Al diario de Ignacio Cardero se le avecina una lluvia de demandas

El Confidencial enciende el ventilador y empieza a salpicar calumnias por doquier

Si hace meses la emprendió contra colectivos de víctimas del terrorismo y anteayer lanzaba sus calumnias contra los movimientos cívicos que no obedecen al PP, hoy el diario que dirige Ignacio Cardero tira por la ventana todo atisbo de ética periodística y empieza a lanzar basura por doquier: El Confidencial amplía los blancos de sus paranoias a Intereconomía, La Gaceta, La Razón, Telemadrid, el PP, la CTC, la Universidad San Pablo-CEU, el Opus Dei… En ellos El Confidencial asegura que hay o ha habido “infiltrados” de una sociedad secreta sobre la que una vez más no aporta ni la más mínima prueba.

El Confidencial lanza un revival de la caza de brujas macarthista

Y nuevamente, y sin pruebas, El Confidencial acusa a HO y a PpE de estar “directamente vinculadas a la secta secreta”, a pesar de que ambas organizaciones lo negaron anteayer en sendos escritos de rectificación en los que tanto HazteOir.org como Profesionales por la Ética advirtieron al diario de Cardero que de no rectificar sus calumnias emprenderían acciones legales. El Confidencial no deja más salida a los calumniados que acudir a los tribunales. Veremos entonces de qué sirve esa cascada de acusaciones gratuitas, con un estilo que recuerda muchísimo al de la famosa caza de brujas lanzada en la década de 1950 por el senador Joseph McCarthy, que veía comunistas infiltrados hasta en la sopa, llegando al extremo de provocar un proceso judicial que llevó al matrimonio Rosenberg a la silla eléctrica bajo una falsa acusación de espionaje. Habrá pasado medio siglo de aquella caza de brujas pero algunos individuos aún actúan como si viviesen en las antípodas de la democracia.

Nueva patada de El Confidencial al derecho a la presunción de inocencia

Esta vez, además, y saltándose una vez más el derecho a la presunción de inocencia -amparado por el Artículo 24 de la Constitución- y las ya escasas cautelas de su libelo calumnioso de anteayer, El Confidencial acusa sin rodeos a dos directivos de Intereconomía, con nombres y apellidos, pero como siempre sin una sola prueba. El diario de Cardero lanza el chisme a pesar de que uno de ellos, con el que consiguió contactar, “aseguró que no forma parte de la secta secreta”. Bueno, ¿y qué hay que hacer cuando uno declara por activa y por pasiva que no pertenece a una organización ilegal, y otros insisten en acusarle gratuitamente y sin pruebas? Esta práctica de matonismo mediático se apoya en el hecho de que la justicia española es lenta y mucha gente prefiere dejarse pisar a acudir a los tribunales para defender sus derechos, por miedo a un proceso largo y costoso y de resultado incierto en un país donde la seguridad jurídica brilla por su ausencia. Lo que se busca con libelos así es provocar la indefensión del atacado. En medio de una situación así, El Confidencial puede dar gracias de haber elegido como víctimas a personas que tienen los escrúpulos éticos y morales de los que carece ese diario. No quiero imaginar cómo responderían si se ajustasen a esa mendaz caricatura de peligrosos ultras que hace de ellos ese diario.

¿Difamadores frustrados por el nulo caso que les hace la Iglesia?

En todo caso, lo que deja en evidencia esta campaña difamatoria de El Confidencial es el poco caso que les ha hecho la Iglesia a los difusores de este bulo. De hecho, ese diario habla de un “dossier secreto que guarda Rouco”, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, nada menos que “desde la primavera de 2010”. Tanto tiempo guardado es algo muy significativo. Eso sí, a falta de reacción episcopal, el libelo difamatorio ya se lo han colado a El País y a El Confidencial, en un nuevo ejercicio del principio goebbeliano de “miente que algo quedará”.

