Apelan a la ideología para pedir que se nieguen ayudas a la ONG católica

Las juventudes del PSOE desprecian la labor de Cáritas por basarse en la caridad cristiana

Ayer en Intereconomía las Juventudes Socialistas dieron un grotesco espectáculo de sectarismo ideológico con motivo de la campaña anticatólica, basada en cifras falsas, que lanzaron el pasado sábado. Un dirigente de esa organización, Jesús Greciet, centró buena parte de su intervención en descalificar la labor social que hace la Iglesia a través de Cáritas.

El PSOE pide medidas contra la pobreza un día después de criticar las ayudas a Cáritas
Los jóvenes del PSOE publican cifras falsas sobre la financiación de la Iglesia Católica
Los privilegios fiscales y legales del PSOE y de los demás partidos políticos en España

El partido del paro apela a la ‘justicia social’ y la ‘redistribución’

Secretario de programas e ideas de las juventudes del PSOE, Greciet se metió él solo en un atolladero al cuestionar no sólo labor social que hace la Iglesia, sino también los principios que la mueven: “la Iglesia, hasta donde yo entiendo, no aporta al Estado. Quizás a una parte de la sociedad española -a una parte de la sociedad- le puede aportar, pero evidentemente lo que tenemos que tener en cuenta es que, bueno, determinadas funciones la Iglesia las realiza conforme a unos valores -estaba hablando antes, por ejemplo, de las cuestiones caritativas- y desde luego el Estado no debe basarse en valores como la caridad, sino más bien, por ejemplo, en valores como la justicia social.” ¿Considerará este joven como “justicia social” el rastro de crisis económica, paro y pobreza que ha dejado el PSOE tras los mandatos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero?

El presentador de “El gato al agua”, Javier Algarra, interpeló al joven socialista mostrando sorpresa por su crítica a las obras sociales de la Iglesia: “¿No es sorprendente que la ideología socialista, que busca la ayuda al más desfavorecido, esté despreciando -por ejemplo- la actuación que hace Cáritas, que en estos momentos a través de sus comedores sociales está ofreciendo más ayuda que ningún organismo público?”

Greciet intentó resolver el marrón afirmando que “nosotros no despreciamos -en primer lugar- la labor que hace Cáritas”, y dicho esto, se desdijo sin tapujos: “pero como ya he dicho la labor que hace Cáritas se basa en una serie de principios o de valores que ellos pueden considerar correctos, como puede ser por ejemplo la caridad, y sin embargo las políticas públicas deben basarse en una redistribución basada en justicia social y en derechos de ciudadanía. La caridad no es lo mismo que atribuirle a personas ser beneficiarias de una política pública por una cuestión de justicia social.” ¿Considerará este chico como “redistribución” los índices de paro y pobreza que deja tras de sí su partido cada vez que gobierna?

Tras difundir cifras falsas, las JSE descalifican sin más los datos de la Iglesia

El primer rapapolvo de la noche lo recibió el joven socialista cuando Algarra replicó sus afirmaciones con cifras (ver el vídeo) publicadas en 2010 por la Conferencia Episcopal que indican que si el Estado tuviese que asumir con funcionarios o personal contratado la labor que hace la Iglesia tendría que desembolsar, al menos, 30.000 millones de euros. ¿Y cuál fue la contestación del dirigente de las JSE? Pues cuestionó sin más las cifras de la Iglesia y calificó de “contrastado” el informe lleno de cifras falsas y sin fuente contrastable publicado el sábado por las Juventudes Socialistas. Y se quedó tan pancho.

Javier Nart, ateo, critica que las JSE minusvaloren la caridad

El segundo rapapolvo de la noche se lo lanzó al joven socialista el abogado Javier Nart (ver vídeo): “La primera institución que tiene una proporción de que la ayuda llega a los necesitados sin gastos burocráticos, con gastos burocráticos ridículos y mínimos, se llama Cáritas Diocesana. Y yo que soy ateo sufrago y apoyo económicamente a Cáritas Diocesana no por caridad, sino por solidaridad. Y la praxis es que lo que están haciendo es ayudando a nuestros semejantes y a nuestros conciudadanos. Por lo tanto, esa minusvaloración de la palabra caridad, que yo le llamo solidaridad, me parece incierta o me parece equivocada.”

