Un semanario francés de ultraizquierda hace escarnio del Islam

La intolerable violencia de los islamistas no justifica hacer escarnio de los musulmanes

En este blog nunca he ocultado mi opinión muy crítica sobre el Islam, ni me he guardado nunca el absoluto rechazo que me provoca la violencia y el terrorismo islamistas, que en muchos países del mundo tienen como principales víctimas -sin que la abrumadora mayoría de los medios digan ni una palabra al respecto- a cristianos como éste que escribe. Que los fundamentalistas islámicos respondan con violencia y crímenes cuando les ofenden es algo intolerable y que debe ser perseguido con toda la dureza de las leyes.

Eso no significa que apruebe a quienes hacen no una crítica del Islam -cosa que me parece legítima y hasta necesaria-, sino el escarnio de los sentimientos religiosos de los musulmanes. Y digo esto sabiendo que decirlo me puede acarrear incomprensiones. No hago más que mantener lo que dije aquí hace seis años: la libertad de expresión no ampara los insultos, el escarnio y las ofensas gratuítas a las creencias de los demás. Esos comportamientos intolerantes no son una forma de ejercer la libertad de expresión, sino una forma de abusar de ella. No todos los seguidores del profeta Mahoma son unos extremistas ni unos terroristas. Muchos se afanan por vivir pacíficamente su fe y no hay derecho a que tengan que sufrir la intolerancia y las más burdas faltas de respeto de un semanario francés de ultraizquierda que hace escarnio de sus creencias de la forma más descarnada e irresponsable, buscando notoriedad a base de echar un bidón de gasolina sobre una convivencia ya incendiada por la violencia de los fundamentalistas islámicos.

Por supuesto, la libertad de expresión incluye la crítica a cualquier religión, a sus dogmas y a sus códigos morales, pero entre eso y la ofensa gratuita contra sus creyentes hay una enorme distancia, de la misma forma que criticar a alguien no es equiparable a injuriarle. Yo he criticado muchas veces el Islam, su código moral y la actitud intolerante de una parte considerable de sus creyentes, pero jamás se me ocurriría hacer escarnio de Mahoma, ni de Alá ni de las creencias islámicas, y no porque tenga miedo a represalias, sino por el mismo sentido del respeto que me anima a no ofender a los creyentes de las demás religiones. Y lo mismo es aplicable al ateísmo y al agnosticismo: puedo no estar en desacuerdo con quienes tienen esa forma de pensar, pero nunca se me ha pasado por la cabeza insultarles, ni hacer de ellos una burla tenaz con el propósito de afrentarles: eso es el escarnio. En esto me parece aplicable el mismo criterio que se da en lo relativo a otro tipo de sentimientos colectivos. Yo puedo no estar de acuerdo con los distintos nacionalismos, pero jamás se me pasaría por la cabeza pisotear los sentimientos ajenos quemando una ikurriña o una señera catalana, o hacer escarnio de quienes se sienten catalanes y vascos en vez de españoles. El problema, me temo, es que en una sociedad que relativiza todo y que cuestiona hasta las más elementales normas de convivencia, la mofa de los legítimos sentimientos ajenos sin otro propósito que ofender ya es para algunos la panacea de la libertad. No podemos seguir así, porque por ese camino la convivencia se va al garete, haya o no fundamentalistas islámicos de por medio.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.700

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Estoy completamente de acuerdo.

  2. doiraje

    Una sociedad que considera signo de inferioridad y de ignorancia la fe religiosa, y cuya decadencia moral se expresa en la destrucción banal de toda verdad, no puede comportarse de otra manera. El derecho de expresión queda pervertido en derecho de humillación. Al fin y al cabo Occidente ya no conoce ni respeta ningún límite.

    Nada me une al mundo musulmán, pero quiero expresar todo mi respeto a sus creencias. Ellos creen en Dios. Yo, como católico, también. Y esto, más allá de diferencias, nos hermana cuando vemos ridiculizado lo que más amamos por aquellos que nos tienen por gente de segunda. Toda mi solidaridad, aunque, evidentemente, no apoyo sus reacciones violentas.

