El feminismo de género no busca igualdad, sino revancha y enfrentamiento

No pediré perdón por ser hombre: que lo pidan quienes fomentan el odio a media humanidad

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha respondido a un tercer grado en clave feminista que le ha hecho Lamarea.com. Un test bochornoso dirigido a que los hombres se sientan culpables por serlo.

Lo que pocos cuentan: el origen ideológico totalitario del actual feminismo de género
La mordaza de género: prohibido criticar a una ideología que demoniza a los hombres

La amnesia de Pablo Iglesias con WhatsApp

Cuando le han preguntado si conoce a “hombres que participen en algún grupo de WhatsApp en el que se trate a mujeres como objetos sexuales”, haciendo acopio de grandes dosis de cinismo, Pablo Iglesias ha contestado lo siguiente:

“Conozco a muchos hombres y sin duda la respuesta es afirmativa. De nuevo, creo que todos y todas hemos visto alguna vez cómo en algún grupo de Whatsapp y en general en las redes sociales un hombre trataba a una mujer como un objeto sexual. Los hombres hemos sido educados en el patriarcado y eso conlleva muchas actitudes machistas que tenemos interiorizadas. Tenemos la obligación de desaprender para ser siempre respetuosos y tratar a las mujeres como se merecen. Y también debemos no reír las gracias y mostrar nuestro rechazo cuando otros hombres denigran a una mujer en nuestra presencia.”

Precisamente Pablo Iglesias fue el autor de un comentario en un grupo de WhatsApp que salió a la luz en julio de 2016, y en el que el líder de Podemos decía sobre una periodista que le criticó: “La azotaría hasta que sangrase… Esa es la cara B de lo nacional popular… Un marxista algo perverso convertido en un psicópata…” ¿Se le ha olvidado ya a Pablo Iglesias ese comentario que causó escándalo en toda España, y que dejó muy tocado su pretendido papel de defensor de las mujeres?

Que Pablo Iglesias sea un psicópata no significa que todos seamos como él

Al margen de la cara dura que ha demostrado Pablo Iglesias en esa contestación, hay un dato que me parece muy llamativo: el líder de Podemos dice que los hombres tenemos “la obligación de desaprender para ser siempre respetuosos”. La declaración, hecha por un tipo que lleva muchos años militando en las filas comunistas, merece que le prestemos atención. En el terreno personal le diría a Pablo Iglesias que a mí me educaron para ser un caballero, y si a él le educaron para azotar a mujeres en cuanto le llevan la contraria, el que tiene que cambiar es él, no yo. No busque en el “patriarcado” fáciles excusas para disfrazar un problema personal que él mismo califica como psicopatía, y que ya señalé aquí hace unos años a propósito de su elogio de la guillotina.

La ceremonia comunista de la ‘autocrítica’, otra vez en acción

Más allá del terreno personal, no deja de resultar llamativa la afición de los comunistas por los numeritos de “autocrítica”, y no me estoy refiriendo con ello al honrado reconocimiento intelectual de sus errores, sino a los actos con los que las dictaduras comunistas obligaban a los disidentes a confesar públicamente crímenes, los hubiesen cometido o no. Esos actos no sólo buscaban justificar las medidas represivas contra los discrepantes, sino que también tenían como fin provocar un efecto disuasorio en toda la sociedad, pues así se mostraba lo que les esperaba a los desobedientes y se coaccionaba a toda el pueblo para que se sometiese a los dogmas comunistas, aunque esto ni siquiera ofreciese la seguridad de no acabar cayendo en las garras de la monstruosa y caprichosa maquinaria represiva de esas dictaduras.

Antes animaban a odiar a los burgueses, ahora van contra los hombres

Como ya os he explicado alguna vez, el actual feminismo de género surgió de las filas marxistas, ante el patente fracaso de esa ideología en los países occidentales. Como la tesis de la lucha de clases no colaba en una sociedad próspera y con una amplia clase media, los marxistas trasladaron ese esquema de enfrentamiento a otros ámbitos, entre ellos el sexo. Si antes el objetivo había sido dividir a la sociedad en buenos (los proletarios oprimidos) y malos (la burguesía opresora), ahora el objetivo es dividir a la humanidad en opresores (los hombres) y oprimidas (las mujeres), fomentando entre ellas el odio a los hombres, igual que el marxismo quiso fomentar hace un siglo el odio de clase entre los obreros. ¿Y cuál es el “crimen” que el feminismo de género pretende hacernos confesar a los hombres a día de hoy? Pues sin más rodeos, quieren que pidamos perdón por ser hombres, porque ese feminismo fanático asocia a la condición masculina con todos los males de la humanidad. Una visión aberrante del mundo y de la sociedad que se basa en animar a media humanidad (las mujeres) a sentir odio contra la otra mitad (los hombres).

No buscan la igualdad, sino la revancha y el enfrentamiento social

Yo lo tengo muy claro: me niego a pedir perdón por ser hombre. Quienes deberían pedir perdón son los que están fomentando el odio contra media humanidad por haber nacido con un pene en la entrepierna. Yo me niego a renegar de la magnífica educación que me dieron mis padres y de los valores que me transmitieron, para someterme a una ideología estúpida que se basa simple y llanamente en el odio a media humanidad. Y es que el feminismo de género no busca la igualdad. Eso lo buscaba el feminismo original, de inspiración liberal, que reclamaba la igualdad legal y la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, y no la igualdad de resultados ni la supresión de libertades para imponer proyectos de ingeniería social. Lo que busca el feminismo de género es la revancha, el enfrentamiento y el dominio de la emoción sobre la razón. Los marxistas saben que no tienen futuro en una sociedad próspera, basada en una sana convivencia y en la que los debates sociales partan de argumentos racionales. En un entorno así muy pocos se tragarían burradas como culpar de todos los males de la humanidad a los hombres. El feminismo de género necesita la carga emocional provocada por el odio para colarle al público sus colosales disparates. Por eso no vas a ver nunca un debate racional con un partidario de esa odiosa ideología: quedaría en ridículo. Por eso usan sistemáticamente palabras-policía como “machista” y el señalamiento al que discrepa: para que la gente no se atreva a cuestionar sus patrañas, por absurdas que sean.

Pues conmigo lo tienen crudo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Papulus

    ¿Cuándo se perdió el sentido común?
    Porque la mayoría de nuestros políticos, es decir, todos los partidos del arco parlamentario suscriben y apoyan esa ideología, bien con leyes como nefasta de Violencia de Género o con manifestaciones absurdas en contra del hombre.

  2. JFM

    Otras cosa: el feminismo original es ANTI-abortista. Descian que eso les convenia a los hombres.

  3. Nicole

    Lo que buscan es crear hombres y mujeres solos y débiles para hacerlos dependientes de su secta(rismo), dejar libres a los delincuentes, impunes, que espanten a quién les parece débil para que trabajen gratis en campos de concentración igual que Corea del Norte, la ex URSS que tanto admiran, Cuba etc.

  4. Fredo

    El fariseos éste habla como habla y pide al mismo tiempo libertad para Bodalo

  5. Luis Recinos

    Felicitaciones para Elentir por ésta entrada. Bravo!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.