Al 'héroe del 25-S' le amenazaron de muerte y le fueron a buscar a su trabajo

Toma ‘casta’: un camarero interrumpe a Pablo Iglesias en el Ritz y por ello se queda sin trabajo

Al camarero Alberto Casillas, entonces afiliado del PP, la prensa progre le convirtió en el “héroe del 25-S” en 2012 por refugiar a manifestantes de izquierda en su cafetería e impedir el paso a la misma a los antidisturbios. Este lunes volvía a ser noticia por encararse con Pablo Iglesias en su conferencia en el Ritz para reprocharle su apoyo al tirano Maduro en Venezuela, país donde su mujer y su hija sufren las penalidades provocadas por el chavismo.

La ‘democracia’ de Podemos: en 2013 Pablo Iglesias dijo tener a Cuba como ‘referencia’
Pablo Iglesias y su nostalgia de la guillotina: ¿está un psicópata al frente de Podemos?
Pablo Iglesias justifica a los ultras violentos de Can Vies con un ‘argumento boomerang’

La ‘casta’ de Podemos: de asesor del gobierno de Venezuela a eurodiputado con un sueldo de 6.533 euros

El País, un medio de izquierdas, afirmaba hace diez días que la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), “en cuyo consejo ejecutivo han figurado los tres principales dirigentes de Podemos (Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Luis Alegre), ha recibido desde 2002 al menos 3,7 millones de euros del Gobierno de Hugo Chávez, según las cuentas depositadas en el registro de fundaciones del Ministerio de Cultura.” En algunos ejercicios esas ayudas del gobierno venezolano “superaron el 80% de los ingresos de esta fundación”. En su currículum Pablo Iglesias se presenta como “responsable de análisis estratégico de la presidencia de Venezuela con la fundación CEPS”. En el Ritz, Alberto Casillas preguntó Pablo Iglesias: ¿qué es lo que usted ha asesorado en Venezuela, un país en el que mi hija, estudiante de comunicación, sufre una gran represión, incluso le dieron de golpes? ¿Asesoró en la represión contra mi hija estudiante? Pablo Iglesias se mantuvo en silencio mientras el camarero le hacía estas preguntas, a pesar de las peticiones de éste para que se explicase. Casillas añadió: Mi esposa no puede comprar papel higiénico ni comida ¿Ha asesorado al Gobierno de Venezuela en eso?.” Y añadía, mientras le echaban de la sala: “En Venezuela están matando a los jóvenes”. A Casillas le echaron por la fuerza de la sala sin que Pablo Iglesias dijese nada. El líder de Podemos, hace pocos años conocido por hacer escraches, callaba cuando a un trabajador le tapaban la boca en el Ritz por quejarse ante él. Unos días después el líder de Podemos se iba a despotricar contra la “casta” a Bruselas, donde él -igual que los otros cuatro diputados de ese partido- cobrará 6.533 euros mensuales, a los que no podrá renunciar a pesar de los anuncios que hizo esa formación de ultraizquierda en ese sentido para acallar críticas.

Amenazan de muerte al ‘héroe del 25-S’ e incluso van al trabajo a buscarle

En materia de escraches parece haber clases. Cuando le hicieron -bajo la dirección de Iglesias- un escrache a Rosa Díez, impidiéndole dar una conferencia en la misma universidad pública en la que el ultraizquierdista trabaja como profesor, el hoy eurodiputado de Podemos no perdió su trabajo. Sí que lo ha perdido el camarero que se encaró con él el lunes. Lo ha tenido que dejar para evitar males mayores al establecimiento para el que trabajaba y para sus compañeros: “Lo he decidido con todo el dolor de mi alma. Mis jefes nunca me habían reprimido por mis actos. Pero he recibido amenazas e insultos. Cuando han sido dos no me he preocupado, pero esta semana han sido muchos. Han llegado al restaurante preguntando por mí, declaraba Casillas a Elmundo.es. Anoche en 13TV confirmaba que ha presentado denuncia ante la Policía por las amenazas. Según afirmaba ayer en su Twitter, ahora ya son cuatro miembros de su familia en paro: su mujer, su hija, su hijo y él. Les espera, desde luego, una vida mucho menos cómoda y desahogada que la Pablo Iglesias con su generoso sueldo de eurodiputado. Algo parecido a lo que pasa en Venezuela, donde dirigentes políticos chavistas con una posición muy acomodada –Hugo Chávez tenía al morir una fortuna personal de 535 millones de dólares– se llenan la boca hablando de justicia y revolución y clamando contra los ricos, mientras los demócratas a los que reprimen tienen que hacer dos horas de cola para comprar un litro de leche, como le pasa a la mujer y a la hija de Alberto Casillas, según denunciaba él ayer en 13TV.

