Turquía le gana en algo a España

Soy de los que piensan que Turquía es un país que tiene muchas asignaturas pendientes en materia democrática. Sin embargo, lo ocurrido estos días con el Tribunal Constitucional turco, que ha enjuiciado nada menos que al partido del Gobierno, me ha llevado a estudiar un poco el sistema judicial de ese país. Cuál no será mi sorpresa cuando me entero de que el TC turco goza de una mayor independencia que el TC español. Veamos los detalles.

Turquía: un TC capaz de encausar al poder político

El Anayasa Mahkemesi (Tribunal Constitucional turco) lo forman 11 miembros. De ellos, sólo dos son designados por el poder político, más en concreto por el Presidente de la República, cargo que desde agosto de 2007 ostenta Abdullah Gül, miembro del Adalet ve Kalkınma Partisi (AKP), el partido del Primer Ministro Tayyip Erdoğan. Los restantes miembros del TC turco los eligen diversas cortes judiciales (dos de ellas militares), salvo uno que es designado por el Consejo de Enseñanza Superior, conforme a lo que indica el Art.146 de la Constitución turca de 1982.

Así pues, el TC turco goza de la independencia necesaria como para encausar nada menos que al partido del Gobierno, el AKP, que se ha librado ayer de la ilegalización por un solo voto. ¿Sería esto imaginable en España? Por si la experiencia reciente no nos basta, analicemos cómo se compone el TC en nuestro país.

España: un TC dependiente del poder político

El Tribunal Constitucional español se compone de 12 miembros. El Art.159 de nuestra Constitución somete a este Tribunal al poder político de una forma desmesurada: 4 de sus miembros son designados por el Congreso, otros 4 más por el Senado, 2 por el Gobierno y sólo 2 por el Consejo General del Poder Judicial. Así, mientras en Turquía el poder político sólo designa al 18% de los miembros de su TC, en España el poder político designa directamente al 83% del TC. Pero la cosa no se queda ahí.

Los dos miembros del TC español que son designados por el CGPJ dependen de un órgano que está todavía más políticamente mediatizado que el propio Tribunal Constitucional. Así, mientras el Art.117 de nuestra Carta Magna afirma que los jueces son “independientes”, el Art.122 indica que 4 de los 20 miembros del CGPJ serán designados por el Congreso y otros 4 por el Senado. Dicho Artículo indica que los 12 miembros restantes han de ser designados “en los términos que establezca la ley orgánica”.

La Ley Orgánica del Poder Judicial hoy vigente fue aprobada por el Gobierno socialista de Felipe González en 1985, y pulverizó lo poco que aún quedaba de independencia judicial en España, repartiendo entre el Congreso y el Senado, a partes iguales, la elección de esos 12 cargos que dejaba en el aire la Constitución.

El recurso previo de inconstitucionalidad

Por si fuera poco, el TC turco goza de poder para revisar las leyes a priori y a posteriori, esto es, que no ha de esperar a la puesta en marcha de una ley para que ésta sea sometida a examen.

Este mecanismo garantista fue suprimido en España también por el Gobierno socialista en 1985 con una Ley Orgánica que hacía malabarismos verbales para explicarse: atribuía a esa garantía judicial expresiones como “factor distorsionador”, planteaba la necesidad de una acción política “sin interferencias” (limitando así la protección judicial de los ciudadanos frente a cualquier abuso de poder) y citaba en concreto a los Estatutos de Autonomía entre las causas de la supresión, una medida que años después ha servido para que otro Gobierno socialista ponga en marcha Estatutos de muy cuestionable constucionalidad, sin que el TC pueda hacer nada para evitarlo y amparar a los ciudadanos hasta después de la puesta en práctica de esos Estatutos.

Se consolida así una política de hechos consumados que consiste en deslegitimar a priori cualquier dictamen jurídico del TC contra una ley emanada del Parlamento, una práctica que el Gobierno de Zapatero ha utilizado para aprobar no pocas leyes muy polémicas y de muy difícil encaje en el marco constitucional, pero ante las que el TC ya no se atreve a contrariar al ejecutivo. Muestra de ello fue, en mayo, la ratificación por el TC de la desigualdad ante la ley, contra lo que dicta la Constitución, al dar por bueno el absurdo de una Ley de Violencia de Género que dispone castigos más duros para los hombres que para las mujeres.

