Justifica a los alborotadores que impidieron una conferencia de Wert

El PSOE abre la puerta a que sus enemigos revienten cualquier acto público socialista

Ayer unos energúmenos reventaron una conferencia del Ministro de Educación, impidiéndole ejercer su derecho a expresarse y al público su derecho a escuchar lo que Wert tenía que decir. Hoy el PSOE ha defendido ese ataque a la libertad de expresión, diciendo que “cuando uno toma una decisión y está en política tiene que estar acostumbrado a recibir críticas”.

Criticaban la ‘crispación’ y ahora apoyan a quienes llaman a “quemar las calles”
Lo que decía el PSOE sobre la tensión

A nadie le puede sorprender a estas alturas ver que el PSOE justifica a unos alborotadores que revientan una conferencia organizada por un medio de comunicación -en este caso El Mundo- en un hotel, presentándolo como un legítimo ejercicio de crítica. En esto el Partido Socialista sigue al pie de la letra las pautas marcadas por su fundador, Pablo Iglesias, durante su primera -y lamentable- intervención parlamentaria el 7 de julio de 1910:

“Este partido no ha cambiado de opinión respecto a este particular; estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad, como han estado todos los partidos, cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones.”

El PSOE no defiende el derecho de crítica, sino la imposición de la mordaza

A lo largo de mi vida he ido a muchas conferencias, con ponentes de las ideologías más variadas. Cuando lo he creído oportuno, porque durante la charla he escuchado algo que no era de mi agrado, he esperado al turno de preguntas y he interpelado al conferenciante manifestando mi discrepancia con respeto y educación. Eso es lo que hacemos los que respetamos la libertad de expresión y creemos en la democracia. Será por eso que los socialistas no están de acuerdo con esa forma de ejercer la crítica. Por lo visto, en el PSOE prefieren tapar la boca a quienes no coinciden con sus ideas. Por eso defienden no la discrepancia, sino la mordaza.

El PSOE lanza un peligroso mensaje a la sociedad: el fin justifica los medios

Desde su rotunda derrota electoral el año pasado el PSOE ha apostado por una radicalización cada vez más evidente y escandalosa, sin mostrar el menor escrúpulo a que ese proceso le lleve a agredir los derechos y libertades de quienes no compartimos sus opiniones. Yo no soy partidario de responder a los totalitarios con su misma moneda, porque eso sería ponernos a su altura. Eso sí: cualquiera con dos dedos de frente entiende que con esa defensa de los reventadores de conferencias el PSOE se acaba de disparar un tiro a su propio pie.

Los socialistas tienen la gran suerte de que en las filas opuestas no somos tan propensos al alboroto como lo es la izquierda española: ahí están como muestra siete años de manifestaciones de la oposición cívica a Zapatero, durante las cuales no se rompió ni una papelera. Ha bastado con que llegase el PP al poder para que la izquierda apostase por un estilo muy distinto y cada vez menos pacífico de manifestarse. Con ello, la izquierda, empezando por el propio PSOE, está lanzando a la sociedad el peligroso mensaje de que el fin justifica los medios. Muchos ultras de izquierda tomarán nota de ello para seguir extendiendo esa mordaza a toda idea que no se ajuste a los dictados del pensamiento único progre, seguramente: al fin y al cabo, llevan años haciéndolo sin que el PSOE lo haya criticado ni una sola vez. El problema para el PSOE es que del otro lado empiecen también a surgir voces que animen a adoptar esa estrategia socialista, pero para aplicársela a sus promotores. En condiciones normales, en un debate civilizado y con argumentos serios y racionales, los charlatanes de la política no tienen nada que hacer. Cuando un grupo político decide ponerlo todo patas arriba para promover un escenario de violencia adecuado para su charlatanería, ha de asumir que surgirán otros igual de energúmenos y tan charlatanes como ellos pero en el lado opuesto. Seguramente lo están deseando, porque sólo así, con sus rivales rebajándose a su altura, podrían sentirse como pez en el agua los herederos de Pablo Iglesias. Allá ellos con el camino que han elegido, pero luego que no lloren si se encuentran a otros igual de salvajes que ellos impidiéndoles hablar.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.600

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. El problema son todos los zopencos que están justificando lo de ayer en Sevilla. No se dan cuenta, que cuando otros zopencos vayan a hacer lo mismo en un acto suyo, llorarán por la libertad de expresión.