Los difamadores tiran piedras en su propio tejado

De hecho, que al cabo de casi dos años los difamadores vengan con estas cosas es un flaco favor que se hacen a sí mismos legalmente hablando. Y es que si el autor o autores de ese dossier difamatorio creen realmente que existe tal sociedad secreta -es decir, una organización ilegal-, ¿por qué no han ido ya a los juzgados? ¿Tal vez porque no pueden probar sus gravísimas y ridículas acusaciones? El lunes vimos el patético número de El Confidencial citando a un abogado que pedía a los propios difamados que confesaran un supuesto delito del que se les acusa sin ninguna prueba, o les denunciaría por ello, algo que deberían contar en las Facultades de Derecho para que se partiesen de la risa los alumnos de primero. Cabe recordar que si alguien tiene pruebas de la comisión de un delito y las oculta, puede incurrir en un delito de encubrimiento tipificado en el Art.451 del Código Penal. Pero que nadie se ponga nervioso, que no estoy acusando a nadie de este delito: para cometerlo, insisto, hay que ocultar pruebas. Y a la vista está que no tienen ni una: por eso buscan a medios dispuestos a iniciar linchamientos como el que estamos viendo.

Acusan a las entidades difamadas de “presionar” al gobierno socialista

Precisamente mención especial se merece cierto individuo al que El Confidencial cita como fuente esta vez y que dice ser -además del autor de ese “dossier”- vicepresidente de “una de las asociaciones de cristianos laicos más activas en las movilizaciones contra la ley del aborto y la asignatura Educación para la Ciudadanía” (permitidme que me ría). De este señor se pueden encontrar muy escasas apariciones en los medios. Entre ellas está la aparición que consiguió en El País el año pasado cuando el diario anticatólico le citó como fuente para difamar a las citadas asociaciones provida a las que el dossier redactado por ese individuo acusa -según El Confidencial- de “acosar, presionar y desestabilizar” al poder político; es decir, al gobierno de Zapatero, que era el inquilino de La Moncloa en el momento de la redacción de ese libelo (según la fecha que le atribuye el propio diario de Cardero). Por lo visto, al gran activista contra el aborto y la EpC le molestaba muchísimo que ciertas plataformas cívicas “presionara” al gobierno socialista. Con amigos así, ¿quién necesita enemigos?

¿Qué clase de cristiano es el que se dedica a propagar bulos?

Ya al margen de considerar más que justificadas las acciones judiciales que quieran emprender los aludidos contra este personaje -cuyo intenso activismo, por lo visto, le deja muchísimo tiempo libre para echar basura contra otros cristianos-, sólo se me ocurre cerrar estas líneas con una reflexión de índole moral: es repugnante que alguien se valga de su condición de cristiano para propagar bulos anónimos contra quienes hacen una labor tan espléndida en defensa de los valores cristianos. Me pregunto si después de esto el difamardor se irá a misa y comulgará tan pancho. No encuentro situación más apropiada para aplicar una famosa cita evangélica: “Por sus obras los conoceréis”.

+18:47h: Importantes novedades en torno a este asunto: resulta que El Confidencial basó su libelo de anteayer en una denuncia ya archivada hace meses, pero a pesar de serle señalado esto en una de las rectificaciones publicadas ayer por ese diario, El Confidencia vuelve a apelar hoy a esa denuncia ocultando a sus lectores el archivo de la misma. Además, se da la casualidad de que sobre el redactor de la misma pesan varias condenas por difamación.

Entradas relacionadas:

El Confidencial oculta que basa su libelo en una denuncia sobreseída
El Confidencial sigue su guerra sucia contra los grupos cívicos que no obedecen al PP
Federico Quevedo ataca a las víctimas: ¿otro recadito de la dirección del PP?
Tras atacar a las víctimas, ahora Federico Quevedo amaga con demandar a Alcaraz
El mensaje navideño de Federico Quevedo a los medios libres: “¡Os jodéis!”

(Foto: Bubok.es)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. No se les puede seguir el cuento de que son “católicos” o “cristianos”, no son nada de eso aunque utilicen la religión y el cristianismo SOLO para conseguir adeptos de entre las personas que pertenecemos a cualquiera de esas organizaciones.

    Todo esto que hacen, además de ser delictivo, es una sucia estrategia propia de ignorantes con intenciones de crear una corriente que se enemiste con la Iglesia y con quienes defendemos la moral, la honestidad, la VIDA y el derecho a practicar la religión que libremente querramos. Y desdeluego seguro que tendrán sus fans, como todos los parlanchines que salen de todas partes en EEUU, amigos del sensacionalismo y el morbo. Me compadezco de quienes les sigan porque no van a ninguna parte.

