"Los campos en los que millones de judíos fueron asesinados no eran polacos"

La declaración del Primer Ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, sobre la crisis con Israel

Ayer, el Primer Ministro de la República de Polonia, Mateusz Morawiecki, dirigió un mensaje televisado a los polacos sobre la reciente crisis diplomática con Israel en relación al Holocausto.

Campaña difamatoria contra Polonia: esto es lo que dice la ley polaca sobre el Holocausto
9 hechos que parecen olvidar ciertos políticos de Israel sobre Polonia y el Holocausto

Ayer el canal de Youtube del Primer Ministro publicó el mensaje el lengua polaca:

Por su interés, os ofrezco la traducción al español de su mensaje (se puede leer aquí el texto original en polaco):

Queridos compatriotas, señoras y señores:

Nuestra Nación estuvo marcada por un gran sufrimiento durante la Segunda Guerra Mundial. Todo el país estaba bajo la ocupación alemana y soviética. Prácticamente todas las familias polacas lloraron la pérdida de sus seres queridos.

Polonia fue la primera víctima del Tercer Reich. La muerte y el sufrimiento en los campos de concentración nazis alemanes fueron una experiencia compartida entre judíos, polacos y muchas otras naciones.

El Holocausto fue un crimen inimaginable. Los intentos de negarlo siempre deben contar con una condena inequívoca. La ley polaca ha estado persiguiendo durante años a personas que intentan negar el sufrimiento sufrido por las víctimas del terror nazi. Soluciones similares operan en muchos otros países de Europa y del mundo.

El negacionismo del Holocausto no se limita a negar los crímenes alemanes, sino que incluye otras formas de falsificación de la historia. Una de las peores formas de esta mentira es disminuir la responsabilidad de los perpetradores reales y atribuir esta responsabilidad a sus víctimas.

Queremos luchar contra esta mentira, en todas sus formas. Es por eso que estamos enmendando la Ley del Instituto de Memoria Nacional.

Los campos en los que millones de judíos fueron asesinados no eran polacos. Esta verdad debe ser protegida porque es parte de la verdad sobre el Holocausto.

¡Señoras y señores!

Nuestro gobierno condena todos los crímenes cometidos en suelo polaco en la Segunda Guerra Mundial, independientemente de la nacionalidad de los perpetradores y de la nacionalidad de las víctimas.

Nunca limitaremos la libertad del debate sobre el Holocausto, se lo debemos a todos los que lo han experimentado.

Durante años hemos estado haciendo mucho para ser el guardián de la memoria de los crímenes de ese régimen totalitario, tanto en nuestro país como en el extranjero.

El campo de concentración Mauthausen-Gusen fue uno de los muchos campos de concentración alemanes. Este es otro lugar cercano al Katyn soviético, donde la intelectualidad polaca fue asesinada a gran escala. Judíos y representantes de otras naciones murieron allí.

Después de la guerra, el campo fue destruido, y donde se encontraba la puerta, la villa permanecía. Sin embargo, gracias a la participación polaca, el recuerdo del pasado criminal de Gusen se ha salvado.

El Estado polaco y los polacos se aseguran de que los campos de concentración alemanes sobrevivan como el testimonio del Martirio de las Naciones, para la memoria de aquellos que han sido asesinados y como una advertencia viviente.

Luchando contra falsas afirmaciones sobre la participación del Estado polaco en la máquina del crimen alemana, Polonia está del lado de la verdad.

Queridos compatriotas:

El Holocausto fue también una tragedia polaca inimaginable. Entre los seis millones de ciudadanos polacos que murieron durante la Segunda Guerra Mundial, tres millones de personas provenían de la comunidad judía polaca. Esto significa que Polonia, como ningún otro país europeo, está obligada a proteger la verdad sobre los crímenes del Holocausto.

Por lo tanto recordamos continuamente al mundo la misión del capitán Pilecki en Auschwitz, el heroísmo del Żegota, la organización polaca que salvaba a judíos, o los despiadados castigos que el Estado clandestino polaco por denunciar o asesinar a judíos. La pena de muerte para los polacos que ocultaban a los judíos era una prueba de que los nazis sabían que los polacos ayudarían a sus hermanos judíos.

Fue nuestro compatriota, Jan Karski, quien intentó sin éxito despertar la conciencia de la opinión pública occidental, informándole de crímenes alemanes.

Entendemos las emociones de Israel. Necesitamos mucho trabajo para hacer que nuestra historia común, a menudo complicada, sea capaz de contarnos juntos. La cultura de los judíos polacos es un elemento inseparable de nuestra herencia polaca.

Hoy, cuando el mundo está luchando una vez más con el problema del antisemitismo, el Gobierno polaco dice claramente: no hay lugar para el odio y la tergiversación de la historia.

Difundir la verdad sobre el Holocausto no es solo la tarea de Israel, sino también la tarea de Polonia. Es una batalla por la verdad universal que es una advertencia para todo el mundo.

(Foto: Flickr Kancelaria Premiera. Mateusz Morawiecki saludando a supervivientes del Holocausto el pasado 27 de enero, Día de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Adolfo Horacio Polledo Carreño

    Yo no entiendo que “la verdad” tenga que imponerla un gobierno por ley. Incluso me hace sospechar que su verdadera intención sea ocultar algo.

  2. ¿Dirías eso si un montón de cretinos estuviesen acusando a tu país de los campos de exterminio que impuso otro país después de invadir el tuyo?

  3. Adolfo Horacio Polledo Carreño

    Sí. Aunque los cretinos menudeen, no consigo ver cómo la manera de enfrentarse a ellos haya de ser una ley. Imagínate lo que sería eso si lo extendemos a otras manifestaciones de cretinismo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.