Liberalismo vs Relativismo

Hace tiempo que quería tratar este asunto, que ya fue objeto de un desafortunado artículo de José María Lassalle en El País. Este dirigente del PP apelaba en dos ocasiones a lo que él denominaba “relativismo liberal”. Por supuesto, la confusión de Lassalle se apoya cómodamente en la variedad de acepciones que existen para la palabra “liberal” que, por ejemplo, significa cosas diametralmente opuestas en España y en Estados Unidos (donde llaman “liberals” a los que aquí conocemos cariñosamente como “progres”).

Otros autores, nada partidarios del liberalismo, asocian a éste a un proceso de destrucción de toda noción de verdad y lo relacionan directamente con el relativismo moral. Una vez más, en mi opinión, caen en el mismo error que Lassalle, si tenemos en cuenta que el padre intelectual del moderno relativismo moral fue Jean-Jacques Rousseau, en cuyas tesis encontramos el germen de ideologías y corrientes políticas tan opuestas al liberalismo como el socialismo, el nacionalismo y los totalitarismos en general.

El relativismo volatiliza los derechos humanos

Seguro que alguno se preguntará: ¿y cómo es posible que el relativismo dé lugar a corrientes de pensamiento que aplastan la libertad? Precisamente, la raíz del problema está en la propia esencia del relativismo, para el cual no existen verdades objetivas ni universales, y reduce la verdad a lo que cada uno aprecia de forma subjetiva. Para el relativismo, la única convivencia posible es la que se da cuando una mayoría de apreciaciones subjetivas coinciden en una misma idea de la verdad, con independencia de que esa verdad subjetiva se corresponda con la realidad.

Quizás a alguno tanta definición le resulte difícil de entender, así que pondré un ejemplo: si una mayoría de ciudadanos opinan que los judíos no son seres humanos, para el relativismo moral será legítimo que esa mayoría imponga esa idea a todos, aunque sea una mentira. De hecho, la proclamación de derechos válidos para todos los seres humanos es algo volátil al amparo del relativismo. Aunque una mayoría coincida eventualmente en la necesidad de esa proclamación, bastará que otra nueva mayoría niegue alguno de esos derechos para que su violación se considere legítima.

Hayek y los derechos individuales

Por el contrario, el pensamiento liberal se cimienta en el respeto ineludible por los derechos individuales, empezando por el derecho a la vida y a la libertad. Por supuesto, ha habido varias corrientes liberales que han interpretado esto de forma diversa. Ernesto Galli della Loggia ha distinguido dos grandes familias de liberales: el liberalismo clásico y los libertarios (1):

“Para el liberalismo clásico, la libertad era limitación del Estado y, sobre todo, libertad frente al arbitrio. Una protección ante el arbitrio que sólo la ley, instrumento que se aplica a todos, puede garantizar. La libertad de los libertarios está muy bien definida por Jeremy Bentham: ‘Toda ley es un mal porque toda ley es una violación de la libertad’.”

Dejando a un lado a los libertarios (2), una de las referencias por antonomasia dentro del liberalismo clásico es el economista austriaco Friedrich A. Hayek, cuyos planteamientos se sitúan a años luz de Rousseau y del subjetivismo relativista. Hayek, de hecho, hacía referencia a “los elementos humanitarios de nuestra moral social: el respeto por la vida humana, por el débil y por el individuo en general” (3) y se lamentaba del abandono de “una de las características de la civilización occidental tal como se ha desarrollado a partir de sus fundamentos establecidos por el cristianismo y por Grecia y Roma”: el individualismo, que él definía como “el respeto por el hombre individual qua hombre” y “la creencia en que es deseable que los hombres puedan desarrollar sus propias dotes e inclinaciones individuales.” (4)

El relativismo, antítesis del pensamiento liberal

La misma proclamación liberal de unos derechos individuales comunes a toda la raza humana, derechos que se derivan de nuestra propia naturaleza y que son inmutables, es de por sí todo un desafío contra el relativismo moral. Así pues, en tanto el relativismo admite incluso la negación de los derechos individuales si la mayoría así lo dispone, constituye una antítesis radical del pensamiento liberal. En este sentido, Juan Ramón Rallo escribe:

“El relativismo considera que la sociedad puede funcionar sin valores; no coloca ni siquiera a la propia persona en el centro del bien y el mal, sino que niega la existencia del bien y el mal. Es un pensamiento peligroso que debe ser combatido desde el catolicismo y también desde el liberalismo; pues no conviene olvidar el papel de las instituciones y de la ética en la sociedad.”

