Pretende discriminar a una mayoría de vigueses que somos hispanohablantes

Un grupo nacionalista quiere que se prohíba hablar español en el pleno municipal de Vigo

Nuevo gesto de hispanofobia en las filas del nacionalismo gallego, y una vez más procedente de la Mesa pola Normalización Lingüística, una organización afín a los separatistas del BNG.

Un grupo nacionalista gallego admite, sin querer, que practica el ‘racismo lingüístico’
El Ayuntamiento de Ferrol excluye el español en la ciudad más hispanohablante de Galicia

Vigo: mayoría hispanohablante, pero prohibía el español en el pleno

La Mesa ha publicado hoy un intolerante comunicado criticando el nuevo reglamento del pleno municipal de Vigo (ver PDF), aprobado el pasado 30 de mayo y que contempla que los concejales puedan usar el gallego o el español en este órgano del ayuntamiento, algo que no estaba permitido hasta ahora (la anterior normativa establecía el gallego como única lengua de uso en los plenos). Según datos publicados por el Instituto Gallego de Estadística en octubre de 2014, Vigo es la segunda ciudad de Galicia con mayor porcentaje de hispanohablantes: sólo un 15% de los vigueses habla siempre en gallego. Es una situación de lo más anormal que la lengua de la amplia mayoría de los vigueses haya estado vetada en el pleno municipal, y es una buena noticia que esa absurda norma haya sido cambiada, por mucho que se enrabieten los hispanófobos.

La Mesa quiere que se desprecie la lengua de la mayoría de los vigueses

Teniendo en cuenta los citados datos sobre el uso del gallego en Vigo, la Mesa usa un argumento boomerang para justificar su petición liberticida: “¿Cómo se puede representar a un pueblo desconociendo y despreciando su lengua?”, se pregunta Marcos Maceira, el mandamás de esa organización nacionalista. Una vez más, como me suele ocurrir con los comunicados de esta gente de un tiempo a esta parte, no pude evitar echar una carcajada al leer esa frase, porque precisamente eso es lo que ocurría hasta ahora: se despreciaba la lengua de la mayoría de los vigueses, que es el español; una lengua, insisto, que hasta mayo estaba prohibida en el pleno, como si esa amplia mayoría de vigueses que hablamos en español fuésemos ciudadanos de segunda.

El grupo nacionalista miente al hablar sobre la oficialidad del gallego

Hay que decir, además, que el comunicado de la Mesa es de lo más tramposo, pues intenta dar la impresión de que ya no se podrá hablar en gallego en el pleno. Es una técnica a la que recurre con frecuencia ese grupo para disfrazar su apoyo a la imposición lingüística. Por ejemplo, Elsa Quintas, responsable de la Mesa en Vigo, afirma: “el estatus legal de oficialidad reconocido hasta ahora para nuestro idioma, tanto por el ayuntamiento como por leyes autonómicas como la de uso del gallego como lengua oficial de Galicia por las administraciones locales, o la de Normalización Lingüísitica, no era real”. Esto que dice es mentira: el gallego sigue siendo lengua oficial en Galicia. Pero no es la única, y esto es lo que sistemáticamente obvia la Mesa. El Estatuto de Galicia lo señala claramente en su Artículo 5: Los idiomas gallego y castellano son oficiales en Galicia y todos tienen el derecho de conocerlos y usarlos.” Ese mismo artículo señala que los poderes públicos de Galicia “garantizarán el uso normal y oficial de los dos idiomas”, y advierte: “Nadie podrá ser discriminado por razón de la lengua.” En la Mesa no se han debido leer estas frases del Estatuto, porque siempre actúan como si no existiesen. De hecho, con medidas como la prohibición de uso del español en el pleno de Vigo, que es lo que pide de facto con su comunicado, la Mesa apoya la discriminación de los gallegos hispanohablantes, tratándonos como extranjeros en nuestra propia tierra.

El reglamento aún tiene preceptos ilegales que excluyen el español

No puedo dejar de señalar, en honor a la verdad, que a pesar del cambio positivo que he señalado en el mismo, el Artículo 2 del nuevo reglamento vigués insiste en afirmar que “el gallego es la lengua del Pleno”, obviando el otro idioma cooficial de Galicia. Además, la normativa señala que “las convocatorias de sesiones, los órdenes del día, propuestas de acuerdo, dictámenes, votos particulares, enmiendas, mociones, actas, certificaciones, notificaciones, recursos, escrituras y demás escritos realizados en nombre del Pleno se redactarán en gallego.” Es decir, que a pesar de las objeciones nacionalistas, el Ayuntamiento de Vigo mantiene una clara preferencia por la lengua gallega: preferencia ilegal, dicho sea de paso, pues vulnera la jurisprudencia constitucional al respecto. Como ya he señalado otras veces, por ese mismo motivo en 2006 el Tribunal Superior de Justicia de Galicia declaró ilegal una normativa municipal en una localidad coruñesa, advirtiendo que establecer el gallego como única lengua oficial de una administración es una medida discriminatoria, incongruente y contraria a lo establecido en el Estatuto de Galicia y en la Constitución Española.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]