La dirigente socialista incitó al asesinato de mujeres católicas y monárquicas

Margarita Nelken: los crímenes de una diputada del PSOE que tiene calles dedicadas a su nombre

La «memoria histórica» impulsada por el PSOE se está usando no sólo para inventar una historia de buenos y malos, sino también para ocultar los crímenes de miembros de ese partido.

Cuatro documentos que muestran la retórica golpista del PSOE en la Segunda República
El origen golpista, totalitario y violento del PSOE: un pasado que hoy intenta blanquear

Una diputada del PSOE que se pronunció contra el derecho de voto de la mujer

Hoy me ocuparé de un claro ejemplo de esa perversa forma de manipular la historia. Me refiero a Margarita Nelken Mansberger, que fue diputada del PSOE entre 1931 y 1936, en la Segunda República. Nelken se hizo famosa por su rechazo al voto femenino en 1931, postura que defendió con el siguiente argumento: «Poner un voto en manos de la mujer es hoy, en España, realizar uno de los mayores anhelos del elemento reaccionario« (La mujer ante las Cortes Constituyentes, 1931). Sin embargo, hay un aspecto de su vida que se trata con menos frecuencia a pesar de ser mucho más grave: su participación en los crímenes de guerra cometidos por militantes de izquierda en el bando republicano durante la Guerra Civil Española. Yolanda Cabezuelo Arenas le dedicó un artículo muy completo al tema, incluyendo testimonios españoles y extranjeros que dan fe de la maldad de esa persona y su participación en las chekas, los centros de detención, tortura y asesinato de prisioneros políticos establecidos por socialistas, comunistas y otros grupos.

Margarita Nelken en 1930 (Foto: Miguel Andrés/Abc).

El artículo de Margarita Nelken incitando al asesinato de mujeres por ser católicas y monárquicas

Sobre Nelken es habitual leer los testimonios del entonces cónsul de Noruega en Madrid, el conservador Félix Schlayer, o del escritor Edgar Neville. De este último se suele citar lo que escribió en un artículo titulado «Margarita Nelken o la maldad», publicado en septiembre de 1938 en la revista falangista Y: «En aquel terrible Madrid de agosto del 36, cuando el terror lle­gaba al máximo, apareció una noche en «Claridad» un artículo de Margarita Nelken en que pedía a las milicias no se limitaran a asesinar hombres, sino que incluyeran en “los paseos” a las esposas, novias o hermanas de los perseguidos«. El artículo mencionado por Neville fue publicado en el citado periódico «Claridad» (portavoz del ala caballerista del PSOE) el 28 de agosto de 1936 y se puede leer aquí (muchas gracias a Mari Carmen por la información). El artículo también lo cita Pelayo Jardón Pardo de Santayana en la página 407 de su libro Margarita Nelken: del feminismo a la revolución (Sanz y Torres, 2013).

En ese infame escrito, Nelken distinguía a las «mujeres» de las «hembras» (sus enemigas, a las que también llama «alimañas»), definiendo así a las segundas: «Allí las tenéis, en los atardeceres sevillanos, paseando con algazara por calle de Tetuán con sus estampitas del sagrado corazón y sus lacitos bicolores al pecho. Se dicen católicas y monárquicas«. Después de retratar a esas «hembras», Nelken justificaba su eliminación con estas palabras: «A las alimañas se las aplasta por eso, porque son alimañas, y a las fieras dañinas, el hombre debe suprimirlas para salvaguardia de la Humanidad. Allí las tenéis, camaradas. Allí habréis de encontrarlas«. Dicho sea de otra forma: Nelken justificaba el asesinato de mujeres por el mero hecho de ser católicas y monárquicas.

El anarquista Juan García Oliver hablando ante el micrófono de ECN 1 Radio CNT-FAI en el Cine Coliseum de Barcelona durante la Guerra Civil Española. García Oliver fue ministro de Justicia en el bando republicano durante la contienda y dejó testimonio de los crímenes de guerra y actos de terrorismo cometidos por la diputada socialista Margarita Nelken, del PSOE, crímenes que ella misma le confesó.

