pues señala su ubicación una gran cruz blanca que descansa sobre la ladera del Cerro de San Miguel. Se puede llegar al cementerio por la carretera M-111 que comunica Paracuellos con Belvís. Actualmente el camposanto se ha quedado rodeado por una zona industrial. Por si alguna vez queréis visitarlo, tenéis su ubicación en Google Maps aquí:


Ver mapa más grande

Entradas relacionadas:

Cosas que posiblemente no te han explicado sobre la Segunda República
14 de abril: esto es lo que añoran los nostálgicos de la guillotina
Primero les matan y ahora entierran su recuerdo
De la Ley de Amnistía a la ley del embudo

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Absolutamente impresionante. Recuerdo ahora que la fotografía de portada del libro “La otra memoria histórica” de Nicolas Salas es una de este camposanto.
    En este camposanto estarán los restos de nuestro paisano Muñoz Seca.

  2. Gracias por este homenaje tan necesario. Un saludo.

  3. El Tíol Bastón

    Dios, en su infinita sabiduría, esta dando una larga vida a Santiago Carrillo para proteger de acusaciones falsas a todos los que puedan sobrevivir en el bando de sus enemigos. Porque si el no viviera como seguro de que aquí van todos a juicio o no va nadie, con esta “memoria histérica” (que yo llamaría mejor “desmemoria histérica”) cualquier sobreviviente del bando “franquista” se podría ver en serios problemas, con o sin razón para ello.

  4. Esperando en Barajas para tomar un vuelo siempre me pregunté qué era aquella enorme cruz blanca en la ladera.

  5. Julio Molet

    El 8 de noviembre de 1936, cuatrocientos catorce presos de la cárcel madrileña de San Antón, fueron llevados al Soto de Aldovea, cerca del Castillo del mismo nombre, en Torrejón de Ardoz.
    Había una cruz, creo que la han retirado, y los cuerpos, una vez acabada la guerra fueron llevados a Paracuellos del Jarama.
    Lo interesante de visitar la zona es que te das cuenta perfectamente cómo fueron ejecutados. Se ve el río Henares al fondo y en medio estaba el canal de riego o caz. Los autobuses llegaban por el camino que conduce al castillo, de donde sacaban a los pobres desgraciados, casi desnudos, en número de diez, atados de dos en dos con cuerda de bramante y los bajaban al canal donde eran fusilados. Echaban algo de tierra encima y otros diez. Hasta cuatrocientos catorce.
    Han pasado casi setenta y seis años, pero sigue impresionando.

  6. manuel cordiviola

    Viajo de Argentina a España en abril y mi primer visita será para homenajear a estos martires en Paracuellos. Los zurdos mentirosos enseñan la historia a los jóvenes sin ninguna imparcialidad al igual que como cuentan en Argentina la lucha antisubversiva, donde los terroristas muertos, iniciales causantes de horrendas matanzas, son santos idealistas.
    Arriba España

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]