El marxismo-leninismo defiende la conquista del poder mediante la violencia

Los socios comunistas de Podemos recuperan una definición ideológica formulada por Stalin

Este sábado el Partido Comunista de España (PCE), núcleo central de Izquierda Unida -una formación aliada actualmente con Podemos-, culminó su XX Congreso y lo hizo de una forma pasmosa.

Las juventudes del PCE manifiestan su ‘solidaridad con Corea del Norte’
Lenin: números, datos e imágenes de los crímenes del primer dictador comunista

El PCE recupera el ‘marxismo-leninismo’ creado por Stalin

El anuncio lo hizo el sábado a mediodía la cuenta de Twitter del PCE:

El “marxismo-leninismo” fue una definición ideológica acuñada por Stalin en la década de 1920, tras el fracaso del expansionismo comunista en Europa a raíz de la derrota de la URSS en la Guerra Polaco-Soviética (1919-1921). La publicación trotskista Workers Vanguard publicó en mayo de 1978 unas palabras pronunciadas por Santiago Carrillo, partidario del abandono de esa definición, el 26 de enero de 1975: “Si hubiese una oposición en el Partido a esto que acordamos hoy, yo no le pido más que una cosa, que sea consecuente y que diga ‘¡sí, dictadura del proletariado!’ y que diga ‘¡sí, Internacional Comunista!’ y que diga ‘¡sí, toma del poder por la insurrección armada!’ y que diga ‘¡sí, la política que ha seguido desde hace largos años el Partido es equivocada!” Es decir, el propio Carrillo identificaba el marxismo-leninismo como la apuesta por la “dictadura del proletariado” y por la “toma del poder por la insurrección armada”. En esto Carrillo no hacía otra cosa que señalar lo expuesto por Lenin en su libro “El Estado y la Revolución”, en el que apostaba por la conquista del poder por la violencia: “la doctrina de Marx y Engels sobre el carácter inevitable de la revolución violenta se refiere al Estado burgués. Este no puede sustituirse por el Estado proletario (por la dictadura del proletariado) mediante la “extinción”, sino sólo, como regla general, mediante la revolución violenta.

Lenin y la violencia para “dirigir a la enorme masa de la población”

En la misma obra, Lenin apostaba también por la violencia como método para ejercer el poder:

“El proletariado necesita el poder estatal, organización centralizada de la fuerza, organización de la violencia, tanto para aplastar la resistencia de los explotadores como para dirigir a la enorme masa de la población, a los campesinos, a la pequeña burguesía, a los semiproletarios, en la obra de “poner en marcha” la economía socialista.”

Finalmente, Lenin abogaba por instaurar una dictadura: “nosotros iremos a la ruptura con los oportunistas; y todo el proletariado consciente estará con nosotros en la lucha, no por “el desplazamiento en la relación de fuerzas”, sino por el derrocamiento de la burguesía, por la destrucción del parlamentarismo burgués, por una república democrática del tipo de la Comuna o por una República de los Soviets de diputados obreros y soldados, por la dictadura revolucionaria del proletariado.

Lo que dicen la Constitución y la Ley de Partidos

La etiqueta de “marxista-leninista” fue abandonada en el IX Congreso del PCE en 1978. Aquella fue la plasmación simbólica de su alejamiento de la URSS y de las demás dictaduras comunistas agrupadas en el Pacto de Varsovia. Fue un alejamiento más teórico que real, destinado a aparentar la imagen de un PCE democrático y alejado de las tesis estalinistas. Su recuperación ahora por el PCE debería poner en alerta a las instituciones encargadas de velar por el cumplimiento de la legalidad constitucional, concretamente lo que señala el Artículo 6 de la Constitución:

“Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.

Y lo que indica la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos en su Artículo 6:

Los partidos políticos se ajustarán en su organización, funcionamiento y actividad a los principios democráticos y a lo dispuesto en la Constitución y en las leyes. Los partidos políticos tienen libertad organizativa para establecer su estructura, organización y funcionamiento, con los únicos límites establecidos en el ordenamiento jurídico.”

¿Cómo justificar que el PCE siga siendo legal después de asumir una definición ideológica creada por un genocida como Stalin? Y se trata, además, de una definición que se basa en los planteamientos de un brutal dictador como Lenin, a favor de la conquista violenta del poder para instaurar una dictadura. Toda democracia que vele por su propia supervivencia debería combatir amenazas totalitarias como ésa.

(Foto: UJCE)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    A simple vista se diría que es un intento de ganarle el pulso a Podemos para liderar las izquierdas, pero puede estar todo programado de antemano para conseguir esta apariencia y concertar una radicalización del as izquierdas.

    La pura verdad es que en España se han distinguido desde siempre muy pocos matices de comunismo, que quienes creen en él lo hacen en forma genérica, superficial y bastante cándida, abogando por lo que entienden como un reparto equitativo de los bienes. Entrar ya en Engels, Bakunin o Propotkin (que también pudieran hacer) resulta demasiado quebradero de cabeza para ellos. y sin embargo, es marxismo-leninismo en parte.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.