En otras declaraciones sí que hizo referencia a los nazis y a la Italia fascista

El presidente europeo recuerda la invasión de Checoslovaquia sin mencionar al comunismo

La invasión de Checoslovaquia por las dictaduras comunistas de la URSS y sus satélites no tiene, a juicio del presidente de la Comisión Europea, ningún ascendiente ideológico digno de mención.

El final de la Primavera de Praga de 1968: el comunismo envió tanques contra la libertad
El presidente de la Comisión Europea rendirá homenaje a Marx, el creador del comunismo

Ni una sola referencia a la ideología totalitaria de los invasores

Eso es lo que se deduce de la declaración emitida hoy por Jean-Claude Juncker desde Bruselas (se puede leer aquí) en relación al 50 aniversario de esa invasión, iniciada tal día como hoy. Los tanques rodando en las calles de Praga el 21 de agosto de 1968 terminaron abruptamente con un intento de introducir los derechos humanos y las libertades, consolidaron un régimen que duraría otras dos décadas y confirmaron una plantilla brutal para la supresión de la disidencia dentro del Pacto de Varsovia”, señala la declaración, que también anima a recordar colectivamente que la libertad y el respeto por los derechos humanos nunca pueden darse por sentados y se debe luchar por ellos todos los días”.

La invitación de Juncker a hacer memoria contrasta con ciertas ausencias en su discurso: la declaración publicada hoy no contiene ni una sola mención al comunismo, la ideología de los regímenes totalitarios que protagonizaron aquella invasión. Tampoco menciona a la URSS, que fue la que ostentó la dirección de la invasión, usando a sus socios como meros subordinados a las órdenes de Moscú. Si alguien desconoce los hechos a los que se refiere esa declaración, al leerla no podrá tener ni una mínima idea de las motivaciones ideológicas de los invasores.

Sí que mencionó a los nazis y a la Italia fascista en otras declaraciones

Por el contrario, en su declaración de enero 2017 con motivo del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, Juncker sí que mencionó hasta tres veces a los nazis. De igual forma, en la declaración de enero de este año figura una mención a la “Italia fascista”, en relación a las leyes racistas aprobadas por el régimen de Mussolini. Esas menciones me parecen justas: las ideologías que inspiraron esos atentados contra los derechos humanos deben ser recordadas… igual que el comunismo. Es incomprensible que el presidente de la Comisión Europea omita toda referencia a esta última ideología totalitaria. Peor aún: he estado buscando y no he logrado encontrar una sola declaración de Juncker que mencione al comunismo en relación a sus crímenes. Esto me alarma especialmente al recordar el reciente homenaje de Juncker a Karl Marx, el fundador de la ideología comunista. Un homenaje que el presidente europeo justificó afirmando que no hacerlo sería “negar la historia”. Hablar de la invasión de Checoslovaquia y omitir toda referencia al comunismo sí que es negar la historia.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Vincentius

    Es lamentable pero no sorprende. De hecho, Merkel fue miembro del partido comunista en su juventud.
    Supongo que sigue siéndolo pero “light”.
    Mejor abandonar esta decadente y masónica UE.

  2. Russell

    El texto original era:
    “Parece que alguien invadió a alguien. Aunque no está claro si fue un ‘te voy a invadir ahora mismo’ o un ‘no, no pienso ir”. Yo creo que fue un caso intermedio, un ‘si tu quieres…’. Tampoco se sabe a ciencia cierta si se usó o no la violencia, yo, al menos, no lo sé”.

  3. Luis Recinos

    Creo que esto, y otros casos parecidos, son ejemplos de la famosa política de “recuperación de la memoria histórica”, que selectivamente “olvida” mencionar ciertos eventos, nombres o ideologías, y concentra su atención en subrayar otros tantos. Así, poco a poco nos olvidaremos de los verdaderos “malos”, que ahora son los “buenos”, y transformaremos a los “buenos” en los “malos.” Como se ha dicho tantas veces, es “el mundo al revés”, pero es así.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.