Las JSE no quieren ayudas para Cáritas pero sí para partidos y sindicatos

El siguiente tertuliano en intervenir fue Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, que replicó a Greciet planteándole la supresión de ayudas públicas a partidos y sindicatos. La respuesta casi resultó cómica: y es que tras rechazar las ayudas públicas a la Iglesia e incluso a Cáritas, el joven dirigente socialista defendió la financiación pública de partidos y sindicatos apelando a la Constitución. Y eso que ni partidos ni sindicatos tienen comedores sociales ni centros de ayuda a los más necesitados. Lejos de mostrar una pizca de pudor tras emplear una doble vara de medir tan descarada, el joven socialista volvió a la carga contra la Iglesia: “La cuestión también radica en que no toda la ciudadanía comparte que con los fondos públicos se sostenga…” En este momento, Alfonso Rojo le interpeló: “¡pues anda que con los sindicatos, hijo!”

Sánchez Dragó pone al dirigente socialista en un aprieto

Ya terminando el debate sobre la campaña anticatólica de las JSE, al joven dirigente socialista le llegó el tercer y más duro rapapolvo de la noche de mano del escritor Fernando Sánchez Dragó. Éste afirmó que “yo no soy creyente”, pero que “sin embargo yo cuando llega el momento de hacer la declaración de impuestos, desde hace ya muchos años marco la casilla de la Iglesia Católica. ¿Por qué lo hago? Lo hago por una cuestión práctica. No es una cuestión ideológica, una cuestión de fe… Es sencillamente porque a lo largo de mi vida me he ido dando cuenta de que la mejor forma de distribuir las ayudas a la sociedad, el modo más directo, más equitativo, más ecuánime y menos gravoso para el resto de la sociedad es justamente el de la Iglesia Católica.”

Sanchez Dragó señaló a continuación su experiencia en países del Tercer Mundo: “he ido comprobando -y lo empecé a comprobar cuando yo era una especie de comecuras- que la única manera de que un duro depositado aquí llegara verdaderamente a las personas necesitadas de esos países, sin exigirles nada a cambio -ni que se convirtieran ni nada- era dárselo al Domund, por así decirlo, dárselo a la Iglesia Católica, dárselo a las misiones. Me parece que esto mismo está sucediendo hoy día en España, y que si la pobreza se ha extendido menos de lo que debido a la crisis se podría haber extendido es en gran medida gracias a esas instituciones caritativas de la Iglesia Católica.”

Además, Sánchez Dragó reprochó al dirigente socialista: “¿Por qué criticáis la palabra caridad? Caridad significa amor, significa misericordia, caridas significa compasión.” También desmintió otra de las afirmaciones de Greciet: “Usted ha dicho que la Iglesia reparte las ayudas en función de un eje de valores. Yo le digo que es exactamente lo contrario: que es el Estado, que son los poderes públicos los que reparten los gastos sociales según un eje de valores“. Y añadió: “le aseguro que la Iglesia hace el bien sin mirar a quien, no pide carnet ideológico a nadie.”

El de las JSE criticó la ayuda de la Iglesia a los pobres porque ‘lo llama limosna’

En su réplica el dirigente de la JSE insistió en la idea de redistribución frente a la idea de caridad, ante lo cual Sánchez Dragó le preguntó: “usted si sale de casa y se encuentra a un pobre que le pide limosna, ¿le da limosna? Si se la da, lo que le da le está llegando directamente al pobre sin gasto alguno de gestión, y no le pregunta al pobre cuál es su ideología.” Sánchez Dragó señaló que esto “es en cierto modo lo que hace la Iglesia frente a lo que hace el Estado”.

La contestación del joven de las JSE fue muy corta: “ya, pero la Iglesia lo llama limosna.” Ante lo cual Sánchez Dragó replicó: “¿y qué? ¿Hay algo malo en la limosna?” El escritor recordó que “lo que mueve ese tipo de actos es el amor, y caridad significa amor”. Ante este reproche que le dejaba en evidencia, el joven socialista dio una callada por respuesta.

En fin, la intervención de ese aspirante a político dio una buena muestra de la voluntad de su organización por dispararse en el pie a costa de atacar a la Iglesia en un momento en que ésta ayuda a tantos necesitados, en buena medida a las víctimas del nefasto mandato de Zapatero: un mandato que no se tradujo en esa justicia social y esa distribución que pregonan las JSE, sino en más paro y más pobreza, que suelen ser el resultado del paso del socialismo allá donde dispone de cierto poder. Ya lo dijo en 1976 la ayer fallecida Margaret Thatcher: Los gobiernos socialistas tradicionalmente crean un desastre financiero. Siempre se les acaba el dinero de los demás. No espero que los dirigentes de las Juventudes Socialistas sepan hacer autocrítica ni tengan la honradez intelectual de reconocer el desastre al que han empujado a España los disparates ideológicos de su partido. No espero de ningún fanático ni un ápice de razonabilidad.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Sin caridad no hay respeto a la dignidad humana, sin respeto a las personas se justifica el desprecio a los que sean considerados “enemigos” por tener otras opiniones o creencias, sin caridad se justifica la tortura a los criminales, sin caridad no se cuestiona que sea injusto que el pobre Lazaro pase hambre mientras el rico Epulón viva rodeado de lujo. Sin caridad no se siente horror cuando leemos en los libros de Historia sobre genocidios cometidos por nuestros antepasados.

