Instigó el golpe de 1934 y fue jefe de gobierno durante la matanza de Paracuellos

Permiten dos monumentos a un golpista en pleno centro de Madrid: ¿adivinas el motivo?

Ser el autor de un golpe de Estado contra un gobierno de la Segunda República tiene castigo o premio según cuál fuese la ideología del personaje. Prueba de ello son dos monumentos que hay en Madrid.

Cuatro documentos que muestran la retórica golpista del PSOE en la Segunda República
El Senado español concedió su medalla de oro a dos dictadores: ¿por qué nadie pide su retirada?

Si el golpista era de izquierdas, entonces se le dedican monumentos

La izquierda lleva tiempo imponiendo su sesgada «memoria histórica» en calles y plazas. Bajo la excusa de retirar todo homenaje a cualquier persona vinculada con el franquismo incluso se han quitado calles en honor de José Calvo Sotelo, asesinado antes de la Guerra Civil. Las ha quitado, dicho sea de paso, el mismo PSOE al que pertenecían los criminales que le asesinaron. Pero las injusticias no se acaban ahí. La misma izquierda que clama contra los españoles que se alzaron contra el gobierno del Frente Popular han dedicado, sin embargo, calles y monumentos a quienes dieron un golpe de Estado contra otro gobierno republicano, el formado por los radicales de Lerroux y la CEDA de Gil Robles. Un ejemplo de ello son dos monumentos que se mantienen intactos en pleno centro de Madrid sin que ningún partido con presencia parlamentaria los cuestione.

El principal instigador del sangriento golpe de Estado de 1934

El primero de esos monumentos está situado en la arquería de Nuevos Ministerios, delante de la sede del Ministerio de Trabajo. No es precisamente pequeño: es una estatua de bronce con base de granito de 5 metros de alto. No es que sea algo instalado por la dictadura y que ahora se consienta sin más: el monumento lo inauguró el 7 de mayo de 1987 el socialista Joaquín Almunia, entonces Ministro de Trabajo. La estatua está dedicada a Francisco Largo Caballero, presidente del PSOE durante la Segunda República. Como señalé aquí la semana pasada, este individuo defendía una dictadura socialista, amenazó con usar la violencia si las elecciones no resultaban como él quería. Su apuesta por la violencia política y por una dictadura le llevaron a ser apodado «el Lenin español». Finalmente, tras amenazar con una «bendita guerra», el partido que él presidía lanzó un golpe de Estado contra el gobierno de la República el 5 de octubre de 1934, un sangriento golpe en el que los golpistas mataron a 33 sacerdotes y religiosos a manos de los golpistas y a 300 militares y miembros de las fuerzas del orden, además de destruir 17 iglesias y 40 edificios religiosos y docenas de fábricas, puentes, casas y edificios públicos.

Fue el jefe del gobierno republicano durante la matanza de Paracuellos

En lo que sólo cabe calificar como escándalo judicial, Largo Caballero salió impune de aquel golpe de Estado por falta de pruebas, a pesar de ser el principal artífice de esa insurrección armada y el presidente del partido que promovió y llevó a cabo el golpe (sin ir más lejos, uno de los depósitos de armas de los golpistas fue descubierto en la Casa del Pueblo de Madrid, es decir, la sede del PSOE). Durante la Guerra Civil Largo Caballero ejerció como presidente del Consejo de Ministros y Ministro de la Guerra en el bando republicano entre los meses de septiembre de 1936 y mayo de 1937, precisamente en la época de mayores atrocidades en la zona bajo su mando, incluyendo la masacre de miles de presos políticos –incluidos 50 niños– en Paracuellos de Jarama (Madrid). Bajo su mandato también se hicieron fuertes en la zona roja tanto los comunistas del PCE como los agentes enviados por Stalin, multiplicándose las chekas, centros de tortura y ejecución. Él mismo entabló contacto con el dictador soviético, dejando las riendas políticas y financieras del bando rojo en manos de Arthur Stashevsky, agregado comercial de la URSS.

El responsable del mayor robo de la historia de España: el oro de Moscú

Pero su historial al frente del gobierno no se limitó a tolerar atrocidades y a convertir la España republicana en un satélite de la URSS. Una de las primeras decisiones de Largo Caballero como primer ministro fue enviar 510 toneladas de oro del Banco de España a Moscú, el 72,6% de las reservas de ese banco. Agentes del gobierno de Largo se hicieron con el oro el 14 de septiembre de 1936, sólo diez días de la llegada de Largo Caballero a su cargo. Las cajas que contenían todo ese oro fueron cargadas en cuatro barcos soviéticos (el «Kine», el «Kursk», el «Neva» y el «Volgoles») en el puerto de Cartagena entre el 22 y el 25 de octubre de 1936, y transportadas hasta el puerto soviético de Odessa, en el Mar Negro. Ese oro nunca volvió a España: fue el mayor robo de nuestra historia.