  2. doiraje

    Si no hay pruebas, o, mejor, si son falsas las acusaciones, harán bien querellándose contra ellos.

    Pero, sea como fuere, transparencia, transparencia y transparencia.

    Sólo quisiera hacerte una puntualización que pretendo sea amable. No sé si la organización Educación y Persona ha sido de las más punteras en la actividad contra la asignatura EpC, pero te puedo asegurar por fuentes muy bien informadas que, en su ámbito de actuación (principalmente la provincia de Toledo), realizaron esfuerzos muy notables con apenas recursos. No es justo que te rías de esto. Sin gente como ellos la EpC seguiría por los siglos de los siglos, amén.

    Entiendo tu irritación, pero ellos, también el sr. López Luengos, realizaron una gran labor que es justo reconocer. Como la realiza, con más medios y capacidad, HO en la persona de su presidente, o Luis Losada o Marcial Cuquerella o Julio Ariza en Intereconomía.

    Insisto, que en la actuación de todos haya la máxima transparencia; que los objetivos y el modo de funcionar estén claros para todos, para que “seamos santos e irreprochables ante Él”.

  3. ¡Menudos cantamañanas! (DRAE: rae./” Persona informal, fantasiosa,irresponsable, que no merece crédito”… ¡Eso!).

  4. Teresa

    Ese activista contra la EpC al que citas al parecer, según el confidencial, es un tal Leblic, al que en 6 años de lucha contra EpC no hemos visto el pelo ni sabíamos de su existencia no ya como activista sino como simple padre objetor. A lo mejor era una ctivista “en secreto”.

  5. JJ

    Parece ser que hasta en Intereconomía se habían tragado el bulo y han tenido que censurar un editorial de Carlos Dávila que iba en la portada del La Gaceta de hoy…

    Lo que no sé es como se permite en este país acusar sin pruebas: si tienes datos, denuncia al canto, y sino, te callas…

    Saludos

  6. Muchas gracias, Elentir, por seguir poniendo al descubierto la campaña de acoso y derribo contra HazteOir.org y otros movimientos que se ha desatado de forma virulenta en los últimos días.

    Ahí seguiremos, si Dios quiere, trabajando por la vida, la familia y la libertad, y tratando siempre de mantenernos como una de las asociaciones más participativas y transparentes de España.

    Y mientras dere esta campaña de infundios, calumnias e injurias, seguiremos defendiendo nuestro derecho a honor y al buen nombre.

  7. dan10

    Elentir, después de darle varias vueltas. Pienso que cuando leyes como EPC y aborto actual peligran, hay que arremeter contra sus más importantes detractores.
    ¿No te suena a lo que se hizo en AVT y “peones negros”?
    Quiza sean los ultimos coletazos del “Comando Rubalacaba”
    Desde luego, yo no me muevo de HO.

    Gracias

  8. Doiraje, yo me limito a mi experiencia personal sobre ese señor: sólo he tenido noticia de él como propagador de bulos. En los demás aspectos de su vida podría ser un candidato a la santidad, pero esto que está haciendo le descalifica por completo. Es más, lo único que está consiguiendo es pringar con sus chismes a la asociación a la que pertenece.

    Nacho, gracias a vosotros por todo lo que lleváis haciendo desde hace tantos años en defensa de la vida, la familia y la libertad. No es casualidad que os elijan a vosotros como víctimas de ataques tan rastreros: vuestra labor es impecable y eso genera envidias y odios entre los necios. Por supuesto, contad con mi apoyo ante esa campaña difamación y ante cualquier otra. Me parece vomitivo lo que os están haciendo.

    Dan10, pues sí, están repitiendo lo que ya hicieron contra otras asociaciones que “molestaban”. Es curioso observar como los métodos de difamación de El Confidencial son los mismos que usa El País. Idénticos.

  9. doiraje

    No conozco a esta persona más que por un tercero, si bien muy próximo a él. Mi contacto se limita a un intercambio de saludos en una ocasión. Es decir, que no le conozco.

    Es evidente que le están utilizando, o se está prestando a ello (no lo sé), para realizar esta campaña contra las organizaciones y colectivos citados.