    Sin caridad ellos se convierten en lo que afirman aborrecer, en monstruos sin compasión dispuestos a exterminar a los “disidentes”.

  2. Chácaras

    No lo comprendo, pues el PSOE, debiera adjudicarse la labor de Cáritas haber que pasa, yo supuestamente diría que si esto pasara de la millonaria cifra que Cáritas dedica al necesitado el % ínfimo que le da el estado se lo tragarían como hicieron con los ERES podridos de Andalucía y la miseria en España se dispararía a cotas insospechadas por que no tendrían los dineros que todos los cristianos damos para ello y tampoco la subvención del estado por hacerla bruja ¿entienden?. Pero esto no les interesa a esta gente, lo que les interesa supuestamente es mamarse el dinero de la clase mas humilde. Es lo que veo con dolor.

  3. pacococo

    La cosa creo es bastante simple: o amas a tu prójimo o no lo amas.

    Pero eso del prójimo no lo entienden los progres, sean de izquierdas, como el joven ese o de derechas. Tampoco saben lo que es el amor, no hay más que ver las leyes que sacan. Por eso se forman esas diarreas mentales.

    Los progres acuñaron en su día lo de solidaridad, en contraposición de caridad y ciertamente han tenido éxito pues todo el mundo habla de solidaridad, como el Sr Nart, sin saber muy bien lo que es. ¿Por qué voy a ser solidario con un sr que no conozco? Es el inconveniente que le veo a eso de ser solidario.

  4. No me extraña que esta gente ataque a la Iglesia. Buscan destruirla, porque es un impedimento a que gentuza sin escrúpulos decida lo que está bien y lo que está mal. La odian porque es la base de valores por el cual se mueve toda sociedad civilizada que se precie de serlo. Quieren acabar con ella porque es la que garante que el ser humano por el mero hecho de serlo tiene dignidad. Ellos quieren tener el poder absoluto, decir lo que está bien y lo que está mal y reducir al ser humano a un engranaje más de su siniestra máquina social.

    Además, la labor social de la Iglesia es atacada por la izquierda porque los pobres pueden comer. Ellos quieren que agonicen para poder meterles mejor en la cabeza sus siniestras ideas, es sabido que la gente hambrienta deja de pensar con el cerebro y se pone a pensar con el estómago. Esto lo sabían muchos demagogos y estos lo saben también, aunque quieran disimularlo (cada vez menos).

    Saludos.

  5. Pues sí, Antivigo92, has dado precisamente en el clavo con los dos párrafos que has escrito. Ésas son las razones por las que las JSE en concreto y la izquierda en general no pueden ni ver a la Iglesia, y también por las que durante el último siglo han perseguido a los católicos a sangre y fuego.

  6. lucia

    Y qué se creerán ser estas gentes para suponer que ellos son los dueños de la verdad, según sean sus ideas?. Me parece demasiado orgullo é insolencia para tratar de imponer sus ideas sobre otros, invalidando a los demás cuando no coinciden con las propias. Creo que el asunto no pasa por ser ateo o creyente ni de una u otra ideología política o religiosa. Pasa por que es el sentido común y la cordura y racionalidad de la conducta de cada uno, expresándose en el servicio real a la comunidad. Esto podría instrumentarse como una acción cooperativa y atención a los fines. Ser solidario, humanista y filantrópico no es una condición exclusiva de una ideología determinada. Se debería optar por las reglas de la opción más óptima: Esto es que se debería optar en un trabajo de conjunto según cual sea ” el mayor bien para el mayor número”. Esto es ético y de sentido común, y acabaría con toda discusión.

  7. Carlos

    Simplemente, la Iglesia, les deja en evidencia. La Iglesia propugna unos valores que chocan de lleno con muchos de sus postulados. La Iglesia condena el aborto,,el matrimonio homosexual, la eutanasia, en definitiva todo lo que, confundiendo libertad con libertinaje, toda esta gente, carente de valores, anda tratando de inculcar en una sociedad desorientada, perdida en el hedonismo y en el consumismo desaforado.
    La Iglesia es su peor enemigo.

  8. lucia

    Tal cual Carlos. En el nombre de las banderas de un progresismos sin valores y abusando de las libertades públicas y los derechos humanos, vaciando esos derechos de todo contenido ético, humanitario y moral. Lamentablemente ayudados y sostenidos económicamente por otros grupos de interés, de ocultas ((o no tanto) intenciones malignas, estas gentes han desarrollado lo que bien se podría decir, un buen paquete de ideas de muerte y en contra de la vida. Eso son el aborto, la eutanasia o muerte digna, el matrimonio homosexual, manipulación de embriones, etc.