Un monumento a Largo Caballero en una de las principales zonas de chekas


Placa en honor de Francisco Largo Caballero en la Junta Municipal del Distrito de Chamberí (Fuente: Luis García / Wikimedia)

El segundo monumento a Largo Caballero es una placa situada en la fachada de la sede de la Junta Municipal del Distrito de Chamberí, situada en la Plaza de Chamberí número 4. La placa fue inaugurada el martes 31 de marzo de 1981 por el socialista Enrique Tierno Galván, entonces alcalde de Madrid. Durante la inauguración, el alcalde afirmó: «hoy es un día feliz porque todos los partidos se unen para reconocer la tutela excepcional de Francisco Largo Caballero». Se refería al hecho de que el monumento fue aprobado con el apoyo de todos los partidos del pleno municipal (UCD, PSOE y el PCE).

El chekista homenajeado y sus víctimas olvidadas

Según El País, la colocación de dicha placa en ese edificio se hizo por ser la casa en la que nació el dirigente socialista. Cosas de la vida, ese distrito fue precisamente una de las zonas de mayor concentración de chekas de Madrid. De hecho, a pocas manzanas del lugar donde hoy se encuentra esa placa estaba la cheka socialista de Agapito García Atadell, un militante del PSOE y de la UGT que compartió prisión con Largo Caballero en los días posteriores al golpe de Estado de 1934. Desde allí dirigió a un grupo de matones denominado «Milicias Populares de Investigación», que se dedicó a detener arbitrariamente, saquear, secuestrar -a menudo a cambio de rescates- y asesinar a cientos de personas en ese distrito. Ante la aproximación de las tropas nacionales a Madrid en noviembre de 1936, este criminal desertó junto a dos de sus secuaces, intentando huir en barco del país portando varias maletas cargadas con los resultados de sus saqueos. En la huida fue capturado por los nacionales en las Islas Canarias (tras ser delatado por varios republicanos), siendo ejecutado mediante el garrote vil en julio de 1937.

En una muestra de lo que la izquierda entiende por «memoria histórica», hace unos meses la alcaldesa Manuel Carmena anunció la construcción de un memorial sobre fusilados del franquismo en el cementerio de la Almudena, incluyendo a 335 chekistas. Según anunció el diario Abc (ver página 4), uno de los chekistas homenajeados será García Atadell. Eso sí: sus víctimas no tendrán ningún homenaje por parte del gobierno municipal.

(Foto principal: FotoMadrid.com)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    Tengo una conocida, precisamente de Madrid y ex-concejal con IU, a la que hace dos noches le dije, entre otras cosas, que la Ley de Memoria Histórica es una ley totalitaria porque impone una visión única de lo que fue la II República, la Guerra y el franquismo, que no se puede hablar de hechos como el golpe del 34 o la persecución religiosa, y que no es justo que sólo la gente de izquierdas tenga derecho a tener calles con su nombre. «Esta avenida, por ejemplo, para mí lleva el nombre de un criminal», le dije. «¿A quién te refieres?»- me preguntó; «Pues al Che Guevara»-contesté. También le dije que el Partido Popular había consolidado las leyes de ingeniería social de la izquierda; o que Hungría -atacó a Orbán-, era odiada por Occidente por no haberse arrodillado ante el pensamiento único progresista.

  2. Luis Recinos

    Perdón por la pregunta Elentir, pero ¿por qué es que los españoles lo permiten sin protestar? Cuando a los progres no les gusta algo, protestan y manifiestan abiertamente su desacuerdo. ¿Dónde están las protestas de los grupos conservadores contra estos monumentos y contra las medidas socio-progresitas? No parecen verse por ningún lado.¿Entonces?

  3. Ainulindalë

    Yo creo que es porque como la izquierda siempre ha acusado a la derecha de fascista, exagerando su radicalismo (si es de centro, entonces es de derecha y si es de derecha entonces es de la «ultraderecha fascista») y comparándola con regímenes que son su antagonista como el régimen nazi. Cómo a la derecha le interesa la libertad económica e individual, esto último depende de la corriente, no está tan obsesionada con la historia o con el pasado o con los sentimientos para movilizar gente (no como los «materialistas históricos» o los «dialécticos hegelianos»). Por eso lucha por la libertad y para que no se confunda esta con el fascismo (antagonistas), no protesta por esas cosas pues ya sólo las críticas del alerón izquierdo oscurecerían sus verdaderos motivos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.