El testimonio de Juan García Oliver, ministro de Justicia en el bando republicano

En 1978, la editorial Ruedo Ibérico publicó «El eco de los pasos», autobiografía del anarquista Juan García Oliver (el libro se puede encontrar en Google en PDF). Este personaje fue ministro de Justicia del Gobierno republicano del 4 de noviembre de 1936 al 16 de mayo de 1937, siendo presidente del Consejo de Ministros el socialista Francisco Largo Caballero. Durante su etapa como ministro, fue él quien designó al también anarquista Melchor Rodríguez como delegado especial de prisiones, un hombre que logró frenar las matanzas de presos iniciadas por socialistas y comunistas, salvando así a cientos o miles de personas, por lo cual se le apodó «El Ángel Rojo» (en su entierro en 1972, en pleno franquismo, se dieron cita anarquistas y falangistas, algo paradójico, sin que hubiese ningún incidente). García Oliver dedica algunas menciones a Margarita Nelken en ese libro. En la página 306 relata una conversación con el coruñés Eduardo Val, secretario del Comité de Defensa del sindicato anarquista Confederación Nacional del Trabajo (CNT), justo antes de hacerse cargo García Oliver del Ministerio de Justicia. Esto le dijo Val:

«Quiero apercibirte de los manejos que se trae la comunista Margarita Nelken, que al frente de un comité de Juventudes Socialistas Unificadas es quien asume las funciones ejecutivas de la justicia en Madrid. Opera camuflada en una pequeña oficina del Ministerio de la Guerra. Ten cuidado con los que la rodean; la mayor parte son jóvenes guardias de Asalto vestidos de paisano«.

La referencia a Nelken como «comunista» en noviembre de 1936 es llamativa. Según la Fundación Pablo Iglesias del PSOE, Nelken se afilió al Partido Comunista de España (PCE) en diciembre de 1936, pero hay que tener en cuenta una cosa: en abril de ese año se habían fusionado la Unión de Juventudes Comunistas de España (del PCE) y las Federación de Juventudes Socialistas (del PSOE), dando lugar a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). El 15 de junio de 1936 se convirtió en secretario general de la JSU Santiago Carrillo, que había sido justo antes secretario general de las Juventudes Socialistas. Carrillo y Nelken pertenecían al sector del PSOE más izquierdista y más próximo a Francisco Largo Caballero, y la fusión de las juventudes socialistas y comunistas acabó sirviendo para que muchos miembros del ala más marxista del PSOE se fuesen al PCE.

Francisco Largo Caballero junto a Margarita Nelken en las Cortes republicanas. Ambos formaban parte del sector más izquierdista del PSOE. En diciembre de 1936 ella acabó pasándose al Partido Comunista de España.

Las referentes terroristas rusas de la dirigente del PSOE

En la página 309 de sus memorias, García Oliver vuelve a mencionar a Nelken, señalando «lo que se murmuraba sobre las actividades a que se dedicaba la Nelken y los fugaces resplandores que dejaban a su paso los núcleos de jóvenes socialistas unificados que ella acaudillaba, no se sabía si por mandato de los jefes comunistas o porque ella quisiese imitar a los socialistas revolucionarios de izquierda de la revolución rusa, entre los que tanta preponderancia tuvieron en el pasado las mujeres de acción, como la Peroskaia y la Spiridinova». Con esto último García Oliver se refería a la terrorista rusa Sophia Perovskaya, miembro de la organización socialista Narodnaya Volya, y a la también terrorista rusa Mariya Spiridónova, dirigente del Partido Socialrevolucionario de Izquierda.