Teniendo en cuenta esto, que comparto plenamente, no acabo de entender la inquina de algunos católicos hacia el liberalismo, salvo por la confusión que se da a menudo a la hora de definir el liberalismo. Por desgracia, las opiniones poco argumentadas y que confunden liberalismo con relativismo suelen desplazar al serio interés intelectual por averiguar la verdad, y acaban dando lugar a un antiliberalismo militante que parte, paradójicamente, del desconocimiento de lo que el liberalismo significa en realidad.

Artículos relacionados:

Liberales y católicos, por Juan Ramón Rallo Julián
Liberales y católicos, por Ignacio Arsuaga
Rousseau, prescriptor del socialismo, por Pablo Molina
¿El liberalismo es pecado?, por Elentir
Benedicto XVI y el Liberalismo, por Emilio Alonso
Católicos y liberales, por Elentir
Qué debemos al cristianismo, por Oscar Elía Mañú en La Ilustración Liberal nº33 (Otoño 2007)

Fuentes citadas en esta entrada:

– 1. Ernesto Galli della Loggia, “Liberales vs. libertarios” (2004)
– 2. Hablar del silencio: el anarquismo liberal
– 3. Friedrich A. Hayek, “Camino de la servidumbre”. Capítulo 11, “El final de la verdad” (1944)
– 4. Ibid., Capítulo 1, “El camino abandonado”

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Te enlacé, Elentir.
    Un abrazo

  2. Dostoyevski

    Elentir, muy buena tú exposición.
    Del relativismo destacaría su negación de verdades teóricas o principios morales universales. Viven en el mundo de la opinión lo que no deja de ser una falta de verdad.
    “La verdad os hará libres”. Este es el camino que une a católicos y liberales. Sin verdad, es imposible ser realmente libre.

  3. PEPEMI

    Viven en el mundo de la opinión, lo que opina la mayoría es lo correcto. ¿Y que opina la mayoría?. Pues lo que la casta superior de la nueva religión laico-progresista (“motivos para creer…”) estima como políticamente correcto y apto de ser emitido masivamente por los medios de proselitismo afines.

  4. Cristina Falkenberg

    Magnífica entrada Elentir. Creo que con lo que juegan unos y otros (Lasalle incluido) es con la tremenda incultura que hay en general. A la gente lo que más o menos les parece que dice uno al que ellos han votado por unas siglas, una imagen o un color, eso les convence y les parece tan bien sin pensar en más.

    Siempre he creído que en el pueblo español hay sin embargo un cierto fondo de realismo que hace que el relativismo no lo vaya a tener tan fácil para triunfar. Últimamente sin embargo no sé muy bien qué pensar…

  5. ¿”Progres”? Visto cómo actúan y a qué tiempos pertenecen sus ideas más bien deberían ser llamados “regres”

  6. nO_nAMe

    Ya me ha dicho alguien por ahi que la Declaracion de los Derechos Humanos “es un alegato de intenciones”.

    Alucinante.

    Tuvieron que morir millones de personas para que los seres humanos se sentaran a firmar simplemente unos puntos en comun de derechos y en el 2008 el relativismo moral asegura que tienes derechos que no los puedes utilizar porque ellos estan el poder y no permiten el uso de ellos.

    EpC prueba lo que digo.

    Los nacionalsocialistas no aprenden las lecciones de la historia.

  7. PEPEMI

    Y tanto nO_nAMe.

