Los forenses probaron que Laínez fue víctima de asesinato con ensañamiento

Lo que dicen los informes forenses que ha desoído el jurado que juzgó a Rodrigo Lanza

Una vez más la Justicia española vuelve a quedar en entredicho, concretamente la decisión adoptada por el jurado en el juicio contra el ultraizquierdista Rodrigo Lanza.

La hispanofobia vuelve a matar: Víctor Lainez, asesinado por llevar tirantes con la rojigualda
El miserable tuiteo compartido por Alberto Garzón sobre el asesinato de Víctor Lainez

El jurado niega el asesinato y rebaja lo ocurrido a un homicidio imprudente

Hoy se ha sabido que el jurado ha decidido absolver a Lanza del delito de asesinato y condenarle simplemente por un delito de lesiones con resultado de muerte. Además, el jurado ha admitido el atenuante de que Lanza actuó en un estado de arrebato o furor. Esto quiere decir que Lanza podría ser condenado, a lo sumo, a 4 años de prisión por haber matado a una persona. La sentencia ha escandalizado a muchos españoles, y con razón. Según Europa Press, el jurado considera que «los golpes que dio Lanza a Laínez cuando éste aún estaba en el suelo, inmóvil, no contribuyeron a su muerte» y que «la lesión que causó la muerte a Laínez fue una fractura del hueso temporal derecho causada al caer a plomo al suelo e impactar la región lateral derecha de su cráneo contra el suelo».

Las pruebas aportadas por los forenses demuestran que fue un asesinato con ensañamiento

Resulta sorprendente que un jurado se atreva a sacar tales conclusiones, teniendo en cuenta que las cuatro forenses que examinaron a Lanza declararon que sabía lo que hacía cuando agredió a su víctima. Por otra parte, los tres forenses que examinaron el cadáver de Laínez declararon que fue atacado por la espalda con un objeto contundente que el agresor usó para golpearle la cabeza, y que una vez en el suelo, el agredido recibió tal serie de puñetazos y patadas que ingresó en el hospital con la cara totalmente destrozada y fractura del peñasco craneal. Así mismo, los forenses señalaron que la víctima presentaba otras lesiones en el abdomen y en el tórax, compatibles con contusiones producidas por un objeto «duro» y «romo». Estos datos demuestran que Laínez fue víctima de un asesinato con ensañamiento. Es realmente absurdo que un jurado se dedique a desechar sin más los datos aportados por los forenses, entrando en consideraciones que exceden a su competencia y que invaden las competencias de los médicos.

La extrema izquierda se ha dedicado a blanquear a Rodrigo Lanza

Tanto la Fiscalía como la acusación particular y la acusación popular, ejercida por Vox, han anunciado ya que recurrirán la decisión del jurado que se ha conocido hoy. Recordemos, así mismo, que no es la primera vez que Lanza se ve implicado en un delito violento: en 2006 ya había dejado tetrapléjico a un policía. A pesar de ello, desde la extrema izquierda se ha llevado a cabo una campaña de blanqueamiento de Rodrigo Lanza, a la par que se criminalizaba a la víctima de este asesinato, tachando a Laínez de «nazi». Una forma de blanquear crímenes que recuerda peligrosamente a la que se daba con los atentados de ETA por parte del entorno político de esa banda terrorista.

¿Cómo se explican estas cinco condenas después de lo ocurrido hoy?

La decisión del jurado en este caso es realmente absurda e indignante, y más teniendo en cuenta las condenas que se han impuesto contra delitos más leves. Veamos algunos ejemplos:

  • El asalto de la librería Blanquerna. Lo hizo un grupo de falangistas en Madrid durante un acto nacionalista en septiembre de 2013. El Tribunal Supremo impuso a los 14 condenados penas de 3 años y 11 meses de prisión por desórdenes públicos, impedimento del derecho de reunión y daños contra bienes de propiedad pública con agravante de odio ideológico. No obstante, a uno de los condenados se le impuso pena de prisión de 4 años por reincidencia. La pena más elevada para uno de los acusados fue de 4 años y 1 mes por los delitos señalados y por la «relevancia de su actuación», a pesar de que ninguno de ellos fue condenado siquiera por un delito de lesiones.
  • El caso de Iñaki Urdangarin. El marido de la infanta Cristina de Borbón fue condenado el año pasado a 5 años y 8 meses de prisión por malversación, prevaricación, fraude, dos delitos fiscales y tráfico de influencias.
  • El caso de Rodrigo Rato. El año pasado el exdirigente del PP fue condenado a 4 años y medio de prisión por un delito continuado de apropiación indebida en el caso de las «tarjetas black» de Caja Madrid.
  • El caso de Francisco Correa. El pasado mes de mayo fue condenado a 6 años y 9 meses de prisión por prevaricación, fraude a las administraciones públicas, cohecho activo continuado y falsedad documental.
  • Estafar más de 900.000 euros. El pasado mes de junio un contructor de Valladolid fue condenado a 5 años de prisión por un delito de estafa.

No entro a cuestionar ninguna de estas sentencias. Lo que resulta incomprensible es que hechos como los citados puedan ser castigados con más dureza que el asesinato con ensañamiento de una persona por llevar tirantes con la Bandera de España. Esto es de locos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Una cosa más a añadir a la putrefacción nacional. Esto es una atrocidad jurídica.

  2. Julio Tuñón

    Es una más de la desverguenza y odio a lo nacional, una sentencia trampa que esconde la verdad, es un asesinato con todas las de la ley, seguimos asistiendo a sentencias acordes con la putrefacta izquierda de nuestro país, y si se llega a consumir esta coalicción de gobierno esperemos lo peor en todos los sentidos.

  3. Aguanegra

    Cuidado Elentir, en tiempos de incertidumbre y engaño global, decir la verdad es un acto subversivo.
    1984.

  4. Asumo encantado ese riesgo. Lo que me daría vergüenza es callar ante tanta mentira como nos rodea.

  5. DAGM

    Pues nada,asi nos va y ese ASESINO libre está. De locos,pero muy loco!!

  6. Juan Carlos Casillas García

    ¿Se acuerdan de Easy Driver? La película donde unos pueblerinos matan a un motero porque no les gusta su aspecto. Aquí cierta izquierda antes de condenar el hecho preguntaría por la militancia política del muerto.Creo que son pocos y me entristece profundamente. Para mi la persona que piensa así deja de tener ningún crédito, porque es un fanático.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.