En la página 310, García Oliver relata un encuentro con la diputada socialista, en la que el ministro anarquista le espetó lo siguiente: «Solamente vengo a rogarte que te apartes de todo cuanto parezca ejercicio de la justicia. De hoy en adelante, correré con las responsabilidades. Pero solamente con las mías». En la discusión que se produjo a continuación, García Oliver le preguntó a Nelken: «Tú, intelectual de valía, militante socialista de hace muchos años, ¿crees que con vuestras andanzas nocturnas estáis haciendo la revolución?« Finalmente, en la página 311 García Oliver revela a qué se refería con esas palabras, señalando que Nelken, «conocedora del nihilismo, del socialismo revolucionario de izquierda rusos y del espartaquismo alemán, hizo un esfuerzo por parecerse a Spiridinova, Peroskaia y Luxemburgo, equivocando el camino al tomar el de la acción terrorista irresponsable, que empezó, según me contara ella misma, en la matanza de los derechistas detenidos en la cárcel Modelo de Madrid y prosiguió en aquellas noches de espanto, luchando a su manera contra el bandolerismo sangriento de la quinta columna».

Milicianos rojos de una cheka de Madrid. Grupos como éste se dedicaban a detener, torturar y asesinar a personas por el mero hecho de ser católicas, de derechas o por cualquier otro motivo. El ministro de Justicia Juan García Oliver dio testimonio por escrito del papel de Margarita Nelken como dirigente de un grupo de chekistas de las Juventudes Socialistas Unificadas en 1936.

Lo que escribió García Oliver sobre la actividad criminal de Nelken

García Oliver vuelve a citar a la diputada socialista en la página 346, hablando sobre «los grupos de ejecución que capitaneaba Margarita Nelken» en Madrid. En la página 464 habla de «los casos de muertes violentas por «paseos» o hechos semejantes, como los derivados de la acción del «Tribunal de la Sangre» de Valencia, los llevados a cabo por la Dirección de Orden público, los que se cometían en las chekas de partidos y organizaciones; en fin, las actividades de Margarita Nelken y sus jóvenes socialistas unificados de Madrid«. Nuevamente, el entonces ministro de Justicia de la República señala los crímenes de la dirigente socialista. En la página siguiente, García Oliver vuelve a referirse a «los integrantes de las chekas, empezando por Margarita Nelken y sus jóvenes socialistas unificados», y habla sobre su idea de facilitar a periódicos extranjeros un «un abultado expediente de todas las chekas comunistas», idea planteada a Juan Negrín, dirigente del PSOE y presidente del Consejo de Ministros desde el 17 de mayo de 1937 (Negrín se negó siquiera a recibirle), si no daba marcha atrás a su idea de amnistiar a los autores de crímenes de guerra como los citados de Margarita Nelken. En la página 366 García Oliver señala lo que le dijo a Mariano Gómez González, presidente del Tribunal Supremo de la República. Transcribo aquí la conversación:

– García Oliver: O rompe ahora mismo esa infamia de proyecto de decreto, o de aquí me paso al despacho del fiscal general de la República y denuncio a usted como ejecutor de la indignidad jurídica más grande que se haya cometido: la de haberse constituido, usted como presidente de un tribunal, en la cárcel Modelo de Madrid y haber juzgado a unos presos, haberlos oído y condenado a muerte, cuando llevaban ya más de 24 horas ejecutados por Margarita Nelken y su grupo de jóvenes socialistas unificados. Y le aseguro que de todo ello tenemos en el extranjero, presto a ser entregado a varios periódicos, un expediente completo.
– Mariano Gómez: ¡Pero cálmese usted, mi querido amigo! ¿Cómo supo usted lo de Margarita Nelken y lo del juicio?
– García Oliver: Me lo contó la propia Margarita Nelken. Después, con paciencia de benedictinos, abrimos sumario.

