Vuelven a reírse de sus votantes sólo diez días después de las elecciones

El PP gallego apoya a la ultraizquierda para imponer educación sexual desde los 3 años

Tras pedir el voto del centro-derecha frente a la izquierda en las elecciones del 10 de noviembre, el Partido Popular ha vuelto a retratarse una vez más, en esta ocasión en el Parlamento gallego.

Aberrante resolución de la UE para obligar a Polonia a fomentar sexo y aborto entre niños
Galicia: usan los exámenes de la selectividad para atacar a los que discrepan de la izquierda

Piden educación «afectivo-sexual» en «todos los niveles» de la enseñanza

Según informa la web del Parlamento de Galicia, este miércoles ha sido aprobada una proposición no de ley del Grupo Común da Esquerda (que agrupa a varios partidos de extrema izquierda, entre ellos Podemos e Izquierda Unida) que «insta a la Xunta de Galicia a buscar la colaboración de otras instituciones y entidades, nombradamente de las universidades gallegas, para diseñar nuevas medidas orientadas a potenciar la educación emocional y afectivo-sexual en todos los niveles de la enseñanza gallega». Según El Correo Gallego, un medio afín al PP, la propuesta de la ultraizquierda ha sido apoyada por todos los grupos, incluido el PP, que tiene mayoría absoluta en esa cámara. Como ya señaló ayer Galicia Press, lo que esta proposición implica es imponer a los niños de los centros educativos de Galicia la obligación de recibir educación «afectivo-sexual» desde los tres años, una edad en la que los niños aún no saben escribir.

El PP sigue pisoteando los derechos constitucionales de las familias

Esta posición del PP, pisoteando el derecho constitucional de los padres a elegir una formación religiosa y moral acorde con sus convicciones, no es nada nuevo. Recordemos que con el apoyo del PP, en Galicia se aprobó una Ley LGTB en 2014 que impone las tesis de la ideología de género en todos los centros educativos, tanto públicos como privados. El PP ha apoyado también leyes similares en otras comunidades, obligando así a los niños a asumir los dictados ideológicos de la izquierda, aunque sus padres no estén de acuerdo. En el ámbito internacional, la semana pasada el PP también apoyó una resolución para obligar a Polonia a fomentar el sexo y el aborto entre niños, una resolución que no sólo vulnera los derechos de las familias de esos pequeños, sino también la soberanía de ese país eslavo. Después de todo esto, a ver con qué cara viene el PP a pedir el voto de centro-derecha en las elecciones gallegas de 2020.

Foto: Parlamento de Galicia.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Pues sí. Pío Moa habla del embrutecimiento de la sociedad española, demostrado por los millones de votos que siguen obteniendo los partidos del bipartidismo a pesar de las traiciones cometidas.

  2. Jandro

    El PP ya se tira en plancha a por votos de Cs y PSOE. Esa es su apuesta, no lo disimula, y terminará desapareciendo. Diría que es una pena, pero no lo pienso.

  3. Luis Carlos

    Verdadera educación sexual es aprender a tener auto-control y responsabilidad, es decir que la herpes genital no tiene cura y que se contagia por contacto entre zonas de la piel por lo que el preservativo no es suficiente.

    Si a los 12 años ya se sienten presionados para perder la virginidad y luego cumplir una cuota mínima de promiscuidad para demostrar que no son unos pringados pagafantas entonces a los 18 pensarán que tener sexo con menores debería estar despenalizado.

    Somos personas, no bestias. Es cuestión de tiempo que tarde o temprano nos hartemos de ser vistos como juguetes o como una fuente de ingresos. Cuando te enfrentas al sufrimiento, la vejez y la muerte entonces el hedonismo egoísta se vuelve efímero e insustancial como cenizas esparcidas por el viento. Cuando te mueras a los demás les dará igual tu status social, riqueza o conquistas amorosas, no les importará lo más mínimo cuantas veces hayas ganado en una partida de Fortnite, sino el legado que dejas para las siguientes generaciones. Ahora la autora de «Sexo en New York» se está arrepintiendo de no haber sido madre.