Pablo Iglesias vuelve a callar, ahora ante las represalias contra el camarero

Lo que le ha pasado a este ya excamarero es muy grave. Se trata de una actuación puramente mafiosa pero, eso sí, muy típica de la extrema izquierda, en la que abundan los elementos totalitarios y, por tanto, poco acostumbrados a encajar las críticas sin tomar represalias contra el que las hace. ¿Y qué ha dicho Pablo Iglesias sobre esto? Pues nada. Igual que guardó silencio cuando al camarero le sacaron a golpes del Ritz, ahora también calla cuando esa misma persona no sólo denuncia haber recibido amenazas de muerte por ello, sino que incluso ha tenido que renunciar a su trabajo por miedo a represalias. ¿Tal vez el líder de Podemos calla porque lo que le ha pasado a Alberto Casillas es algo cotidiano en la Venezuela bolivariana que él tiene como modelo? Allí muchos de los que se han atrevido a llevarle la contraria al poder han tenido que pasar por cosas parecidas a las sufridas por el camarero del Prado, y otros también por cosas mucho peores. Ayer Pablo Iglesias tuvo toda la tarde para decir algo sobre esas amenazas y sobre sus consecuencias. Nada. Ni un mísero comentario en su Twitter. Ni siquiera se ha molestado en rechazar unas amenazas lanzadas, insisto, como consecuencia del hecho de que el camarero le plantase cara en el Ritz. Es muy revelador ese silencio de Pablo Iglesias cuando toca condenar a un gobierno tiránico y a quienes trasladan a España las formas mafiosas del chavismo. Ese silencio dice más que todo el demagógico programa de Podemos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Eos

    Espero que a sus votantes se le quite la venda de los ojos.
    Aunque es dififil…

  2. Sin embargo, los escraches le parecen democraticos … cuando lo hacen ellos, claro:

    http://www.publico.es/453525/escraches-la-democracia-que-nos-han-robado

  3. Hugo

    Esperas demasiado, ante gente que no le importa juntarse con dictadores totalitarios, islamistas, feminazis y toda clase de izquierdistas trasnochados que parece que no saben que el muro de Berlin cayó en el 1989. Todo ello porque no gobiernan los de su color. Forofismo político.

  4. pacococo

    Es lo esperable. Todos son la casta ¿o acaso nos creemos que se puede mover algo sin el permiso de la casta?

    Fijaos en el detalle, el hombre es militante del pp y ante la agresión, el pp callado como un muerto. Ese hombre ha perdido su empleo, pues es igual, la casta es lo primero.

    Si alguien pensaba que podemos es un partido que va a luchar contra la casta, que se olvide, es uno más de ellos. Es una forma de evitar la abstención.

  5. MR (Monárquico y Republicano)

    ¿Cómo se atreve este sociópata nostálgico de la guillotina a hablar de “argumentos”, “calma” y “serenidad”, cuando ha apoyado clarísimamente manifestaciones violentas en España, con profusión de gritos e insultos, amenazas, barricadas incendiarias y lanzamiento de adoquines? A lo mejor confunde “adoquín” con “argumento” y cree que “argumento” es con lo que se hacen los empedrados de las calles.

  6. Luna

    Le está diciendo este hombre a Pablo Iglesias que su hija y su mujer no tienen qué comer y él se sale con lo de los “argumentos”, como si fuera capaz de darle alguno que justifique esta situación.

    Luego dice el coletas que no está dispuesto a la dialécticas “de las amenazas”. ¿Qué amenaza ha proferido el camarero en su intervención en el Ritz? Ninguna. Pablo miente y lo sabe perfectamente. Pero al camarero sí le han amenazado.

    En fin, un político rojo más que dice defender al trabajador y que luego hace estas cosas, nada nuevo. Al fin y al cabo, el marxismo no se inventó ayer.
    Fijaos en el dandismo total con que actúa Pablo Iglesias, una escenificación que proviene del intento más sofisticado de la burguesía decimonónica por denotar su clase.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]