  3. JFM

    Pues pedoana pero por una vez, IMHO lo que has escrito es una g…z. Si tenemops que respatr el Islam por narices entonces trendriamos que respetra la religion azteca. Pues lo siento pero yo respeto el budimo pero el Islam me he dado la molestia de leer el Coran y no le tengo ningun respeto. Ni veo porque tengo que tratar una ideologia religiosa diferentemente que una

  4. Luna

    Demasiados cojines se ponen a los musulmanes y se hace por cobardía, no por justicia. Nadie tiene derecho a caricaturizar a Mahoma, esto lo tengo clarísimo. Pero estas historietas son demasiado similares a las del semanario “El jueves” como para no establecer paralelismos. Durante años y años, los de esta triste publicación han estado arremetiendo contrra la Iglesia Católica, SS.El Papa, los sacerdotes, Dios Padre, Jesucristo… Sin que los otros medios -ni nadie- haya reaccionado contra esas ofensas. Tengo en casa (Guardado bajo llave) un ejemplar que estuvo en búsqueda y captura y fue secuestrado de los kioscos hace pocos años, por presentar caricaturas del Príncipe Felipe en el coito conyugal.
    En reúmen, porque esto queda un poco largo: A Mahoma no se le puede caricaturizar, pero a todo lo cristiano sí, al príncipe Felipe ni soñarlo, pero al mismísimo Dios, sí. Y todos a mirar para otro lado.

  5. JFM

    diferentemente que una ideologia politica. En cuantio a los musulmanes no isalmistas pues si hay buenas personas entre ellos por lo caul hacer escarnio de los musulmanes en general no me parece bien. Pero fijate que tambien habia buenas personas entee los nazis y los comunistas (hablo del votante de a pié) que donabna sangre y ayudaban a cruzar a las ancianitas: gente que lo era a pesar de esa ideologia, gente que no se habia leido Mein Kampf o las obras de Lenin y que no se daba cuenta de lo que estaban sosteninedo. Pues en el Islam hay buenas personas a pesar del Islam. Porque desde luego ni el Coran, n los hadices, ni la vida de Mahoma incitan al amor al projimo asi que no digas que debo respetar esa ideologia

  6. MR (Monárquico y Republicano)

    Totalmente de acuerdo con el artículo, Elentir. Se puede discrepar y se debe ser valiente dando razón de nuestra fe allá donde fuere, pase lo que pase. Pero NUNCA mofarse de la religión de otros. De éso trata el respeto: de NO hacer burla. No hacer burla no significa callarse ni ser cobardes, significa no reírse de las más intimas creencias del otro, por lejos que estén del cristianismo. Porque no nos engañemos: a estos graciositos no les mueve criticar al Islam, lo que les mueve es el odium dei. También yo soy muy valiente desde mi casita, haciendo caricaturas ofensivas y compromentiendo las vidas de los que están en tierra hostil.

  7. JFM, aquí hablamos de respestar a las personas no haciendo escarnio de sus creencias. Me parece fenomenal que las critiques, pero hacer mofa de sus creencias sin otro propósito que ofender es lo que a mí me parece muy mal.

    En cuanto a la comparación que haces con el nazismo y el comunismo, ¿tengo que recordarte que ambas eran ideologías y que aquí estamos hablando de religiones? No son cosas equiparables. Una ideología es una serie de recetas para organizar la sociedad y el Estado. Una religión es el camino que uno sigue para alcanzar la salvación tras la muerte. Comparar ideologías y religiones es como comparar un tanque con unas piernas. Luis del Pino lo explica mejor en su blog:

    http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/la-libertad-de-expresion-y-las-caricaturas-de-mahoma-11600/

  8. JFM

    Elentir

    Ni veo porque las religiones deberian ser sagradas solo por serlo (cf la religion azteca) ni veo razones para tratarlas diferentemente que una ideologoa politica excepto en que calan mas hondo. Una ideologia del odio sea esta religiosa o politica merece ser combatida, a ser posible destruida el Islam es una ideologia del odio (si no me crees leete el Coran) y la dominsacion del hombre musulman sobre el resto de la humanidad que da como ejemplo moral seguir en todo (visto en un sitio web del gobierno argelino) a un salteadror de caminos pedofilo (aqui leete una bografia de Mahoma). Hé dicho destruir el Islam. Por supuesto me refiero a hacer lo posible para que los que hoy son musuklmmanes acaben rechazandolo.

  9. Desde luego, si quieres destruir el Islam justificando y defendiendo a quienes hacen escarnio de sus creencias sin otro fin que ofender a los musulmanes, lo llevas crudo. Así lo único que se consigue es engordar a los fundamentalistas. Dicho sea de paso, para ofender gratuitamente las creencias de otro, por muy cuestionables que sean, que nadie cuente conmigo. Una religión no es una ideología. Las religiones son sistemas de creencias que pretenden orientar a quienes las siguen hacia el bien. Tal o cual religión pueden estar equivocadas, pero hacer escarnio de eso y de quienes las siguen es una forma de intolerancia que no suscribo.