El PSOE considera a Nelken «un modelo a seguir» y 20 localidades le dedican calles

Así pues, lo que acabamos de ver es un testimonio directo de un hombre que fue ministro de Justicia del bando republicano reconociendo que Nelken le confesó su participación en crímenes de guerra, concretamente el asesinato de presos políticos. Imaginaos la repugnancia que provoca, después de leer eso, encontrarse con que la web del PSOE cita a Margarita Nelken como una de las «grandes figuras históricas del socialismo español», en un artículo firmado en 2012 por Rafael Simancas, hoy diputado nacional del PSOE y secretario general de su grupo parlamentario en el Congreso. En la misma web se cita a Nelken como «un modelo a seguir», calificándola como «feminista», curioso adjetivo para alguien que rechazó el voto femenino y que incitó al asesinato de mujeres por sus creencias religiosas o sus ideas políticas. Pero lo más indignante es comprobar que Margarita Nelken tiene calles dedicadas a su nombre en Madrid, Santiago de Compostela, Granada, Vitoria, Zaragoza, Avilés, Cantillana, Conil de la Frontera, Galapagar, Getafe, Guadix, Jerez de los Caballeros, La Puebla de Cazalla, Maracena, Miguelturra, Monesterio, Motril, Talavera la Real, Tocina y Torrejón de Ardoz.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: placas de las calles dedicadas a Margarita Nelken en Torrejón de Ardoz (Madrid), Avilés (Asturias), La Puebla de Cazalla (Sevilla) y Conil de la Frontera (Cádiz). Al menos 19 localidades españolas, entre ellas Madrid y otras cuatro capitales, homenajean en sus callejeros a la diputada socialista a pesar de su sangriento papel en la Guerra Civil (Fotos: Google Street View).

Un crimen de guerra es un crimen de guerra sea cual sea la ideología del criminal y de su víctima. Dedicar calles a una persona que cometió crímenes de guerra es alto intolerable en un país democrático, por mucho que el PSOE se crea con derecho a homenajear a los criminales que tuvo en sus filas durante la Guerra Civil, lo cual es una humillación hacia sus víctimas, cuyos asesinatos parecen justificarse con el hecho de homenajear a la asesina. Obvia decir que es un grandísimo gesto de cinismo y de hipocresía presumir de desenterrar a Franco mientras se dedican calles a criminales de guerra como Nelken, como Santiago Carillo y como Lluis Companys. Una vez más, queda claro que la «memoria histórica» del PSOE no es un intento de reconocer el sufrimiento de tantas víctimas inocentes de uno y otro bando. Para nada. Lo que los socialistas pretenden es ocultar o, lo que es peor aún, blanquear los crímenes de los suyos.

Foto principal: Margarita Nelken pronunciando un discurso dirigido a los milicianos rojos ante el Alcázar de Toledo el 25 de agosto de 1936.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Menudo hatajo de hipócritas. Nos restriegan en la cara las ejecuciones de la inquisición mientras piden pasar página porque ETA ha dejado de matar, y los CDR no han matado todavía a nadie.

    Hay que dejar bien claro que protestar contra el fanatismo y el odio no sirve de nada si se olvida el respeto a la dignidad humana. Entonces no arreglas nada sino que simplemente estás reemplazando a un tirano por otro. Nietzsche decía que quien luchara con monstruos que se cuidara de no convertirse en uno de ellos. Robespierre y los jacobinos del terror francés no eran simplemente la oveja negra, sino que toda la familia es la que está podrida. Ya lo dijo madame Roland antes de ser guillotinada «¡OH LIBERTAD, CUÁNTOS CRÍMENES EN TU NOMBRE!».

    Tratan de imponer un falso dilema de que estas contra Franco o contra la libertad, la democracia y el progreso, y no es verdad, lo que pasó es que al pueblo español se le dio a elegir entre Franco o los torturadores en las chekas, la quema de conventos y el intento de cometer el mayor genocidio anticatólico del siglo XX. Tenemos el triste récord de santos mártires del siglo. No se puede llamar defensor de la libertad al que fusila al pobre que «huele a cera». Nos dicen que debemos estar avergonzados para no repetir los mismos pasos pero en las fachadas de las iglesias escriben «¡ARDERÉIS COMO EN EL 36!» dejando claro que ellos no se arrepienten de sus acciones y están dispuestos a volver a las andadas.

