¿Libertad para qué?

En 1920, y como miembro de la Comisión Ejecutiva del PSOE, Fernando de los Ríos viajó a la URSS a estudiar la posibilidad de su partido de afiliarse a la Internacional Comunista. Allí se vio con Lenin. Preguntado por el socialista español sobre cuándo traería el régimen bolchevique la libertad para los ciudadanos, el dictador soviético le contestó al más puro estilo gallego, es decir, con otra pregunta que se acabó convirtiendo en la representación más clara de un comunista quitándose la careta: “¿Libertad para qué?”

La pregunta-contestación de Lenin me ha venido a la memoria ante la actitud de las diputadas del PSOE, que se han negado a firmar -salvo dos de ellas- una carta en apoyo a las madres de presos políticos cubanos. La carta, firmada por todas las diputadas del PP, CiU y UPyD, expresa a las llamadas “Damas de Blanco” la admiración de las firmantes “por la magnífica labor que como madres, esposas, hermanas, mujeres todas en general, realizáis para pedir la liberación de vuestros familiares injustamente encarcelados durante la ola represiva de marzo de 2003”.

“La defensa de los derechos humanos y las libertades públicas no conocen fronteras”, recuerda la misiva. Para la amplia mayoría de las diputadas del PSOE, sin embargo, parece que sí las hay. Mientras se llenan la boca hablando de derechos aquí, se niegan a pedirlos para los cubanos. Y es que en el PSOE no todos son como Fernando de los Ríos, que volvió horrorizado de la URSS y se desmarcó de otros dirigentes que colaboraron con la dictadura de Primo de Rivera. Las diputadas socialistas de 2008, a excepción de Yolanda Casans y Carmen Montón, parecen contestar a la petición de las “Damas de Blanco” igual que Lenin: “¿Libertad para qué?”

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Si los socialistas creyeran en la libertad, no serían tal cosa, sin duda no tendría reparos en denominarse Liberales. Por desgracia hay mucho socialista que se cree liberal, o peor, liberales de buena fe que caen en las redes de la incomprensión socialista. Bravo por las peperas, por Díez y las de Ciu, pero por desgracia, no es suficiente.
    Excelente relación de ideas, Elentir, esa frase de Lenin lo dice todo, es genial en su malignidad, jejeje.
    Saludos y Libertad!

  2. A Marx se le atribuye lo de “la religión es el opio del pueblo”. Emulándolo, podríamos decir que para Lenin y sus sucesores el opio del pueblo ha sido siempre la libertad. Bien, pues los zapaterinos, con su EpC, sus posturas castristas y su entusiasmo por los alianzados de civilizaciones, no andan demasiado lejos de considerar a la libertad como un “objeto” de lujo que provoca cáncer y obstruye las arterias.

  3. La deriva liberticida del PSOE está cada vez más en línea con la actitud de Lenin, desde luego. De hecho, la noticia a la que me refiero se producía un día después de que el Gobierno de Zapatero se quedase solo, una vez más, en su papel de embajador de la dictadura castrista en Bruselas:

    http://blogs.periodistadigital.com/periodistalatino.php/2008/05/10/zapatero-erige-garante-dictadura-4747

    En fin… 🙄

  4. yo

    Me puedo repetir más que el ajo, pero, ¿De verdad nos coge de sorpresa la actitud ante las decisiones individuales de amplios sectores del socialismo en general, y del socialismo patrio en particular?. No creen en la libertad individual, para ellos no somos más que máquinas que nos debemos de comportar conforme a un programa dado, que deciden ellos en función de lo que les interesa en ese momento.

    Cuando se habla de Cuba, siempre salen por el mismo sitio: es que tienen sanidad y educación

  5. Yo creo que además no firmar por lo que dice Elentir en su artículo, lo hacen para “no molestemos a nuestro ídolo de juventud” pues siguen pensando que Fidel es una especie de salvador de los cubanos que tuvo que alzarse contra Batista en defensa de los cubanos, los cuales, parece ser, estaban todos prostituidos por los estaunideneses, los malos malisimos.

    Detestan a los Estados Unidos y prefieren que los cubanos de la Isla (hay millones fuera de la Isla gracias a Castro I y Castro II, por cierto) no sean libres, pasen hambre, accedan a malas medicinas, peor enseñanza, pésima vivienda y demás calamidades provocadas por el socialismo real antes de dar su brazo a torcer y reconocer que Fidel, su superman antiyanqui, ha fracasado.

    Si el dictador fuera Pinochet, otro gallo cantaría. Entonces firmarían son su propia sangre.

  6. ¿Cómo se llaman? “SOCIALISTAS”. Pues eso. Creen en la sociedad como grupo, pero no en el individuo, y para poder manejar a la sociedad como un grupo hay que someter al individuo, es decir, la libertad individual va radicalmente en contra del socialismo.

    El gran problema es que aún no se han enterado (los votantes, los dirigentes sí) de que el grupo, como tal, no piensa y precisa de una cabeza pensante que lo dirija. Los dirigentes lo saben y lo manejan a su antojo, sus votantes no se enteran de nada, ni siquiera de que no tienen libertad, quizá porque están encantados de que alguien piense por ellos y así no tienen que molestarse. Es triste, pero es así.

  7. Habría que añadir lo que dijo Pablo Iglesias: “Permaneceremos en la legalidad mientras nos sea útil.” Es todo un ideario, y a la vista está que Z hace precisamente eso. El pZoe siempre se salta la legalidad cuando le conviene (Ley Electoral, Constitución…). El Rey acierta si dice que Z sabe lo que quiere hacer, sólo que no nos lo cuenta a los ciudadanos, o nos lo cuenta, pero en jeroglíficos. Z se parece mucho al arlequín de Batman, es igual de peligroso.
    Lo que ocurre es que la derecha no aprovecha todo lo que se sabe de la dialectica y de las ideas fundamentales de la izquierda bolchevique (comunista, socialista, socialdemócrata). Muestra destacada: el panfleto insípido de la Ponencia Política del PP. ¿Los del PP leen algun compendio ideológico cuando redactan panfletos?

  8. “Para qué quieren Libertad si nosotros decidimos mejor por ellos”:Lenin dixit

  9. Liberand, esa máxima de Lenin podría ponerse como lema de la EpC o de la imposición lingüística que están haciendo en Galicia y Cataluña. Es curioso lo poco que han cambiado algunas ideologías con los años…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]