Alborán, la antítesis de la España oficial

Anteayer embarrancó en la Isla de Alborán, a cinco metros de la orilla, una patera con 33 inmigrantes, entre ellos una mujer embarazada que dio a luz en pleno percance. Los once hombres que forman el Destacamento de la Armada Española en la isla -son sus únicos habitantes- cogieron varios cabos e iniciaron el rescate. Atado a una cuerda, durante más de dos horas, en plena noche y en rompiente, el sargento primero Carlos Trujillo García fue rescatando a nado, uno a uno, primero a cinco niños -entre ellos el recién nacido-, después a nueve mujeres y al final a diecinueve varones. La web de la Armada dice que Trujillo demostró “pericia y decisión”. Y valor a riesgo de su propia vida, añado yo. Y no fue el único: los demás miembros del destacamento acabaron “magullados y con hipotermia”.

La acción del Destacamento de Alborán ha sido algo más que admirable. El heroísmo de esos militares es la antítesis de la España oficial, de esa España que mide todo en función del beneficio político que puede obtener de ello, que no tiene reparos en convertir la mentira y la deslealtad en una forma de medrar, y que es incapaz de acordarse de conceptos como servicio y sacrificio salvo para reclamárselos a los demás. Estos valientes de Alborán cobran un sueldo modesto por hacer una labor difícil, que en ocasiones como ésta incluso puede suponerles el arriesgar sus vidas por los demás. Como esos militares aún hay mucha gente en España. Es gente que apenas sale en las noticias, y cuya vida encuentra su sentido en ayudar a los más necesitados. Es un motivo de esperanza que en una sociedad sometida a esa España oficial -que es la que impone las leyes, la que saquea nuestros ahorros y la que recorta nuestras libertades-, aún haya gente como los héroes de la Isla de Alborán.

Algunos datos sobre el destacamento y la isla

Ya a modo de apunte, el Destacamento de la Isla de Alborán está formado por un oficial, un suboficial, un cabo primero, cuatro soldados de Infantería de Marina y cuatro marineros. La dotación se releva cada 20 días. La presencia de miembros de la Armada en esa isla es constante desde 1997, cuando se reactivó el destacamento para salvaguardar la soberanía española sobre ese territorio y custodiar su reserva marina y de pesca. Siempre hay marinos españoles allí, incluso en Navidad. La isla está situada a 50 millas al sur de Almería, más próxima a Melilla que a la costa peninsular, si bien la isla pertenece administrativamente al ayuntamiento de Almería, lo que convierte a esta ciudad andaluza en una ciudad situada en dos continentes, pues Alborán ya es territorio africano. Curiosamente, y aunque la isla también pertenece a la provincia de Almería, el mantenimiento de su faro depende de la Autoridad Portuaria de Málaga.

Sobre estas líneas podéis ver el acantilado desde el que se llevó a cabo la arriesgada operación de rescate. (Foto: armada.mde.es)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Gracias a Dios que todavía existe gente así.

  2. Marcial

    Sí, hacía falta un post como este. Gracias Elentir.
    ¡¡¡Y viva la Armada!!!

  3. Belén

    Sí, queda gente así (gracias a Dios). Gente que no piensa en si perderá la vida o no, se lanza al rescate de sus semejantes (aunque tengan otro color de piel, vengan de otro país y hablen otro idioma). Y a estos (y otros como ellos) nuestros “bellos” políticos les han bajado un 10% su sueldo (que no nos engañen, la bajada total ha rondado eso este año, y lo que les bajarán el año que viene). El otro día hablaba con un militar que me decía que, habiendo ascendido hace un par de años, este año estaba cobrando menos de lo que cobraba antes de ascender. Pero la señorita Pepis sigue haciendo su vida tan campante. No sigo porque me enfadaré demasiado. ¡¡¡Pena de país!!!

    A pesar de eso, ¡¡¡Viva la Armada!!! ¡¡¡Vivan los Ejércitos!!! Y ¡¡¡viva España!!!

  4. Marcial

    Oye Elentir: me he permitido copiar este post en http://www.andaluciainformacion.es/portada/?i=1&a=155621&f=0&b=0

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.