    Para ellos sólo vale lo que para ellos sea corecto.
    No hay más que leer lo que realmente significa EpC:

    BOE núm. 5 Viernes 5 enero 2007 689:

    La dimensión ética de la competencia social y ciudadana entraña ser consciente de los valores del entorno, evaluarlos y reconstruirlos afectiva y racionalmente para crear progresivamente un sistema de valores propio y comportarse en coherencia con ellos al afrontar una decisión o un conflicto. Ello supone entender que no toda posición personal es ética si no está basada en el respeto a principios o valores universales como los que encierra la Declaración de los Derechos Humanos.

    ¡OJO!, dice que una persona no se comporta eticamente si no es de acuerdo con los valores del entorno, osea, los que decida el entorno-Estado.

    Es decir, justo lo que explica Elentir, si el entorno-Estado decide que los judíos no son personas, pues no lo son.

    Dios nos libre de los nacionalsocialistas.

  8. nO_nAMe,

    Los nacionalsocialistas no aprenden las lecciones de la historia.

    Sí, sí que aprenden, y vaya si lo hacen. Ahora no están dispuestos a repetir los fracasos que tuvieron en el pasado. Su ideología no cambia, es la misma, pero ahora quieren ganar lo que perdieron entonces…

  9. doiraje

    Excelente artículo, Elentir. Gracias por ello. En lo que a mí respecta, como católico no liberal, mis reticencias al liberalismo sólo se reducen a dos aspectos, uno de los cuales tú muy bien aclaras. El primero es aquel que hace referencia al llamado liberalismo moral, una suerte de “haz lo que quieras” que niega todo fundamento natural de la acción humana. El otro es de carácter más economicista: considerar el mercado como medida de todas las cosas, como el regulador “natural” de los intercambios sociales de producción. Sigo creyendo que el mercado necesita unos límites mínimos que lo regulen bajo los criterios de justicia y protección a los más humildes de todo tipo de abuso. Lo cual no quiere decir ni mucho menos que defienda un intervencionismo estatal, que sería aún más abusivo que aquellas realidades de las que pretendidamente nos quiere proteger.

  10. doiraje

    Por cierto, gracias también por la referencia al blog sobre la niña con síndrome de Down: cuánta belleza en la verdad del amor. Y, por desgracia en nuestros días, cuánta lucha y esfuerzo para defender esta obviedad.

  11. nO_nAMe

    Hurssel, no aprenden los nacionalsocialistas, porque no se trata de ganar o perder si no de respetar:

    Artículo 18
    Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
    Artículo 26
    3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
    http://www.un.org/spanish/aboutun/hrights.htm

  12. nO_nAMe

    NOTA TECNICA: Hace meses veo faltal tu blog con el OPERA Elentir y me obligas a verlo con el Explorer, grrrrrrrrr…………

  13. Gracias por aclararme un tema que se presta a tantas interpretaciones. Por mi parte el liberalismo económico me parece lo menos malo que hay y el liberalismo moral, según su definición es lo que yo profeso. Un saludo.

  14. Elentir,

    Gracias por este magnífico artículo. Eres imprescindible.
    🙂

    PD: no me discutas!

  15. Doiraje, es frecuente confundir el liberalismo tal como lo entendemos hoy con lo que hace siglos se planteó como liberalismo filosófico. Es obvio que el liberalismo tiene unas consecuencias éticas, pero no pretende construir una nueva moral. En ese aspecto te recomiendo este artículo de José Ramón Rallo, que lo explica mucho mejor que yo:

    http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/2724/liberales/catolicos/

    En cuanto al liberalismo económico, mi apuesta por él se basa en la experiencia, y digo esto porque soy una persona muy amante de las teorías, pero a la defensa del libre mercado he llegado por puro escarmiento desde que soy autónomo. 😉 De todas formas, ya habrá otras entradas para debatir este interesante tema con más profundidad.

    nO_nAMe, tengo pendiente arreglar los problemas del blog en Opera, ya me los ha comentado algún otro lector. Ya sabes, en casa del herrero, cuchillo de palo… Ando con tanto trabajo que se me pasa arreglar mi propia web.

  16. Angus

    Si copias de la Wikipedia, por lo menos referéncialo, Elentir.