    Las ideologías son formas de pensamiento que compiten por la organización de un Estado. Algunas han defendido sin rodeos cosas que sólo las peores sectas se han atrevido a sugerir. Deja de abrigarte en ideologías totalitarias para defender un supuesto derecho a ofender las creencias de los demás, por favor.. Son dos planos completamente distintos

  10. cilantro

    Lamentable defensa de la legislación sobre “discurso del odio”, desde planteamientos que recuerdan a la “corrección política”. Me asombra que se pueda leer este blog en Red Liberal. Las ideas religiosas son parte de una esfera muy íntima del ser humano, de acuerdo, pero también son credos, formulaciones cerradas, aptos para discutirse y criticarse en la plaza pública. El cristianismo por ejemplo, cuando aún tenía arrestos para defender sus postulados en el ágora, desarrolló todo un género literario al que denominó “Apologética”. Hoy tenemos que callarnos por no ofender al bárbaro musulmán en su barbarie. ¿Quién va a deslindar lo que es crítica de lo que es “discurso de odio”? Una instancia estatal, claro, a pagar con el dinero del contribuyente. ¿Y con qué criterios? Porque los ulemas tienen una capacidad de autocrítica harto reducida, y una sensibilidad muy marcada para las pajas en el ojo ajeno. En fin. Liberalismo del bueno por todas partes.

    Al final, como ocurre con el derecho al honor, en la vida los juegos de fuerzas se equilibran. El satírico o insultador es aceptable cuando sus venablos atinan, cuando da en el clavo. Cuando no lo hace, cuando embarra torpemente el terreno, sin motivos fundados, se desprestigia a sí mismo y refuerza las ideas que ataca. Un público adulto distingue al buen satírico del zafio. Si somos adultos no necesitamos tutores que sancionen. Pero también el zafio acierta, como ocurre en el caso que nos ocupa, cuando las ideas atacadas son un saco de basura y además notoriamente criminales.

  11. pacococo

    Pues ha quedo muy claro lo que dices.

    Pero como no se hace una crítica sensata, ni al Islam ni a nada, porque se ha perdido el sentido de la crítica, lo que se hacen son insultos que estimulan la violencia, la pregunta que surge es ¿a quién beneficia?

    Porque salir con esos insultos ahora, aparentemente no tiene mucho sentido.

  12. Cilantro: “Lamentable defensa de la legislación sobre “discurso del odio”, desde planteamientos que recuerdan a la “corrección política”. Me asombra que se pueda leer este blog en Red Liberal.”

    Cilantro, el 30 de enero comentando mis críticas a César Vidal por sus ataques contra los católicos: “Uno puede atacar las ideas salvaguardando el respeto por las personas. Lo llaman civilización.”

    Mi idea del respeto a las creencias ajenas -la corrección política es algo muy distinto- no ha cambiado, como he señalado al enlazar mi artículo de hace seis años. Parece, sin embargo, que tu idea de la civilización ha cambiado en menos de ocho meses. De una hipersensibilidad a la hora de encajar críticas razonadas y sin insultos a un autor protestante, pasas a defender poco más que el derecho a hacer escarnio de los musulmanes. Curioso tu sentido de la coherencia.

    Eso sí, tu peculiar definición del liberalismo sigue dando lugar a afirmaciones de lo más curiosas. Ahora criticas mi presencia en la Red Liberal por pedir respeto para los musulmanes. El 30 de enero criticaste mi presencia en la RL por tratarse de “un blog donde se destacan los comentarios de su autor”:
    http://www.outono.net/elentir/2012/01/30/le-dijo-cesar-vidal-a-este-sacerdote-catolico-lo-que-opina-de-su-iglesia/#comment-158917

    Tal vez mañana vengas por aquí a decir que este blog no tiene que estar en la Red Liberal por no tolerar el antisemitismo o por publicar fotos de árboles, qué sé yo. En el fondo, te confieso que tus comentarios empiezan a resultarme divertidos… 🙂

  13. Luis Carlos

    Yo soy una persona muy crítica con el Islam, pero creo que hay que saber tener estilo. La ofensa gratuita es demasiado vulgar y hay que tener mucho más estilo que eso. Es mejor no despertar demasiada hostilidad y desafiarles con preguntas incómodas que le hagan dudar, o ponerse en evidencia ante los demás.