    De todas maneras, tampoco es demasiada sorpresa: Los que ayer reventaron el acto no creen el la libertad de expresión, nunca han creído en ella. Sólo tenemos que ver algunos artículos evacuados por Público o El Diario, altavoces de dichos grupos.

  2. Lo que está demostrando la izquierda es que entiende la democracia como un cortijo en el que sólo tienen derechos y libertades los que opinan como ellos. A los demás se nos puede pisotear, se nos puede tapar la boca y se nos puede coaccionar como les venga en gana a los nostálgicos de Lenin o de Pablo Iglesias. En fin, esta gentuza no ha aprendido nada de lo ocurrido en España hace 75 años.

  3. JFM

    No creo que haya ningun peligro para el PSOE: sabe bién que los reventadores estan todos en la izquierda.

  4. Alimentar la crispación es un arma de doble filo.

  5. Elentir, peor que esos, son los que jalean a estos individuos desde determinados medios de comunicación o desde determinados púlpitos políticos. ¿Y sabes por qué lo hacen?. Porque pertenecen a una casta de ungidos que saben, como bien apunta el Perdiu (Liberalismo Abierto) que las facturas no las van a pagar ellos.

    Y eso por no hablar de la rendición de la derecha ante los (supuestos) valores de la izquierda. A alguno le daría un patatus si supiese que el Estado del Bienestar es un invento alemán de del conservador Otto von Bismarck y que el partido socialista alemán se opuso entonces a dichas reformas. No digo ya por donde le saldría el corazón a alguno que no sabe que el Estado del bienestar lo trajo a España la dictadura franquista.

    Lo peor es que no saben que la Historia ha pasado por encima de su ideología.

  6. En su defensa hay que decir que los socialistas alemanes acabaron haciendo piña con Bismarck, porque era tan liberticida y tan anticatólico como ellos…

  7. La actual conducta del PSOE es la típica de quienes creen que la democracia son ellos y dan clara muestra de no creer verdaderamente en la democracia. No es de extrañar, ya que saben que ellos no son de confianza y ni en ellos mismos creen.=Complejo de la cabeza a los pies, como ya iríais suponiendo mientras leíais mi comentario.

  8. Luis Carlos

    Se les puede reconocer al instante porque cuando intentas debatir con ellos como persona civilizada no te respetan el turno de palabra e te interrumpen constantemente. Se creen que así consiguen una mayor autoridad para soltar su malditos sermones demagogos.

    La última vez que uno me hizo eso pegué un grito de protesta que molestó a todos los presentes, pero no era por el tema en sí, sino que me ofendía que me tratara como un niño pequeño que se tenía que tragar su rollo. No saben convencer y sólo saben convencer. Yo soy una persona muy testaruda, no cambio de opinión facilmente, pero al menos intento razonar y comprender la mentalidad del otro, aunque sólo sea por intentar encontrar un punto débil que le haga dudar.

    Se comportan como vampiros emocionales.

  9. Elentir, lo que le ocurre al PSOE y a IU es que para ellos la educación pública no es un mecanismo de transmisión de conocimientos (matemáticas o lengua). Es un mecanismo de transmisión de doctrina. Hace algunos años te puse por aquí algunas de las perlas recogidas en el real decreto donde se describía educación para la ciudadanía.

    Eso por no hablar de como en Occidente se está desterrando todo lo que huela a meritocracia, no digamos ya a la competencia.

  10. Da miedo. Si el ministro se mantuviese firme aun a pesar de esta presión, ¿aumentarían la presión? ¿Serán capaces de llegar a justificar acciones más contundentes? ¿Mostrarán “su comprensión” si estas se producen? Lo dicho. Da miedo.

  11. Para la izquierda, la violencia es lícita, si la ejerce la propia izquierda. Hace poco hemos constatado el apoyo de los Bardem y Willy Toledo a las manifestaciones pro-etarras (o “a favor de los presos de ETA”, si queremos ser más concisos). En otras palabras, la violencia y el Derecho, así como la democracia, son aspectos relativos, según la visión de la izquierda. Para la izquierda, lo único incontrovertible, la única verdad sólida que da sentido a todo lo demás… es la propia izquierda; ella misma es “la verdad”, lo demás resulta pura “circunstancia”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.