Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces

– Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces.
Y poco después agregaste:
– ¿Sabes?… Cuando uno está verdaderamente triste son agradables las puestas de sol…
– ¿Estabas, pues, verdaderamente triste el día de las cuarenta y tres veces?
El principito no respondió.

(“El Principito”, Antoine de Saint-Exupéry. Capítulo VI)

Puesta de sol fotografiada desde el Castillo de Monterreal, en Bayona (Galicia, España).

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.