    En cualquier caso, si no hay nada que ocultar, y no tengo por qué suponer lo contrario, no le debe importar a nadie que se investigue, porque lo cierto es que hay una inmensa mayoría de católicos, entre los que se cuenta el sr. López Luengos, que no les gusta nada las sociedades secretas, se llamen como se llamen y defiendan lo que defiendan. A la Iglesia tampoco.

    Con todo, el objetivo de colocar a personas profundamente católicas en estamentos de poder para influir desde allí en aras de una recristianización de la sociedad no me parece en absoluto un mal. Antes al contrario, sería deseable que ocurriera y que toda la sociedad se beneficiara de ello, pero tal empresa ha de suponer un funcionamiento transparente para que nadie se sienta engañado o manipulado, porque los fines del catolicismo no son exactamente conseguir el poder, aunque en ciertas duras épocas como la nuestra se haga necesaria esta estrategia para lograr la salvación de las almas, ésta sí su fin natural. ¿Que la transparencia hace perder eficacia o enlentece los procesos? Bien; pero no se nos está permitido tomar atajos mediante engaños.

    Insisto, creo que todos estamos en el mismo barco. La luz siempre disipa la oscuridad. Habiendo luz los difamadores tienen poco recorrido. Y no habiendo nada que ocultar, poco daño pueden causar a la larga.

    Si esto continúa, a querellarse y que aporten pruebas de sus acusaciones.

    Por mi parte, todo mi apoyo a todas las organizaciones implicadas en estas acusaciones porque están realizando una magnífica y muy loable labor.

  10. Doiraje: “si no hay nada que ocultar, y no tengo por qué suponer lo contrario, no le debe importar a nadie que se investigue”

    Por supuesto, que investiguen lo que les dé la gana, pero eso sí:

    1º. Sin ciscarse en el honor ajeno y sin imputar gratuitamente delitos a nadie.
    2º. Sin meterse en la vida privada de nadie.

    Lo contrario es montar una inquisición intolerable en un país democrático. Aprovecho para recordar que en los países democráticos quien acusa de algo a otro es el que tiene que probar la acusación. Eso de que los acusados tengan que dar explicaciones ante acusaciones gratuitas y sin ninguna prueba, como si en vez de gozar del derecho de presunción de inocencia fuesen culpables hasta que se demuestre lo contrario, es lo propio de las dictaduras comunistas.

    Por cierto, ya puestos a investigar se podría investigar qué intereses tienen quienes lanzan acusaciones gravísimas sin pruebas contra otras personas, porque no me puedo creer que alguien tire su ética y su moral por la ventana haciendo algo así sólo por capricho. Eso sí que apesta.

    Ya en otro orden de cosas, acabo de publicar nuevos datos sobre este asunto:

    http://www.outono.net/elentir/2012/02/02/el-confidencial-oculta-que-basa-su-libelo-en-una-denuncia-sobreseida/

    Resulta que El Confidencial basa su libelo en una denuncia ya archivada, dato que insiste en ocultar a sus lectores. Se da la circunstancia, además, de que sobre el redactor de libelo ya pesan dos denuncias por difamación. En fin, que cada uno saque sus conclusiones.

  11. HazteOir.org viene siendo perseguida hace tiempo y no es de extrañarse, ya que al ser LA “plataforma del ciudadano activo” por excelenca, venimos haciendo mucho daño a la casta politica corrupta y ansiosa de poder y dinero, lo que supone que el actuar con decencia, honestidad y, honradez sea contrario a esta corrupta casta politca que padecemos, y eso ninguno de los dos grandes partidos lo pueden tolerar, así que usan los medios a su alcance para taparnos la boca, y en esos medios hay mucho perrito faldero al servicio del su bolsillo. Lástima que quienes actuan así nunca terminen bien, suelen ser personas amargadas y frustradas.

    Quienes se denominen católicos o cristianos y se conviertan en altavoces de difamaciones y bulos, ni son lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario, o unos ignorantes facilmente manipulables que no merecen nuestra atención, y que además NO aparecen junto con todas las plataformas defensoras de la vida cuando se movilizan, nadie les conoce, y pretenden darse a conocer aunque sea de forma tan baja y rastrera.

    Mi apoyo incondicional a HO, y adelante con la querella o la demanda.

  12. doiraje

    Completamente de acuerdo, Elentir.

  13. Elentir. Al 100% contigo 😀

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.