  17. En este artículo no hay ni un solo dato sacado de la Wikipedia. De todas formas, si consideras que algo está copiado de allí, sólo tienes que indicarlo.

    En fin, ya sé que a algunos os mola más la acusación falsa y sin pruebas, sólo para desprestigiar… pero esto no es el blog de Escolar, majete.

  18. Patroclo

    Hablando de liberalismo, relativismo e hijoputismo…
    Tan cabreado como todos lo días pero con uan vuelta de tuerca más…Lo de Andalucía publicando los nombres y apellidos de los padres objetores de EpC y de alumnos incluso menores de edad es una indecencia antidemocrática y de caverna troglodita de caníbales.
    No me imagino publicados en el BOE a los objetores de conciencia del servicio militar.
    Ya siento el dislate este de comentrio fuera de lugar y tal vez de tono( comparado con la brillantez de tu post y solo denostado por las mentes envidiosas)pero es que lo que pretende la EpC son mentes como esa que te calumnia de copiar.
    Realmente la ePc ya se implantó cuando empezo a impartirse la LOGSE!!!
    Hace tiempo que la Historia la han contado al revés e intoxicando a los estudiantes…no extraña que ahora estos crean que el Guadalquivir desemboca en Palma de Mallorca.
    El gobierno Español está lleno de traidores a España, pero es que el de Andalucía es una letrina infecta!

  19. Entro para dejarte este enlace:
    El verdadero rostro de Educación para la Ciudadanía.
    No sé si lo has leído pero es bastante fuerte. A lo mejor debería haberlo dejado en algún hilo sobre nacionalismo, pero como también se refiere al “liberalismo moral”, lo dejo aquí.

    En cuanto al debate, yo creo que las teorías no son muy útiles en la vida real, porque solucionan poco. Además de que en el caso del liberalismo, no hay dos personas que definan el liberalismo igual, principalmente porque cada uno tiene una definición de libertad diferente.

    Sin embargo, el post está muy bien. A pesar de que no soy liberal (ni creo que nunca pueda serlo), me gusta cuando escribes sobre esto.

    Abrazos.

  20. Lo de la EpC es, precisamente, la mejor demostración de cómo el relativismo moral acaba llevando al totalitarismo. Esa asignatura está hecha para educar a los niños en el relativismo como si fuese la doctrina oficial del Estado, y quienes no se pliegan son pisoteados por el Gobierno, como si el derecho a educar a tus hijos conforme a tus convicciones ya no existiese.

    En fin, creo que en los 30 años que llevamos de democracia, ningún Gobierno había pisoteado tanto los derechos y libertades como lo ha hecho el ejecutivo de Zapatero, y todo llevando el relativismo por bandera. Que a estas alturas alguien quiera sostener que ese relativismo es propio de liberales, y que incluso diga eso un dirigente de la oposición, en fin, ya es de locos.

  21. Mikimoss

    “la raíz del problema está en la propia esencia del relativismo, para el cual no existen verdades objetivas ni universales”

    Confundes los conceptos. El relativismo es lo contrario al absolutismo. Una verdad puede ser objetiva, universal, pero no tiene por qué ser absoluta, como ocurre con las verdades científicas.

  22. Mikimoss: “El relativismo es lo contrario al absolutismo”.

    Bah, tú no das para más, machiño. A ti te sacan de las consignas de Ferraz y no das una.

    Dedícate a estudiar un poquiño y deja de hacer el ridículo por todos los blogs por los que pasas escribiendo tus lindezas, anda.

  23. Tito bonicelli

    Los relativistas de hace 3000 años eran graficados como una serpiente que se mordía la cola, pues al decir que todo era relativo sostenían un absoluto “todo” Rousseau murió mucho antes de hacer Einstein por lo que no lo estudio. La moderna teoría de la relatividad no dice que todo sea relativo pues esta parte de tres absolutos, la máxima velocidad de la luz, la entropia, y la carga eléctrica los tres conceptos son absolutos. De donde se desprende que él relativismo acepte verdades absolutas siempre y cuando que estas soporten el rigor de la prueba

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.