  9. Y yo desprecio al socialismo por basarse en el sectarismo, la estupidez y el odio.

  10. James

    Nunca he entendido este ataque al ‘cristianismo’ en España. Es el único país de Europa que tiene facciones de este tipo de odio. ¿No se dan cuenta que el verdadero peligro para Occidente y Europa es el avance del Islam y la ley Sharia que esta muy metido en el socialismo europeo? ¿Por qué no se manifiestan en contra de esta situación que discrimina ferozmente a la mujer?

  11. Porque para la regresía el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

  12. Estos son perros que ni comen ni dejan comer.

  13. Carlos

    El problema es que, después de los muchos años de gobiernos socialistas, de sus leyes para la educación, especialmente la LOGSE, del elevado número de profesores de esa ideología infiltrados en los centros, después de una enseñanza adoctrinadora…, hoy, una gran parte de la sociedad y de la juventud está abducida… Negro se presenta el panorama.

  14. Carlos

    Bueno, perdonad que haya entrado en materia sin presentarme.
    Con vuestro permiso y por supuesto con el del dueño de la casa, Elentir, me gustaría participar en vuestros debates.
    Saludos cordiales para todos.

  15. Bienvenido, Carlos, pero no te preocupes, que aquí no hay que hacer presentaciones formales. En este blog no sigo un protocolo tan escrupuloso. 😉

  16. Carlos

    Se agradece, Elentir, pero, aunque no sea más que por educación y como veo que tienes muchos seguidores habituales, pues eso, que me leeréis por aquí de vez en cuando.
    Ah, enhorabuena por este lugar, lo seguía hace tiempo pero hasta ahora no me había animado a escribir. Es un chorro de aire fresco entre tanta bazofia.

  17. Gracias por tus amables palabras, Carlos. Llevo años intentando que este blog sea un lugar donde encuentren abrigo la verdad, el honor, la libertad y la justicia, dentro de mis limitaciones como persona.

  18. Dice Greciet: “las políticas públicas deben basarse en una redistribución basada en justicia social y en derechos de ciudadanía. La caridad no es lo mismo que atribuirle a personas ser beneficiarias de una política pública por una cuestión de justicia social.”

    En su segunda aseveración estoy completamente de acuerdo. La caridad no es lo mismo, es mucho más que eso. Pero resulta que la mal llamada “justicia social” ni siquiera existe, es un apodo que ha recibido una parte muy flaca de la justicia distributiva y si ésta se diera en modo real y considerado, no sería necesario acuñar extraños neologismos con aires demagógicos.

    Muy a menudo podemos traducir el término “justicia social” como interpretación partidaria (o al menos, politizada) de la justicia o del reparto de bienes.

    Caridad es amor, efectivamente. Solidaridad viene recogido en el DRAE como “Adhesión de carácter MOMENTÁNEO a una causa”. No nos sirve este término a los cristianos, que hemos de estar siempre con los pobres, si queremos seguir la doctrina de Jesucristo. ¿Qué hay de malo en ello?. Sencillamente, que no miramos si el pobre “es de los nuestros” -como hacen las izquierdas en general-

    Que me diga el Sr. Graciet si no tenemos derecho a confiar en los nuestros antes que en quienes se declaran enemigos nuestros. Me responda el Sr. Nart si estamos forzados a mantener confianza en una partido que tanto ha engañado y defraudado como el PSOE.

    Y que alguien que no sea Dios me explique por qué tenemos que aguantar tantas impertinencias, ataques y mentiras de enemigos que ni siquiera queremos que lo sean.

  19. Carlos

    Dice el DRAE :

    SOCIAL, primera acepción : perteneciente o relativo a la sociedad.

    SOCIALISMO : 1. m. Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes. 2. m. Movimiento político que intenta establecer, con diversos matices, este sistema. 3. m. Teoría filosófica y política del filósofo alemán Karl Marx, que desarrolla y radicaliza los principios del socialismo.

    Así vemos que el socialismo, aún tomando el nombre del término social , no es perteneciente a la sociedad, sino que pervierte el sistema y trata de que la sociedad le pertenezca.

    Y así, pretende que sea el Estado quién administre y regule todo. Por eso, cuando alcanzan el poder, acaban con la libertad y todo su afán es adoctrinar e imponer su ideología.

    Una vez conseguido eso denominan, todo lo que les interesa apuntarse, con nombres nuevos a los que añaden el apellido “social” y, aquello que no consiguen manipular, intentan eliminarlo. Por eso, uno de sus principales objetivos es la Iglesia.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.