  14. La verdad es que todo esto me parece es muy subjetivo y es imposible establecer un límite claro.
    En el caso de estas caricaturas que son de lo más sencillas posibles (sólo he visto la que tienes en la foto no sé si las hay peores), no aparece pornografía ni vejaciones salvajes. Yo creo que sí estarían dentro de la libertad de expresión.
    De lo contrario si para una religión fuera lo más humillante del mundo, por ejemplo, tocarse la nariz ¿qué habría que hacer? ¿prohibirlo?

    En lo que sí estoy de acuerdo es en que es una irresponsabilidad alterar a los radicales y poner a gente en peligro en otros países.

  15. Pacotole, aquí no hablamos de hacer cosas totalmente inocuas y sin ánimo de ofender por el mero hecho de que puedan resultar ofensivas para una religión. Desde luego no conozco ninguna religión que considere ofensivo tocarse la nariz, así que el ejemplo no es válido. Lo que sí es cierto es que todo el mundo tiene una idea muy unánime del escarnio, esto es, del intento de humillar a otros con el claro propósito de ofenderles.

    Lo que ves en la portada de la revista es lo menos duro que ha publicado, por cierto. Las viñetas ofensivas vienen en el interior.

  16. En nuestra sociedad dibujar una caricatura que no sea humillante es algo totalmente inocuo, en el caso de una representación degradante sería distinto. Pero para el islam el mero hecho de dibujar a Alá o Mahoma ya es una ofensa. El ejemplo que he puesto es hipotético pero creo que sirve para ilustrar el problema.
    No apoyo los insultos a nadie pero tampoco me parece bien que nadie sea “intocable” y menos porque lo impongan a base de terror.

  17. Luna

    A JFM:

    Los musulmanes no islamistas no existen. El Islam distingue con este nombre [Que significa “Tierras o países de Alá”]a las tierras y los hombre seguidores de Mahoma, mientras que el musulmán [Quiere decir “hombre creyente”] es la persona mahometana y su conjunto, haciendo omisión de tierras y bienes.

    Pero no te falta razón al afirmar que hay musulmanes sin maldad, lo sé porque conozco a muchos. Considero que son creyentes e intentan llevar una vida de espiritualidad y de lo que ellos entienden por santidad. Francamente: Creo que lo suyo es falso, igual que creo que lo mío (soy católico) es La Verdad. No me voy al tópico de que si hubiera nacido yo en Arabia o Marruecos sería musulmán, porque es pueril y no lleva a ninguna parte. Pero sospecho que muchos de ellos se salvarán por lo mismo que yo puedo obtener el perdón Divino y la Redención: Por la Divina Misericordia. Quizá por ningún otro motivo.

    Sobran aquí los equilibrios para no ofender por miedo, falta el respeto en la comprensión más profunda de esta situación, que alcanzaremos con el humanismo cristiano. Baste aplicar sentido común para no ofender gratuitamente y valor para dejar claro lo que es de rechazo o claramente despreciable, cuando se hace del Islam bandera de oportunismos políticos encamuflados en el yihadismo. (Pocos conocen el significado de la Yihad o “guerra santa”. No era otro que el de evitar las razzias entre tribus para luchar por el agua o el ganado, porque era pelearse entre hermanos. La Yihad se presenta como solución, al unir a los hermanos frente al resto del mundo. Claro, como este concepto está falto de amor y caridad, nace corrompido.)

    Y sí, dentro d ela revista había viñetas de verdadera blasfemia, no se queda todo en el chistecillo de la portada.

  18. Luis

    Cada quien es dueño de sus CREENCIAS, y estas a diferencia de la propiedad material, NO PUEDE SER ROBADA O DAÑADA, la idea de que existe algún tipo de maltrato hacía los sentimientos (morales o religiosos) de otros por medio de la discriminación, es porque esa persona CREE que los otros, con solo expresarse, pueden darle o quitarle valor a sus creencias, sobra decir que una persona así sintoniza su felicidad o infelicidad en lo que digan los demás, no es dueña de su mundo interior.

  19. Luis, aquí no estamos hablando de la discriminación, ni de dar o quitar valor a las creencias, sino del escarnio, es decir, de la mofa que se hace a otros con el claro propósito de ofenderles.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.