España, condenada por su falta de independencia judicial

Las consecuencias que esto tiene para las garantías judiciales en España las ha puesto en evidencia el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, al condenar a España por violar el artículo 6.1 (derecho a ser juzgado por un tribunal independiente e imparcial) del Convenio Europeo de Derechos Humanos en el caso de Javier Gómez de Liaño: un procreso lastrado por una evidente carga política y en el cual el TC denegó todo amparo al acusado.

Se trata de una noticia gravísima y que debería considerarse un escándalo en un país democrático como es el nuestro, pero que, sin embargo, no ha merecido ni un comentario del Gobierno de Zapatero, heredero de aquel otro ejecutivo socialista que en 1985 dio el tiro de gracia a la independencia judicial en España.

(Imagen: Kwintessential.co.uk)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pero , elentir, ¿al final que ha pasado? Pues nada, ¿no? Como aquí…

  2. No, no te creas, sí que ha pasado algo. De momento, el AKP, el partido gobernante, tiene sus subvenciones recortadas. Algo inaudito: imagínate que el TC español suprimiese las subvenciones al PSOE estando este partido en el poder, aquí sería impensable.

    Además, en breve tienen que analizar otra demanda de ilegalización del AKP. De hecho, Erdoğan, que apoya a Zapatero en su “Alianza de Civilizaciones”, ya se está planteado recortar las atribuciones del TC turco con una reforma constitucional. ¿De quién habrá tomado la inspiración este tío? ¿Alguien lo adivina…?

  3. Ah, entonces me callo. Algo es algo.
    De todas maneras parece que en Turquía tienen bastante poder los militares. No sé si esto será cosa suya…

  4. Turquía tiene un régimen muy curioso, basado en un laicismo musulmán muy estricto frente a los radicalismos islamistas, y que tiene a sus principales salvaguardas en los jueces y los militares. El AKP es un partido islamista “moderado” (Erdoğan dice que su partido es en su país el equivalente de la democracia cristiana es a Occidente), y ha chocado frontalmente con ese régimen laicista.

    En este caso, la UE se ha puesto del lado de Erdoğan, igual que los medios afines al Gobierno de Zapatero (basta ver las crónicas de El País para darse cuenta de ello). Esto deja en evidencia el curioso laicismo que practican algunos, que lo invocan en un país culturalmente cristiano como España mientras lo rechazan en un país culturalmente musulmán como Turquía.

    Lo cierto, también, es que Turquía tiene una larga experiencia en golpes de Estado y los militares están demasiado acostumbrados a meterse en política, algo que precisamente ha dificultado el ingreso del país en la UE… En fin, la política turca es una curiosidad que se resiste a los análisis facilones. Vale la pena buscar información para hacerse una idea de lo compleja que es la política en ese país.

  5. Galileo

    El Tribunal Constitucional español es una estafa a los ciudadanos como bien queda patente en el post.

    Esta tarde a las 20:00 portuguesas (las 21:00 en España) se produce una extraordinaria comparecencia del presidente de Portugal Cavaco Silva. Aunque hay un silencio absoluto sobre el sentido de dicha comparecencia parece ser que detrás está el estatuto de las Azores, que ha sido declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional portugués.

    http://tsf.sapo.pt/PaginaInicial/Portugal/Interior.aspx?content_id=973707

  6. JFM

    Mustafa Keùmal odiba y despreciaba al Islam. En su autobiografia deplora la sujecion de Turquia a “uklemas sucios e ignorantes siguinedo las consignas de un Arabe demente” (Mahoma)

    Tambien habla repetidamente de la necesidad para Turquia de tener buenas relmaciones e imitar a las “naciones civilizadas” (de lo cual deducimos que no considera a los paises musulmanes como civilizados).

    Y de un golpe de pluma repudia toda la legislacion otomana inpirada en la sharia y adopta elk codigo civil suizo. Tambien el codio penal estaba basadioe n un codigo europe avanzado (otra cosa son las carceles y la aplicacion).

    Hay una gran voluntad de Mustafa Kemal por occidentalizar a Turquia. Y una gran voluntad de Zaptero por acercar a Esańa a los despotismo orientales.