    En tiempos de Mao y Stalin la vida bohemia y la promiscuidad eran considerados como un rasgo de la decadencia moral de la burguesía, hasta que vieron que la revolución sexual era un gancho perfecto para captar nuevos adeptos.

    Nos quieren esclavos de nuestros apetitos desde pequeños, y así al alcanzar la adolescencia estar obligados a elegir entre renunciar a la fe cristiana o a la libertad sexual. Dicen que quieren liberarnos, cuando es todo lo contrario, usar nuestro apetito sin control para manipularnos más fácilmente.

  4. Sharovarov

    ¿Que el PP pisotea derechos constitucionales? Hombre, por favor, ¿pero qué dices? ¡Pero si el PP forma parte, precisamente, del bloque de partidos constitucionalistas!

    (Ironía: OFF)

  5. Luna

    Si una cosa está en el centro de algo no está a la derecha. Cuando el término absurdo de centroderecha sea admitido tendré sobrados motivos para decir que el PP se ha convertido en la derechoizquierda más zurda que pueda imaginarse. A ve4r si nos damos cuenta ya de que la etiqueta de «centro derecha» es un concepto de marketing, que insinúa algo así como «la derecha buena, no la ultraderecha que es la otra que hay porque lo digo yo».

    También se puede buscar la perspectiva de que el PP es la derecha del centro, a ver si eso les gusta tanto como lo otro, da lo mismo. Lo que tendríamos que buscar es el eje de esa tenaza que viene haciendo con el PSOE para implantar los abusos del segundo y perpetuarlos. algo que no es capaz de hacer solo el partido socialista.

    Y el eje es Podríamos Todas Unidas o algo así. No tiene el diámetro requerido para poder encajarse, esto augura poco futuro.

    Lo que no encuentro yo por ninguna parte es el motivo de esta deshumanización que lleva a los políticos a tomar como poco importante que se pervierta a sus hijos o nietos frente a la llamada disciplina de partido.

  6. Felipe

    Vivimos en una sociedad esquizofrénica y bipolar. Los políticos fomentan el libertinaje, la promiscuidad sexual y la pedofilia, y cuando aparecen casos de violaciones o de abusos a menores los reprueban porque la corrección política lo demanda. Cuando el aborregamiento social sea el denominador común, la violación y la pederastia ya no se denunciarán públicamente como un mal a combatir, sino que se exaltarán como valores progresistas alcanzados democráticamente que empoderan a la mujer y a los niños.

  7. Outis

    Son todos masones, aunque creo que de distinta logia.

  8. Felipe

    VOX debería denunciar estos pactos del PP no solo desde Twitter, que llega solo a su publico afín, sino también cuando tengan oportunidad desde el congreso de los diputados y desde los grandes medios. Solo así podrán destapar las vergüenzas del PP ante millones de españoles.

    En este blog hay material valioso y bien argumentado del que VOX puede valerse para restregar las abyectas políticas del PP a la cara. Pero hay que hacerlo de la forma más mediática posible, sino de poco servirá.

  9. Drociano

    La ignorancia cuanto más profunda más atrevida.
    Aprueban o votan a favor de algo que ignoran totalmente, quizás creen que de ese modo disimulan su grandísima ignorancia. No saben lo que es un niño (aunque tengan hijos)ignoran totalmente lo que es educación (prueba de ello es el sistema que tenemos desde hace más de 30 años)y confunden lamentablemente lo afectivo con lo sexual.
    Esa es la caterva de políticos, parlamentarios y demás ralea que tenemos. Por todo ello se atreven a aprobar lo que ignoran. Ni siquiera se dan cuenta de los motivos abyectos que tienen los que proponen esas leyes.
    No representan ni a quienes les votan, a menudo tan ignorantes y estúpidos como ellos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.