    Si quieres saber si alguien realmente defiende la libertad y el respeto y no es un tirano con piel de cordero, debes fijarte en sus reacciones cuando alguien ose llevarle la contraria.

  2. Mari Carmen

    El artículo al que Edgar Neville se refería se llama «Las hembras de los señoritos». Para localizarlo entra en la página Labibliotecafantasma.es» en la entrada «La virgen loca del comunismo», Anexo IV, donde dicho artículo aparece fotografiado.

  3. Sharovarov

    En mi pueblo tiene dedicada una calle, lo mismo que Largo Caballero, Juan Negrín, Indalecio Prieto, La Pasionaria, Che Guevara (avenida), Pablo Iglesias (plaza)…

  4. Lorenzo

    Muchas gracias, Elentir, por estos artículos tan necesarios.
    Y un «me gusta» al comentario de Luis Carlos.;)

  5. Maqui

    Cuando vi la foto de Nelken en este artículo (que por cierto, está muy bien redactado, como de costumbre), pensé por un momento que Margarita Nelken se parecía a La Pasionaria, al menos en el físico y en el pensamiento que comparten en común.

  6. Mari Carmen, muchas gracias por la información. Pongo aquí el enlace al artículo:
    http://labibliotecafantasma.es/cartadebatalla/la-virgen-loca-del-comunismo-anexo-iv/

    Desde luego, qué mala persona era la Nelken, qué miserable…

    Maqui, por lo que he leído, la Nelken y la Pasionaria se llevaban mal. La primera procedía de una familia acomodada y tenía un nivel cultural mayor que la segunda, que era hija de familia minera. El afán de protagonismo de ambas las condenaba a enfrentarse entre sí. Eso le acabó costando a Nelken su expulsión del PCE en 1942.

  7. Es increíble la historia de España y qué poquita gente se ha esforzado en conocerla… Sino no estaríamos en un país donde todavía hoy 2019-2020, después de todo, el que está en el Gobierno es el PSOE… Hay que reconocer que este es un PAÍS DE IGNORANTES.

    Por cierto, por añadir algo más de información respecto al falso «feminismo» del PSOE… Me gustaría recordar que: el Código Penal franquista de 1944 mantenía una agravante llamada «desprecio de sexo» que endurecía las penas si la víctima era una mujer. Esta agravante fue eliminada en 1983 por el PNV 🐍 y PSOE 🌹 al considerar que ya no existían diferencias entre el hombre y la mujer.

    Hoy como vemos, vuelta de tuerca otra vez con la Ley de VdG POR LOS VOTOS.

  8. Sobre lo que comenta Robert, os recuerdo que le dediqué a esa cuestión un artículo el pasado mes de junio:
    http://www.outono.net/elentir/2019/06/16/el-psoe-derogo-la-debilidad-penal-de-la-mujer-en-1983-por-machista-hoy-lo-llama-feminismo/

  9. pacococo

    Durante el franquismo no nos enterábamos de las biografías de estos ciudadanos y ciudadanas ejemplares, pero con la ley de la memoria histérica nos vamos enterando.

    Yo comencé a oír el nombre de Margarita Nelken ya en la democracia y al leer esto me entero de lo buena persona que era. Tal vez porque la expulsaron del pc. En los tiempos de la «oprobiosa» sólo conocíamos al bueno de fray Santiago y la Pasionaria, entre otras cosas porque los oíamos por la Pirenaica.

  10. bilbaino

    Y Sabino Arana. Y hasta tiene los premios Sabimo Arana.

  11. Maqui

    Muchas gracias por la explicación acerca de la mala relación entre La Pasionaria y Margarita Nelken. No sabía nada de eso hasta hoy.

  12. Sharovarov

    Bueno, la verdad es que la placa de la calle pone exactamente «Margarita Nelke», sin ene. También hay otra calle que pone «Vicente Alexandre». Deben de ser personas distintas a la de la entrada y a Vicente Aleixandre…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.