  7. Cristina Falkenberg

    Y yo te añado: si el fundamento para que una Ley entre en vigor desde que se promulga es la presunción de su legalidad… del mismo modo que el fundamento de su suspensión es una presunción suficientemente fundada de ilegalidad (161.2) entonces, ante algo palmario, evidente, esto es, obvio e innegable que es ilegal, ¿cómo se justifica su entrada en vigor si la presunción que lo sostiene no es una presunción, no existe, no se da porque la realidad palmaria la ha destruido? Si el Estatut es bastante obviamente ilegal en muchas cosas (sin perjuicio de su deficiente técnica jurídica), ¿cuál es el fundamento jurídico que sostiene la posibilidad de su entrada en vigor? El haber quitado el recurso previo de inconstitucionalidad sólo ha supuesto el desastre: al contrario, se tenía que haber reforzado su regulación para que un grupo suficiente de ciudadanos incluso, pueda interponerlo pidiendo la suspensión de una norma palmariamente ilegal, esto es, que no quepa sostener que sea legal.

    Por lo demás no es que hiciesen malabarismos para quitarla, es que la Ley que suprime el recurso previo de inconstitucionalidad tiene una Exposición de Motivos que es de auténtica traca. Pero de traca, vamos.
    _____

    De los Stavkikrer conviene además saber que están talladas de arriba a abajo con toda suerte de símbolos y animales mitológicos y plantas. Igual que aquí se trabajaba la piedra, ahí la madrea.

  8. Cristina, es precisamente de esa exposición de motivos de donde saqué las citas que incluyo en la entrada. Jamás había visto en una democracia una exposición de motivos que consagrase con tanto descaro el deseo de los políticos de suprimir cualquier traba legal que ponga freno a sus abusos sobre los ciudadanos. Es alucinante. 😯

    El resultado, al final, es que los ciudadanos estamos indefensos ante los atropellos que cometen los políticos. Todo el sistema de garantías levantado con la Constitución se ha venido abajo tanto por los propios vicios que contenía la Carta Magna, como por el desarrollo de ésta por medio de unas Leyes Orgánicas que contravienen abiertamente el espíritu constitucional.

    En este sentido, conviene recordar que los Estatutos de Autonomía son Leyes Orgánicas, esto es, leyes que recgulan derechos y que desarrollan la Constitución. ¿Cómo se come, en estas condiciones, que un Estatuto contravenga abiertamente la Constución, como es el caso del nuevo Estatuto catalán? Es una pregunta que tendrá que contestar el TC, porque como les dé por dar el visto bueno al “Estatut”, entonces ya vamos a tener razones para exiliarnos…

  9. Bueno bueno… Decir que el TC es independiente en un país donde los militares pueden presentar demandas de ilegalización de partidos (en este caso no ha sido así, pero pueden hacerlo) me da la risa. Si el TC ha enjuiciado al Partido del Gobierno y éste se ha librado sólo por un voto es por las presiones que ejercen los generales sobre los magisrtados.

    Sinceramente, Elentir, es bastante más independiente nuestro TC (aunque podría serlo muchísimo más) que el Constitucional turco. No lo dudes ni un solo momento, que sé de lo que hablo.

  10. Hombre, Mario, reconoce que por independencia del poder judicial se entiende su independencia del poder político. En ese sentido, la composición del TC turco es notablemente más independiente del poder político que la composición del TC español.

    Yo me remito a los hechos: en España a todos nos parece impensable que el TC emprenda acciones contra el partido del Gobierno, porque en buena medida los magistrados le deben sus cargos. Sin embargo, en Turquía eso sí que es posible.

  11. JFM

    Decir que el TC es independiente en un país donde los militares pueden presentar demandas de ilegalización de partidos

    Y que tiene que ver lo uno con lo otro? Los miliatres pueden presnatar demandas. La independancia es cuanco el TC esta obligado a cceptarlas. Y en Turquia aparentemente no lo está.

    Cuando mas considero a Zaptero mas admiro a Mustafa Kemal que nunca se hubiese aliado civilizacionalmente con los que decapitan niñas de nueve años o matan mujeres a pedradcas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.